Quien no cae no se levanta (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Quien no cae no se levanta.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 141
Quien no cae no se levanta


Quien no cae no se levanta

Tirso de Molina

 



• CLEANDRO, viejo
• LEONELA, criada
• LELIO, galán
• MARGARITA


• VALERIO
• ALBERTO, lacayo
• BRITÓN, lacayo
• LISARDA


• CELIO
• LUDOVICO
• ANDRONIO
• ROSELIO


• PINARDO
• PINABEL
• FELICIO
• Un ÁNGEL




Escena I
Pág. 002 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Salen CLEANDRO, de camino,
MARGARITA y LEONELA
CLEANDRO:

               No hay mucho desde aquí a Sena.
               Laurencia, tu tía, está
               a la muerte; el verme allá
               tiene de aliviar su pena.
               Mi hermana es y hermana buena.
               Sola ella pudiera ser
               ocasión, hija, de hacer,
               aunque corto, este camino,
               que no es poco desatino
               dejar sola una mujer
               moza y doncella en tu edad,
               donde el vicio y la insolencia
               habitan, porque Florencia
               no tiene otra vecindad.
               Parentesco y voluntad
               me obligan; pero el temor
               de tu edad y de mi honor,
               viendo el peligro en que estás,
               vuelven los pasos atrás
               que da adelante mi amor.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 003 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

                  Hija, si una despedida
               licencia de hablar merece,
               por ver lo que se parece
               a la muerte una partida,
               haz cuenta que de la vida
               en esta ausencia me alejo,
               y como cansado y viejo,
               no a Sena, al sepulcro voy;
               y que en el paso en que estoy
               te encamino y aconsejo.
                  Sola en mi casa naciste
               de una madre a quien Florencia,
               aunque muerta, reverencia;
               pero bien la conociste.
               Nobleza antigua adquiriste;
               lo mejor de esta ciudad,
               honrando mi calidad,
               pariente mayor me llama;
               riqueza heredas y fama,
               discrección y autoridad.
                  El verte sola, y querida
               y celebrada en Florencia
               dio a tu mocedad licencia
               más suelta que recogida.
               Al fin le costó la vida
               a tu madre el conocerte
               tan libre, y por no ofenderte,
               ni con reñirte enojarte,
               quiso más, por adorarte,
               morirse que reprehenderte.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 004 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

                  ¿Cuántas veces te llamó
               poniendo a tu vida freno,
               y a solas, en nombre ajeno,
               tus costumbres reprendió?
               ¿Cuántas veces te leyó
               sucesos con que Dios toca
               la mocedad libre y loca,
               y temiendo darte enojos
               te castigó con los ojos
               lo que no osó con la boca?
                  Pues yo sé vez que, enojada
               de ver tu desenvoltura,
               tu libertad y locura
               castigó en una crïada;
               y tú, por esto agraviada,
               en un mes no nos hablaste
               ni a la cara nos miraste,
               hasta que vino a quebrar
               por nosotros, que a callar
               y a sufrir nos obligaste.
                  Todo esto causa el no haber
               más de un hijo en una casa;
               la edad vuela, el tiempo pasa;
               sólo ha de permanecer
               la fama, que en la mujer
               corre peligro doblado;
               tu honra es mi espejo amado.
               Si le procuras quebrar,
               ¿cómo me podré mirar
               en un espejo quebrado?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 005 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Pues ¿a qué efecto es agora
               tan estudiado sermón?
               ¿Qué afrenta o disolución
               en mí tu linaje llora?
               ¿Heme ido, como Lidora,
               con algún hombre, perdida?
               ¿De qué ventana, atrevida,
               de noche escala has quitado,
               o qué persona has hallado
               tras el tapiz escondida?
               ¡Oh, qué pesadas vejeces!

CLEANDRO:

               Soy pesado y tú liviana.
               No vi escala en la ventana,
               pero a ti sí, muchas veces;
               y como en ella pareces
               siempre, por más que te digo,
               tu fama ha de ser castigo
               de la licencia que toma;
               que pocas veces se asoma
               que no dé abajo consigo.
               Y si a caerse comienza
               en la calle, ¿habrá quien calle?
               No, que la fama en la calle
               será fama a la vergüenza.
               El recato al gusto venza;
               no uses mal de mis regalos,
               para libres hijos malos;
               deja algún tiempo del día
               palos de la celosía
               que dan al honor de palos.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

                  ¿Qué oraciones y ejercicios
               lees? Cuando estás despacio,
               las novelas de Bocacio,
               maestrescuela de los vicios.
               Tus mangas darán indicios,
               escritorio, cofre o arca
               de los papeles que marca,
               y --con quien haces tu agosto--
               el furioso del Ariosto
               y las obras del Petrarca.
                  ¿Con tal compañía quieres
               que tu honor no ande en demandas?
               De los amigos con que andas
               podremos sacar quién eres.
               ¿Qué gusto o provecho adquieras
               de traer las faltriqueras
               preñadas con las quimeras
               de canciones y tercetos,
               de liras y de sonetos,
               de décimas o terceras?
                  Anda, que ninguno aprende
               que no procure saber;
               la poesía es mercader
               que versos por honra vende.
               Es fuego sordo que enciende.
               Sus vanos terceros son
               tercetos que al torpe son
               de los sonetos que miras,
               leyendo liras deliras,
               dando a tu afrenta ocasión.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Recoletándome vas
               con industria peregrina.
               ¡Ea, vuélveme capuchina,
               que así contento estarás!
               No me traigas galas más.
               Quítame el oro y la plata,
               el chapín al alpargata
               reduce, al sayal la seda,
               porque encartujada pueda
               ser a tu gusto beata.
                  Por onzas vienes a darme
               la libertad de la vida,
               pues aun vista tan medida
               determinas cercenarme.
               ¿Qué daño ha de resultarme
               de que las varas posea
               de una celosía, y vea
               por su confusa noticia?
               A ser varas de justicia,
               pudieran hacerme rea.
                  ¿No es una jaula enredada?
               ¿Aún menos quieres que sea
               que un pájaro, y que no vea
               segura de ser mirada?
               ¿Qué monja hay tan encerrada
               que, ya por rejas de acero,
               ya por el rallo grosero
               o vistas a ver no venga,
               si aun no hay torno que no tenga
               su socarrón agujero?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

                  ¿O pretendes con casarme
               propagar tu sucesión,
               o huyendo la condición
               de un yerno, monja encerrarme?
               Si lo primero has de darme,
               deja que en canciones reales
               las cortesanas señales
               pueda aprender de un poeta,
               que no han de hacerme discreta
               los salmos penitenciales.
                  Pero debes de gustar
               que entre estameña y picote
               me entre monja, porque el dote
               temes que acá me has de dar.
               La vejez toda es ahorrar.
               Y pues ella me limita
               lo que un convento aún no quita,
               vete con Dios donde vas,
               que a la vuelta me hallarás
               recoleta o carmelita.

Hace que se va; detiénela LEONELA


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

               Hija, Margarita, espera;
               Leonela, vuélvela acá,
               no te reñiré más ya.
               Que soy viejo considera.
               Prolija es la edad postrera;
               llégate acá, abrázame,
               todo es de burlas, a fe;
               ansí probarte he querido.
               Tu virtud he conocido,
               tu recogimiento sé.
                  Quita el lienzo de los ojos,
               no llores lágrimas vanas,
               o en la holanda de estas canas
               deposita tus despojos.
               ¿No ves que me das enojos
               cuantas veces me amenazas
               entrarte monja? Si trazas
               matarme pronto, hazlo así.
               ¡Ea, por amor de mí!
               ¡De mala gana me abrazas!
                  Pedirte quiero perdón;
               dame la mano y pondréla
               sobre la boca... Leonela,
               ¿dala el mal de corazón?

