Pisco

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

PISCO. Del libro: 50.000 milles dans l'océan Pacifique de Albert Davin (1886)

Vea, a través de los pelícanos que giran, este parche verde en el medio de la arena, y estas casas agrupadas alrededor de un campanario: es Pisco. La costa este, tan árida que el pequeño oasis parecía un maravilloso Edén. ¡Pero qué problema llegar allí! Primero cruzamos un muelle de seiscientos metros de largo, que conduce a una duna de arena. Se dice que un tranvía conecta el muelle con la ciudad; se dice que se va cada media hora: lamento que solo haya visto los rieles. Para concebir el proyecto de cruzar a pie, por un calor tórrido, la duna interminable es, sin duda, una resolución digna de los tiempos antiguos. El camino es alto, arenoso, difícil; uno se hunde hasta la rodilla en arena suelta. Las cañas plantadas a ambos lados de la carretera parecen repetir, en una conmoción mutua, lo que le dijeron al rey Midas. Aquí hay finalmente algunas higueras, las casas, la catedral: casitas bajas y miserables, iglesia en ruinas; eso es todo para el pueblo; Chinos y negros sórdidos, arrugados, harapientos, eso es para la población. Pisco no es nada desde el agotamiento de las islas Chinchas; no es más que el almacén, el puerto si lo desea, del oasis de Ica, que, según los lugareños, produce vinos capaces de competir con los nuestros.
El cónsul de Francia quiere recogernos y mostrarnos la iglesia, el único monumento para visitar aquí. La basílica cristiana una vez tuvo su hora de esplendor: hoy parecería caer en manos de los gentiles. Las campanas permanecen en silencio; los dos campanarios desnudos se levantan tristemente; el yeso de las paredes cae de la antigüedad; Las cruces plantadas en la parte superior de los frontones se doblan tanto que su caída parece inminente. Empuje la puerta carcomida por el gusano: el crujido de las bisagras hace sonar la bóveda, un rayo de sol se pierde en la profundidad, iluminando, al final de la nave vacía, el altar mayor dorado con sus columnas retorcidas, sus hojas de acanto, su dosel, su follaje. Durante la Guerra del Pacífico, la bandera chilena ondeó en Pisco, y los soldados extranjeros, menos respetuosos de la propiedad eclesiástica aquí que en Lima, fueron los héroes de una aventura que aún mantiene la conversación. Un oficial que encontró en la iglesia una Virgen a su conveniencia, pensó que era oportuno apropiarse de ella. A partir de ahí, la amarga queja del párroco, el reclamo del arzobispo de Lima, una investigación ordenada por el almirante Lynch, comandante de las fuerzas chilenas, y finalmente la búsqueda, después de lo cual se encontró el famoso lienzo. Desde entonces, ella ya no aparece en el lugar sagrado; oculto a todos los ojos, la mayoría presionando encontrar el guardián inflexible en su custodia.
Esta parte de la costa es, por excelencia, la tierra de los peces y, por supuesto, las aves marinas: algunas no pasan sin las otras. Así, en Pisco, se encuentran los depósitos de guano más importantes del Perú. Desde la ciudad, se pueden ver las famosas Islas Chinchas, cuya explotación resumió, durante tantos años, la mayoría de los ingresos peruanos. Estas islas ahora están desiertas; las rocas perforadas forman arcos y puentes; Los cimientos de piedra caliza, inspeccionados, excavados, podridos en todas las direcciones, muestran lágrimas y barrancos. El guano de estas islas fue el más buscado, por lo que, sin sufrir lavado (nunca llueve en Pisco), el amoníaco se conservó por completo allí; y como el precio del material se establece de acuerdo con el número de unidades de nitrógeno que contiene, este valor alcanzó aquí su máximo. Esto es tan cierto que la diferencia entre el precio del fertilizante recolectado en Chinchas y el de otras fuentes ascendió a veinticinco francos por tonelada. Antes de la conquista española, los laboriosos incas ya usaban este producto para mejorar sus tierras, y los peruanos continuaron usándolo, cuando en 1802 A. de Humboldt lo señaló a Europa como fertilizante. Pero el viejo mundo, que se enorgullece del progreso, solo lo usó cuarenta años después. A partir de entonces, su consumo en el extranjero aumentó rápidamente: en 1877, se exportó 279,983.125 toneladas, produciendo en Perú un ingreso neto de 32 millones.
En principio, el gobierno tenía la intención de llevar a cabo la explotación en sí. Para evitar la falta de armas, hizo incesantes llamadas a los chinos. ¿Deberíamos recordar aquí las escenas de las cuales las Islas Chinchas se convirtieron en el teatro? ¿Quién no ha oído hablar de los rigores y la crueldad con que fueron tratados los coolies? En la Cámara de los Comunes, en 1873, Sir Charles Wingfield hizo sonar al tribuno de la historia de estas infamias, y un estremecimiento de horror atravesó a esta audiencia, de la que aún no se puede acusar de sensibilidad excesiva. Los tormentos de estas desafortunadas personas merecen estar presentes en todos los recuerdos. La mayoría trabajaba en las sombras. Descendieron al fondo de grandes pozos, manejaron el pico bajo la atenta mirada de los comandantes. Al menor aflojamiento en el trabajo, grandes negros ensangrentaron los hombros de los trabajadores, usando látigos afilados. En otros casos, un ayudante arroja al paciente boca abajo, y si la víctima intenta levantarse, uno detiene su cuerpo tembloroso presionando un pie sobre sus hombros. Durante este tiempo, los negros golpean con golpes redoblados y dejan a los chinos muertos en la plaza. Por la noche, encadenados de dos en dos, las sombras negras de estos condenados desfilan lentamente por las crestas rocosas. Las máximas de Confucio trayendo a estos desafortunados solo consuelos impotentes, la mayoría de ellos buscaron en el suicidio un alivio de sus males, y Esta escapatoria, que se ha convertido en una práctica general, termina siendo incluida regularmente en la cuenta de pérdidas y ganancias. En veinte años, más de cien mil perecieron; El sistema de conquistadores frente a las poblaciones aborígenes reapareció a la luz: se estaba hundiendo tres siglos.
Perú no siempre le pidió al Reino Medio estos auxiliares indispensables. Los nativos de los archipiélagos de Oceanía, brutalmente arrancados del suelo que los había visto nacer, fueron trasplantados aquí para servir como instrumento para la codicia de los explotadores. En 1863, varios barcos que enarbolan pabellón peruano anclaron en la Isla de Pascua. Animados con intenciones pacíficas, los isleños vienen en multitudes en sus canoas, cuando de repente los remeros son capturados, encadenados, secuestrados y arrojados a las islas Chinchas. Muchos de estos esclavos perecieron; aquellos a quienes el gobierno peruano envió a su isla regresaron con un cariño contagioso, la viruela, que causó entre sus compañeros terribles estragos. Así, el descenso realizado por Perú en la Isla de Pascua fue doblemente fatal; su acción fue perpetuada a distancia por la cruel plaga de la cual los sobrevivientes habían traído las semillas. Perú, para liberarse de las mil preocupaciones y previsión requeridas por una explotación de la especie, luego arrendó los depósitos y los dejó buscar, por un precio discutido. Todos los pueblos derivaron de esta determinación inmensas ventajas. En cuanto al gabinete de Lima, otorgó su firma y recibió las sumas prometidas. De los últimos presupuestos de ingresos, el guano supuso más de cien millones de dólares. Hoy, como hemos dicho, los depósitos de las Chinchas están agotados.