Pedro Carbonero (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Pedro Carbonero.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Dedicatoria
Pág. 001 de 150
Pedro Carbonero Félix Lope de Vega y Carpio


Pedro Carbonero

Félix Lope de Vega y Carpio

 


Dirigida al florido ingenio de don Diego Félix Quijada y Riquelme
Lope de Vega
Después que vi los ochenta sonetos que v[uestra] m[erced] llama Soliadas, propiedades del Sol, efetos y fábulas aplicadas a la hermosura de Finelda, creció mi deseo de su conocimiento; y la idea que por sus cartas había fabricado, con más noble pintura, ilustró mi imaginación de los rayos de su ingenio. Escribiome Juan Antonio de Ibarra, Secretario del Excelentísimo Duque de Alcalá, cuán acepto era v[uestra] m[erced] en esa insigne ciudad de sus teólogos y filósofos, en todas las ocasiones que se ofrecían, y cómo estaba opuesto a sus cátedras, que en veintitrés años de edad es cosa maravillosa, y aunque fuera crédito para otros muchos, no aumentó al mío lo que habían solicitado los versos, donde la dulzura compite con la erudición y el cuidado con la hermosura, y aquí no entra amor con su apasionado juicio, ni aquellas palabras de Bartolomeo Escala: «Solet amor mutuus, etiam que minus firma posita sint, ut quando quem accidit, excusare et munire». Hallo en v[uestra] m[erced] un ingenio asentado, que para hablar más a lo cortesano que a lo escolástico, hay ingenios en pie, de rodillas y en éxtasis; que aquí no trato de los ridículos, de los legos, de los censurantes, de los malcontentos, de los invidiosos y de los alocados. Hay ingenios nominales, de ataracea y de remiendos, de argentería y de oropel, duros, ruidosos y brillantes; pero los filateros me consumen, verbi gratia el que me reprehendía que había dicho «Emperadora», muy vano de que él sabe que se había de decir «Emperatriz», y es disparate, porque en Castilla no hay tal voz, como se ve por ejemplo, sino que la curiosa bachillería ha latinizado con aspereza lo que tiene en su lengua con blandura. Emperatriz ha dado causa para que a la embajadora llamen embajatriz; y a la tutora de sus hijos tutriz, de donde se sigue que la cantora llamaremos cantatriz, y a la habladora hablatriz; y a este modo, sexcenta alia.


Dedicatoria
Pág. 002 de 150
Pedro Carbonero Félix Lope de Vega y Carpio


Pedro Carbonero

Félix Lope de Vega y Carpio

 


Las cuestiones de nombre, odiosas siempre, fatigan mucho a los que siempre escriben; y si algo me debe mi lengua, no quiero yo decirlo, si ella no lo dice.
Vuelvo pues a encarecer el asiento de su ingenio de v[uestra] m[erced], y la perfeción con que desde aquí le miro, lejos de tan bajas consideraciones, y remontado a la sustancia, sentencia y utilidad de las cosas, porque le alabo y estimo.
Dijo Pico Mirandulano a Hermolao Bárbaro, tratando si «eloquentia et orationis ornatus an deceat philosophum», que vivía y pensaba vivir «non in scholis grammaticorum, et paedagogiis, sed in philosophorum coronis, in conuentibus sapientum, ubi non de matre Andromacha, non de Niobes filiis, atque id genus leuibus nugis, sed de humanarum, diuinarumque rerum rationibus agitur et disputatur.
Esto me agrada mucho, si bien por otras opiniones no daña la elocuencia, la historia, la fábula y el conocimiento universal de las más esenciales letras, a lo menos desde que vi mal acepto un libro de un gran teólogo, por la falta del arte del escribir, aunque sustancia sin elocuencia, y aquello que llamaba Pedro Liñán: «los dulces engaños del entendimiento»; que la invención hizo más únicos a Homero y Virgilio, que lo que fueron célebres sus versos, pues mucha parte de los dos ha hecho filosófica y moral la sagrada veneración de sus escoliastes.


Dedicatoria
Pág. 003 de 150
Pedro Carbonero Félix Lope de Vega y Carpio


Pedro Carbonero

Félix Lope de Vega y Carpio

 


Daré, con algunas obras mías, estos versos de v[uestra] m[erced] a luz, para que hagan el efeto que la vela en la linterna, en la mitad del libro, tan gustoso y tan admirado me siento dellos, aunque para satisfación del amor con que los leo (que suele tener fuerza de fe) bastaba la aprobación de don Juan de Arguijo, caballero en todo rigor científico, y de integridad y costumbres dignas de mayor fortuna, si su filosofía cristiana, con naturaleza de armiño, no le cerrara el paso.
Cuán diferente es el presente que a v[uestra] m[erced] envío. Mirando el título de su cándido ingenio y limpia nobleza, no se ha de juzgar por el nombre de Pedro Carbonero, sino por el valor de la verdad de la historia y del que tuvo un hombre andaluz de aquellas prendas que para siempre le dedicó al bronce de la inmortalidad, y yo lo mismo ahora con el de v[uestra] m[erced], que a no ser esto así, «satis profecto fuerat», como dijo Policiano, «Uixisse unum diem, quod tam foret imperfectum animal, ac posse etiam inter insecta illa, que vocentur ephemera connumerari». Pero no pudiendo en esta ocasión ofrecer cosas más dignas, ni dar mayores alabanzas a quien también las merece, «tam deesse scias animo verba, quam rebus animus deest». Dios guarde a v[uestra] m[erced] y le deje lograr tan felices años; los que yo le deseo. De Madrid, 14 de mayo de 1620.
Capellán de v[uestra] m[erced].
Lope de Vega Carpio.


Elenco
Pág. 004 de 150
Pedro Carbonero Félix Lope de Vega y Carpio


Pedro Carbonero

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



Rey
Reina
Andrés
Fidelio
Rosela
Tadeo
Lidono


Simón
Pedro Carbonero
Hametillo
Sarracino
Almoradí
Dalifa


Fidaura
Alí
Cerbín
Rustán
Matías
Zulema


Arfego
Abenandín
Pajes moros
[mujer]
[Guardas]
[Moros]




Acto I
Pág. 005 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen ANDRÉS y FIDELIO .
ANDRÉS:

  Aquí esperarle podéis
para que con él se trate,
si de hacer ese rescate
tanta voluntad tenéis.

FIDELIO:

  ¿Podrá Pedro Carbonero
salir con aquesta hazaña?

ANDRÉS:

El que en la dura montaña
del mar que sepulta a Duero,
  con el tostado bastón
mató aquel fiero gigante,
no es a Pedro semejante,
ni a sus engaños Sinón.

FIDELIO:

  Si me trae esta cautiva,
pues dices que entra en Granada
y que trae a quien le agrada,
seguro del premio viva,
  que es poco mi hacienda toda.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ANDRÉS:

Pedro vive de robar
moros, que en este lugar
vende, trueca y acomoda.
  Tantos, en fin, ha robado,
que ya el Rey tiene noticia
de aquesta nueva milicia
deste fronterizo honrado,
  y ha ganado provisión
para que le den amparo
estos lugares.

FIDELIO:

Reparo
en su cierta perdición;
  que en sabiéndose en Granada,
mil pedazos le han de hacer.

ANDRÉS:

Él se sabrá defender.

FIDELIO:

¿De qué suerte?

ANDRÉS:

Con la espada.

FIDELIO:

  ¿Contra toda una ciudad?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ANDRÉS:

Contra un mundo, aunque sospecho
que si las cosas que ha hecho
parecen temeridad,
  con industria tan sutil
las intenta, y de tal modo,
que sale muy bien de todo.

FIDELIO:

Temo que algún hombre vil
  destos lugares le venda,
invidiando sus tesoros,
viendo que engañando moros
ha ganado tanta hacienda.

ANDRÉS:

  No harán, porque es bien quisto,
y si un moro vende a un pobre,
se le fía, aunque no cobre,
como alguna vez lo he visto.
  Y se le da muy barato,
presta dineros.

FIDELIO:

¿Que tiene
tal condición?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ANDRÉS:

Cuando viene
hace a todos franco plato.
  Anda Pedro allá en las sierras
con su famosa cuadrilla
tanto, que por maravilla
baja a las pobladas tierras.
  Trata como capitán
su compañía gallarda;
tiene su cuerpo de guarda,
en que dos o tres están,
  porque por todos son doce,
tres más que los de la fama,
a quien por devoción llama
y por los nombres conoce.
  De los Apóstoles santos
a mí por suerte me cupo
Andrés, y esta plaza ocupo.

FIDELIO:

Plega al cielo que entre tantos
  no haya alguno que le venda.

ANDRÉS:

No lo temáis, que estos días
cayó la suerte a un Matías
a quien su guarda encomienda.
  Y es de gran fidelidad.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


FIDELIO:

¿Con qué industria va a Granada?

ANDRÉS:

Su cuadrilla en emboscada
pone junto a la ciudad.
  Y él va en hábito africano.

FIDELIO:

¿Habla la lengua?

ANDRÉS:

Muy bien.

FIDELIO:

¿Va alguno con él?

ANDRÉS:

También
va con él su primo hermano,
  que Alfonso tenía por nombre
y ya se llama Tadeo,
y un morillo que no creo
que ha visto el mundo tal hombre,
  es el que los ha enseñado
la lengua. Llámase Hamete;
este en Granada los mete
con tanta industria y cuidado,
  que en un año no han caído
en el hurón con que caza.

FIDELIO:

Pues el moro, ¿por qué traza
a ser su amigo ha venido?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ANDRÉS:

  Cautivole Pedro un día
que iba una yegua a correr,
y aficionose de ver
su talle y su valentía;
  de suerte que, visto el modo
con que los moros engaña,
a cuanto va le acompaña
y es el que lo encubre todo.
  Toca su parte al primero,
está rico y anda ufano,
aficionado al cristiano,
no sé si diga al dinero.

FIDELIO:

  ¿Que a tanta llaneza vino?

ANDRÉS:

Vino a esta llaneza Hamete
viniendo a ser alcahuete
por saberle bien el vino.
  Pero Pedro viene aquí
con otros dos compañeros.
(Sale PEDRO CARBONERO , con montera y capote de dos haldas y ballesta al hombro, y con él MATÍAS y SIMÓN .)

PEDRO:

¿Llevaba el moro dineros?

MATÍAS:

No le hallamos un cequí.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SIMÓN:

¿Aquí está Andrés?

ANDRÉS:

  Este hidalgo,
de Andújar te quiere hablar.

PEDRO:

Hablarme puede y mandar,
si puedo serville en algo.

FIDELIO:

  Merced me podéis hacer
trayéndome de Granada
una cautiva.

PEDRO:

¿Es casada?

FIDELIO:

No, mas pensábalo ser.

PEDRO:

¿Traéis memoria?

FIDELIO:

  En la mía
traigo bien toda la historia,
y en papel esta memoria
del suceso de aquel día.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


(Dale un papel y léele PEDRO .)
PEDRO:

«Cautivaron en las huertas de Andújar, la mañana de Pascua de Espíritu Santo, el año pasado, en una celada de Muley Jarife a Rosela; está en su poder y vive en la calle de los Gomeles.»
  ¿Qué me darás por Rosela
si en Andújar te la doy?

FIDELIO:

Lo que tengo y lo que soy,
sea guerra o sea cautela,
  si me la traes es tuyo.

PEDRO:

Cien ducados me darás.

FIDELIO:

¿No más?

PEDRO:

Yo no quiero más.

FIDELIO:

Tu nobleza, Pedro, arguyo.

PEDRO:

Vete con Dios.

FIDELIO:

  Él te guarde,
¿quieres fïanzas?

PEDRO:

¿De qué?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


FIDELIO:

Del dinero.

PEDRO:

Que las dé
no quiero.

FIDELIO:

No te acobarde
  el ver que no te las doy.

PEDRO:

Si te traigo la cautiva
tú me pagarás.

FIDELIO:

No viva
si tu cautivo no soy.

PEDRO:

  Anda, no se te dé nada,
que cuando no me lo des
ella y yo tenemos pies
y sabemos a Granada.
(Vase FIDELIO y sale LIDONIO , viejo pobre.)

LIDONIO:

  ¿Está el señor Pedro aquí?

PEDRO:

Yo soy, ¿qué quiere, buen viejo?

LIDONIO:

Honor del mundo y espejo
de la milicia, oye.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Di.

LIDONIO:

  Yo soy de Jaén, tenía
solo un hijo en quien miraba
estas canas, no guardaba
como su vida la mía.
  Y dejando mi obediencia
fue a Antequera y cautivole
Alí Rolány vendiole
al Rey, que por su presencia
  y por ser gran cazador
no hay orden que le rescate.
Bien crerás que me combate
para su remedio amor.
  Temo no se vuelva moro.

PEDRO:

¿Traes memoria?

LIDONIO:

Este papel.
(Sale una MUJER .)

MUJER:

Ofrecerele un tesoro.

MATÍAS:

Bien puedes hablar con él.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


(Lee PEDRO el papel de LIDONIO .)
PEDRO:

«En los olivares de Antequera cautivaron los moros de Alí Rolána Francisco, vive en el Alhambra del Rey, en las huertas de Generalife.»
¿Sois pobre?

LIDONIO:

  ¿Pues no lo veis?

PEDRO:

Id con Dios.

LIDONIO:

¿Veré mi hijo?

ANDRÉS:

¿Pues ya no veis lo que dijo?

PEDRO:

Digo que entrar le veréis
  por vuestra casa contento
y os llevará cien ducados.

LIDONIO:

Vea tus años logrados
y en tu hacienda largo aumento.
  Cuando el tiempo vuelva en nieve
la rubia barba, señor,
para su alcaide mayor
el rey Fernando te lleve.
  Este es Pedro Carbonero,
Pedro platero famoso,
Pedro perlero precioso,
coralero y diamantero.
  Y de cuanto cubre el mapa
tales carboneros son,
dignos de llevar carbón
a la cocina del Papa.
(Vase.)


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  ¿Qué quiere aquella mujer?

SIMÓN:

Que le traigas a su esposo.

PEDRO:

Un memorial es forzoso
para que lo pueda hacer.

MUJER:

  Aquí traigo memorial
y ochenta escudos prevengo.

PEDRO:

¿Hacienda tenéis?

MUJER:

Sí tengo,
aunque no es mucho el caudal.

PEDRO:

  Da solos cincuenta escudos.

ANDRÉS:

¿Hay oidor ni presidente
que tenga tal despidiente?

SIMÓN:

A todos nos tiene mudos.
  Están en cadena fiera
los otros allá muriendo
y estalos acá vendiendo,
como si libres los viera.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


(Lee PEDRO el memorial de la MUJER .)
PEDRO:

«Bernardo Álvarez cautivo en Archidona, vive en el Zacatín, como entramos al Alcaicería en casa de Zufen, platero de piezas de jaeces.»
(Pónese los memoriales en la pretina.)
  Bueno está así, vete a Dios,
buena mujer, a tu casa.

MUJER:

Él te guarde.

SIMÓN:

¿Que esto pasa?
(Vase la MUJER .)

