Página:Virgilio.djvu/3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
108 — Virgilio.

de Roma y señor ya del mundo. A esta época, á la sazon en que contaba veinticinco años, corresponde la primera publicacion de las Églogas, de las cuales es comun opinion que hizo una segunda después de publicadas las Geórgicas. Hasta entónces sólo se le conocia por algunas composiciones cortas de escaso mérito, y hoy de dudosa autenticidad, de las cuales sólo el Culex y algunos de los epigramas que corren con el nombre de Catalectos, parece probado que fuesen realmente suyas, aunque tal vez no en la forma misma en que han llegado hasta nosotros.

Suyo parece tambien, y del mismo tiempo, aquel tan conocido epitafio puesto en el sepulcro de un ladron entónces famoso:


Monte sub hoc lapidum tegitur Ballista sepultus.
Nocte, die, tutum carpe, viator, iter.


"Bajo este montón de piedras [1] yace sepultado Balista. Vé ya seguro, caminante, así de dia como de noche."


A la misma época de oscuridad para el poeta, y al vasto campo tambien de las congeturas corresponde la otra anécdota del dístico que apareció escrito en una puerta del palacio de Augusto, un dia en que iban á celebrarse grandes espectáculos públicos después de haber diluviado toda la noche:


Nocte pluit tota: redeunt spectacula mane.
Divisum imperium cum Jove Cæsar habet.


"Diluvia toda la noche, pero mañana se celebrarán las fiestas. César comparte con Júpiter el imperio del mundo."


El dístico, dicen, era de Virgilio; pero habiéndoselo atribuido cierto coplero llamado Batilo, discurrió aquel la ingeniosa traza de escribir en la misma puerta el siguiente verso:


Hos ego versiculos feci, tulit alter honores


seguido del hemistiquio Sic vos non vobis..... tres veces repetido.


"Yo compuse estos versillos y otro se llevó la honra. Así vosotros, no para vosotros....»


Los hemistiquios, á lo que parece, quedaron inconclusos, por

  1. Alude á la costumbre antigua de lapidar á los malhechores.