Página:Virus, un mundo microscópico.pdf/66

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
66
Virus, un mundo microscópico
 
INFLUENZA

Este virus posee un genoma segmentado de ocho fragmentos de ARN, recubierto por una cápside esférica y una envoltura lipídica. Su genoma fragmentado lo hace altamente recombinante o variable, cuando dos o más virus infectan una misma célula.

Existen cuatro tipos conocidos de influenza: tipo A, tipo B, tipo C y tipo D. El virus de influenza tipo A y B están asociados a epidemias estacionales de la infección. El tipo C causa enfermedades respiratorias leves y no se cree que pueda causar epidemias de influenza. Por otro lado, el tipo D afecta ganado y se estima que no podría causar enfermedad en humanos.

La influenza tipo A se divide en diferentes subtipos y esto se debe a la variabilidad que causa el reordenamiento de los segmentos de su genoma cuando infectan un hospedero. En la actualidad, los subtipos A (H1N1) y A (H3N2) son los que causan epidemias estacionales de influenza. No obstante, por ejemplo, en 2009, una variante de H1N1 causó una pandemia y ahora esa variante es común y genera cuadros clásicos de influenza estacional.

A diferencia de un resfrío común, la influenza causa un cuadro más intenso, que se inicia con fiebre alta, junto con cansancio y debilidad. También es común la rinorrea, dolor al tragar y la tos. Todos estos síntomas pueden durar más de una semana.

La enfermedad se alivia de forma espontánea, pero pueden aparecer cuadros más severos, en los que es necesario usar antivirales para tratar la infección.

Para evitar la propagación de la enfermedad, es recomendable guardar reposo mientras se presenten los síntomas.