MATÍAS:

Sí pasa, por mí y por vós
  y por toda la cuadrilla.

SIMÓN:

Pedro, procediendo ansí
vendrán mil hombres a ti
desde Adamuz a Sevilla.
  ¿Cuando por milagro vivos
nos escapan los talones,
en la pretina te pones
memoriales de cautivos?
  Si te sueñas secretario,
vete a la Corte del Rey,
que entre gente de otra ley
más secreto es necesario.
  De balde rescatas ya
a los pobres. ¿Estás loco
o tienes la vida en poco
que a tanto peligro está?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Quien no quisiere seguirme,
Simón, yo no le hago fuerza.
El corazón que me esfuerza
tiene el fundamento firme.
  No daña la caridad
a quien anda en lo que yo
si a un hombre que me ayudó
parto con él la mitad.
  Al pobre por quien me ayuda
Dios, que vitorias reparte,
¿es mucho que le dé parte
y que a su remedio acuda?

ANDRÉS:

  Tiene razón Pedro en esto,
quien no tiene corazón
para seguir su opinión
vuélvase a su casa presto,
  que a la plaza que dejare
yo sé que hay opositores.

MATÍAS:

¡Ved qué colegios mayores,
qué consejo!

PEDRO:

¡Todo pare,
  que en ese cañaveral
siento gente!


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SIMÓN:

¡Alerta!

ANDRÉS:

Apresta
una jara en la ballesta.

SIMÓN:

¡Dos moros son, pesia tal!
(Salen TADEO y HAMETILLO , de moros.)

TADEO:

¿Si son ellos?

HAMETE:

  No sabemos.

PEDRO:

¡Quedo, no tires, Matías!

MATÍAS:

¿Qué gente?

TADEO:

¿Tirar querías?

HAMETE:

A bon recado tenemos.

TADEO:

  A mí la mira derecha.

HAMETE:

Joro a Diox no ser por ti,
que meterme un palmo a mí
por el barriga del flecha.
  Válate Diox vosance,
ya desconocelde el mego.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TADEO:

¿Tan desconocido llego?

MATÍAS:

Tanto que milagro fue.

PEDRO:

  Pues Tadeo, ¿cómo ha ido?

TADEO:

Disfrazado en este traje
de un hidalgo abencerraje,
por forastero tenido
  fui en estremo regalado,
que como tan francos son,
honran en toda ocasión
cualquier forastero honrado.
  De Vélez de la Gomera
dije que era natural.

PEDRO:

Es el hombre principal.

TADEO:

Supe, señor, la primera,
  que al lado del Rey se pone.

PEDRO:

¿Cómo se llama?

TADEO:

Cerbín.

PEDRO:

Es bencerraje, que al fin
todo lo adorna y compone.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  Tener razón, por Alá,
no haber Granada lenaje,
que ser como el zencerraje.

ANDRÉS:

Harto buen nombre le da,
  según que en Granada suena.

PEDRO:

Solo con esta amistad
pienso entrar en la ciudad.
¿Qué fiesta, Hamete, se ordena?

HAMETE:

  Para el noche venturosa
del celebrado Baptista,
brofeta de vuestra ley
y de la nuestra, alegría.
Aquel que decer cristeanox,
que nacemo por extima,
y que comer cozcuzu,
por altas montañas frías.
Aquel santo cuya mano,
a Xorosalén la rica
mostrar, cata aquí cordero
tolis pecata mundilia .
Aquel que cuando Isabel
le tenemos al barriga,
mereció como en cristal
ver el checo de María.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Rey Manzor ordena fiestas
cual nonca haber sido vistas,
por ser el año seteno
que estar corona ceñida.
Porque ser entre los moros
recebida profecía
que de sete en sete andar
modanza en reinos e villas.
Sacar so locida gente
el mañana de aquel día
con capatanes al vega,
valestas, lanzas e picas.
Corren hasta Dinadamar,
fonte de agua pora e limpia,
sos soldados por heleras,
de sus feciales regidas.
Sacamos todos los ficios
muy locidas compañías
con sus férez, sus cabos,
yo tras mil zarandagilias.
Los cabreteros cazalde,
una gente que podía;
a tenemos rey Herrando
ganalde el África misma.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Los alfarerostambién
dejar el ollas cocidas,
que ya no hacemos pocheros;
armas jora a Dios muy limpias.
¿Qué te decir de los sastres?;
traer bandera tendida,
que llegar al fin del mondo
hurtos no, sino reliquias.
Albañires que vencelde,
espantamos bizarría.
De herreros, no decer nada:
trocan herro en plata fina.
Boñoleros estar bonos,
e mal haya la desdicha
que por no haber taberneros
no salir so compañía.
Fenalmente venir todos,
que estar festa prevenida,
e los nobles por so parte
jugar cañas a guadrillas.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

La que sacar zencerrajes,
morada, blanca, pajiza
llevar ventaja el que nega
por Alá que estar mentira.
Leonada sacar gomeles,
tambén blanca y amarilla;
cegríes sacar azul,
oro y encarnado a listas.
Almoradíes, de verde,
con mil esmaltadas cifras.
Naranjado redüanes,
con soles de argentería.
Los aliatares rosado,
donde mil esferas pintan.
Salen también los algaides
del baicén del caicería.
Del Bibataubín y Alhambra,
Bibalmazán, Portalvira,
todo estar ya posto aponto,
ya los caballos relinchan.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Que por verse con jaeces
están pedendo las cilias,
las damas andar tambén
con mil feites, mil lejías,
jalbegándose las caras
con el senior de Turquía,
porque en quitándole el paz
que tenelde por encima
logo le damos el feite,
e mojar el salserilia;
mochas bengalas e tocas,
mocha labrada camisa,
mocha media encarrojada,
mocha argentada botilia,
que al más helado almas te vio,
que una vez su rostro mira,
le llevas el corazón
al casa de Proserpina.
Todos estar ocupados;
Pedro, a Granada camina,
que traerás dos mil gautivos
e setecentas gautivas.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  ¡Alegrado me has, por Dios!

MATÍAS:

¡Buen Hamete, Dios te guarde!

PEDRO:

Vamos allá aquesta tarde;
conmigo entraréis los dos,
  que hablando ese bencerraje,
no tenemos qué temer.

TADEO:

Espaldas nos has de hacer.

HAMETE:

Valga el diablo to lenguaje,
  espaldas ya tener hechas.

TADEO:

Este es modo de decir.

PEDRO:

De moro me he de vestir
luego por quitar sospechas.
Seguidme.

HAMETE:

Simón.
(Vase PEDRO .)

SIMÓN:

  ¿Qué quieres?

HAMETE:

¿No hay un gota que beber?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SIMÓN:

Entra primero a comer
y toma porque no esperes.
(Saca una bota de vino de un zurrón y dásela.)
(Bebe mucho.)
O bon mego.

SIMÓN:

  ¿Es para ogaño?

MATÍAS:

Ved con qué espacio lo toma.

HAMETE:

¡Que esto no probar Mahoma!
Por Alá que estar picaño
  quien inventar este ben
entre vosotros cristianos.

SIMÓN:

Noé en los primeros años
del mundo.

HAMETE:

¡Qué hombre de bien!
  ¡Un milagro verle aquí!

MATÍAS:

¿Cuál es?

HAMETE:

Que esto invente un no,
y que a nadie se le dio
que no dijese de sí.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SIMÓN:

  No era no, sino Noé.

HAMETE:

Sié fuera mejor nombre.
¿Tenéis sed?, dicen a un hombre.

SIMÓN:

¿Y qué responde?

HAMETE:

Sí he.

SIMÓN:

  Una gota al improviso
le eleva, que no se mueve.

HAMETE:

¿Pues no queréis que me eleve,
si estoy en el paraíso?

SIMÓN:

  ¡Oíd, que habla castellano!

MATÍAS:

Como esas lenguas oiréis.
(Señala la bota.)

HAMETE:

¿Con este órgano queréis
que no sepa canto llano?
(Cae borracho.)


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SIMÓN:

  Llevalde a dormir, que es cura
del vino.

MATÍAS:

Quiérole asir.

HAMETE:

No me llevéis a dormir,
que perderé esta dulzura.

SIMÓN:

  Recuerda Juan por tu fe,
que el dormir te tiene muerto.

HAMETE:

Más me mata estar despierto
pues bebo y no estoy en pie.
(Vanse todos llevando medio arrastrando a HAMETE , y salen SARRACINO y ALMORADÍ .)

SARRACINO:

  Llega presto, Almoradí,
que abrió Fidaura el balcón.

ALMORADÍ:

Ya sé que estos rayos son
de sol que amanece allí.
  Pero mira que han abierto
el de Dalifa también.

SARRACINO:

Ya por celajes se ven
los cielos que han descubierto.

ALMORADÍ:

  Y yo donde el sol me avisa.
(Sale DALIFA a una ventana y FIDAURA a otra.)
Llegar a su reja quiero.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


DALIFA:

¿Qué gente pisa el terrero?

FIDAURA:

¿Qué gente el terrero pisa?

DALIFA:

  En no viendo que pasea
abencerraje, me voy.

FIDAURA:

No hay bencerraje y estoy
por irme.

SARRACINO:

¿Quién hay que crea
  lo que estas dicen aquí,
siendo los dos lo mejor
de Granada?

ALMORADÍ:

Si el valor
que miras, Fidaura, en mí
  pierde por mi sangre noble,
quejareme de mi estrella.

FIDAURA:

Bien puedes quejarte de ella.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ALMORADÍ:

Y de ti me quejo al doble.
  Que ella me dio nacimiento
ilustre en esta ciudad
y tu loca liviandad
me da, Fidaura, tormento.
  En fin, ¿que no hay caballero
que merezca en estas rejas
decir amorosas quejas
ni entrar galán al terrero.
  en no siendo bencerraje?

FIDAURA:

Son de Granada la flor.

SARRACINO:

Dalifa, el rey Almanzor
deciende de mi linaje.
  Yo me espanto que hayan dado,
siendo mujeres discretas,
aunque a vuestro ser sujetas,
por la mayor parte errado
  en preciaros de tener
bencerrajes por galanes
donde hay tantos capitanes
de más sangre y más poder.
  Mira, que soy Aliatar
por madre y por padre Zaide,
de la Alhambra antiguo alcaide,
y almirante de la mar.
  ¿Es Cerbín más bien nacido?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


DALIFA:

Sarracino, el gusto es rey,
ya sabes tú que en su ley
no hay fuerza sino partido.
  Yo sigo mi inclinación;
esto en palacio aprendí.

ALMORADÍ:

Pierdo por Almoradí,
Fidaura, en esta ocasión.
  Habiendo padres y abuelos
ganado gracia y valor
con los reyes.

FIDAURA:

El mayor
es amor, reina en los cielos.
  Y este de una misma flecha
y con unas propias llamas
ha herido a todas las damas.

ALMORADÍ:

Tú confirmas mi sospecha.
  Locas estáis y furiosas
como ganados que pacen
monte o prado donde nacen
yerba o aguas venenosas.
  ¿Es posible que en alguna
no haya un gusto diferente,
que enferméis de un acidente
y sigáis una fortuna?
  Que siendo en sus pareceres
tan varia cualquier mujer,
¿rija un solo parecer
república de mujeres?
  Cosa nueva, por Alá.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


DALIFA:

No te canses, Sarracino,
al bencerraje me inclino;
yo soy bencerraje ya.
  Todo aquello es mi disgusto
que bencerraje no fuere,
la dama que no los quiere
no diga que tiene gusto.
  Son gallardos, liberales,
galanes, blandos, famosos,
fuertes, valientes, airosos,
tiernos, humildes y graves.
Son de manera...

SARRACINO:

  ¡Detente,
que a más furor me provoco
de que vengo yo a estar loco
teniendo tú el acidente!
  ¿Estás en ti? ¡Plega al cielo
que si no hiciere venganza
de esta tu loca mudanza,
vivo me sepulte el suelo!

DALIFA:

  No escucho yo desatinos,
ni estas ventanas se abrieran
si no pensara que fueran
los bencerrajes divinos.
(Quítase de la ventana.)


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SARRACINO:

¿Esto se sufre?

ALMORADÍ:

  En efeto.

FIDAURA:

¿un Almoradí
quieres tú que esté por ti
a un bencerraje sujeto?
  Tan grande milagro hicieras
que para aquesta mañana
de San Juan, dulce tirana,
alguna prenda me dieras.

FIDAURA:

  No hay dama que la haya dado
a quien no sea de aquel
linaje noble y fiel
que es bencerraje llamado.
  No hay tratar, esta es moneda
que corre en palacio agora;
quien bencerraje no adora,
por vil entre todas queda.

ALMORADÍ:

  Prendas les dais para honrallos
siguiendo un loco interés,
que ellos las ponen después
al cuello de sus caballos.
  ¡Ay de quien dentro del alma
pone una cinta, una flor!


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


FIDAURA:

Si es el linaje mejor,
lleve la vitoria y palma.
  Locura es haberte oído;
cierro la ventana, adiós.
(Quítase de la ventana.)

SARRACINO:

Buenos nos dejan las dos.

ALMORADÍ:

¿Yo estoy loco?

SARRACINO:

Yo perdido.

ALMORADÍ:

  No hay caballero que ya
pueda vivir en Granada.

SARRACINO:

La ciudad alborotada
toda de su parte está.
  Ni el oficial sabe hacer
gala si no es bencerraje
el inventor.

ALMORADÍ:

Que no ataje
el Rey su loco poder.

SARRACINO:

  No hay caballo sin su marca
que tenga valor ni precio;
quien no es bencerraje es necio
si el cielo y la tierra abarca.
  No hay valiente sin sus manos;
no hay armas sino las suyas.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 036 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ALMORADÍ:

Eso a rigor lo atribuyas
de los cielos soberanos.

SARRACINO:

  Privan con el Rey; su gusto
gobierna el reino en la guerra
y en la paz; mandan la tierra
y dicen todos que es justo.
  No hay hombre que ose tocar
crïado de bencerraje;
más quisiera ser su paje
que Sarracino Aliatar.
  Oye una imaginación
para derribar al suelo
su soberbia.

ALMORADÍ:

¡Vive el cielo
que intente cualquier traición!
(Sale un PAJE moro, con adarga y lanza.)

PAJE:

  No está Cerbín en el puesto
que me dijo, yo tardé
pero al pintor culparé,
que no la acabó más presto.

ALMORADÍ:

  Este es paje de Cerbín;
¿dónde bueno, caballero?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PAJE:

A buscar en el terrero
a mi señor.

ALMORADÍ:

¿A qué fin?

PAJE:

  Para que la empresa vea;
que en esta adarga ha mandado pintar.

SARRACINO:

Bien muestra el cuidado
de la dama que desea.
  Brava letra, bravo cielo,
¿pero qué pájaro es este?

PAJE:

Este es pájaro celeste
que jamás deciende al suelo.

SARRACINO:

¿No tiene pies?

PAJE:

  No, señor.

ALMORADÍ:

¿Y dice?

PAJE:

Siempre en el viento
mi esperanza y pensamiento.