LEONELA:

               De tu mala condición
               mil es poco que la den.

CLEANDRO:

               Pues ¿ríñesme tú también?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               Si está por ti mi señora
               de esta suerte cada hora
               y la afliges, ¿no hago bien?

CLEANDRO:

               Buena anda toda mi casa.
               ¡Oh amor de hijos imprudente!
               Quiérola excesivamente;
               no hay poner a mi amor tasa.
               Con ella mi vejez pasa
               en descanso.

MARGARITA:

               ¡Ay me!

CLEANDRO:

               ¿Volviste?

MARGARITA:

               No sé.

CLEANDRO:

               Ea, no estés triste.
               Mírame alegre, y de Sena
               te prometo una cadena
               como a la que Lesbia viste;
               mas si palabra me das
               que no te has de meter monja.

LEONELA:

               No es esta mala lisonja.

MARGARITA:

               Como no me digas más
               vejeces, siempre hallarás
               en mí una justa obediencia.

CLEANDRO:

               No oso salir de Florencia,
               porque un monasterio temo.

MARGARITA:

               Ya se ha acabado este extremo.

CLEANDRO:

               Pues júralo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               En mi conciencia.

CLEANDRO:

               Pues con esa condición
               a verme parto a mi hermana.
               Hasta después de mañana
               orden en mi casa pon.

MARGARITA:

               Ni ventana ni balcón
               la calle ha de ver abierto
               hasta que vuelvas.

CLEANDRO:

               Bien cierto
               estoy que has de ejecutallo.
               Ea, adiós. ¡Hola el caballo!
               Amor todo es desconcierto.
Vase

LEONELA:

               Vaya con... iba a decir
               una sarta de galeotes,
               quítale al sol los capotes
               que ya te puedes reír.
               ¿Saco mantos?

MARGARITA:

               ¿Para qué?

LEONELA:

               ¿No hemos de irnos a un convento?

MARGARITA:

               De Venus.

LEONELA:

               ¡Buen fingimiento,
               y de harto provecho, a fe!
               No hay sino en riñendo el viejo
               decir que a enmonjarte vas.
               ¡Buen "cata el coco" hallado has!


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA

               No medro si no me quejo.

LEONELA:

               No sino haceos miel. ¡Qué enfado
               es un padre o madre vieja
               cuando a una hija aconseja
               sin quitársela del lado,
               que habiendo en su mocedad
               no perdonado deleite,
               conversación, gala, afeite,
               fiesta, sarao ni amistad,
               más envidiosa que honrada,
               riñe, aconseja, limita
               en la mesa, en la visita,
               y porque de desdentada
               no puede comer por vieja,
               es perro del hortelano
               que, con la col en la mano,
               ni come, ni comer deja!

MARGARITA:

               No esgrime con ejercicio
               quien no ha sido acuchillado,
               ni hay amigo taimado
               como el que es del mismo oficio.
               Los viejos de nuestros días
               cansados e impertinentes,
               que el gusto a falta de dientes
               repasan con las encías
               papilla nos piensan dar
               a los que al mundo venimos.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               Ésa al viejo se la dimos
               ya que no puede mascar.
                  Váyase el caduco al rollo;
               y pues es tu edad en flor,
               bollo de azúcar de amor,
               busca quien coma ese bollo.
                  Ni bien seas primavera
               que toda en flores se va,
               ni bien estío, que está
               abrasado dentro y fuera.
                  Entre abril y julio hay mayo
               y junio, que dan tributo
               parte en flor y parte en fruto,
               en lo que has de hacerte ensayo.
                  ¿Entiéndesme lo que digo?

MARGARITA:

               Anda, necia, que ya sé
               que me aconsejas que dé
               un medio al gusto que sigo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               No como el abril en flores
               pases el tiempo inconstante.
               "Daca el guante, toma el guante"
               papeles, cintas, colores;
               que hay mujer que el tiempo pasa
               en aquestas chucherías,
               y al cabo de muchos días
               que a fuego lento se abrasa,
               cuando echa mano a la presa
               que de sustancia ha de ser,
               no se la dejan comer,
               porque levantan la mesa.
               Buena es cuando alguno brinda
               la guinda antes de la polla
               y el melón entre la olla,
               mas no ha de ser todo guinda;
               ni todo también pechuga,
               sino, como el hortelano,
               vaya poniendo la mano
               entre col y col lechuga.
               Gasta tus años de modo
               que, sin perdonar manjar,
               puedas después afirmar
               que sabes comer de todo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Maestra estás. Pon escuela.

LEONELA:

               Dime en los estudios prisa.

MARGARITA:

               Aunque me has causado risa,
               te pienso seguir, Leonela.
               Pero escucha: ¿Qué es aquello?

LEONELA:

               Callejeros mercaderes.
ALBERTO, de dentro,
y luego sale con una
caja llena de buhonería

ALBERTO:

               ¿Compran peines, alfileres,
               trenzaderas de cabello,
               papeles de carmesí;
               orejeras, gargantillas,
               pebetes finos, pastillas,
               estoraraque, menjuí,
               polvos para blanquear dientes
               caraña, copay, anine,
               pasta, aceite de canine,
               abanillos, mondadientes.
               Sangre de drago en palillos,
               dijes de alquimia y acero,
               quinta esencia de romero,
               jabón de manos, sebillos,
               franjas de oro milanés,
               agua fuerte, adobo en masa
               de manos. ¡Cristo sea en casa!
               ¿Quién llamaba aquí al francés?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               Aquí, nadie.

ALBERTO:

               ¿Es menester
               poner postizo algún diente?
               Haréle naturalmente,
               sin que al dormir o al comer
               sea menester quitarle
               ni haya quien la falta vea
               por más curioso que sea,
               aunque se llegue a mirarle.

MARGARITA:

               Gracias a Dios y al cuidado,
               buena dentadura tengo.
A LEONELA

ALBERTO:

               Señora hermosa, no vengo
               en balde. ¿Cómo ha dejado
               crïar ahí tanta toba?
               ¡Jesús, qué perdida está
               la dentadura!

LEONELA:

               Será
               porque soy tan grande boba
               que nunca cuido de mí.

ALBERTO:

               Mas ¿por qué come a menudo
               confitura del desnudo?

LEONELA:

               Si es del amor, así, así.

ALBERTO:

               Pues verá en distancia poca
               cuál la dejo; asiéntese,
               la toba la quitaré.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               ¡Ay, Jesús! ¿Hierro en mi boca?
               Váyase con Dios, hermano.
               Quítese allá.

ALBERTO:

               Pues ¿rehusa
               lo que la importa y no excusa,
               el remedio de mi mano?
               Si quiere no desdentarse,
               aqueste polvillo tome,
               que la toba limpia y come;
               los dientes ha de estregarse
               al levantarse muy bien,
               enjugándose con vino
               y con un paño de lino
               hasta que enjutos estén;
               que, como tenga cuidado,
               brevemente encarnarán
               y de marfil quedarán.

LEONELA:

               ¿Cuánto vale?

ALBERTO:

               Un ducado;
               pero sírvase con ellos,
               no riñamos por el precio.

LEONELA:

               No es el merecero necio.

ALBERTO:

               Para enrubiar los cabellos
               tengo una raíz famosa.

MARGARITA:

               Fuéme el cielo tan propicio
               que, sin buscar artificio,
               los tengo cual veis.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


ALBERTO:

               Hermosa
               sois, señora, por el cabo.

MARGARITA:

               ¿Trae cintas de resplandor?

