Página:Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi.pdf/80

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
— 66 —

pertenecen las tribus del Norte i Oeste. Corren tradiciones de que ha habido siempre una rivalidad encarnizada entre los dos pueblos i que ellos han librado batallas sangrientas. Se sabe que las tribus araucanas, por ser guerreros mas diestros, han salido vencedores en estos combates, conquistando terreno a los tehuelches que han tenido que retirarse mas al Sur.

Nahuelhuapi se hallaba en la época de Laguna justamente en el límite que separaba las dos naciones. En tiempo de Menendez este punto era ocupado por los puelches o huilliches de nacionalidad araucana; Musters encontró el límite Norte de los tehuelches a considerable distancia al Sur de Nahuelhuapi. Los señores Asahel P. Bell i Carlos V. Burmeister encontraron en su memorable espedicion al Oeste de la Patagonia (1887) en 43° 48' Lat S. i 69° 20' Lonj. O., como a 10 leguas del rio Chubut, una aguada llamada "Queupúngeú, en cuyos alrededores habia "muchas astillas de pedernal, evidentemente restos de los antiguos indios [1]". Segun indican estos fragmentos i el nombre queupú "piedra para sangrar" en araucano, este lugar habia sido un taller para fabricar estas i otras piedras análogas, como ser puntas de flecha i pedernales para sajar el cútis (Pietas, Cox). Podemos deducir ademas de la misma palabra que esta fábrica primitiva pertenecía a indios de raza araucana, lo que no carece de interes por ser este probablemente el punto mas avanzado hácia el Sur hasta donde esta pujante nacion habia entendido su dominio, rechazando a los tehuelches. Estos datos confirman el avance continuo del elemento araucano por la Patagonia hasta nuestros dias, en que ha sido destrozado para siempre por las campañas del ejército arjentino.

Los poyas, por la distancia de su territorio de las posesiones españolas, no habian tenido contacto con los europeos, razon porque no eran adversos a la entrada de los misioneros. Su jenio era ménos malicioso i violento que el de los puelches i recordaban con efusion la memoria del glorioso Mascardi. Estos antecedentes dieron motivo a los padres para dedicarse con preferencia a la conversion de los poyas. Ellos por su parte les mostraron buena voluntad i aun los defendieron contra los insultos de los insolentes puelches.


Las escursiones mencionadas, hechas por los padres Laguna i Guillelmo a fines de 170-, los habian dejado bien orientados sobre el pais, que habian elejido como el campo de sus trabajos, i sobre la índole de los habitantes, que se habian propuesto atraer a la fé cristiana i a la civilizacion. Impuestos de esta manera de las dificultades de su tarea, comenzaron a dedicarse a ella con toda enerjia i circunspeccion.

  1. "Revista de la Sociedad Geográfica Argentina" t. VI. 1888, p. 245.