SARRACINO:

Bien significa su amor.
  Yo le imaginaba agora
favorecido.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 038 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PAJE:

Es secreto.

SARRACINO:

¿Cómo?

PAJE:

Quiere a lo discreto.

SARRACINO:

¿De qué suerte?

PAJE:

Goza y llora.

SARRACINO:

Bien dice.

PAJE:

  Voyle a buscar.
(Vase el PAJE .)

SARRACINO:

Estoy loco de coraje,
que hasta el cielo es bencerraje
he venido a imaginar.

ALMORADÍ:

  Dime lo que habías pensado.

SARRACINO:

Salgámonos del terrero,
que a solas decirte quiero
un pensamiento estremado.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 039 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse, y sale ROSELA cautiva y PEDRO CARBONERO vestido de moro y HAMETILLO .)
PEDRO:

  No te alteres si no entiende
lo que diciéndote estoy.

ROSELA:

¿Sois cristiano o moro?

PEDRO:

Soy
quien solo tu bien pretende.
  Señas traigo que se llama
Jaricarfe tu señor.

HAMETE:

No tenelde vós temor;
venir donde estar quien ama,
  ser de Andújar y vivir
en calle de los Gomeles.

ROSELA:

¿Eres tú Pedro el que sueles
tan libre entrar y salir
en esta ciudad?

PEDRO:

  Yo soy;
no me descubras, pues ves
que te va tanto interés.

ROSELA:

¡Ay, Pedro, a tus pies estoy!
  Si la vida a dar me vienes,
¿cómo he de pagarte ansí?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 040 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Satisfecho estoy de ti.

ROSELA:

Gallarda presencia tienes;
  yo te había imaginado
un hombre sangriento y fiero.
Tú eres Pedro Carbonero.

PEDRO:

A veces estoy tiznado
  más de sangre que carbón,
que es con lo que yo me alegro
porque solo tengo negro
de penas el corazón.

ROSELA:

  Yo pienso que se han juntado
el tuyo y el mío.

PEDRO:

¿En qué modo?

ROSELA:

Porque ya le tengo todo
de ese tu carbón tiznado.

PEDRO:

  Pues guárdate, que el pintor
con carbón en vez de tinta
señala aquello que pinta;
mira no te pinte amor.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  Ya andamos en concetecos,
bona fe estar beliaco.

PEDRO:

Ya me dices que te saco
de aquel alma en dulces ecos
  y que has de rendir un hombre
quel mundo no le ha rendido.

ROSELA:

Si quien tantos ha vencido
me rinde tan alto nombre
  por tan dichoso interés
laureles, triunfos y palmas
para mis cabellos, almas
para rendir a sus pies.
  Llévame, Pedro, contigo,
que estoy cerca de que un moro
goce por fuerza el tesoro
que a tus méritos obligo.
  Seré, como quien se humilla
a tu amor y a tu poder,
la que guise de comer
a tu famosa cuadrilla.
  Cuidaré de tu persona,
de tu ropa y tu vestido,
y no por lo que te pido,
pues tu voluntad me abona
  y vienes aquí por mí
sino porque me pareces
el hombre que más mereces
de los que hasta agora vi.
  Tú verás en pocos días
los regalos que te haré.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

¡Valga el diablo vosance!
¡Qué saber de poterías!

PEDRO:

  ¡Guárdale, Hamete, decoro,
que es hija de un hombre rico!

HAMETE:

Por Alá, señor Perico,
ser pota como yo moro.
  A Pedro yo temer logo
que ver la conversación
que como vós ser carbón
emprendelle presto el fogo
  Elia estar fogo e mujer,
vós ser Pedro Carbonero,
soplar el diablo ligero
e como estopas arder.
  ¿Cómo querer esta aquí
e no la mora que amar
e quererte regalar?

PEDRO:

Hamete, al cielo temí.
  Es gran pecado en mi ley
tratar con mora un cristiano.

HAMETE:

E yo que estar africano
e vostro vino beber.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Eso no importa.

HAMETE:

  ¿No toma
enojo Mahoma?

PEDRO:

No.

HAMETE:

Por eso me esconder yo
donde no lo ver Mahoma.

PEDRO:

  Vete, Rosela, a tu casa
y a media noche está alerta
para aguardarme a tu puerta.

ROSELA:

Por ella, mi Pedro, pasa,
  que yo esperaré sin duda.

PEDRO:

Sí, pero ponte un vestido
de moro porque este ha sido
de tanto peligro ayuda.
(Vase ROSELA .)

ROSELA:

Yo le buscaré.

PEDRO:

  Es gallarda
aquesta cristiana, Hamete.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Estar toda un ramillete.

PEDRO:

¿Dónde nuestra gente aguarda?

HAMETE:

  Aquí decir que vendría.
(Salen CERBÍN, bencerraje, y TADEO de moros.)

TADEO:

Hoy verás con qué verdad
un cristiano en la amistad
de un bencerraje confía.

CERBÍN:

  Estoy tan agradecido...
¡Ah!, que verdad me has tratado
que, cristiano, te he estimado
más que, moro, te he querido.
  Por hidalgo te tenía
de Vélez de la Gomera,
¿y dónde está?

TADEO:

Aquí espera,
que vino en mi compañía.
  Aquel es, llégale a hablar.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

Pedro, bien puedes hablarme,
amigo soy, y abrazarme;
podéis seguro llegar,
  que vuestra buena opinión
con deseo me tenía
de que llegase algún día
en que mostrar mi afición.
  Sois un hidalgo valiente
y aunque sois en ley cristiano
os doy mi palabra y mano
de amaros eternamente
  y de que a ningún nacido
diré quién sois.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Bencerraje,
ningún hombre en tu linaje
amigo traidor ha sido.
  Fama tenéis por el mundo
de nobles; tomo esa mano
de caballero africano,
en quien amistades fundo.
  Con lazo de eterno amor
vivo de industria en la guerra,
no he llevado desta tierra
hombre que tenga valor.
  Si allá no le he cautivado
cuerpo a cuerpo, aquí no ha sido
por mis palabras vendido
ni de mi ingenio engañado.
  Gente humilde, que allá puede
servir, es la que yo engaño.
Si allá no hay guerra algún año,
que el Rey la tregua concede,
  por no estar ocioso en casa
a buscar la vida vengo;
muy buenos caballos tengo,
ninguno del Betis pasa.
  Hasta que seis años tiene
las dehesas gamenosas
de Córdoba dan sabrosas
yerbas que el pasto entretiene.
  Yo los hago de mi mano,
destos te daré un morcillo,
un melado y un rosillo,
que me daban el verano
  mil escudos por los tres,
con tres hojas de Toledo
que puedes cortar sin miedo
sobre rodela o pavés.
  Y si vas a nuestra tierra
verás cuál vienes de allá.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

Mi dama en la reja está;
donde vive amor no hay guerra.
  Perdonadme, que he de entrar
a dalla un papel.
(Vase CERBÍN .)

PEDRO:

Yo espero.

TADEO:

¿No te agrada?

PEDRO:

Es caballero.

TADEO:

¿Qué hay, Hamete?

HAMETE:

Bono estar.
  Mas plega Alá que algún día
no engañamos confianza.

TADEO:

Quien teme, Hamete, no alcanza.

HAMETE:

Ni perder quien no confía.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen SARRACINO , y ALMORADÍ y ALÍ , criado.)
ALÍ:

  Aquellos dos moros son
los que de Vélez vinieron.

SARRACINO:

En estos, pues no se fueron,
se funda nuestra invención.
  Llega y dales esta carta.

ALÍ:

¿Sois de Vélez?

TADEO:

Esa tierra
nos dio vida.

ALÍ:

Con la guerra
hay poca gente que parta
  y hareisme grande favor
que esta llevéis a su alcaide.

TADEO:

Sobrino soy de Albenzaide.
Yo se la daré, señor.

ALÍ:

Alá os guarde.

HAMETE:

  ¿Qué tomar
carta de nadie?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 049 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ALÍ:

Ya tiene
la carta.

SARRACINO:

Vete, que viene
el Rey.

HAMETE:

Presto camenar,
decir el guarda.

TADEO:

  El Rey sale.

PEDRO:

No soy Pedro Carbonero
si en su casa al Rey no espero.

TADEO:

No hay valor que al tuyo iguale.
(Salen el REY y la REINA y GUARDA .)

REY:

  Desde aquí podéis, señora,
ver pasar los caballeros.

REINA:

¿Quién son los que van primeros?

REY:

Zaide y Zarte entran agora.

REINA:

¿Qué lleva en la adarga Zarte?

REY:

Un sol que va amaneciendo.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REINA:

¿Dice la letra?

REY:

«En saliendo
se me pone en otra parte.»

REINA:

¿Y Zaide?

REY:

  Lleva un delfín.

REINA:

¿La letra?

REY:

«Siempre tormenta.»

REINA:

Bien dice.

REY:

Bien representa
su amor que es tormento en fin.

REINA:

  Una zambra viene aquí.
¡Qué confusión! ¡Qué ruido!

REY:

  Toda la noche es de fiesta;
ya veis que es noche de Juan.

SARRACINO:

Mientras que danzando están
le quiero hablar.

REY:

Buena es esta.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen algunos MOROS de máscara y bailan una zambra y entre tanto hable al oído al REY SARRACINO , hincado de rodillas y el REY y la REINA han de estar sentados en unas almohadas.)
(Cantan.)
[MOROS]:

  Riberitas hermosas
de Darro y Genil,
esforzad vuestros aires
que me abraso aquí.
Hermosas riberas
donde yo nací
la que fue mi muerte, en vosotras vi;
en el fuego es julio
y en la vista abril
esforzad, etcétera.
Orillas hermosas
que el cristal cubrís,
tened, que me muero,
lástima de mí.
Si encubre las llamas
de nieve y jazmín,
esforzad vuestros aires
que me abraso aquí.

REY:

¿Hay maldad semejante?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REINA:

¿Qué es esto?
¿De qué estas, Almanzor,
alborotado?

REY:

¿Es este el moro?

SARRACINO:

Sí, señor.

REY:

Que en esto
el amor y privanza me han pagado.
Dame la carta que te dieron, ¡presto!

HAMETE:

No te fora mejor no haber tornado.

TADEO:

Señor, aquesta carta me dio un paje.

SARRACINO:

¿Quién duda que es de algún abencerraje?

TADEO:

  Para llevarla a Vélez me la dieron.

REY:

Leeré la carta y la traición que encubre.

PEDRO:

¡Ay, cielos! ¿Si quien somos le dijeron?

TADEO:

Todo cuanto ha pasado se descubre.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 053 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Aquí nuestras desdichas nos trajeron.

REINA:

Color turbado el Rey el rostro cubre
pues, ¿cómo para mí secreto ocultó?

REY:

¡No he oído tan notable insulto!
(Lee el REY la carta.)
«Los bencerrajes de Granada al alcaide de Vélez, salud. De nuestras juntas ha salido decretado matar al Rey y hacelle de nuestro linaje, que es el que en el mundo merece la corona, vamos avisando a todos los que son dél para que estén con armas en las manos y se rebelen a su tiempo las fortalezas.»
  No ha de pasar adelante.
¡Sarracino, prendan luego
este linaje arrogante!

REINA:

¡Que templéis la furia os ruego,
no es información bastante!

REY:

  Si no la hubiere, soltallos.
Salgan a Bibalmazán
y puerta Elvira. ¡Atajallos
las ballestas de Sultán
y de Aliatar los caballos!
Y a este infame...


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TADEO:

  Yo, señor,
dándome un papel cerrado,
¿cómo te he sido traidor?

REINA:

El moro está disculpado.

HAMETE:

Hecho un perro estar Manzor.
  Alá nos sacar con ben.

REINA:

Esto es envidia y maldad.

PEDRO:

Los cielos fuerzas me den,
que espero de esta ciudad
sacar a Cerbín también.
Voyle avisar.

REY:

  Solo un hombre
(Vase PEDRO .)
no ha de quedar en Granada
que abencerraje se nombre.

SARRACINO:

Levanta, señor, la espada;
haz que hasta el África asombre.

ALMORADÍ:

  Derriba el soberbio celo
de esta gente por el suelo
y levanta la humildad
al trono de la verdad,
que es la condición del cielo.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


(Van hablando al REY y éntranse con él.)
REINA:

  Qué poco con el Rey valgo,
no oso hablar, a nada salgo.
¿Que al Rey digan desatinos
caballeros granadinos,
aunque moros, hijos dalgo?
  Hablando van al oído;
mas que me pintan culpada
según los quiero.

TADEO:

Si ha sido
error venir a Granada
dígalo el mal sucedido.

HAMETE:

  Ver cómo le andar trazando
la morte a este noble bando
e hacer tales fengementos.

TADEO:

Con invidiosos intentos
al Rey Chico van hablando.

HAMETE:

Buscamos Pedro.

TADEO:

  No llores.

HAMETE:

Que andar a librar Cerbín,
que estar cego en sus amores.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 150
Pedro Carbonero Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TADEO:

Cairán los buenos, en fin,
resbalando en los traidores.
  Al Rey estuve temblando.

HAMETE:

No temer hacer bon pecho.

TADEO:

¿Quién va al Rey aconsejando?

HAMETE:

Sarracenos lo haber hecho.

TADEO:

Gran traición van ordenando.
(Vanse.)


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Acto II
Pág. 057 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale PEDRO y ROSELA de moros.
PEDRO:

  Solo Dios, Rosela, sabe
con la pena que he venido.

ROSELA:

No hay mal que no esté escondido
adonde la envidia cabe.
  Es una fiera inquietud
que al propio dueño persigue,
es una sombra que sigue
los pasos de la virtud.
  Mira el bien y no le alcanza,
como la imán siempre al Norte,
pestilencia de la Corte
y rayo de la privanza.
  Cuando vi que amanecía
y que llamando a la aurora
entre las nubes que dora
el Sol, Venus se escondía,
  pensé que me habías burlado
o que negocios mayores
que los de amistad y amores
te habían, Pedro, ocupado.
  Y quíseme desnudar,
mas cuando te vi volver
vistiéndome este placer,
me desnudé este pesar.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Si por la noche viniera
por ti, Rosela querida,
tu libertad y mi vida
en contingencia pusiera.
  Que los alcaides y guardas
discurriendo la ciudad
tienen grande cantidad
de ballestas y alabardas
  prendiendo los bencerrajes;
todos quedan en prisión.

ROSELA:

Traiciones y envidias son
de diferentes linajes.

PEDRO:

  Con hachas hicieron día
la noche, confuso abismo
la ciudad porque el Rey mismo
a la prisión asistía.
  Mil damas con rostros bellos,
mil viejos por las ventanas,
estos mesaban sus canas
y estas sus rubios cabellos.
  Quieren decir que también
está la Reina culpada.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

¡Ay, Pedro, tienta la espada
y el fiero brazo prevén
  que viene gran gente aquí!

PEDRO:

Calla y fíngete mi paje.

ROSELA:

Preso trae un bencerraje
un alcaide almoradí.

PEDRO:

  Vive el cielo que sospecho
que es Cerbín, que le he buscado
toda Granada y pensado
que estaba en salvo.

