Quien no cae no se levanta: 049

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena II
Pág. 049 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Sale LELIO quitándole a LISARDA,
su esposa, unas joyas, y BRITÓN
LELIO:

               Por vida de los dos, que no las quiero
               para jugar. Lisarda, no me enojes;
               he menester un poco de dinero,
               e importa que esas joyas te despojes
               para empeñarlas, no para venderlas.

LISARDA:

               En lindo tiempo, por mi fe, me coges;
               deseo debes de tener de verlas
               empleadas mejor en otro cuello
               más digno que no yo de mi oro y perlas.
               Es dama al uso, que tendrá el cabello
               negro, que ya no se usan hebras de oro,
               y si es moreno el rostro será bello.

LELIO:

               ¡Oh, qué pesada estás¡ Porque te adoro
               te atreves a enojarme.

LISARDA:

               ¿Es ojizarca?
               Pero ojinegra es, que no lo ignoro;
               en los tiempos del Dante y del Petrarca
               los ojos zarcos eran los mejores,
               adorados del príncipe y monarca,
               ya los negros rasgados dan favores;
               que las bellezas son como el vestido,
               que mudan con la hechura los colores.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III