Página:Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi.pdf/72

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
— 58 —

La candorosa interpretacion por el mismo autor, de los ruidos producidos por las caidas de los aludes, no puede ménos de causarnos una sonrisa compasiva i da una idea de la ignorancia i propension a la supersticion, propias de aquella época de la Colonia. El pueblo i aun el clero no sabian darse cuenta de los grandes fenómenos de la naturaleza que observaban en la Cordillera, como ser los ventisqueros i los volcane, los cuales servian de pábulo á la fábula i a la supersticion. De este modo creian que los ruidos del Tronador eran obra del demonio o tiros de los Césares i aun en nuestros dias las corrientes de lava i arena, que descienden de los volcanes, se han tenido por caminos artificiales labrados por los mismos Césares para conducir su artilleria.

El clima de Nahuelhuapi es frio, no hai mes en que no haya heladas i en el invierno hai mucha nieve i hielo. Esta temperatura baja no debe estrañar, porque en: propia de la altiplanicie de la Patagonia i fué notada igualmente por Menendez en su viaje a la Cordillera [1]. El Dr. P. Stange, ha fijado la altura del lago en 770 m. guarismo que haya tal vez que rebajar un poco, porque el Dr. J. Steffen apunta solo 753 m para el lago Frio que tiene mayor altura por ser tributario del de Nahuelhuapi.

Debido al clima frio no se dan las sementeras, de las que puedan servir de mantenimiento ni las legumbres, solo en la isla grande del lago no cultivan algunas papas y quinua i arvejas o guisantes. No hai tampoco árboles frutales, con excepcion de un manzano plantado por el venerable Mascardi, el cual da solo una fruta empedernida que no se puede comer. Por la misma razon las ovejas traidas por los padres desde Chiloé con grandes sacrificios no se pudieron mantener i no quedó ninguna con vida.

Puedo ser que hayan influido otras causas en el fracaso de aclimatar la oveja de Chiloé en Nahuelhuapi, porque los indios de la comarca la criaban bien mas tarde, en tiempo de Menendez, a quien dieron algunas de regalo. Es digno de notarse que los indios no poseian todavia ovejas a principios del siglo XVIII, de modo que Laguna tuviera que traerlas de Chiloé, pero que a fines del mismo siglo ya las habian conseguido de los indios del Norte. Es otro de los ejemplos de la manera como ha efectuado la propagacion sucesiva de Norte a Sur de los diferentes animales domésticos entre los indios de la Patagonia; en tiempo de Rosales un cacique pehuenche poseia una sola vaca, que sacrificó a falta de un chilihueque; a fines del siglo XVIII los indios del Estrecho no tenian todavia caballos, mientras los del rio Santa Cruz ya se servian de ellos para dominar a sus vecinos mas pobres (Viedma).

  1. e. l. t. I p. 78.