CERBÍN:

¿En mi pecho
(Entra ALMORADÍ y moros de guarda traen a CERBÍN preso.)
  halla el Rey culpa y traición?
¿Yo quiero matar al Rey?

ALMORADÍ:

Bencerraje, de la ley
es el alma la razón.
  Fundado está en hacer
el Rey esta diligencia;
pues quisiste hacer ausencia,
culpa debes de tener.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Vete, Rosela, a esta casa
que digo en el Albaicín,
mientras que llego a Cerbín
para saber lo que pasa.
  Pregunta allí por Hamete
y di que te esconda allí.

ROSELA:

¿Cómo tengo de ir sin ti?

PEDRO:

Mi ventura te promete,
  Rosela, seguridad.
El sol apenas se ve
y no es posible que esté
tan despierta la ciudad.

ROSELA:

  ¡Vuélvate el cielo con bien!
(Vase.)

PEDRO:

¿Qué es esto, amigo Cerbín?

CERBÍN:

Que voy preso, preso en fin
con Almoradí.

PEDRO:

¿Con quién?

CERBÍN:

  Con un amigo el mayor.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Habráselo el Rey mandado,
¿pero qué causa habéis dado?

CERBÍN:

Dice el Rey que soy traidor.

PEDRO:

  No dirá, que lo más cierto
es que al Rey se lo dirán
traidores, que siempre están
con el veneno encubierto
  estas cobardes arañas
sin fuerzas y sin valor,
que hacen veneno la flor
en telas de sus entrañas.
  Bien puede el almoradí
soltarte, que es caballero.

ALMORADÍ:

¿Pues cómo un moro estranjero
osa hablar del Rey así?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Yo no digo del Rey nada,
que al soberano señor
debe respeto y amor
toda lengua y toda espada.
  Traidores de trato doble
son los que afrentó por Dios,
de los cuales no sois vós,
pues sois caballero noble.
  Volved a Cerbín la espada,
llevalde preso con ella,
pues tiene Almanzor por ella
la corona de Granada.
  Que si no hubieran nacido
bencerrajes ya el cristiano
tuviera el cetro en la mano
que con sangre han defendido.
  Y no sé si acierta el Rey
en derribar las colunas
de su reino, que en algunas
carga su corona y ley.
  Mas como envidia y privanza
no se sientan a una mesa,
siempre al villano le pesa
de lo que el honrado alcanza.
  Vós tenéis obligación,
alcaide, a templar su furia,
viendo que de aquesta injuria
tendrá el Rey información.
  Y que con el desengaño
volverá el Rey a estimar
los que intentó de afrentar
la envidia para su daño.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALMORADÍ:

  ¿Hase visto atrevimiento
como este?

PEDRO:

Dadle la espada,
llévela preso envainada
por honra de vuestro intento.
  Que desnuda no ha servido
ninguna a Almanzor también.

ALMORADÍ:

¿Qué es esto? ¿Quién eres?

PEDRO:

¿Quién?
Un hombre soy bien nacido
  que vuelvo por quien lo es,
y nací de quien lo era
en Vélez de la Gomera.

ALMORADÍ:

Temo que ocasión me des
  para quitarte la vida.

PEDRO:

Que temas, bien puede ser,
que es de cobardes temer
y a la traición conocida.

ALMORADÍ:

¡Prendelde!


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Es muy de mañana
y hay poca gente despierta.

ALMORADÍ:

¡Matalde!

PEDRO:

Es cosa muy cierta
morirme de mala gana.
  ¡Fuera, perros! ¡Ea, villanos!
¡Un escuadrón de traidores
prenderme!
(Mete mano.)

[MORO 1.º:

¡Fuerzas mayores
no he visto!

[MORO 2.º:

Terribles manos.

PEDRO:

  ¡Aquí, bencerraje, aquí;
pocos son y no es de día!

CERBÍN:

¡Oh, buen hidalgo! Confía,

PEDRO:

confía y vente tras mí.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse, sale ROSELA .)
ROSELA:

  Este es el fuerte Albaicín,
en la cumbre de Granada
y de Hamete la posada
está de esta calle al fin.
  Aunque aquella me parece
cerrada está; es de mañana,
que no llama a la ventana
el sol, aunque el alba crece;
  tirar una piedra quiero.
¡Hamete!
(Asómase HAMETE a la ventana, con tocador y candil.)

HAMETE:

¿Qué estar aliá?

ROSELA:

Aquí estoy.

HAMETE:

Yo estar acá.

ROSELA:

Abre, que ha un año que espero.

HAMETE:

  ¿Quién ser vós? ¡Válate el diablo,
pecarilio vosance!

ROSELA:

¿En el traje no se vee,
y en las razones que hablo?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  ¡Desvearte! ¿Qué querer,
vertemos el orenal?

ROSELA:

Mira que temo algún mal
que me podrán conocer.

HAMETE:

¿Pos quén ser vós?

ROSELA:

  Soy Rosela,
¿tengo de decirlo a voces,
Hamete?, ¿no me conoces?
Mira que cesa la vela
  y que ya tocan las cajas.

HAMETE:

A potelia calia el boca,
que el Alhambra que me toca
extar trepas al tenajas.

ROSELA:

  Pues vestirte es necesario.

HAMETE:

¿Cómo tan presto vener
que aún no he sentido decer?
Haga ardente e letuario,
  mas esperamos aliá.
Que ya poner el quizel.
(Éntrase.)


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

¿Qué hará mi Pedro que dél
tengo gran cuidado acá?
  No sosiega el corazón
ausente de lo que ama,
que es la puerta donde llama
la mano de la razón.
  Que como es razón temer
avisa el alma del daño.
(Entra TADEO .)

TADEO:

¿Que de tan injusto engaño
fuese la causa mujer?
  ¿Que Pedro por un antojo
todo el honor ha perdido
y guste haberme traído
desesperado de enojo?
  ¿Si ha vuelto en casa de Hamete?

ROSELA:

Un moro viene, ¡ay de mí!

TADEO:

Un morillo he visto aquí
que entre las piedras se mete.
  Sin duda que ha sido espía.
¡Traidor, tu muerte ha llegado!


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

¡Detén, moro, el brazo airado
y el noble acero desvía!
  ¿Eres, por dicha, pariente
de Jaricarse?

TADEO:

No soy,
sino estranjero que voy
buscando agora mi gente.
  Que a Vélez quiero partirme;
sígueme tú.

ROSELA:

No, señor,
que me escondí de temor;
yo solo pensaba irme.
(Entra HAMETE .)

HAMETE:

  ¿Qué diablo hacer al cristiana?
¿Está de fora de vós?

TADEO:

¿Cristiana?

HAMETE:

Sí, joro a Dios.

ROSELA:

¡Ay, triste, mi muerte es llana!
  ¿Cómo, Hamete, has descubierto
lo que Pedro te encargó?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Caliar, bobilia, que yo
estar más ben al concerto.
  Este ser el premo hermano
del Pedro que vós querer.

TADEO:

¿Que esta es cristiana y mujer?

ROSELA:

¿Que vós, señor, sois cristiano?

TADEO:

  De Pedro soy alma propia
si no es que vós lo sois ya,
que donde la vuestra está
la mía estuviera impropia.
  ¿Dónde queda, si sabéis?

ROSELA:

Vio que por el zacatín
llevaban preso a Cerbín
un alcaide y cinco o seis.
  moros, soldados de guarda,
y a librarle se quedó.

TADEO:

¿Esa locura intentó?
¿Cómo que no le acobarda
  el peligro en que estuvimos;
la ciudad que está cercada,
el Alhambra alborotada,
donde ayer muertos nos vimos?
  De aquestas temeridades,
¿qué bien se puede esperar?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

¡Qué tiempo, amor, qué lugar
de concertar voluntades!
(Salen PEDRO y CERBÍN .)

PEDRO:

  Aquí dije que aguardase
y estará también Tadeo.

CERBÍN:

¡Oh, cómo tengo deseo
que de Almanzor se librase!

PEDRO:

En gran peligro se vio.

TADEO:

Gente viene, meted mano.
¿Quién es?

PEDRO:

Yo soy.

TADEO:

Pedro.

PEDRO:

¿Es Tadeo?

CERBÍN:

Tadeo.

TADEO:

¿Quién te libró?

CERBÍN:

  ¿Quién sino Pedro podía?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

¡Rosela!

ROSELA:

¡Querido dueño!

HAMETE:

Hamete estar algón leño,
¿nadie hacer más cortesía?

PEDRO:

  ¡Oh, Hametillo, por Dios vivo
que te estimo y que te quiero
más que a todo!

HAMETE:

Carbonero,
ya estar vosance cativo.
  Me carazón dal feción,
¿qué tenemos?

TADEO:

¿Que en prisión
te has visto?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

En prisión está
  la mayor parte, Tadeo,
del linaje bencerraje,
yo solo de este linaje
libre pienso que me veo.
  Aunque no sé de qué suerte
podrá, de Pedro la espada,
sacarnos hoy de Granada
sin temer prisión o muerte,
  que aunque al librarme de aquellos
le vi matar dos o tres
y los demás a sus pies
deben el venir sobre ellos.
  No podrá de un escuadrón
que cada puerta defiende
librarme, como pretende
su esforzado corazón.
  Tiene la puerta de Elvira
a Rustán con cien caballos,
que el sol madruga a mirallos
y a los de su carro admira.
  Están en Bibalmazán
cien lanzas de Jazimín,
cercan a Bibataubín
ducientas de Redüán.
  Y en las demás de esta suerte
y hasta en las calles y plazas
son las industrias y trazas
contracifra de la muerte.
  Donde la fuerza no vale
y el peligro es senda estrecha,
si la espada no aprovecha,
con el ingenio se sale.
  Todos hemos de tomar
de moros del campo el traje
y tú mismo, bencerraje,
has de salir a cavar.
  Hamete será el señor
que nos lleva concertados
y para que mis soldados
alcancen parte mejor
  que a vueltas lleve también
otros moros jornaleros,
porque entre dos verdaderos
se encubran los falsos bien.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TADEO:

Rara industria.

CERBÍN:

No pudiera
ser de otro ingenio.

HAMETE:

¿He que yo librar a todos?

PEDRO:

¿Por qué no?

HAMETE:

El peligro considera.

PEDRO:

  Ello está considerado.
Concierta moros y sal
una vez al arrabal
y venga el mundo cifrado,
  yo he de librar a Cerbín,
yo le meteré en la vega.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Nonca el fortona a vós nega,
Pedro, on ventoroso fen.
  Vamos e yo enganiar moros
decendo andar a cavar.

PEDRO:

Esto es sapes cautivar.
Pienso ganar mil tesoros;
  ven, Rosela, ven, Tadeo,
ánimo, Cerbín.

CERBÍN:

Ninguna
fuerza tiene la fortuna
contra el valor que en ti veo.

HAMETE:

  Alto pos modar pelejos

PEDRO:

Entra en casa.

HAMETE:

A bona fe
ser horón de vosance
e moros estar conejos.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse, salen SARRACINO y GUARDAS .)
SARRACINO:

  Hoy manda el Rey que con mayor cuidado
se guarden estas puertas, porque quiere
que la justa sentencia se ejecute
en los abencerrajes.

[GUARDA 1 .º:

Ningún hombre
ha salido, señor, la puerta Elvira
sin que fuese mirado atentamente,
pero por Dios, que a todos mueve a lástima
que tan alto linaje a morir venga
una muerte tan baja y afrentosa.

SARRACINO:

Celindo, no merecen los traidores
honra en la muerte y más cuando se atreven
al crimen que los francos bencerrajes.
Presa tienen la Reina también.

[GUARDA 1 .º:

¿Cómo?
¿Pues es, señor, de este linaje?

SARRACINO:

Entiendo
que tiene algún girón de aquesta sangre,
pero dícese de ella y lo han jurado
dos hidalgos de fez almoradíes
que amaba a un bencerraje y pretendía,
matando al Rey, que el bencerraje fuese
rey de Granada.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


[GUARDA 1 .º:

¿Y sábese quién era?

SARRACINO:

Muley Hamete, el mozo, dicen todos
respeto de su talle y hermosura,
cual nunca la ha tenido moro en África;
excede el rostro en la blancura, Arfilo,
la nieve de las sierras en que nace
el helado Genil; sus ojos verdes
a los jaspes que cría entre sus aguas;
el color de la boca y las mejillas
imitan los que nacen en Granada;
es rojo de cabellos erizados
como unos hilos de oro en vez de bozo,
airoso cuerpo, cuello y manos blancas.

[GUARDA 1 .º:

Grandes testigos son contra su vida.

SARRACINO:

No se sabe muy bien, la Reina niega.
¿Qué gente?

[GUARDA 1 .º:

Jornaleros de la Vega.
(Entran PEDRO, HAMETE , y CERBÍN , y TADEO , y ROSELA , y otros dos moros, o tres, como trabajadores con azadas.)

[GUARDA 1 .º:

  Con todo, se han de mirar
poco a poco alertamente.
Alcen los rostros.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 077 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Parente
ven poder dejar pajar,
  todos estar de mis vinias.

[GUARDA 1 .º:

¿Tanta gente?

HAMETE:

E pocos son;
la herba estar compasión
que cobremos las campenias.

[GUARDA 1 .º:

  ¡Qué rico está el buen Hamete!

PEDRO:

Quédate, Hamete, en Granada
y a la parte concertada
en anocheciendo vete.
(Éntranse todos y vuelve HAMETE .)

HAMETE:

  Caliar y andar a la serra
que aliá iremos a boscar,
mas ser el que a que gastar
que el provecho de la terra.

[GUARDA 1 .º:

  Tantos jornales no niego
que es lo que la hacienda roba.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 078 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Joro a Dios con ona arroba
no hacelde de pasa he hego;
  jornalero andar allí
que hoy pensalde de perder
todo el gana de comer.

[GUARDA 1 .º:

¿Y ya comerá?

HAMETE:

Y así,
  ¿cuándo decemos que el Rey
degoliar el Zencerrajes?

[GUARDA 2.º:

Si no es, que los ojos bajes
y que al pregón de la ley
  más sangrienta que se ha hecho
cierres, Hamete, el oído;
verás y oirás que ha podido
la envidia de un traidor pecho.

HAMETE:

  A potos envidia pura
haber vendido ese gente
forte, galiarda e valente,
e de Granada hermosora.
  Er lo a ver Alá sabemos
el que liorar.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


[GUARDA 1 .º:

Ve en buenhora.
(Vanse las guardas.)

HAMETE:

A Fedaura so soñora
ver ven librando podemos.
  Que lievas este papel,
gran peligro andar pescozo,
mas bona fe estar bon mozo
e hacelde amestad con él.
  E vós, Pedro, me mandalde
el que repleca no hacelde,
que Pedro mocho querelde,
e no se querer de balde.
  A esto quedalde acá
a Bebarambla premero
andar a ver mal tan fero
despós ayodarme Alá.
(Vase. Entra un MORO y SARRACINO .)

