Página:Viajes de Fray Francisco Menéndez a la cordillera.pdf/64

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
41
sigue nota (1) de páj. 39, dia 11 de enero de 1784

    Teniendo en mira una consideracion que he hecho valer en el Prefacio, me he permitido bautizar el boquete que el autor acaba de franquear, "Paso Menendez", dando su nombre a un imponente lugar de sus trabajos i hazañas i aparente para perpetuar su memoria entre las jeneraciones futuras.

    El autor señala cada vez que sube un paso, el punto en que se dividen las aguas, dando en esto tambien una prueba de su esperiencia práctica en la orografía. Se espresa sobre este particular de un modo mui esplícito: en la introduccion a este viaje dice que "los Barrientos internaron las cordilleras hasta encontrar las vertientes que iban al orienten"; aquí dice: "salimos a otro valle, en donde corren las aguas hácia el E." i en la segunda espedicion describe "la loma que divide las aguas al oriente i poniente". No cabe duda pues que consideraba esta division de aguas como la principal de la Cordillera i del Continente. Militaban razones poderosas en favor de esta opinion, porque se deduce del gran desarrollo de los ventisqueros, de los cerros nevados que rodean el valle i de la nieve que encontró sobre el paso en Diciembre i Enero, es decir, ya entrado el verano, que este cordon es mui alto. Aparenta éste en realidad por su elevacion i la direccion de Norte a Sur, que lleva en esta parte, ser la cadena central i principal de la Cordillera. Es, sin embargo, solo un alto cordon secundario o lateral, i el paso, apesar de su altura, no es divisor de aguas sino solo un paso ausiliar destinado para evitar la vuelta por el largo valle del rio Staleufu que conduce de la costa del Pacífico al boquete del cordon central. No solo Menendez sino tambien otros autores ya mencionados i nosotros nos hemos dejado engañar por estas apariencias.

    Para pasar del Vodudahue a las Pampas por la ruta de Menendez hai que servirse, no de un solo paso como sucede en la mayoría de los casos, sino de un sistema combinado de dos pasos, el paso ausiliar (nuestro paso o boquete Menendez) i otro que franquea el descenso a las vertientes del Atlántico por el cordon central divisorio.

    Esta segunda clase de pasos, que suelen ser relativamente bajos, se podria llamar pasos interoceánicos por su situacion dominante entre los dos mares, mediante la cual su uso es forzoso, miéntras el del paso ausiliar es solo eventual. La Cordillera tiene siempre un paso interoceánico i en la mayoría de los casos, cuando se sube por valles trasversales, es el único de que hai que echar mano; el uso de un paso ausiliar es mucho ménos frecuente i, lo repetimos, no obligado estrictamente por la estructura orográfica, porque el valle abierto por el paso interoceánico ofrece invariablemente una salida al mar con pendiente contínua, bien que a veces tan larga o tan accidentada que conviene acortarla mediante el paso ausiliar. Este es bajo el punto de vista orográfico solo un elemento