ALBERTO:

               Y son la cosa mejor
               de Italia. No las alabo
               por mías; este papel
Dale un papel con unas cintas
               si es verdad o no dirá,
               que lleno de ellas está.
               Escoged, señora, en él...
               Mas, ¡cuerpo de Dios!

MARGARITA:

               ¿Qué es esto?

ALBERTO:

               Quedóseme en la posada
               la bolsa, y no está cerrada
               la caja donde la he puesto;
               en ella mi caudal tengo;
               el diablo por Dios sería
               que me la dejasen fría.
               Esperen, que luego vengo.

Vase


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Confianza hizo de mí
               el mercero alborotado,
               pues el papel me ha dejado
               yéndose, Leonela, así.

LEONELA:

               Tal prisa le da el dinero.

MARGARITA:

               Líbrele Dios de un ladrón.

LEONELA:

               Veamos qué tales son,
               que hurtarle unas varas quiero.
               ¿Qué miras?

MARGARITA:

               Letra gallarda,
               un sobrescrito que está
               en el papel.

LEONELA:

               Veamos ya
               estos listones.

MARGARITA:

               Aguarda.
               "A Margarita de Ursino."

LEONELA:

               ¿A quién?

MARGARITA:

               ¿No escuchas mi nombre?

LEONELA:

               Aquí hay maula; no era el hombre
               mercero que a vender vino,
               sino un gentil alcahuete.

MARGARITA:

               Casarte puedes con él.

LEONELA:

               ¿Qué aguardas? Mira el papel
               que grandes cosas promete.
               Con cintas en vez de tinta
               le escriben; señal será
               que quien con cintas le da
               te desea ver en cinta.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               "Valerio" dice la firma.

LEONELA:

               Si es suyo, bien recibido
               será.

MARGARITA:

               Muy bien le he querido.

LEONELA:

               Así Florencia lo afirma,
               pues has llegado a dar nota
               con él de no recatada.

MARGARITA:

               Este negro ser honrada
               mil buenos ratos agota.
               Mi padre tuvo noticia
               de no sé qué y se ausentó
               Valerio, porque temió
               el rigor de la justicia.

LEONELA:

               Mírale. ¡Que tengas flema
               para no verle!

MARGARITA:

               ¡Ay! ¡Cuál viene
               el pobre, tal fuego tiene,
               que hasta la mano me quema!

LEONELA:

               ¿Mas que no viene en poesía?

MARGARITA:

               ¿En qué lo echaste de ver?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               En que es papel mercader
               pues cintas de oro te envía;
               y el poeta, cuyo nombre
               por ser el principio en “po-“
               de la pobreza heredó.
               Por más que escriba, no es hombre
               que da de contado así;
               porque son tan buenas lanzas
               que pagan siempre en libranzas
               al Sol, Luna y Potosí.
               "Tus cabellos son del Sol,
               tus dientes perlas de oriente,
               tus pechos plata luciente,
               tus mejillas arrebol.
               Del alba rubíes tu boca,
               tus ojos no son distintos
               de esmeraldas y jacintos,
               en cristal tu frente toca."
               Y creo que los planetas,
               según están de corridos,
               deben de andar escondidos
               de estos diablos de poetas;
               pues si en ello se repara
               deben de pensar que son
               de casta de bofetón
               que los traen de cara en cara.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Mal dices de la poesía.

LEONELA:

               Yo coplas no puedo verlas,
               que, según tratan en perlas,
               nos han de dar perlesía.
               Un rústico oyó unos versos
               en que un poeta alababa
               la corte donde habitaba,
               y entre atributos diversos
               que daba a sus damas era
               decir que cuantas vivían
               en ella, perlas tenían
               por dientes. Y de manera
               se le encajó ser verdad
               que dejando casa e hijos
               malbarató unos cortijos
               y parte de una heredad;
               y creyendo estas novelas
               dijo que iba, a su mujer,
               a la corte a enriquecer
               siendo en ella sacamuelas.
               Porque si en doliendo un diente
               y en sacándolo era perla,
               no era difícil de haberla
               una baíca de oriente.
               Pues llenando una tinaja
               de dientes-perlas, podía,
               vendiéndolas en Turquía,
               tener más oro que paja.
               Dio en esto, y en lances pocos
               tan rematado quedó,
               que el poeta le llevó
               a la casa de los locos.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Tú puedes irte con él.

LEONELA:

               Duendes y poetas son
               unos humo, otros carbón.

MARGARITA:

               Ahora bien, va de papel.
Lee
               "Temores, más de la justicia que de tu
               padre, me ausentaron de Florencia, y
               deseos de tu vista me han traído esta
               noche escondido a gozarla. Obligaciones
               me tienes y te tengo más de marido que
               de pretendiente; si gusta llévalas
               adelante, pues tu padre, según he sabido,
               está en Sena. Al anochecer irán por ti
               los negros con una silla, que no oso
               entrar en tu casa, porque desde la noche
               que me halló tu padre, la tengo por agüero.
               No lo seas tú de mi amor, sino fíate de
               los que te han de traer, hasta que Dios
               quiera que, muerto el viejo, vivamos los
               dos juntos. Él te aguarde. Valerio Nigro."

LEONELA:

               Como marido dispone;
               parece señor de casa.

MARGARITA:

               Quiérole bien y no pasa
               las leyes que amor propone.
               Tomó quieta posesión
               de lo más, ¿qué mucho, pues,
               que de lo que menos es
               se la dé mi inclinación?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               ¿Piénsaste casar con él,
               muerto el viejo?

MARGARITA:

               Bien le quiero;
               mas que es también considero
               determinación crüel
               ser su esposa, porque están
               en estado arrepentido
               cuantas han hecho marido
               del que antes fue su galán,
               y recélome, en efecto,
               que el galán cuando se casa,
               como sabe ya la casa,
               entra perdiendo el respeto.
               No porque Valerio ame
               pienso consentirme asar,
               en todo quiero picar.

LEONELA:

               El buey suelto bien se lame...

MARGARITA:

               Papel y tinta hay aquí.

LEONELA:

               ¿Sabes tú si volverá
               el francés fingido acá?

MARGARITA:

               Paréceme a mí que sí.

LEONELA:

               No pide el papel respuesta,
               que tú sola lo has de ser,
               si viene al anochecer
               la silla.

MARGARITA:

               Poco me cuesta,
               por si vuelve o no, escribir
               dos renglones.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               El mercero
               es un gentil embustero;
               a fe que le he de pedir
               si vuelve, pues que me quedo
               de noche en casa y solita,
               que entre a ver cómo me quita
               la toba, y con ella el miedo.
Suenan pretales

MARGARITA:

               Esto basta. ¿Qué es aquello?

LEONELA:

               Carrera, a fe de cristiana.

MARGARITA:

               No perderé la ventana
               aunque estuviese en cabello,
               que me muero si en la calle
               suenan pretales.

LEONELA:

               ¿Y aquí
               te dejas el papel?

MARGARITA:

               Sí;
               luego volveré a cerralle.