[MORO:

  Que se cierren las puertas de Granada
manda el Rey, Sarracino, mientras dura
la ejecución de la sentencia injusta
que se hace en Bibarrambla del linaje
mejor que a España vino desde el África.

SARRACINO:

Calla, Leocán, no digas que es injusta.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 080 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


[MORO:

Yo digo en esto lo que todos dicen,
yo lloro en esto lo que todos lloran.

SARRACINO:

Cerrad, moros, las puertas.

[MORO:

Ya cerramos,
¿quiéreslos ver?

SARRACINO:

A Bibarrambla vamos.
(Vanse. Entra FIDAURA y DALIFA .)

DALIFA:

  No se atreve el vil tirano
a que en Bibarrambla sea.

FIDAURA:

¿Quién hay, Dalifa, que crea
un caso tan inhumano?
  ¿Quién hay que no se arrojara
de mejor gana a la muerte?

DALIFA:

En que te escuchan advierte
y en que te miran repara.

FIDAURA:

  No puede, amiga, el dolor,
porque acabará la vida,
si se viera resistida
tan grande fuerza de amor.
  Que cuando callarse intenta
del corazón imagina,
que viene a ser como mina,
que si no sale, revienta.
  ¿Está en los presos Cerbín?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DALIFA:

¿Quién duda será el primero?

FIDAURA:

¿Cómo, cielos, que no muero
viendo tan cerca su fin?

DALIFA:

  Y mi Tarfilo, Fidaura,
¿no te sirve de consuelo?

FIDAURA:

Mal de ajeno desconsuelo,
las esperanzas restaura;
  no porque es tu mal ajeno
para mí, que propio es.
Voces dan; helados pies,
moved mi vida aun veneno.
  Dalifa, ¿de qué dan voces?

DALIFA:

Débenlos ya de sacar
a una sala a degollar
esos verdugos feroces.
  Que en la plaza no han osado,
de temor del pueblo.

FIDAURA:

Corre,
Dalifa, baja a la torre
mientras me arrojo en mi estrado.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DALIFA:

Voy.

FIDAURA:

  En mi estrado dije cielo.
(Vase.)
Ahora es bien que me ampares;
desta torre de Comares
me quiero arrojar al suelo.}}
(Entra HAMETE .)

HAMETE:

  El alboroto
me haber dado tal logar,
que hasta aquí poder entrar.

FIDAURA:

¿Cómo en lugar tan remoto
  para los hombres entraste?
Hombre, ¿dónde vas así?

HAMETE:

¿Vós no conocelde a mé?

FIDAURA:

¿Cómo estas cuadras pisaste?

HAMETE:

  Caliar, que ser mensajero
de Cerbín.

FIDAURA:

¿Vive?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Sí veve
e de so mano recebe
este carta.

FIDAURA:

¿Vivo o muero?

HAMETE:

  Veve, pos estar hablando,
válgate Dios, nonca a vós.

FIDAURA:

¡Su letra y firma, por Dios,
es esta que estoy mirando!
  ¡Tiemblo de amor y temor;
pongo en el papel la boca!

HAMETE:

¡Caliar, deablo, que estar loca!
¡Leelde, que estar mojor!
(Lee.)

FIDAURA:

«Las manos de un cristiano, Fidaura mía, me han librado de las del Rey tirano y hoy con su ayuda salgo de Granada. Alégrate de mi dicha, que presto volveré a sacarte del Alhambra, dándome Dios vida, la tuya guarde. Cerbín.»

FIDAURA:

  ¿Hay tal nueva, hay tal contento?
¡Dame esos brazos, amigo!
¿Tanto bien?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Merar qué digo,
vosance caliar so entento,
  que en pasar estos noblados
Cerbén venemos por ella.

FIDAURA:

¿Dónde está?

HAMETE:

Fidaura belia,
ya estar con doce soldados,
  que valer por mel quinientos,
todos castanios de fama.

FIDAURA:

¿Cómo el capitán se llama?

HAMETE:

No entender los pensamentos
  mas tenelde por verdad;
que no le coja Almanzor.

FIDAURA:

¡Ay, Cerbín!, ¡ay, mi señor!
Si salió de la ciudad...

HAMETE:

  Ya estar fora, yo le ve
con ona azada en el hombro.

FIDAURA:

Di tu nombre.

HAMETE:

Yo me nombro...


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 085 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FIDAURA:

No te receles de mí.

HAMETE:

  Hameteco estar mi nombre.
nacer en Bebamejí,
haberme creado aquí,
tenemos amor a on hombre.
  que ser castanio e server
de lo que querer mandar.

FIDAURA:

Quiérote este anillo dar.

HAMETE:

E yo querer receber.

FIDAURA:

  ¡Que vive la luz divina
de mi señor, vivo eres
Cerbín!

HAMETE:

Soniora.

FIDAURA:

¿Qué quieres?

HAMETE:

¿Estar esta pedra fena?

FIDAURA:

  Vale un tesoro, mas di:
¿cuándo veré yo a mi bien?

HAMETE:

Acá volver yo tambén;
escreberle vós por mé,
  que yo traer el resposta.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 086 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FIDAURA:

Otro anillo te he de dar.

HAMETE:

Tanto podemos bligar,
que alia corramos el posta.

FIDAURA:

  Cuantas tengo en las dos manos
te he de dar.

HAMETE:

Serto provecho,
¡oh, qué lindo quedar hecho!,
on Obespo de castanios,
  voy a la serra en que está
cameno de Andójar es.

FIDAURA:

Yo le escribiré después.

HAMETE:

Gárdete, soniora, Alá.

FIDAURA:

  Y dirasle tú al cristiano
que le quiero regalar.

HAMETE:

Es hombre el más sengolar,
que a posto al a espada mano;
  guardar que nadie te note.

FIDAURA:

¿Y cómo, si es de importancia?

HAMETE:

No haber tan lenda ganancia
como e rono alcabote.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse. Sale el REY , SARRACINO y ALMORADÍ .)
SARRACINO:

  No dudes, que estará dentro en Granada.

REY:

¿Que un moro solo te quitase un preso?

ALMORADÍ:

Si tú vieras la fuerza de su espada
no tuvieras dejalle a mucho exceso.

REY:

¿Está ya la sentencia ejecutada?

SARRACINO:

Si quieres ver el trágico suceso
vuelve los ojos a la sala y mira
los sangrientos ejemplos de la ira.
(Corre una cortina y vense con invención las cabezas encima de una mesa.)

REY:

  Este es el fin que la soberbia tiene
y el ser un hombre ingrato al beneficio.

SARRACINO:

A tal bajeza el que se ensalza viene.

ALMORADÍ:

Bajar los altos es del cielo oficio.

REY:

Banquete ha sido próspero y solene;
yo tendré en la memoria este servicio,
nunca vasallo puso a rey tal mesa;
de que entre ellas no esté Cerbín me pesa.

ALMORADÍ:

  Yo te daré ese postre, si yo puedo,
antes que el sol mañana en el poniente
peine al cabello su dorado enredo
y encubra al indio su abrasada frente.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


SARRACINO:

Que se meta en la sierra tengo miedo
y en Órgiva le esconda algún pariente.

ALMORADÍ:

No es posible, señor, que haya salido.

REY:

Cubrid los cuerpos, gran tragedia ha sido.

SARRACINO:

  Aquel mancebo, que aun estando muerto
mostraba de su rostro la hermosura
era Muley Hamet.

REY:

¿Y será cierto
que la Reina le amó con tal locura?

SARRACINO:

Lo que hasta ahora tiene descubierto
Rustán Celín, que la verdad procura,
no condena a la Reina.

REY:

El cielo quiera
que se libre la Reina y que no muera.

SARRACINO:

  Tiénesla amor y justamente creo,
porque Muley Hamet era muy mozo
y era muy alto su primer empleo.

REY:

Mis celos muestran de su muerte el gozo.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


SARRACINO:

Era, señor, muy desigual empleo
a quien apenas apuntaba el bozo.

REY:

La sangre sobre el mármol de la fuente
guardará su memoria eternamente.

SARRACINO:

Aquí viene Rustán.
(Entra RUSTÁN .)

REY:

  ¿Pues cómo toma
Granada este suceso?

[RUSTÁN:

No quisiera
hablarte en estas cosas, por Mahoma.
Toda Granada contra ti se altera,
de donde el Albaicín la frente asoma
hasta la fuente del jardín postrera,
que está en Generalife, todo es llanto.
Nunca pensé que lo sintieran tanto;
  pónense luto, cierran las ventanas,
unos dicen que ha sido alevosía
por invidia de cartas africanas
de alarbes que han echado a Berbería,
otros dicen que son tretas cristianas
porque muera la fama y valentía
de los abencerrajes de Granada
y entre Fernando con desnuda espada.
  Culpan Almoradí y a Sarracino
y algunos aliatares y gomeles
por celos de la fama que a Cerbino
amaban siendo almoradís crueles
crece el rumor, la furia, el desatino,
que si no lo remedias como sueles,
no pongo duda que la humilde plebe
tome las armas y a ofenderte pruebe.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  Echa, Rustán, un bando que al momento
ninguno traiga luto ni haga llanto,
so pena de la vida, que es mi intento
hacer las fiestas del Baptista santo.
Comiéncese de nuevo y el contento,
a pesar del dolor, se doble tanto
que dure el regocijo quince días.
(Vase el REY .)

SARRACINO:

En fin, alcaide, son invidias mías.

[RUSTÁN:

  El Rey se va, no puedo ahora hablarte.
(Vase RUSTÁN .)

ALMORADÍ:

Y yo también el invidioso he sido.

SARRACINO:

¿Qué quieres? A los dos nos hacen parte
de la culpa que jamás hemos tenido.
Granada, Almoradí, quiere culparte
y aunque dicen verdad, pues el olvido
de Fidaura fue causa deste engaño,
yo hice por Dalifa el propio daño;
  juntos somos culpados y así es justo
que juntos el remedio procuremos.
Que viva Alí me da mortal disgusto
y importa que la vida le quitemos.
Diole la carta al moro y sabe el gusto
que de la muerte de Cerbín tenemos.
Antes que nos descubra, pues importa,
vivo le entierra y la cabeza corta.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALMORADÍ:

  Alí me ha sido siempre leal criado
pero para vivir menos sujeto
hoy a Genil le sacaré engañado
y nuestro engaño quedará secreto.
Si está todo mi honor aventurado
en poner tus consejos, en efeto,
camina y buscarémosle.

SARRACINO:

La mengua
de todo nuestro honor está en su lengua.
(Vanse.)
(Sale PEDRO CARBONERO , en su hábito, y TADEO y ANDRÉS y SIMÓN , y CERBÍN de moro, y ROSELA con calzones, capotillo, y montera y ballesta.)

PEDRO:

  Estamos agora en parte,
Cerbín, que todo el poder
del mundo no puede ser
para que te prendan. Parte
  de aquestas altas montañas
soy dueño de tal manera,
que como Marte en su esfera,
reino entre aquestas cabañas.
  No verás encina o roble,
sierra ni peñasco fiero,
que de Pedro Carbonero
no tiemble con ser inmoble.
  Las aves antes que el Sol,
o sus rayos las enricen,
Pedro Carbonero dicen,
el «Cordobés español».
  Con mis doce compañeros
he ganado mil tesoros
robando a Granada moros
del Jaragui jornaleros.
  Traigo cautivos cristianos,
como has visto repartir,
que me los suelen pedir
deudos, parientes y hermanos.
  Solo esta bella mujer
no he dado a quien la pidió,
pero no la fuerzo yo
a que viva en mi poder,
  que ella me muestra afición
y gusta de aquesta vida.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

Si de ti, Pedro, es querida,
sobra a Rosela razón
  y de no querer volver
a sus deudos mucho más,
que es deuda estar donde estás,
de agradecida mujer.

ROSELA:

  No la libertad es parte
que me diste, Pedro mío,
para que con este brío
siga las armas de Marte,
  sino el tenerte afición
y el ir siguiendo la luz
de un Alejandro andaluz,
de un español Cipión.
  Eres el sol destos ojos,
por quien ni las más estrañas
peñas de aquestas montañas
darán a mis pies enojos.
  Ni llevar por esa cuesta
tan alta en veloz corrida
la espada que ves ceñida
ni en el hombro la ballesta.
  Que cuando en verdes espartos
solamente el pie tuviera,
iré corriendo ligera
de Sierra Morena a Martos.
  Soy tuya, mi profesión
es guerra, el valor arguyo
de que soy soldado tuyo,
capitán de mi afición.
  Moros sabré cautivar
del Jaragui de Granada,
sabré manijar la espada
y la ballesta tirar.
  Y sabré quererte tanto,
Pedro de los ojos míos,
que pasaré a pie los ríos
y en tu ausencia, el de mi llanto.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 093 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Quisiérate responder
tan tierno como era justo
pero debo, al ser robusto,
dejarme de enternecer.
  Yo estoy tan agradecido,
Rosela, a tu voluntad,
que de amarte con verdad
tengo al amor prometido
  este pecho y, esta vida
te servirá eternamente,

TADEO:

¿Qué se ha de hacer desta gente
que anda en el monte perdida?

PEDRO:

  ¿Dices los moros cautivos?

TADEO:

¿Pues quién?

PEDRO:

Váyanse a vender.

TADEO:

¿Adónde y cómo ha de ser?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Donde quiera, si están vivos.

TADEO:

  Uno solo de coraje
es muerto.

PEDRO:

¿Emperrose?

TADEO:

Sí.

PEDRO:

¡Alto! Vayan por ahí
y aunque de precio se baje
  no vuelva al monte ninguno.

TADEO:

¿Quién irán?

PEDRO:

Simón y Andrés.
¿Cuántos son?

SIMÓN:

Son ventitrés
y de más años alguno.

PEDRO:

  A veinte escudos los den
uno con otro.

SIMÓN:

Yo voy.

CERBÍN:

Mirando tu guerra estoy.

PEDRO:

¿Y parécete bien?

CERBÍN:

Bien.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse SIMÓN y ANDRÉS . Entra HAMETILLO , a lo gracioso con alforjas y una azagaya.)
HAMETE:

  ¡Oh, bendeto estar Alá!,
que habemos acá liegado.

PEDRO:

¿Es Hamete?

HAMETE:

Bon recado.

PEDRO:

Ea, los brazos me da.
  Ya sabes que soy primero.

HAMETE:

Ahora ben brazos te damos
par Dios macho le costamos,
senior Pedro Carbonero.

PEDRO:

  Yo pago con afición.

HAMETE:

Machos alpargates rasgó
vós, Carbonero, ser trasgo
volverse el paga carbón;
  abracemos a Cerbín
y a Tadeo.

ROSELA:

¿Y a mí no?

HAMETE:

¿Qué ser vós?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

¿Yo?

HAMETE:

¿Quén ser yo?

ROSELA:

¿No me conoces, rocín?

HAMETE:

  ¡Válgate el diablo poteca!
¡Qué bona andar y qué fresca!
¿Quén te haber dado gregesca?

ROSELA:

Mi Pedro.

HAMETE:

Ser vós so pereca.

ROSELA:

  Soy hombre, ¿ya no lo ves?

