Política de Dios, gobierno de Cristo: 166

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Capítulo VI
Pág. 166 de 389
Política de Dios, gobierno de Cristo Francisco de Quevedo



Muchos preguntan por mentir: «¿Qué es la verdad?». Las coronas y cetros son como quien los pone. La materia de Estado fue el mayor enemigo de Cristo. Dícese quién la inventó, y para qué. Ladrones hay que se precian de limpios de manos
Dicit ei Pilatus: Quid est veritas?, etc. (Joann., 18.) «Díjole Pilatos: ¿Qué es verdad? Y en diciendo esto sin pararse, otra vez salió Pilatos a los judíos».
«Pusiéronle sobre la cabeza corona tejida de espinas, y una caña en la mano derecha; y arrodillados ante él le escarnecían, diciendo: Salve, rey de los judíos. (Matth., 27.)
Los judíos gritaban: Si a éste libras, no eres amigo de César, porque cualquiera que se hace rey contradice a César. Y viendo Pilatos que nada aprovechaba, antes con grandes voces crecía el tumulto, tomando agua se lavó las manos delante de todo el pueblo, diciendo: Yo soy inocente de la sangre de este justo: miradlo vosotros». (Joann., 19.)
Los delincuentes que en la eminencia de su maldad buscan las medras por asegurarse de la justicia que se las niega, u del castigo que los corrige, quitan de la mano derecha el cetro real a los reyes, y los ponen en ella el que ha menester su obstinación. Bien sabían los judíos de las palabras de David, en el Psalm. 2, que el rey Cristo Jesús, Mesías prometido, había de traer cetro de hierro. Así lo dijo119: «Gobernarlos has en cetro de hierro, y quebrantaraslos como vasijas de barro». Estos judíos, que se conocían vasijas de barro, y (como dice San Pablo) no fabricadas para honra, sino para vituperio: «¿No tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa de lodo un vaso para honra, y otro para afrenta?», -porque no los quebrase con el cetro de hierro, le pusieron en la diestra una caña por cetro; pareciéndoles que el de hierro quiebra (quedándose entero) los vasos de lodo sobre que cae, y el de caña se quiebra aún con el aire, y cuando no, se dobla y se tuerce por hueco y leve.


Política de Dios, gobierno de Cristo de Quevedo

Parte I

Capitulo-- I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X -- XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII -- XXIII - XXIV

Parte II

Capitulo-- I - II - III- IV - V - VI- VII - VIII - IX- X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII 1 - XXIII 2