Vanse.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Sale CLEANDRO de camino
CLEANDRO:

                  Dos veces he salido de Florencia,
               y el recelo, otras tantas adivino,
               volviendo las espaldas al camino,
               no me consiente hacer de casa ausencia.
                  Venció al fraterno amor la diligencia
               del honor que amenaza un desatino,
               que al fin su parentesco es más vecino,
               aunque su hermano soy, cual de Laurencia.
                  Si ella a la muerte el túmulo previene,
               y a la muerte mi honra en casa espera,
               fuerza es mirar por lo que más conviene.
                  Menos me importa que Laurencia muera;
               que quien enfermos en su casa tiene
               no hay para qué visite a los de fuera.
                  La puerta falsa hallé abierta,
               que mi sospecha encamina,
               y temo que salga cierta,
               que no vuelve la honra fina
               que sale por falsa puerta.
                  Nadie acá abajo ha quedado
               haciendo tanto calor.
               La sala baja han dejado;
               pero como es fuego amor
               busca su esfera elevado.
                  ¿Mas que están a la ventana?
               ¿Qué importa cerrar la puerta,
               si la deshonra liviana
               trae alas y la hallé abierta
               tan alta como profana?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Suena de dentro carrera
CLEANDRO:

                  ¿Carrera hay? No fue quimera
               mi sospecha apercibida.
               ¡Ah mocedad altanera!
               ¿Mas ¿que ha de salir corrida
               mi honra de esta carrera?
                  Un papel hay aquí escrito,
               letra de Margarita es;
               .................... [ -ito]
               si es sentencia que después
               eche a mi honra un sambenito...
                  No es prudente padre aquel
               que su hija enseña a que escriba,
               porque en la tinta y papel
               conserva la ocasión viva
               que se muriera sin él.
                  Bien puede un padre excusar,
               si quiere vivir alerta,
               la vieja que entra a terciar,
               tener cerrada la puerta
               y las ventanas clavar.
                  Pero, cuando escribir sabe,
               en vano guarda a su hija,
               por más que eche reja o llave,
               que, en fin, ¿por qué rendija
               un papel sutil no cabe?
                  Estos argumentos son
               contra mí, pues que procuro,
               más que mi honra, mi aflicción.
               Quiero verle, a buen seguro
               que no es de mi devoción.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Lee
CLEANDRO:

               "No quiero multiplicar palabras donde
               tan presto se han de ver las obras.
               La silla espero, y supuesto que ya
               anochece, pudiera haber venido. Guárdete
               el cielo y detenga allá al viejo todo
               lo que durare el quererme. Tu bien, etc."

                  Buena ausencia quise hacer;
               no hay de mi honor que presuma
               que seguro está en poder
               de un papel y de una pluma
               en manos de una mujer.
                  Dejad, Amor liberal,
               que el castigo que ejecuto
               sea a tanta ofensa igual,
               que no es árbol que da fruto
               la mujer si no es formal.
                   Ea, remisa aflicción,
               aplicad medios crüeles
               al honor, que no es razón
               que por Florencia en papeles
               ande mi honra en opinión.
                  No sé a quién esto se escribe;
               la silla quiero aguardar
               que mi deshonra apercibe
               y en ella la muerte dar
               a quien en mi agravio vive;
                  que en silla vengarme intento
               de quien en ella mancilla
               mi honor, pues es argumento,
               que quien da a mi agravio silla
               me quiere afrentar de asiento.

Vase.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Salen LELIO y BRITÓN con baqueros
de mojos de silla, correones
y palos, tiznados como negros
BRITÓN:

               Bien pudieras ya decirme
               a qué fin has hecho, Lelio,
               con los dos este guisado
               de hígado, pues es negro;
               desenguinéame ya,
               que, mirándome al espejo,
               temor tuve de mí mismo,
               según estoy sucio y feo.
               Si fueran Carnestolendas,
               cuando destierran el seso
               de Florencia, no era malo
               el disfraz, puesto que puerco.
               ¿Qué niñas a espantar vamos,
               o para qué nacimiento
               hacemos la Epifanía
               que al rey tizne represento?
               O declárate, o me lavo;
               que--¡vive Cristo!--que temo
               que me he de quedar así
               per omnia secula.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LELIO:

               Necio:
               ¿mondo yo nísperos? Calla,
               y ven conmigo.

BRITÓN:

               No quiero,
               ni he de quitarme de aquí
               si no me dices primero
               dónde vamos y a qué causa.

LELIO:

               ¿Estás borracho?

BRITÓN:

               Estoy hecho
               el propio un galán de requiem,
               no falta más que el entierro.

LELIO:

               Calla, y sígueme.

BRITÓN:

               Es en vano.
               Yo he dado por hoy en esto.
               ¡Vive Dios! Si no te explicas,
               que me has de ver estafermo.

LELIO:

               ¡Válgate el diablo por loco!

BRITÓN:

               ¡Válgate el diablo por cuerdo!

LELIO:

               Ven, sabráslo de camino.

BRITÓN:

               No, hay que hablar; aquí me asiento,
               o sacando agua de un pozo
               me quito todo el ungüento
               de esta carátula sucia,
               que a grajos y pringue huelo.

LELIO:

               Sabrás, pues, ya que porfías...

BRITÓN:

               Eso vaya.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LELIO:

               ...que Valerio
               quiere a Margarita bien.

BRITÓN:

               Dime otra cosa de nuevo,
               que esa ya sé que la tiene
               más ha de un año en destierro.

LELIO:

               Gozóla a lo que se dice.

BRITÓN:

               Y diráse lo que es cierto,
               que en un año de afición
               ni ella es manca ni él es lerdo.

LELIO:

               El temor de sus parientes,
               solicitados del viejo,
               la hacen vivir con recato,
               hasta que la muerte y tiempo,
               que vencen dificultades,
               al yugo del casamiento
               los iguale.

BRITÓN:

               Dices bien;
               que es más ella y él es menos.

LELIO:

               Esta tarde, pues, se fue
               Cleandro a Sena, sabiendo
               que está a la muerte su hermana.
               Supo su ausencia Valerio,
               y, fïándose de mí,
               vino a Florencia encubierto
               a verse con Margarita...

BRITÓN:

               Diligente caballero.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LELIO:

               Para que esta noche vaya
               a mi casa, donde ha puesto
               el tesoro de sus gustos
               y han de gozarse en secreto.
               Pidió a Grimaldo prestada
               la silla con los dos negros
               dueños de aquestos vestidos.

BRITÓN:

               Muy bien huelen a sus dueños.

LELIO:

               Yo, que como soy de carne
               y no de mucha edad, tengo
               mis tentaciones humanas,
               ha más de un mes que deseo
               ser de aquesta Melisendra
               por una noche Gaiferos,
               y aun se lo he dado a entender.

BRITÓN:

               ¿Mas que respondió no cheo?

LELIO:

               "¡Zape!" dijo con la boca
               y "miz" con los ojos.

BRITÓN:

               Bueno.
               Ahí un no es medio sí.
               Milagros son de estos tiempos.

LELIO:

               No imagino si se ve
               en la ocasión, como ordeno,
               que se hará de pencas mucho,
               aunque es muy ilustre.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


BRITÓN:

               Credo;
               que es viña, en fin, vendimiada
               y da a todo pasajero
               un grumo, y más de racimo
               que se queda siempre entero.

LELIO:

               Pues porque por diligencia
               no quede, esta noche intento
               hurtarle esta Margarita.

BRITÓN:

               Si te la cuelgas al cuello
               no será malo el joyel.
               Envidia, por Dios, te tengo;
               que, como voy ya calando,
               no hay amante sin ingenio.

LELIO:

               Como supe que pidió
               a Grimaldo silla y negros,
               llamélos aquesta tarde
               y dentro de un aposento
               sus zaques llené de vino.

BRITÓN:

               ¿Desnudástelos?

LELIO:

               Dejélos
               en carnes.

BRITÓN:

               Muy bien guardaste
               tu vino, pues queda en cueros.

