Página:Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi.pdf/82

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
— 68 —

disenteria que fué produciría tal vez por el uso inmoderado de la chicha de manzana [1] i causó muchas víctimas. La enfermedad no afectó a los vecinos de Nahuelhuapi. Consultados los brujos sobre la causa, de la epidemia, declararon que "esta calamidad les venia por haber pasado unos meses ántes el padre por sus tierras i por haber llevado a Nahuelhuapi una señora española". Era esta una hermosa imájen de la Vírjen que se habia remitido desde Lima para la iglesia de la mision. Los pehuenches enviaron con este motivo una embajada a los caciques de Nahuelhuapi, acusando a los padres i a aquella señora como los autores de esas muertes i pidiendo "que atajasen aquel daño i que eso se haria mandando algunas prendas que sus brujos les ofreciesen". Los padres tuvieron que concurrir a una junta convocada con esta objeto, en que los indios pidieron a Laguna como superior, que, "para desonojar aquel huecuba o causa oculta, él tambien ocurriese, echando en el monton que en medio tenian de varias brujerias alguna alhaja o chaquira". Laguna se negó a contribuir por su parte i les manifestó en un sermon bien razonado lo absurdo de su proceder. Pero Antullunca, a quien ya conocimos como uno de los asesinos de Mascardi, le contestó con palabras insolentes i se encargó de llevar a los pehuenches la estraña ofrenda de desagravio, que habia quedado incompleta por faltarle el óbolo pedido a los padres. Se tuvo como un castigo de Dios, que este incorrejible pecador muriera pocos dias despues sin alcanzar a confesarse, porque el padre Guillelmo, enviado con este fin por su superior, no pudo pasar el rio Limai.

El grave conflicto promovido contra los padres, del cual acabamos de dar cuenta, tuvo su oríjen no entre los indios de Nahuelhuapi, sino en una tribu vecina, que se hallaba fuera de la influencia de los misioneros. Sucede que los indios vecinos, que estan en esta condicion, manifiestan siempre una marcada animosidad contra los ministros de la nueva fé, trabajando activamente por instigaciones i misivas de hostilizar la obra de la conversion, con el fin de mantener a sus nacionales en las creencias antiguas que les son comunes. Esta participacion de las tribus limítrofes suele ser una de las dificultades man graves para el éxito de las misiones. Vimos ya arriba, al hablar de Culé, que los mismos pehuenches dificultaban tambien por aquel lado la marcha de esa mision. Tendremos ocasion de conocer mas adelante otro ejemplo notable de esta intervencion funesta.

En cambio de estos constantes sufrimientos por los indios i de las privaciones debidas a la falta de recursos, los padres tuvieron solo raras veces un rato de satisfaccion i de esperanza para el porvenir, cuando lograban convertir a alguna persona de valer durante su enfermedad de muerte. Machoni refiere que los continuos trabajos i penas acabaron por

  1. Véase arriba p. 10 i Olivarez l. c. p. 518.