Quien no cae no se levanta: 058

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 058 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


VALERIO:

               Quiero hoy volverme al aldea
               y he menester que me des
               unos escudos.

ROSELIO:

               Granjea
               tu hacienda así, que después
               no es mucho que corta sea.
               ¿Cuántos los escudos son?

VALERIO:

               Quinientos.

ROSELIO:

               Pues ¿para qué?

VALERIO:

               Compro cierta posesión.

ROSELIO:

               ¿Tú, posesión? Ya yo sé
               de tu santa inclinación
               la posesión en que estriba
               tu liviana voluntad,
               en torpes vicios cautiva.

VALERIO:

               ¡Por Dios, que es una heredad!

ROSELIO:

               Si es heredad, será viva.

VALERIO:

               ¡Oh, qué de ello que me cuesta
               cualquier cosa que me das!
               Digo que es para una fiesta;
               para jugar. ¿Quieres más?
               ¡Una mujer!

ROSELIO:

               ¡Y honesta!

VALERIO:

               ¿Tienes otro que te herede
               más que a mí y para que estimes
               lo que es justo, que acá quede?
               Ya soy hombre, no escatimes
               lo que mi edad me concede.


<<<
>>>