LELIO:

               Cerrélos después con llave,
               encomendélos al sueño,
               y machacando carbón,
               con él y claras de huevos,
               he compuesto este betún
               con que los dos parecemos
               infantes de Monicongo;
               y fïado del silencio
               de la noche, en el zaguán
               de mi dama a punto tengo
               la silla en que a Margarita
               llevemos los dos.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


BRITÓN:

               Apelo.
               Aún si me cupiera parte,
               vaya; mas ¿no es caso recio
               que la lleve yo ensillada
               y tú la goces en pelo?
               Pero, dejando las burlas,
               si viene por ella Alberto,
               crïado de su galán,
               y has de ir en su seguimiento
               hecho ganapán de silla,
               ¿cómo ha de tener efecto
               tu mal digerida traza?

LELIO:

               Una riña fingiremos
               con él; y con los correones
               de suerte le apartaremos
               de nosotros en la calle
               que huya como liebre o ciervo.

BRITÓN:

               ¿Y dónde piensas llevarla?

LELIO:

               ¿Eso preguntas? ¿No tengo
               en Florencia otras dos casas,
               una de la otra lejos?

BRITÓN:

               Alto, la maula está hecha.
               ¡Vive Dios que eres discreto!
               El ingenio te ha aguzado
               la muela de algún barbero.
               Mas ¿no es éste Alberto?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LELIO:

               El mismo.

BRITÓN:

               Ya enguinéate y hablemos
               a lo de zape y Angola.
Sale ALBERTO

ALBERTO:

               ¿En qué diablos andáis, perros,
               que en todo hoy no os he topado?

BRITÓN:

               Habra bien, sino que temo
               que turu ru palo encaje
               en cabeza y sacan seso.

ALBERTO:

               ¿Qué es de la silla?

LELIO:

               Ésa acá.

ALBERTO:

               ¿Acá está ya?

LELIO:

               Acá traemo,
               porque ruega ansí tu amo.

ALBERTO:

               ¿Pues cuándo le hablastes?

BRITÓN:

               Ruego.

ALBERTO:

               ¿Y os mandó aguardarme aquí?

BRITÓN:

               Sí, y sanca de frantiquero
               ocho reale para vina,
               que esa nobre cagayero.

ALBERTO:

               Alto; viendo mi tardanza,
               dándole prisa el deseo,
               los debió de enviar aquí.
               Aguardadme en este puesto,
               iré a avisar a la dama
               que habéis de llevar.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 036 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


BRITÓN:

               Queremo,
               haga Valerio co era
               quaquala.
Vase ALBERTO

LELIO:

               Primo, callemo.
               Famosamente se traza.

BRITÓN:

               Bueno se le va poniendo
               el ojo al haca.

LELIO:

               ¡Oh qué noche!

BRITÓN:

               No la dormirás al menos.

LELIO:

               Lindo embuste.

BRITÓN:

               Para ti,
               que yo soy sólo el jumento
               que le hacen llevar a cuestas
               la paja, y se queda hambriento.
               A mi costa has de cenar.

LELIO:

               Tú buscarás tu remedio.

BRITÓN:

               ¿Qué he de hacer? Cuando no hallare
               cecial, cenaré abadejo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Sale MARGARITA con manto,
LEONELA en cuerpo y ALBERTO.
Sacan LELIO y BRITÓN la silla
MARGARITA:

               Leonela cierra la puerta.

LEONELA:

               Di de mi parte a Valerio
               que si me ha de enviar barato.

ALBERTO:

               ¿Y la silla?

LELIO:

               Aquí traemo.

ALBERTO:

               ¿Queréis que me quede yo
               por barato en casa?

LEONELA:

               ¡Bueno!
               A ahorcado tal barato.

ALBERTO:

               Del rollo de vuestro cuello.

LEONELA:

               Sois grande para joyel.
               ¡Oh hi de puta y qué mercero!
               Bien vendéis vuestras agujas.
               ¿Entraste?

MARGARITA:

               Sí, cierra.

Éntrase en la silla


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 038 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


LEONELA:

               Cierro.

ALBERTO:

               ¿He de volver?

LEONELA:

               ¿Para qué?

ALBERTO:

               Para la toba.

LEONELA:

               No cheo.

ALBERTO:

               En fin, ¿no he de volver?

LEONELA:

               No;
               mas si volviese sea luego.
Éntrase LEONELA

ALBERTO:

               Ea, perros, por aquí.

LELIO:

               Ya dije que no yamemo
               perra a nadie, que también
               hay en mundo branca perro.

ALBERTO:

               Pues ¿de qué se entona el galgo?

BRITÓN:

               Négoro fa cagayero
               y no hay négoro sudío;
               que come mantega y puerco.

ALBERTO:

               Hablen menos y anden más,
               que ya se me va subiendo
               a las narices el humo.

LELIO:

               Po lo Dioso jelalero
               que han de pagá de un beyaco
               con cozo e lale con cuero
               de buey.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 039 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


BRITÓN:

               Dale culubán.

ALBERTO:

               ¡Ay!

BRITÓN:

               ¿Quejamo?

ALBERTO:

               ¡Ay, que me han muerto!

LELIO:

               Síguele por que se aleje,
               que al momento volveremos
               por la silla.

BRITÓN:

               Bien se traza.
De dentro

ALBERTO:

               ¡Ah perrazos!

BRITÓN:

               Aguala a perro.

Vanse.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 040 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Sale CLEANDRO

CLEANDRO:

               La silla que mi deshonra
               lleva he seguido encubierto
               hasta aquí, por conocer
               quién es su lascivo dueño.
               Pues dándolos muerte juntos,
               verá Florencia si tengo
               la sangre helada, o si hierve
               con la venganza, que es fuego.
               Pero sola se ha quedado,
               porque los mozos huyeron;
               Amor, dejadme vengar,
               pues mi enojo es cual vos, ciego.
Abre la silla y saca a MARGARITA
                  Deshonra de aquestas canas
               a quien tan mal pago das.
               Lamia torpe, ¿dónde vas?
               ¿Por qué mi sangre profanas?
               Tus mocedades livianas
               castiga quien de ese talle
               quiere que en la calle te halle
               y huye tu desenvoltura,
               pues, al fin, como basura
               te han arrojado a la calle.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

                  No por pesada te suelta
               quien a cuestas te llevaba,
               pues tu liviandad bastaba
               a dar a Italia una vuelta.
               Mas como te vio resuelta
               a ser de tu honor tirana,
               tu propio peso amilana
               sus fuerzas, porque confiesa
               que la cosa que más pesa
               es una mujer liviana.
                  El modo y traza condeno
               con que tu infamia procura
               dar muestras de tu locura,
               pues vas sin silla y sin freno;
               que enfrenaras fuera bueno
               la torpeza que te abrasa.
               Entra en casa, si es que pasa
               por ello y te admite en sí,
               que, por echarte de sí,
               te abrió sus puertas mi casa

Vase MARGARITA


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

                  Para dar al vicio entrada
               las abrió Leonela ahora,
               que siempre de la señora
               es retrato la crïada.
               Sólo has tenido de honrada
               el irte sin responder,
               con que has podido vencer
               aquesta daga desnuda;
               pero ¿cuándo no fue muda
               la vergüenza en la mujer?
                  Gente viene. Al que me ofende
               no conozco. Hablarle intento.
               Engendrado ha atrevimiento
               el enojo que me enciende.
               Si en esta silla pretende
               deshonrarme mi enemigo,
               con ir en ella consigo
               que sea en venganza igual,
               esta silla tribunal
               de mi agravio y su castigo.
                  Ahora bien, aunque el temor
               tiene en la vejez su centro,
               determino entrarme dentro,
               que también sabe el honor
               disfrazarse como amor.
               Trazas tienen de ser éstas
               para mi ofensor molestas,
               pues me ha de llevar su gente
               sobre sí, cual penitente
               que lleva su cruz a cuestas.