HAMETE:

¿Ya ser soldado de fama,
ser camarada de cama
conmego?

ROSELA:

Hablemos después,
  estafeta de embelecos.
(Vase.)

HAMETE:

E joro a Dios se dormer,
que Hamete hacerte parer
tres docenas de Hametecos.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

  ¿Qué hay, Hamete, de Granada?

HAMETE:

Este carta darame
Fedaura; he ser para te.

CERBÍN:

¡Oh, prenda del alma amada!
  ¡Oh, papel!, ¡oh, letras mías!
¡Oh, consuelo de mis males!

[HAMETILLLO:

¿No traer porte?

CERBÍN:

A prendas tales
se da el porte en alegrías.

HAMETE:

¿Alegreas?

CERBÍN:

  ¿Pües no?

HAMETE:

Logo vós cobrar el porte,
pos sendo yo el que le emporte
no cobrar el porte yo.
  Por bona fe, que haber hecho
obespa Fedaura a mé.

CERBÍN:

Desde que el alma le di
no tengo prenda en el pecho.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  Por Mahoma eso espenazo,
no te traer otra a vós.

CERBÍN:

Somos amigos los dos,
¿qué más porte que un abrazo?

HAMETE:

  Pos ona prenda traer
que dar para to consuelo,
he no la dar.

CERBÍN:

¡Santo cielo!,
¿prenda suya en tu poder?
¿Qué prenda, Hamete?

HAMETE:

  Ona banda,
para que pasar la aosencia.

CERBÍN:

No hace buena diligencia
si no das lo que te manda.

HAMETE:

  Ne voso hacer bon amante,
se no das bricias a mé.

CERBÍN:

Este anillo no te di
por ser tan rico el diamante
  y por ella le he de dar.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Mostra.

CERBÍN:

Ya está en tu poder.

HAMETE:

Pos ahora no tener
banda, bon pagado estar
  del porte que te pedí.

CERBÍN:

En fin, me engañó, leer quiero.

HAMETE:

Ha sonior, Carbonero,
esto aprendemos de té.
(Carta.)

CERBÍN:

«Cuando vi que sacaban los bencerrajes, de la torre a la sala del baño para cortarles las cabezas, me quise arrojar de la torre de Comares a los jardines, pero como en este tiempo llegase Hamete, cobré aliento con tu carta. Dice que espere que vendrás por mí, yo viviré con esa esperanza, cúmpleme la palabra y Dios te guarde. Fidaura.»
  ¿Pues cómo, Hamete? ¿Ya el Rey
degolló los bencerrajes?

HAMETE:

Per no dar trestes mensajes
haber caliado, Muley,
  ser tragedia lastemosa.

CERBÍN:

¿Y que Fidaura sintió
tanto el entender que yo
iba a la muerte afrentosa
que se arrojaba?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  El que deces
ser verdad; elia querer,
pero dejarlo de hacer
por no hererse en el nareces,
  que se no ya amortajamos,
e descansar con Mahoma.

CERBÍN:

Aliento y trabajo toma
pues aquí despacio estamos,
  Hamete, y di cómo fue.

HAMETE:

Que me place, aunque tomar
pena.

CERBÍN:

Comïenza a contar.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Escocharme v:osance.
  On martes, cuando ya el sol
bordando los alejares,
desde las torres Bermejas
eba a Xenela baniarse,
manda rey Chico Manzor,
que Alá pocos años garde,
e tan pocos que no liege
a ver so veda otro martes,
cerrar a Granada el portas
e poner garda en las calies,
de loceda enfanterea
e de fortes capotanes.
Toda la gente corer
al Bebaranbla a la parte
que haber on treato triste
enlotado, forte e grande.
Neneos, mojeres e vejos
en ona voz lamentable
dar gretos, lamiar Mahoma,
el dormer e no hescocharles.
Mesarse el que tener barbas,
el que no tener, terarse
de los cabelios le vi
e rasgar los almaizares.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Mas tenendo el Rey temor
que el cedad se alborotase,
vendo tanto sentemento
hasta en pedras e anemales,
que yo ver liorar el perros
y este no ser desparate,
que si lioraban los moros
que macho que el perros ladren,
mandar que el garda que haber
bajado dos horas antes
al calie de los Gomeles
desde el torre de Comares
ocopar el plaza nova
y el Zacatín sen haliarse
hasta el treato otra cosa
que armas, lanzas e torbantes;
sober a la Alhambra toda
e que entorno la cercasen
en que a ver el ato treste
consenter entrar a nadie.
E yo, que antes haber edo
a dar to papel aliarme
dentro lleno de temor,
e ver el caso escochalde,
saler delante on trombeta,
coyo son rompendo el aire,
a pesar de mi bonete
hacer el cabello alambre.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Logo, en larga procesión
de dos en dos, los algaides
de portas e de castilios,
con amarellos semblantes
e tras elios un pregón
que decer palabras tales:
«Sepan todos coantos veven,
que estos son los zencerrajes,
a que nostro rey Manzor
mandamos descabezalies
por traidores al Corona,
e a so sonior desleales.»
Yo entonce entré més dentes,
aonque temblamos el carnes,
decemos poto mentes,
que estar honrado lenaje.
Entrar en la sala todos
desnoda on hombre on alfanje
e sobre ona blanca pela,
fonte de poros cristales,
cortar todos las cabezas
e con el calente sangre
el mármol blanco e lostroso
volver por mel partes jaspe.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

Dame, Pedro, licencia que me mate,
que no es la vida para mal tan grande.

PEDRO:

Tente, Cerbín, ¿eso dices?

CERBÍN:

Son todos deudos y padres,
todos hermanos y primos.

PEDRO:

Vive tú, que Dios te guarde,
para que a Fidaura cobres,
que trabajos semejantes
nunca el cielo los envía
a hombres bajos ni cobardes.
Vente a desnudar conmigo,
que antes que dos meses pasen
espero verte en Granada.

CERBÍN:

Vereme en Granada tarde,
¿cuántos murieron, Hamete?

HAMETE:

Alí Soltán, bencerraje,
Maniloro, Rocaferro,
Tarfilo, Modarra, Alfayde,
Sen otros de menos conta
que quedar presos en cárcel
para sacar otro dea
porque el dolor no se acabe.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 150
Pedro Carbonero Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

¡Dame, Pedro, licencia que me mate,
que no es la vida para mal tan grande!

PEDRO:

¡Desesperado se fue,
corre, Tadeo! ¡Atajarle!

TADEO:

Yo voy, tú ven con Rosela
poco a poco a los jarales.

HAMETE:

¡Eh!, ¿ya, Pedro, no comemos?

PEDRO:

Sí, Hamete.

HAMETE:

¿Qué haber que darme?

PEDRO:

Un buen cabrito de leche,
dos conejos que aquí nacen,
vino de Castillanzul,
que hará que las piedras hablen,
jamón de Rute y de grana
cuando las hebras le saques.

HAMETE:

Dame, Pedro, lecenca que el gaznate
remoje e beba en ona bota grande.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Acto III
Pág. 106 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale el REY ALMANZOR , SARRACINO , ALMORADÍ y RUSTÁN .
REY:

  Haced sacar mis banderas
empuñen lanzas y adargas,
cubran en hileras largas,
Darro y Genil, tus riberas.
  Dejad las zambras y galas
y el cortesano ornamento,
dad tafetanes al viento,
tocas, plumas y bengalas.
  El amor de los vasallos
se ve en las cosas de honor;
respondan al atambor
con relinchos los caballos.
  Júntense en Bibataubín
mis alcaides y escuadrones,
bajen los blancos pendones
del coronado Albaicín.
  Hable Marte y calle amor,
pues con la espada en la mano,
¿osa el cobarde cristiano
atreverse a mi valor?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pedro Carbonero:107

Pág. 108 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALMORADÍ:

  Dice verdad Sarracino;
alábalos de galanes
pero no de capitanes,
nombre de su infamia digno.
  Con cañas por los tejados
de Bibarrambla, ¿qué importa,
siendo su lanza tan corta
en los paveses dorados?
  Granada sabe el estrago,
por más fuerte que los muestres,
que sufrió de los Maestres
de Calatrava y Santiago
  por entregar sus banderas
a bencerrajes cobardes,
diestros en hacer alardes,
torpes en las armas fieras.

RUSTÁN:

  ¡A no estar aquí su Alteza...!

ALMORADÍ:

Pues, si él no estuviera aquí,
¿osaras tú hablar ansí
contra toda la nobleza?

RUSTÁN:

  Buena estuviera Granada
a ser los nobles tan pocos,
que de dos mozuelos locos
la defendiera la espada.

REY:

  No se hable más, ¿qué es aquesto
en mi presencia?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


RUSTÁN:

Señor,
yo vuelvo por mi valor
que la invidia ha descompuesto.
  Y con la voz popular,
que suele ser voz del cielo.

REY:

Conozco, Rustán, tu celo,
pero no es tiempo de hablar.
(Sale un PAJE .)

PAJE:

  Un moro pide licencia,
mal herido. ¿Puede hablarte?

REY:

¿Herido? ¿Pues de qué parte?

PAJE:

Él lo dirá en tu presencia.
(Sale ALÍ , moro herido.)

ALÍ:

  Pues tanta dicha he tenido
que he llegado a ver tus puertas,
  escucha mis justas voces.

REY:

¿De dónde vienes ansí?

ALÍ:

Gran señor, yo soy Alí,
sospecho que me conoces.
  Que al almoradí servía,
que Alá quiere disfamalle
contigo y que no se calle
su infamia en la muerte mía.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALMORADÍ:

  ¡Perdido soy, Sarracino!

SARRACINO:

¿Qué haremos, Almoradí?

REY:

Cuenta lo que pasa, Alí,
que su traición imagino.
  Toma esa puerta, Rustán.

[RUSTÁN:

La guarda está aquí, señor.

ALÍ:

¡Ha, generoso Almanzor,
defensa del Alcorán!
  ¡Cuán mal oyes a los buenos,
cuánto fías de traidores
estos, los aduladores
de infamia y lisonja llenos!
  Una carta me mandaron
que diese aquel moro que era
de Vélez de la Gomera,
en quien tus manos la hallaron
  cuando en la Zambra aquel día
Sarracino te avisó,
siendo él quien la escribió
aunque la letra fingía.
  Por esto has dado la muerte
al linaje más famoso,
más noble y más valeroso,
más leal, gallardo y fuerte
  que de África vino a España
y por esta causa a mí,
como secretario fui
de aquella cobarde hazaña,
  aunque ignorando su intento,
hoy al campo me sacaron
y entre los dos me dejaron
casi en el último aliento.
  Pero defendió mi vida
el cielo para que el daño
reparase del engaño
de la inocencia perdida.
  Clama su sangre y te pide
venganza y la mía también.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SARRACINO:

Bien finge el traidor.

ALMORADÍ:

Muy bien.

SARRACINO:

Qué bien las palabras mide.

REY:

  ¿Pues qué es aquesto, villanos?

ALMORADÍ:

El Rey le va dando orejas.

SARRACINO:

Invidiosos cortesanos
del favor de algunas rejas
  habrán hecho esta invención.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 112 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

¡Que maldad tan conocida
vendiera este hombre la vida
para hacer esta traición!
  ¡Ha, infames, que habéis causado
el mayor mal que ha cabido
jamás en hombre ofendido
ni en señor mal informado!
  El corazón me decía
la verdad algunas veces,
que da el cielo a los jueces,
tal vez, don de profecía.
  ¡Oh, perros, cuyos linajes
con invidia y vil concierto
mi honor y hacienda habéis muerto
matando a los bencerrajes!
  Si a un rey infamia no fuera
manchar la espada en traidores
tan viles y aduladores,
yo propio la muerte os diera.

ALMORADÍ:

¡Señor!

REY:

  ¿Pues osas hablar?
¡Lleva, Rustán, estos perros
y hazlos en puntas de hierros
públicamente empalar!

SARRACINO:

¿Pues no escuchas?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 113 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


RUSTÁN:

  ¡No, villanos!
¡Ha, buen Rey, que llegó el día
en que vieses la porfía
y invidia destos tiranos!
  Ya no hay con qué el yerro dores
si no es con castigos tales,
pues no oíste a los leales,
no escuches a los traidores.

REY:

  Llevad a curar a Alí
y a esotros daldes la muerte.

SARRACINO:

¡Rey, escucha!

ALMORADÍ:

¡Rey, advierte!

REY:

¡Llevaldos luego de aquí!

RUSTÁN:

  ¡Caminad, infame gente!
(Llévalos RUSTÁN .)

REY:

A la torre voy a ver
la Reina, que quiero hacer
nueva corona a su frente;
  de perlas y de esmeraldas
con esmaltes y colores
más que tiene hermosas flores
Generalife en sus faldas.
  ¿Que como a persona baja
la tratase yo aquel día?
¡Ay, Alindaraja mía!
¡Ay, mi linda Alindaraja!


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 114 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vase el REY y sale PEDRO CARBONERO , con ballesta y montera.)
PEDRO:

  Grande cantidad de moros
siento atravesar la sierra,
más que con señal de guerra
con riquezas y tesoros.
  ¡Oh!, grande desdicha mía,
Hamete y Tadeo al fin
me faltan, que con Arbín
fueron, al nacer el día,
  a ver la hermosa Fidaura.
¿Qué haré, cielo y campo verde,
que la ocasión que se pierde,
tarde o nunca se restaura?
  Han ido por la comida
Matías, Simón y Andrés.
A Córdoba fueron tres
con la presa ayer traída;
  cuatro están en los atajos;
no hay remedio de hacer señas,
ya suenan entre las peñas
los ecos roncos y bajos.
  Pero pues donde no puede
valerme la espada, intento
la industria, un gran pensamiento
que si tan bien me sucede
  me ha venido a la memoria;
en esta cabaña están
vestidos y armas que harán
más segura la vitoria.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 115 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Quiero en las más altas ramas
poner aquestas monteras,
las armas en las primeras,
sobre estas verdes retamas.
(Saca de la cabaña armas, arcabuces y monteras, y valos poniendo en lo alto del tablado, de manera que parezcan personas vivas.)
  No están los venablos mal;
cuerpos fingen las cortezas,
estas parecen cabezas,
¿quién ha visto escuadra tal?
  Ea, señores soldados
sin sueldo, guárdenme bien
las espaldas, siempre estén
con los venablos calados.
  Abran los ojos alerta,
que intento un hecho notable,
y óiganme, ninguno hable
ni del orden se divierta,
  que le colgaré de un roble.
Si así los soldados fueran,
qué pocas quejas que dieran;
arma, alerta, gente noble.
  Plática les quiero hacer
y animarlos a guardarme,
¿mas de qué sirve cansarme?,
que no será menester.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 116 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen ARFEGO, ZULEMA , y otros moros.)
ZULEMA:

  Serán las mejores fiestas
que se hayan hecho en Granada.

ARFEGO:

Está la ciudad vengada.

PEDRO:

¡Hola, a punto las ballestas!

ARFEGO:

  ¿Por qué de solo saber
que murieron por traición,
alegre de su opinión,
muestra contento y placer?

