Plenitud: XLVII (Dios padece en ellos)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


XLVII
Dios padece en ellos



Cuando se subleve toda la piedad que llevas en tu alma, ante los padecimientos de tus hermanos superiores e inferiores, de los hombres y de las bestias, piensa que Dios padece en ellos. Dios llora en cada lágrima de hombre o de mujer, sonríe en cada sonrisa, canta en cada canción.
Dios tiene piedad en tu corazón y en todos los corazones humanos.
La naturaleza no es cruel como dicen, puesto que tú eres una parte de ella, la mejor parte, y sientes compasión, La naturaleza no es insensible, puesto que la Especie entera, que es su joyel, tiene sensibilidades infinitas.
La naturaleza es inmensamente misericordiosa y tierna: suma, si lo dudas, toda misericordia y la ternura que hay en los cientos de millones de madres que pueblan el planeta, y piensa también en las bestias, cuyo amor maternal las lleva hasta morir por sus crías.
En verdad, ellas no saben que aman con amor tan heroico, pero lo sabe Dios, que de esta suerte ama y sufre en ellas…