Éntrase CLEANDRO en la silla.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Salen LELIO y BRITÓN
LELIO:

Bien le habemos alejado.

BRITÓN:

Cual novillo va corrido.

LELIO:

Habíase de haber ido
la dama, que hemos tardado.

BRITÓN:

¿Donde diablos, si ha cerrado
su puerta? Cual plomo pesa.
Aquí está.

LELIO:

Famosa empresa.

BRITÓN:

Como de tu ingenio fue.

LELIO:

Peldona vuesa mecé.
Anda, plimo.

BRITÓN:

Vamo apriesa.

Llevan la silla de un cabo a otro del tablado.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


Sale VALERIO
VALERIO:

                  O el esperar al que aguarda,
               con sofísticos engaños,
               le vende instantes por años,
               o mi Margarita tarda.
                  Pero estos los negros son
               y esta la silla en que viene
               quien ha ya un año que tiene
               en mi pecho posesión.
Requebrando al viejo
                  Sol mío, ¿qué maravilla
               de noche os saca bizarro,
               y saliendo el sol en carro,
               sois vos sol y andáis en silla?
                  Pero, pues dejáis el coche,
               corred cortinas también,
               porque los que en silla os ven,
               puedan ver al sol de noche.
                  ¿No queréis hablarme, amores,
               mi bien, mi dueño, mi vida?
               Muda seréis mi homicida.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


BRITÓN:

               Cagayero dejan frores[,]
               que pensan mucho mujer
               y queremo caminar.

VALERIO:

               Pues por aquí habéis de echar,
               que en cas de Lelio ha de ser
               donde habéis de parar.

LELIO:

               Bueno.
               Anda con Dioso, que aquí
               sabemo dó va.

VALERIO:

               ¿Qué? ¿Así
               me desconocéis?

BRITÓN:

               Sereno
               no conoce, que está obscuro.

VALERIO:

               Valerio soy.

BRITÓN:

               Para eya.

LELIO:

               No sa para vos donceya,
               apartamo.

VALERIO:

               Perros, juro.

BRITÓN:

               No yama perro, que hay palo,
               de siya y hay cureón.

VALERIO:

               ¿No es linda disolución?

LELIO:

               Que yeva pasa Gonzalo
               si no aparta de camino.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


VALERIO:

               Basta, que burlan de mí.
               O habéis de echar por aquí,
               o he de hacer un desatino.
Echa mano y da espaldarazos
               Ea, perros, caminemos
               o moriréis a estocadas.

LELIO:

               Compañeras cucharadas,
               palo de siya tenemos,
               aguarda vuesa mecé
               y veremos maravilla.
Llégase [VALERIO] a sacar a MARGARITA y
descubre al viejo CLEANDRO que sale, y echa mano

VALERIO:

               Amores, sal de la silla
               y a casa te llevaré.
               Mas ¿qué es esto?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

               El desengaño
               que has de ver en mi venganza;
               la burla de tu esperanza,
               de tu atrevimiento el daño.
               No es Margarita mujer
               que, deshonrando su casa,
               al deseo que te abrasa
               tiene de corresponder.
               Que ella misma me avisó
               de tu intención atrevida,
               y el castigo de tu vida
               aquí dentro me metió.
               La espada tienes desnuda.
               Si, como afrentas mujeres,
               tu infamia defender quieres,
               palabras en obras muda,
               que si me haces que trasnoche,
               a matarte es, enemigo.

VALERIO:

               No suelen reñir conmigo
               fantasmas que andan de noche.
               ¡Jesús, mil veces! No puedo
               creer que Cleandro seas,
               sino el diablo, que deseas
               ponerme de noche miedo.
               Y no será maravilla,
               que, según el mal gobierno
               de mi vida, del infierno
               demonios traigan la silla.
               ¡Jesús, infinitas veces!
               ¿La Margarita sois vos?
               No más amores, por Dios.

Vase


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 141
Quien no cae no se levanta Acto I Tirso de Molina


CLEANDRO:

               ¿De un viejo huyes? Bien mereces
               nombre infame de cobarde.
               Soy pesado, no te sigo;
               mas yo te daré castigo;
               que, si llega, nunca es tarde.
Vase

BRITÓN:

               Burlaos con silla o con coche.
               ¡Oigan cómo ha enmudecido!
               ¡Gentil dama hemos traído!
               Duerme con ella una noche.

LELIO:

               Déjame.

BRITÓN:

               ¡Burla gallarda!
               Dado te han linda papilla.
               Si hasta aquí trujiste silla,
               desde hoy más te pon albarda.

LELIO:

               ¿Hay burla mayor? Metamos
               las dos en este zaguán,
               y vámonos.

BRITÓN:

               Ganapán
               sin fruto.

LELIO:

               ¡Buenos quedamos!

BRITÓN:

               En blanco nos han dejado;
               mas miento, mejor diré,
               pues contigo me tizné,
               que nos dejan en tiznado.

LELIO:

               Llega ya, y la silla carga.

BRITÓN:

               Cuento hay para muchos días,
               mas buen despacho tenías
               si te echaras con la carga.
 
FIN DEL PRIMER ACTO


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena II
Pág. 049 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Sale LELIO quitándole a LISARDA,
su esposa, unas joyas, y BRITÓN
LELIO:

               Por vida de los dos, que no las quiero
               para jugar. Lisarda, no me enojes;
               he menester un poco de dinero,
               e importa que esas joyas te despojes
               para empeñarlas, no para venderlas.

LISARDA:

               En lindo tiempo, por mi fe, me coges;
               deseo debes de tener de verlas
               empleadas mejor en otro cuello
               más digno que no yo de mi oro y perlas.
               Es dama al uso, que tendrá el cabello
               negro, que ya no se usan hebras de oro,
               y si es moreno el rostro será bello.

LELIO:

               ¡Oh, qué pesada estás¡ Porque te adoro
               te atreves a enojarme.

LISARDA:

               ¿Es ojizarca?
               Pero ojinegra es, que no lo ignoro;
               en los tiempos del Dante y del Petrarca
               los ojos zarcos eran los mejores,
               adorados del príncipe y monarca,
               ya los negros rasgados dan favores;
               que las bellezas son como el vestido,
               que mudan con la hechura los colores.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LELIO:

               Quítate ya esas joyas, que he tenido
               mucha paciencia. ¡Ea!

LISARDA:

               ¿Qué es aquesto?
               ¿Cuándo, Lelio, el respeto me has perdido?
               Dos años ha que el yugo nos ha puesto
               del conyugal amor la iglesia santa,
               tirando a su coyunda el carro honesto.
               Voluntad me has mostrado siempre tanta,
               que a cuantas damas hay envidia he dado.
               Pues ¿qué mudanza mi ventura espanta?
               De un mes acá te veo tan trocado,
               que, si antes a las nueve te acostabas,
               volver sueles al alba disfrazado.
               Apenas, Lelio, de comer acabas
               cuando, antes que levanten los manteles,
               tomas la capa que antes olvidabas.
               Jugaste, y aunque pocas veces sueles
               gastar el tiempo en esto, ya has perdido
               el dinero, la plata y los doseles,
               y no tan malo, si en el juego ha sido
               esta pérdida sola y no en desvelos
               que sospecho te traen desvanecido;
               que el juego que hay peor es el de celos,
               pues pierden con la vida la paciencia.