ZULEMA:

  Deseo, Arfego, llegar
por ver castigar alguno.

PEDRO:

No se descuide ninguno.

ARFEGO:

Gente siento.

PEDRO:

En su lugar
  esté todo hombre escondido,
sin salir de la arboleda,
la espada y ballesta queda
y tenga atento el oído.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 117 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ARFEGO:

¿Qué es esto?

ZULEMA:

  Cristanos son.
(Hace que habla con ellos.)

PEDRO:

¿De qué sirve disparar?
Yo no pretendo matar.
Tened la jara, Simón;
  no salgáis por vida mía,
Andrés, yo solo he de ser
quien ha de reconocer.

ZULEMA:

Que no disparen porfía,
  ¿podrémonos defender?

ARFEGO:

No, que nos han de matar.

ZULEMA:

Siempre temí el encinar.

PEDRO:

¿Quién va?

ARFEGO:

Ya lo puede ver.

PEDRO:

  Ya os digo, que nadie tire.
Tadeo, Felipe, Juan,
mirad que soy capitán,
si es justo que eso se mire.
¿Quién va?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 118 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ZULEMA:

  Manda a los cristiano
que no tiren.

PEDRO:

No hayan miedo,
que soy quien mandarlos puedo;
todo hombre tenga las manos.

ARFEGO:

  Moros somos, ya lo ves.
Las manos volved atrás,
que con ataros no más
pagaréis cierto interés
  y pasaréis norabuena.

ZULEMA:

¿Qué haremos?

ARFEGO:

Callar la boca.

ZULEMA:

Si es que nuestra gente es poca
y está la montaña llena.
  ¿No veis sombreros cristianos,
no veis armas?

ARFEGO:

¡Por Alá
que rabio!

PEDRO:

¿No acaban ya
de volver atrás las manos?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 119 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ZULEMA:

  Veslas aquí, ten mancilla.
(Átalos.)

PEDRO:

¿Sabes quién soy?

ARFEGO:

Eso espero.

PEDRO:

Yo soy Pedro Carbonero
y esta gente mi cuadrilla.
  Váyanse dejando atar;
ya digo que no tiréis,
si tiráredes no untéis
con yerba el hierro al tirar.

ZULEMA:

  Brava cosa, ¿que este es Pedro?

ARFEGO:

Caro cuesta el regocijo.

PEDRO:

Soy Pedro, por quien se dijo:
«Pedro, con vós poco medro.»

ZULEMA:

  Para dar aquella gente
honrada qué sustentáis...

PEDRO:

No tiréis, que si tiráis
me enojaré bravamente.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 120 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ZULEMA:

  Os daremos cien ducados;
libres nos dejad partir.

PEDRO:

Por aquesa senda han de ir,
ya que están todos atados.
  Y no traten de concierto,
que han de ser todos vendidos,
cien ducados, ¡mal nacidos!
Vayan subiendo ese puerto.
  La gente que ven ahí
me los tiene cada día
de costa, que es compañía
muy costosa para mí.
Caminen.

ZULEMA:

  ¡Ay, desdichados!

PEDRO:

Caminen de dos en dos;
muy bien lo han hecho, por Dios,
vénganse a comer, soldados.
(Vanse. Salen CERBÍN , HAMETE , TADEO .)

HAMETE:

  Ya no tener que esconder,
no haber en toda Granada
contra vós lanza ni espada,
todo ser festa e placer.
  Todo el poblo decer vevan,
a ona voz los Zencerrajes,
e ahorcamos los lenajes
a quien el traición se prevan.
  Empalado estar, sonior,
Sarracino; Almoradí,
quemado en fogo.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 121 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TADEO:

¿Que así
te favoreciese amor?
  ¿Que cuando entrar pretendías
en la Alhambra de secreto,
donde tu vida en efeto
a tal peligro ponías,
  que era imposible salir,
halles aquesta mudanza?

CERBÍN:

¡Oh, cuánto a su tiempo alcanza
un determinado huir!
  Si en Granada me estuviera
en mi inociencia fiado,
ya me hubiera degollado
del Rey la inclemencia fiera.

HAMETE:

  Sí, sí ya estar vosanse
sentado en el chiminea
de Mahoma.

CERBÍN:

Ahora vea
el Rey qué linaje fue
  el que quiso destruir,
y por traidor desleal
sembrar sus casas de sal:
cuanto se ve con beber.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 122 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  Es tanto por veda mea,
que sea Hamete morer luego,
no ver más que ver un cego,
aunque estar al mediodea,
merar que digo.

CERBÍN:

  Estoy
  dudoso de publicarme.

TADEO:

¿Por qué?

CERBÍN:

¿Podré aventurarme?

TADEO:

Seguramente.

CERBÍN:

  ¿Qué gente
es esta con una caja?

TADEO:

Todo del Alhambra baja.

HAMETE:

Escochar poco parente,
que ser on bando.

TADEO:

  Cerbín,
no huyas, no te receles.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 123 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale RUSTÁN , con gente y tambor de guerra, delante el cual echa el bando siguiente.)
[RUSTÁN:

Bajarás por los Gomeles
a entrar en el Zacatín.
(Tambor.)
«Sea notorio a todos los caballeros bencerrajes huidos o escondidos en Granada o fuera della, cómo por haberse declarado su lealtad, el Rey les da licencia que vuelvan libremente a sus casas, con seguridad de la palabra real para sus vidas y haciendas.»

[RUSTÁN:

  ¿Camina a la plaza nueva?

TADEO:

¿Ya qué tienes que dudar?

HAMETE:

¿Qué te parecer?, que estar
sospenso.

CERBÍN:

El placer me eleva.
  Hablar quiero al Rey, Tadeo,
besar quiero al Rey la mano.

TADEO:

Ya que tu negocio es llano
y en Granada en paz te veo,
  a mí y Hamete nos da
licencia para volver
donde Pedro quedó ayer,
pues sabes cuán solo está.
  Y mira si mandas algo.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 124 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

Dile a Pedro Carbonero
cuánto estimo, precio y quiero
la amistad de tal hidalgo.
  Y que por toda la vida
le quedo en obligación
y que haré con afición
cuanto en Granada me pida.
  En esta caja saqué
anoche de mi posada
ciertas joyas, todo es nada,
pero es señal de mi fe.
  Llévaselas y dirás
que perdone a un desterrado,
que la humildad del estado
no puede ofrecerle más.

TADEO:

  Yo en su nombre, bencerraje,
beso las manos mil veces
por la merced que le ofreces,
respondiendo a tu linaje,
  que fue ejemplo de grandeza
y de liberalidad.

CERBÍN:

Conoceré su amistad,
su valor y su nobleza.
  Lo que tuviere de vida,
Alá os guarde.

HAMETE:

A Dios quedad.
(Vanse.)


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 125 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TADEO:

A bien servir, bien medrar.
¡Qué sangre tan bien nacida!

HAMETE:

  ¡Oh, corpo de mi Cerbín,
estar parente a Mahoma!

TADEO:

Hamete, el camino toma;
Pedro es nuestro centro y fin.

HAMETE:

  No enseñarme lo que va
en la caja a bona fe.

TADEO:

Allá te lo enseñaré
y tendrás tu parte allá.

HAMETE:

  Muchas veces ir al fuente,
joro a Dios haber temido
alguna que estar dormido
dejar el asa o el fronte.
(Vanse y salen el REY y RUSTÁN .)

[RUSTÁN:

  No te puedo decir el alegría,
gran señor, que mostraban en Granada
cuando el pregón la libertad decía
de aquella noble sangre disfamada.
Tu vida, pienso, que por este día
será por tantos siglos dilatada
respeto de las muchas bendiciones,
que alcances a dos mil generaciones.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 126 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  Amaban con razón este linaje
y dícenme que dél algunos quedan,
y temiendo la muerte o el ultraje,
no hay nieve de las sierras que no excedan.
¿Adónde huyó Cerbín, abencerraje?

RUSTÁN:

¿Cómo es posible que saberlo puedan
las guardas? Porque es fama que en Granada
oculto vive.

REY:

Es muy gallarda espada.
  Perder un capitán me pesaría
de tanto nombre.
(Sale un PAJE .)

PAJE:

Aquí pide licencia
para hablarte Cerbín.

REY:

¡Alegre día!
Di que venga Cerbín a mi presencia.
(Sale CERBÍN solo.)

CERBÍN:

Rey Almanzor, pues la inocencia mía
y de toda mi estirpe y ascendencia
tan clara has visto como el sol es claro,
Cerbín vuelve a las alas de tu amparo.
  Vesme, señor, aquí, que si el primero
era en servirte, en acudir lo he sido
a recebir tu gracia.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 127 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

Hoy, Cerbín, quiero
que seas en tu honor restituido;
confírmote por noble caballero,
leal, honrado, noble y bien nacido,
y en fe de aqueste amor pide mercedes.

CERBÍN:

Tú me perdiste y restaurarme puedes,
  y si el poder que pierde se restaura
la merced que te pido solamente
es que me des mi esposa.

REY:

¿Quién?

CERBÍN:

Fidaura.

REY:

Con cuatro villas que esa espada aumente.

CERBÍN:

Es mi primero movimiento y ahora
es la vida que vivo.

REY:

Hoy en la frente
de la Reina pondré coronas nuevas;
la gozarás porque este amor me debas.

CERBÍN:

Beso tus pies reales.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 128 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale ZULEMA .)
ZULEMA:

  Sin aliento
vengo, señor, desde la sierra Elvira.

REY:

¿Viene el cristiano?

ZULEMA:

Está, señor, atento,
que aunque es cristiano, a más el blanco tira.
Escucha un andaluz atrevimiento
y el gran valor de solo un hombre mira.
No es Fernando el que piensas que a tu tierra
pone las armas y amenaza guerra.

REY:

¿Pues quién?

ZULEMA:

  Un hombre humilde, solo un hombre,
tan humilde que Pedro Carbonero
tiene por nombre; mas errado el nombre,
que debiera llamarse Pedro acero,
este con tal valor que al mundo asombre
con pequeño escuadrón valiente y fiero
sale al camino al paso de tus moros
y les roba sus vidas y tesoros.
  Todos los robos que en Granada había
de cautivos de moros jornaleros,
de que se lamentaban cada día,
ansí de la ciudad como estranjeros,
aqueste Carbonero los hacía,
solamente con doce carboneros
ataje este carbón agua de espada,
que si se enciende abrasará a Granada.
  Ocho moros ató donde yo iba
una tarde, señor, mas quiso el cielo
que me escapase de su furia altiva,
que es rayo ardiente del morisco suelo,
mira los moros que de vida priva
en invierno, en verano, al sol, al yelo,
salteando, matando y cautivando,
o para que le prendan echa un bando.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 129 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  ¿Hay desvergüenza igual junto a Granada?
¡Un hombre solo, autor de tanta afrenta!
A buen tiempo llegó, Cerbín, tu espada;
tú solo, por mi honor, la impresa intenta,
suspende el gusto a tu Fidaura amada
a mi servicio tu persona atenta,
que en volviendo con este muerto o preso
la gozarás, contándome el suceso.
  Denle trecientos hombres, los más bravos
que hay en Granada y parte, Cerbín, luego,
que quiero que me traiga esos esclavos
y que a sus acogidas ponga fuego
y ordenarás también, Rustán, dos cabos
para esa gente.

RUSTÁN:

Abenadín y Arfego
irán con él.

REY:

Cerbín, Alá te guarde,
haz por salir aquesta misma tarde.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 130 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse y queda CERBÍN solo.)
CERBÍN:

  ¿Hay desdicha como esta? ¡Ay, Pedro amado!
¿Cómo podré llevar tan vil oficio
contra un hombre que vida y ser me ha dado,
ni ser ingrato a tanto beneficio?
Pues escusarme desto es escusado,
siendo importante a su real servicio
y estando en su poder mi amada esposa,
temo su muerte o su prisión forzosa.
  Es lo primero que Almanzor me manda
y mi esposa por ello me promete;
pues remedio ha de haber, amor ablanda,
por más que en medio la razón se mete,
si fuera solo o todos de mi banda,
¿mas qué he de hacer si Arsego le acomete
o quiere Abenadín que le matemos,
o a trecientos soldados detendremos?
  Pero escribirle quiero que se huya
y no hallándole allí, disculpa es llana
y no habrá quien a engaño lo atribuya
ni a que yo tengo inclinación cristiana.
(Sale FIDAURA al balcón.)

FIDAURA:

Mi querido Cerbín, ¿es la voz tuya?

CERBÍN:

La que escucho, a lo menos, no es humana,
angélica parece su armonía.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 131 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


FIDAURA:

¿Que amaneció de mi remedio el día?

CERBÍN:

  ¡Que te gozan mis ojos, prenda amada!

FIDAURA:

¡Que en el Alhambra ya te ven mis ojos!

CERBÍN:

¡Que llegó la ocasión tan deseada!

FIDAURA:

¡Que ya ha llegado el fin de mis enojos!

CERBÍN:

Ya la muerte, señora, tengo en nada.

FIDAURA:

La muerte triunfa ya de mis despojos.

CERBÍN:

¿Cómo has estado, hermosa prenda mía?

FIDAURA:

Como la noche hasta que llega el día.

CERBÍN:

  El Rey te me promete por esposa.

FIDAURA:

El Rey sabe mi amor, tú mi deseo.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 132 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

Pero voy a una guerra que es forzosa.

FIDAURA:

De mi desdicha, mi Cerbín, lo creo.

CERBÍN:

No pienso que será dificultosa.

FIDAURA:

¿Qué mayor mal, si un hora no te veo?
Entra por el jardín y hablemos cerca.

CERBÍN:

Dichosos males cuando el bien se acerca.
(Vanse y sale PEDRO CARBONERO con ROSELA .)

PEDRO:

  Cansado, Rosela, estoy.

ROSELA:

¿Del camino o desta vida?

PEDRO:

Algo tiene de pérdida
si en tantos peligros doy.

ROSELA:

  Deseo que te recojas
por tu descanso, mi bien,
que no porque a mí me den
estas montañas congojas.
  Que en la Libia más ardiente,
en la Arabia más disierta,
adonde la Fénix muerta
vuelve a alegrar el Oriente,
  viviera alegre contigo.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 133 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Descansar pretendo ya,
si es que de mi trato está
advertido el enemigo.
  Hablaré a mis compañeros,
que no haré sin su licencia
destas montañas ausencia.

ROSELA:

Son tan robustos y fieros,
  y tan cudiciosos de honra,
que de hacienda iba a decir,
que no te podrás partir
dellos sin mucha deshonra.
  Todo lo que es ir atrás
de lo que tienes jurado
es entre ellos reputado
a cobardía no más.
  Pues que no pretendas fin
también es cosa cansada.

