Pedro de Urdemalas: 071

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 071 de 102
Pedro de Urdemalas Jornada III Miguel de Cervantes


Sale PEDRO como ermitaño,
con tres o quatro taleguillos de angeo
llenos de arena en las mangas.


PEDRO

Ya está la casa vezina
de aquella viuda dichosa,
digo de aquella Marina
Sanchez, que, por generosa,
al cielo el alma encamina; 5


(MARINA, a la ventana.)


ya su marido, Vicente
del Verrocal, facilmente
saldra de la llama horrenda,
en quanto Marina entienda
que yaze en ella doliente; 10
su hijo Pedro Benito
amaynará desde luego
el alto espantoso grito
con que se quexa en el fuego
que abrasa el negro distrito; 15
dexará de estar mohino
Martinico, su sobrino,
el del lunar en la cara,
viendo que se le prepara
de la gloria el real camino. 20


VIUDA

Padre, espere, que ya abaxo,
y perdone si le doy
en el esperar trabajo.

(Quitase de la ventana, y baxa.)


PEDRO

Gracias a los cielos doy,
que me luze si trabajo; 25
gracias doy a quien me ha hecho
entrar en aqueste estrecho,
donde, sin temor de mengua,
me ha de sacar esta lengua
con honra, gusto y prouecho. 30
Memoria, no desfallezcas,
ni por algun acidente
silencio a la lengua ofrezcas;
antes, con modo prudente,
ya me alegres, ya entristezcas, 35
en los semblantes me muda
que con aquesta viuda
me acrediten, hasta tanto
que la dexen con espanto
contenta, pero desnuda. 40


Pedro de Urdemalas de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III