LELIO:

               ¿Quieres, Lisarda, no llorarme duelos?
               Ni el juego ni el amor me da licencia
               para quitarte joyas que no he dado,
               pues las trajo tu dote por herencia;
               salí fiador, estoy ejecutado,
               no quiero que entre en casa la justicia
               y lo sepan tu tío y mi cuñado;
               otras joyas habrá de más codicia
               que comprarte prometo. Acaba, amores.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LISARDA:

               Ya esa fïanza vino a mi noticia,
               deuda es que tiene muchos acreedores,
               y aunque su honra es ya dita quebrada,
               se empeñan más por ella sus deudores.
               No estoy, Lelio, en tu amor tan descuidada
               que, aunque callo y consiento, no trasnoche
               celosa con razón, y desvelada.
               Bien piensas tú que del disfraz de anoche
               tan ignorante estoy que no he sabido
               la negra traza de la silla o coche.
               Autor de este entremés debe haber sido
               aqueste bienaventurado.

BRITÓN:

               ¡Bueno!
               Yo he de tener la culpa. Si ha perdido,
               Britón le hizo perder; si del sereno
               le duele la cabeza, este bellaco
               de Britón es la causa; si el moreno
               se emborracha con vino o con tabaco,
               Britón le dio a beber; si falta en casa
               alguna cosa, Britoncillo es caco.
               No lo puedo sufrir, de raya pasa,
               un año ha que te sirvo; hagamos cuenta,
               diez reales cada mes me das por tasa.
               Aquí está el papelillo en que se asienta
               lo que recibo; débesme once reales
               menos tres cuartos, no tengo otra renta,
               páguenmelos y adiós, y sean cabales.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LELIO:

               ¿Estás sin seso?

BRITÓN:

               Estoy muy enojado
               y harto de llevar ya tus atabales.
               A un hombre como yo bien opinado
               no es razón que le llamen alcahuete.
               ¿Hanme visto llevar algún recado?
               ¿Cuándo te traje yo carta o billete?
               Siempre el rosario traigo en cuello o mano;
dentro mi faltriquera no se mete.
               ......................... [ -ano]
               De fray Luis, y porque veas si miento,
               estas hojas dirán si soy cristiano.
Va a sacar un libro de la faltriquera
y saca envuelta al rosario una
baraja de naipes,que se le cae

LISARDA:

               Muy bien lo dicen, pues de ciento en ciento
               te salen a abonar descuadernadas
               como tu vida; y quien te da sustento
               de ésas y de otras cartas despachadas;
               por el infierno debes ser correo.

BRITÓN:

               ¡A afrentarme salistes desolladas!
               ¡Volveos al nido, que en mi muerte creo,
               que de vosotras, en lugar de tablas,
               he de hacer ataúd, según deseo
               que andéis conmigo siempre!


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 053 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LELIO:

               En vano entablas
               dilaciones; del cuello el oro quita,
               que pierdo tiempo mientras tanto me hablas.
               Quita las perlas.

LISARDA:

               ¿Qué furor te incita?
               ¿No están mejor al cuello de tu esposa
               que no al cuello...

LELIO:

               ¿De quién?

LISARDA:

               ...de Margarita?

LELIO:

               No digas necedades, si celosa
               estás; que es tan honrada como bella
               Margarita, y doncella generosa.

LISARDA:

               Será virgen y madre, si es doncella,
               que de Valerio dicen que ha parido.

LELIO:

               Mientes, y toma; acordaráste de ella.
Dale un bofetón

LISARDA:

               ¡Ay, cielos!

BRITÓN:

               Más me pesa, que has rompido
               la sarta.

LELIO:

               Los anillos le he quitado
               y los zarcillos.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


BRITÓN:

               Su pirata has sido.

LELIO:

               Coge las perlas.

BRITÓN:

               ¿No me ves bajado,
               cual fraile en Gloria patri?
Sale ROSELIO

ROSELIO:

               ¿Qué es aquesto?
               Lisarda, ¿de qué lloras?

LISARDA:

               He quebrado
               la sarta de las perlas en que he puesto
               todo mi gusto.

BRITÓN:

               (No hay más linda pieza (-Aparte-)
               que una mujer para mentir de presto.)

ROSELIO:

               No es esa la ocasión de tu tristeza;
               que no eres tú, sobrina, tan liviana
               que por eso des muestras de tristeza.
               ¿Qué es eso del carrillo? Mas la grana
               en que se tiñe el daño que recelas
               y tu honrada respuesta me hizo llana.
               Lelio, ¿hasla dado?

LELIO:

               ¿Yo?

ROSELIO:

               Deja cautelas.
               Britón, ¿qué es esto?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


BRITÓN:

               Es una niñería,
               un dolorcillo que le dio de muelas.

ROSELIO:

               ¿Calláis los dos? A la sospecha mía
               doy crédito; la cara de Lisarda
               es un papel que a mi venganza envía,
               tinta es la sangre que la letra aguarda,
               con cinco plumas la escribió el villano
               valiente con mujeres que acobarda.

LISARDA:

               Por mi fe que te engañas.

ROSELIO:

               Jura en vano,
               que ya en la plana de tu rostro veo
               el renglón riguroso de la mano.
               ¡Ah Lelio, Lelio! ¿Es éste el justo empleo
               que hace en ti de Lisarda que te adora?

LISARDA:

               No ha reñido conmigo.

ROSELIO:

               Ya lo veo.

LELIO:

               Si la he reñido, ¿qué tenemos ahora?
               Quitéla estos zarcillos y estas perlas
               que llevo, a una mujer; quiso, habladora,
               por resistirme, consentir romperlas,
               y dile el bofetón que te ha ofendido;
               estas las joyas son, si quieres verlas.

ROSELIO:

               ¿Por qué la tratas mal?

LELIO:

               Soy su marido.

ROSELIO:

               Una vez sola pone el que es honrado
               la mano en su mujer: si infame ha sido.
               No le quites el oro que no has dado.
               Vuélveselo, o si no...

LELIO:

               Aparta, viejo,
               si no quieres...


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


ROSELIO:

               La sangre se me ha helado;
               mas no por eso que me injuries dejo.
               Has de darle las perlas.

LELIO:

               ¡Buen aviso!
               Pagarte a coces quiero ese consejo.
Derríbale y dale de coces

LISARDA:

               ¿A mi tío?

LELIO:

               Él se tiene lo que quiso.

ROSELIO:

               Soy tierra; en fin, atréveste a la tierra.

LELIO:

               Pues si eres tierra, con razón te piso.

BRITÓN:

               Hoy reina alguna suegra; todo es guerra.
Vanse los dos, LELIO y BRITÓN

ROSELIO:

               ¿A mí en el suelo y de coces?
               Lisarda, dame una espada.

LISARDA:

               Sosiégate, no des voces,
               que no es justo sepan nada
               los vecinos.

ROSELIO:

               Mal conoces
               mi condición, ¡vive el cielo!
               ¿De un cobarde mal nacido?

LISARDA:

               Deja las leyes del duelo,
               que tú la culpa has tenido
               de que te echase en el suelo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 057 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


ROSELIO:

               ¿Yo la culpa en defender
               tu injuria? ¿En mí un mozalbete
               las manos ha de poner?

LISARDA:

               Eso tiene quien se mete
               entre marido y mujer.
               ¿Qué tengo yo que no sea
               de Lelio?

ROSELIO:

               ¿A ti un bofetón?

LISARDA:

               Ni me afrenta, ni me afea;
               afeites del honor son
               con que el amor se hermosea.
               Es mi esposo, hacerlo pudo.

ROSELIO:

               Hablas al fin como honrada;
               pero el acero desnudo,
               ya jubilado en la espada
               me vengará.

LISARDA:

               De eso dudo.
Vase.
Sale VALERIO

ROSELIO:

               ¿Aquí estás? ¿Cómo te atreves
               salir en público así,
               si por tus costumbres leves
               anda Cleandro tras ti,
               y antiguos enojos mueves?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


VALERIO:

               Quiero hoy volverme al aldea
               y he menester que me des
               unos escudos.