PEDRO:

Envïome de Granada
preciosas joyas Cerbín
  con las cuales y el dinero
que de esclavos he sacado
de moros que he cautivado,
retirarme a Cabra quiero,
  a Córdoba o a Montilla,
y descansar desta guerra.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 134 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

Si tú te vas de la sierra
lo proprio hará tu cuadrilla.
  Descansa, luz de mis ojos,
duerme una noche en tu cama,
que son, ganada la fama,
inútiles los enojos.
  Hasta ganalla, es razón
que el hombre anhele y suspire,
y que después se retire
es de sabios opinión.
  La mar paga al que navega
por ella tarde o temprano
el atrevimiento vano
con que las velas desplega.
  El juego al que dél se agrada
al fin le viene a dejar
más en cueros que la mar,
pues es nada cuanto nada.
  El amor de la mujer
es negocio sin reparo,
que placer siendo tan caro
más es pesar que placer.
  Y ansí la guerra, aunque es bella,
por la fama del obrar
es juego, mujer y mar,
que los más acabanen ella.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 135 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Tu consejo, prenda mía,
recibo, como de quien
solo procura mi bien
y mi honrada compañía.
  Dame que yo los sosiegue
que verás que me sosiego,
y porque en mujer o juego,
o en alta mar no me anegue,
  serás entonces mi esposa,
que ya me ha escrito tu hermano,
porque en un centro tan vano
nunca el corazón reposa.
  Yo también le he respondido
que ya tu marido soy
y que muy de paso estoy
a cumplir lo prometido.
  Dice que me dará casa
con algunas heredades;
haremos las amistades,
que el enojo al fin se pasa
  adonde hay satisfación.

ROSELA:

Quiero arrojarme a tus pies,
que este término al fin es
hijo de tu condición.
  Viviré mientras viviere
a esa palabra obligada.

PEDRO:

Yo a tu amor, Rosela amada,
lo que de vida tuviere.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 136 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Entran TADEO , HAMETE , MATÍAS , SIMÓN y ANDRÉS .)
TADEO:

  Albricias pudieras darme
si lo que traigo supieras.

PEDRO:

En otra ocasión pudieras
con menos contento hallarme.
¿De qué son?

TADEO:

  De aquesta carta.

PEDRO:

¿De una carta? ¿Es de Cerbín?

HAMETE:

Ya estar en Bibataubín,
que del mora no se aparta.
  Leer esta vonsace,
que decir que es de Herrando,
rey de Castelia.

PEDRO:

¿Pues cuándo
a sus oídos llegué?
  ¿Cuándo mi humildad, Tadeo,
tocó en su pecho real?

MATÍAS:

Tu fama, Pedro inmortal,
solicitó su deseo.
  De las Torres de Cañete
te la acaba de enviar
don Alonso de Aguilar.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 137 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Pues bien será que la acepte
  puniéndola en la cabeza.

SIMÓN:

Lee, sepamos lo que es.

HAMETE:

No te la mandar después
quetar.

ANDRÉS:

No fuera grandeza.
(Lee la carta.)

PEDRO:

«Yo he sabido, Pedro Carbonero, que el rey de Granada ha tenido noticia de que le robas su tierra y cautivas sus moros. Tiene deseo de vengarse de ti y sabiendo yo tu mucho peligro te pido que, porque yo junto en Andújar mis adalides y almogávares para correr la campiña de Córdoba y la Vega de Granada, te vengas con tus soldados a la Corte, que fuera de que a todos les daré honras y plazas, a ti te haré capitán y tendré cerca de mi persona para hacerte la merced que merece un hombre de tu ánimo y fuerzas, Dios te guarde. El Rey.»
  ¿Hay semejante ventura?

TADEO:

¿Que merezca tu valor
carta del Rey?

PEDRO:

¿Quién mejor,
Tadeo, si el Rey procura
entrar la Vega?

MATÍAS:

  Ninguno;
alto a la torre, soldados.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 138 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SIMÓN:

Trabajos bien empleados;
calor y yelo importuno
  que al soldado y al caudillo
premia.

PEDRO:

Que partamos quiero.

HAMETE:

Señor Pedro Carbonero.

PEDRO:

¿Qué me quieres, Hametillo?

HAMETE:

  ¿Cómo estar los dos de conta?

PEDRO:

¿Pues qué?, ¿ya te quieres ir?

HAMETE:

El que hacemox vox decir,
xi estar xolo tanto monta.

PEDRO:

  Tórnate, Hamete, cristiano
y vete a servir al Rey;
mira que es bárbara ley
la del cobarde africano.
  Adora la ley de Cristo,
sigue su Evangelio, Hamete,
que es la que el cielo promete.

HAMETE:

Al verdad habemos visto.
  Y estar bona, porque al fin
comer jamón, beber veno.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 139 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Yo te prometo un padrino.

HAMETE:

¡Oh!, ¿qué decemos baicín?
  Que tener alia mojer
e hejos.

PEDRO:

Acá tendrás
todo eso mejor.

HAMETE:

No max,
crestiano querer volver;
  escrebimos ley que tome
Axa y que si no tomar,
que el diablo haber de lievar
al ferno que estar Mahoma.

PEDRO:

  Mis brazos te doy por eso
y todos como a cristiano.
(Entra JUAN solo.)

JUAN:

Un moro andaba en el llano
por ese olivar espeso
  que una carta te traía
de Cerbín; fuila a pedir,
hubo miedo y dio en huir.

TADEO:

¡Válgame Dios! ¿Qué sería?


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 140 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

  Nuevas de su casamiento;
ella es de poca importancia
si ha de haber tanta distancia
del suyo a mi alojamiento.
  Mañana me iré a la Corte,
lo que pude hice por él.

MATÍAS:

¿Qué puede ser un papel
de un bárbaro que te importe?
  Demás que iré, si tu quieres
a seguille hasta Granada.

PEDRO:

No entiendo que importa nada.
Déjale estar, no te alteres,
  tracemos nuestro camino.

TADEO:

Nuestro camino ha de ser
mañana al amanecer,
y supuesto que eres digno,
  Pedro, de mayor blasón
todos parabién te dan
del nombre de Capitán.

PEDRO:

Cuantos me le dan lo son
  y yo soy soldado suyo.
Rosela, no te entristezcas,
antes es bien que me ofrezcas
parabién del bien que es tuyo
  Mira que yo no podré
irme a la Corte sin ti.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 141 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

De mi mal me entristecí
y de tu bien me alegré
  Pero como tú me lleves
ninguno se alegra más.
Hazlo, mi bien, cumplirás
con lo mucho que me debes.
(Suena dentro gran ruido de moros y cajas de guerra, y dice ABENADÍN .)

ABENADÍN:

  Cerrad en torno el cerro no se escape
un hombre.

PEDRO:

¡Voz alarbe es esta!

SIMÓN:

¡Estraña novedad!

MATÍAS:

¡Notable caso!

TADEO:

La voz dijo cerrad aquese cerro,
no se escape ninguno.

ANDRÉS:

¿Pues los moros
osan decir estas palabras, Pedro?

PEDRO:

¡Válgame el cielo si nos han vendido!
(Dice dentro ARFEGO .)

ARFEGO:

¡A ellos, granadinos valerosos!
¡A ellos, que ya están muy bien cercados!


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 142 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ANDRÉS:

¡Saca las armas, Pedro!, ¿qué lo dudas?

PEDRO:

¿Cuáles armas, Andrés, si es un ejército?
¿No ves trepar los moros a docenas
por las peñas arriba como cabras?

TADEO:

La carta de Cerbín que no te dieron
era sin duda aviso.

PEDRO:

¿Pues qué haremos?

MATÍAS:

Si es ejército, Pedro, dar las armas.

HAMETE:

¡Hola, Pedro!, ¿saber estox beliacos
estar cristiano?

PEDRO:

No te pese, Hamete,
que con tu propia sangre te bautizas
y desde aquí te vas derecho al cielo.

HAMETE:

¡Ah, Pedro, Pedro, cómo yo tomara
cenar en el Alhambra aquesta noche!

PEDRO:

Hijos, soldados, ya llegó la hora,
rendirnos no es razón, ni que el Rey sepa
que atados nos llevaron a Granada.
Escóndete, Rosela, entre esos mimbres
y venid a morir los que sois hombres.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 143 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSELA:

Contigo moriré porque no quiero
vivir sin ti.
(Dentro.)

[VOCES]:

¡Comiéncese el estrago!
(Cajas.)

PEDRO:

Virgen, valed a Pedro Carbonero,
Santiago, doce Apóstoles, Santiago.
(Echan mano a las espadas todos y éntranse, y dentro forman batalla con los moros, y suben al monte heridos, y salen los moros ABENADÍN , ARFEGO y CERBÍN , con caja y bandera.)

PEDRO:

  Hoy veré vuestro valor.

ABENADÍN:

¿Que os resistís, miserables,
doce a quinientos?

ARFEGO:

No hables,
sino ejecuta el furor.

CERBÍN:

  Si fueran tantos a tantos,
¿quién llevara la vitoria?

ABENADÍN:

De tantas sangres y llantos
aquí muestran la memoria
peñas, árboles y cantos.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 144 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ARFEGO:

  ¿Que no se quieren rendir?

CERBÍN:

Aún no cesan de subir
y en aquel cerro se ven.

ABENADÍN:

Pues allá iremos también
si en alto quieren morir.

CERBÍN:

  No subáis, que si en lo llano
no hay herida de cristiano
que no os cueste veinte vidas
donde dobláis las heridas,
doblará muertes su mano.

ABENADÍN:

  Cerbín, ¿estás en tu seso?
¿Hase de dejar por eso
la vitoria?

CERBÍN:

¿Por qué no?
¿Qué es lo que el Rey os mandó?

ARFEGO:

Matalle o llevalle preso.

CERBÍN:

  Pues llevémosle en prisión.

ABENADÍN:

Llégale de paz a hablar.

CERBÍN:

Retírese el escuadrón.
¡Oh, cuánto deseo estorbar
su forzosa perdición!)
  ¡Oye de paz, Pedro, un poco!
(Retíranse los moros.)
(Asómase PEDRO CARBONERO , en lo alto del monte.)
Cerbín soy.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 145 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

¡Cerbín infame,
más en verte me provoco!

CERBÍN:

¿Eso es razón que me llame
quien me conoce? ¿Estás loco?

PEDRO:

  Tú lo eres, moro ingrato,
pues habiéndote servido
con tan verdadero trato,
¿cómo, traidor, me has vendido?

CERBÍN:

Antes tu muerte dilato
  y tu remedio procuro.

PEDRO:

¿Cómo, si sobre seguro
vienes con armada gente
contra un amigo inocente
sin casa, defensa y muro?
  Eres bárbaro, en efeto,
mal haya aquel buen conceto
que de bencerrajes tuve.

CERBÍN:

Esparce a tu sol la nube,
Pedro, pues eres discreto,
  y juzga bien de mi honor.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 146 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

No debiera yo fïar
de quien fue a su rey traidor.

CERBÍN:

Ni yo merezco llevar
ese premio de mi amor.
  Yo te escribí que me había
dado el Rey aquesta gente,
que huyeses por cualquier vía,
que una vez del monte ausente
pues te di de plazo un día.
  Yo hiciera mi diligencia
y me volviera a Granada.
Si esperaste en contingencia
de tu temeraria espada
culpa tu poca prudencia.
  Y no me culpes a mí,
que a mi rey obedecí
por cuya hazaña me ha dado
mi esposa.

PEDRO:

Cerbín honrado,
ya no me quejo de ti.
  Y estimo este desengaño
más que el vivir si pudiera,
porque el recebir el daño
del amigo más altera
que la ofensa del estraño.
  Podrás mi muerte escusar
sin que pierda de mi honor.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 147 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

¡Ah, Cerbín! ¿No te acordar
del carta que dar xenior?

CERBÍN:

Tú, Hamete, puedes bajar,
  que librar tu vida juro.

HAMETE:

No querer, que estar cristiano.
Morir o beber procuro.
Baptizar sangre mi mano,
que andar al cielo seguro.

PEDRO:

  ¡Virgen sin mancilla,
hoy mueren y muero
Pedro Carbonero
con su cüadrilla!
  Hoy lleva la muerte
en agraz marchitos
trece mancebitos
todos de una suerte.
  Que dejando a Hamete
que os da su palabra
cuatro son de Cabra
y tres de Alcaudete.
  Quieren en Castilla
su fama dejar
cuatro de Aguilar
y uno de Montilla.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 148 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CERBÍN:

  Vuelve, Pedro, en ti
y vuélvete moro;
tendrás un tesoro
en el Rey y en mí.
  Curarás la herida,
gozarás tu amor,
darate Almanzor
regalada vida.
  Serás su vasallo
si a servirle pruebas.
Darate armas nuevas,
lucido caballo.
  Crecerá tu vida
como verde cedro;
casarate, Pedro,
con mora garrida.

PEDRO:

  No lo quiera Dios, Cerbín.

CERBÍN:

¡Mira que ya te acometen!
Muerto o vivo te prometen
Arfego y Albenadín.

PEDRO:

  Despidámonos los dos.
¡Morir quiero, morir quiero!
¡Oh, mundo!, no más con vós
muera Pedro Carbonero
y muera en la fe de Dios.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 149 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Quítase de allí.)
(Torna otra vez dentro la batalla, y andan unos tras otros y suenan escopetas, y baja rodando por el monte PEDRO CARBONERO como con las ansias de la muerte.)
PEDRO:

  Quedé el postrero para ver la muerte
de todos mis famosos compañeros.

CERBÍN:

Un cuerpo viene aquí; que hombre tan fuerte
envuelto en sangre el rostro y los aceros,
¿quién es?

PEDRO:

Quien a este tiempo llega a verte.

CERBÍN:

¿Es Pedro?

PEDRO:

Pedro soy.

CERBÍN:

¡Que vengo a veros,
famosas manos que me distes vida,
en el dolor de la fatal caída!
  ¡Ha, Pedro, sabe Dios, que he procurado
guardarte deste tránsito forzoso,
mas fue precisa voluntad del hado!

PEDRO:

Rosela, aquí hace fin tu amado esposo.
Virgen, yo muero; Cristo en cruz clavado,
válgame ese costado poderoso.
Custodio, defendedme.
(Muere.)

CERBÍN:

Pedro espira,
besa la Cruz, ya parte, al cielo mira.


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 150 de 150
Pedro Carbonero Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Entran ABENADÍN y ARFEGO y moros.)
ABENADÍN:

  No mueven a piedad, a furia mueven;
¡doce hombres a quinientos!

ARFEGO:

Y han costado
más de noventa.

ABENADÍN:

¡Ved lo que se atreven
hombres de un capitán determinado!

CERBÍN:

Honras, Abenadín, y fama deben
los tiempos justamente a tal soldado.

ARFEGO:

Hasta aquella mujer valió por siete.

ABENADÍN:

Cayó en su sangre bautizado Hamete.

CERBÍN:

  Aquí se labre, aunque es gente enemiga,
sepultura de piedra y letra bella
impresa en blancos mármoles que diga
que Pedro Carbonero yace en ella.
Alzalde en hombros con piedad amiga,
pues tanto al cielo obligaréis con ella,
dando fin al suceso verdadero
de los hechos de Pedro Carbonero.
(Toman el cuerpo en hombros los moros, y vanse por su orden.)


Fin de la famosa comedia de Pedro Carbonero}}

Fin01.jpg


Pedro Carbonero de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III