Página:Viajes de Fray Francisco Menéndez a la cordillera.pdf/52

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 29 —

Dia 7 del mismo

Continuamos el camino al Leste: encontramos una ciénaga llena de Alerces y cipreses pequeños y un rio caudaloso[1], que baja de una barranca de la Cordillera y forma un salto que pone miedo. Este salto está en un recodo y no se ve, hasta que se va acabando de rodear, pero se oye el ruido que hace. Fuimos hacer noche al pié de una barranca, y teniamos a la vista otro


    seguia la costumbre de los indíjenas de la América, que no distinguen en abstracto las corrientes especiales i contínuas de los rios, sino solo cada una de sus fracciones que el viajero toca, incluyéndolas en el conjunto del lugar visitado. En este caso el nombre la Laja dado aquí corresponde tanto al rio como al punto del alojamiento.

    Veremos luego que Menendez observa a menudo este fraccionamiento de un rio en varias partes, sin preocuparse a cuál corriente o sistema fluvial pertenezcan. Esta circunstancia hace difícil é incierta la interpretacion de sus derrotas.

    La palabra "laja" significa segun Francisco S Astabluruaga (artículo "rio de la Laja" de su Diccionario) una piedra micacea esquitosa en láminas finas. Esta clase de roca abunda en la cordillera de la Costa, pero es rara en la Corilillera. No sabemos pues, si se refiere a una verdadera pizarra o si solo a una greda plana i algo dura parecida a la que le ha valido el nombre Laja a un lugar situado entre Puerto Montt i Puerto Varas.

    La Laja de nuestro antor, si no es idéntica, debe hallarse mui cerca de la Plaza de la Fuente de Vidal Gormaz (véase su mapa).

    En frente de este punto está situado el rio i boquete de Olavarrieta, de que nos ocuparemos luego.

    El señor Vidal Gormaz le dió su nombre en honor del señor Olavarrieta, distinguido injeniero i laborioso Intendente de Chiloé en la época del viaje de este esplorador.

  1. Menendez «encuentra" aquí "un rio caudaloso". Esta manera de espresarse podria hacer creer que este sea un rio nuevo. Por la descripcion del señor Vidal Gormaz sabemos que este rio es el mismo que se ha seguido, i que no hai otro. El autor sigue pues la costumbre que acabamos de señalar con respecto a la denominacion de los rios. Como en el curso de este viaje "encuentra" varias veces "un rio" en la misma forma, podriamos suponer que fuese siempre un rio nuevo i diferente del anterior. Ma viendo que en este caso es el mismo rio, es admisible tambien en los otros casos que sea el mismo. Ente punto es de cardinal importancia para la fijacion de nuestro itinerario.