Página:Viajes de Fray Francisco Menéndez a la cordillera.pdf/45

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
22
SIGUE NOTA (1) DE PAJ. 19. DIA 21 DE DICMBRE DE 1783

    ter i aspecto: palos inmensos en forma de columnas, de la cual salen sus ramas mas arriba de la altura de los árboles que le rodean, follaje pequeño i poco tupido, corteza mui gruesa, troncos sumamente anchos en la base que estienden léjos por encima i debajo de la tierra sus brazos retorcidos.

    No se conoce bien la altura máxima del alerce; creo que alcanza hasta 80 metros o talvez mas. Es comun hallar palos o troncos de 4 i 5 varas de diámetro. Vimos que Delfin observó en el fondo de Reñihue alerces de mas de 5 metros de diámetro que son los mas grandes que se conocen. He calculado la edad de un árbol de la primera clase en 1939 años; nuestro gran sabio R. A. Philippi atribuye a los ejemplares mas corpulentos la verdaderamente estupenda edad de 2500 años. Nos hemos valido para hacer este cálculo de los cercos o círculos del crecimiento anual que revelan las famosas "tablas anchas", que se hacian ántes a mano con hacha, de un metro i medio o mas de anchura. Segun estos cálculos cada árbol es un monumento contemporáneo de la fundacion de Roma. El alerce deja mui atras a los árboles viejos del mundo antiguo, tanto en dimensiones como en edad. Las mas corpulentas encinas i hayas de la Europa, que se guardan hoi como recuerdos preciosos, no pasan de mil años.

    Hai dos zonas diferentes, aunque no bien separadas, en que crecen los alerces. La una es baja, llana i pantanosa i se halla a la altura de solo 100 a 200 metros sobre el nivel del mar. A esta pertenecia el gran alerzal ya mencionado que se estendia ántes a espaldas de Melipulli (hoi Puerto Montt), i muchos valles andinos. La otra se halla en los cerros a la altura de 796 a 1035 metros (C. Juliet)

    Su situacion jeográfica no está aun bien determinada. Conocemos su límite Norte que se halla en Corral (C. Gay), pero ignoramos hasta hoi su límite Sur, que no parece estenderse léjos, porque, si no nos equivocamos, no se observó en la reciente espedicion del doctor H. Steffen al Palena.

    La parte botánica del alerce ofrece en las descripciones científicas, un error debido a su confusion con la Libocedrus tetragona, el cipres de Huaitecas i Chonos. Los tableros que distinguen tan bien estas dos maderas, no saben distinguir sus hojas, como he tenido ocasion de verificarlo. Ha sucedido que los viajeros (King, Fitzroy, Darwin) i por su conducto los autores (Dalton, Hooker, Gay) recbieron solo las hojas del cipres. De allí resultó, que Gay ha dada una descripcion botánica correcta del cipres, atribuyéndola al alerce. Ademas existe la descripcion de la Fitzroya patagonica que es exacta con escepcion de las hojas, en que parece haber prevalecido tambien la del Libocedro. Con todo queda establecido que la Fitzroya es la especie botánica que corresponde al alerce. Habiendo visto el verdadero alerce en 1855, he llamado ya en