ROSELIO:

               Granjea
               tu hacienda así, que después
               no es mucho que corta sea.
               ¿Cuántos los escudos son?

VALERIO:

               Quinientos.

ROSELIO:

               Pues ¿para qué?

VALERIO:

               Compro cierta posesión.

ROSELIO:

               ¿Tú, posesión? Ya yo sé
               de tu santa inclinación
               la posesión en que estriba
               tu liviana voluntad,
               en torpes vicios cautiva.

VALERIO:

               ¡Por Dios, que es una heredad!

ROSELIO:

               Si es heredad, será viva.

VALERIO:

               ¡Oh, qué de ello que me cuesta
               cualquier cosa que me das!
               Digo que es para una fiesta;
               para jugar. ¿Quieres más?
               ¡Una mujer!

ROSELIO:

               ¡Y honesta!

VALERIO:

               ¿Tienes otro que te herede
               más que a mí y para que estimes
               lo que es justo, que acá quede?
               Ya soy hombre, no escatimes
               lo que mi edad me concede.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


ROSELIO:

               ¿Tantos pasos y argumentos
               gastas, si en darte me fundo,
               los reales cientos a cientos?

VALERIO:

               Más que un hermano segundo
               en cobrar sus alimentos.
               Si me los tienes de dar,
               ¿para qué con esa flema
               me los haces desear?

ROSELIO:

               A ti y Lelio un mismo tema
               os hace locos de atar.
               Ea, en mí las manos pon,
               como hizo Lelio en tu prima;
               si te parece razón,
               mi cano rostro lastima,
               dame en él un bofetón.
               El oro y joyas me quita
               con alborotos y voces,
               y en tierra me precipita,
               darásme otra vez de coces
               por amor de Margarita.

VALERIO:

               ¿Cómo es eso?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


ROSELIO:

               A su mujer
               las joyas Lelio ha quitado
               que no le supo traer,
               y un bofetón le ha costado
               el quererlas defender.
               Y porque yo, como tío,
               sus locuras reprendí,
               fue tanto su desvarío,
               que puso los pies en mí.
               ¡Mira qué valiente brío!
               A Margarita pretende;
               para ella las joyas son
               con que su interés entiende.
               Si es ésta la posesión
               que tu deshonra te vende,
               cómprala, y cual Lelio yerra.
               Echa a mal mi hacienda así
               y de casa la destierra.
               ¡Písala bien como a mí!
               Lelio me ha pisado en tierra.

Vase


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


VALERIO:

               ¿Lelio a mi padre ha injuriado?
               ¿Lelio en Margarita--¡Cielos!--
               emplea hacienda y cuidado?
               ¿Lelio afrentas? ¿Lelio celos?
               Mas ¿qué mucho si es cuñado?
               Voyle a buscar, que mejor
               satisfará a mi esperanza
               que a la lengua mi valor.
               Daré de un golpe venganza
               a mi padre y a mi amor.
Vase.
Salen LEONELA y MARGARITA

LEONELA:

               ¡Buena traza!

MARGARITA:

               No más silla.

LEONELA:

               ¿Escarmentarás desde hoy?

MARGARITA:

               Triste desde anoche estoy;
               alcánzame esa almohadilla
               que la labor entretiene;
               olvidaré pesadumbres.
Dale vainicas,
y toma LEONELA randas

LEONELA:

               Cuando a ella te acostumbres,
               si amor quiere, tan bien viene
               a la labor como al ocio;
               pues tal vez, si le aprovecha,
               hace de la aguja flecha
               con que entabla su negocio.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               Como es la materia blanda,
               aunque se suele picar,
               huélgase tal vez de andar
               entre la aguja y la holanda.
               ¿Has las randas acabado?

LEONELA:

               No, porque aunque son ligeros,
               cánsanme cien majaderos
               que haciendo un manoteado
               enmarañan mi labor.

MARGARITA:

               Si un majadero no más
               da tanto enfado, ¿qué harás
               con ciento juntos?

LEONELA:

               Mejor
               son éstos que están atados;
               pues menos tormento dieran
               los necios como estuvieran
               del modo que éstos colgados.

MARGARITA:

               Leonela, ¿no es gentilhombre
               Lelio?

LEONELA:

               Tu pretendiente es
               rico, galán y cortés;
               pero como tiene nombre
               de casado, no me agrada.
               Para mí mucho ha perdido
               en serlo.

MARGARITA:

               ¿Por qué?

LEONELA:

               Un marido
               que es con carga tan pesada
               ganapán del matrimonio,
               sufre mucho.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               Bueno está.

LEONELA:

               Un marido sufrirá
               todo un falso testimonio.

MARGARITA:

               ¿Por qué, que estás importuna?
               ¿De todo has de mal decir?

LEONELA:

               Hombre que puede sufrir
               el rüido de una cuna,
               ¿qué diablos no sufrirá
               al lado de una mujer
               que por fuerza ha de tener
               las inmundicias que ya
               te constan?

MARGARITA:

               Eso es sin duda.

LEONELA:

               ¿No sufre más que un peñasco
               hombre que no tiene asco
               de un rostro con paño o muda?

MARGARITA:

               Galán melindroso hicieras.
               Amor Lelio me ha mostrado,
               liberal me ha regalado
               y me agradan sus quimeras,
               pues Valerio es sospechoso,
               y mi padre de éste está
               seguro; tráemele acá,
               que, aunque el viejo es receloso,
               cuando venga y le halle aquí,
               no faltará una mentira
               que le engañe.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LEONELA:

               Si él suspira
               y tú le escuchas así,
               voy por él, servirte quiero.

MARGARITA:

               Que varíe me has mandado;
               sabré a qué sabe un casado
               pues ya sé lo que es soltero.

LEONELA:

               A ambos puedes reducillos.

MARGARITA:

               ¿Dos juntos? ¡Líbreme Dios!

LEONELA:

               Lo bueno es de dos en dos,
               que es comer a dos carrillos.
Vase

MARGARITA:

               La inclinación de mi edad
               más gusta oír cada día
               sermón en la Compañía
               que misa en la Soledad.
               Sola estoy y no soy santa;
               perdone mi padre viejo
               que no hay gusto con consejo;
               mas, ¡Válgame Dios! ¿quién canta?
Canta de dentro

VOZ:

               "Margarita, Margarita,
               maldita fuera mejor
               que te llamase Florencia,
               pues eres su maldición."


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Quién puede ser la que canta?
               ¡Ay cielos, qué triste voz!
               Los cabellos me ha erizado,
               palpítame el corazón.
               ¡Hola! ¿Quién canta allá dentro?
               Pero ¡qué medrosa soy!
               Alguna de mis crïadas
               es que está haciendo labor.
               Cante alegre o cante triste,
               que el uno y el otro son,
               suspenden y avivan más
               sentimientos del amor.
Canta

VOZ:

               "Margarita te llamaron,
               pero no conforma, no,
               con tus obras tu apellido
               con tus vicios tu valor.
               Libre te crïó tu madre
               causando tu perdición,
               ¡Pobre de ella, cuál lo paga!
               ¡De llamas es su prisión!"


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Qué es esto? ¿A mí se dedican
               los versos de esta canción?
               ¿Mi libertad reprehenden?
               ¿Maldicen mi inclinación?
               Éste es mucho atrevimiento.
               ¿Cuándo sufrí burlas yo?
               Castigaré en la crïada
               este agravio, ¡vive Dios!
               ¡Hola! Florisa, Marcela,
               Faustina, Andronio, León.
               ¿No me responde ninguno?
               ¿Si estoy soñando? Mas no,
               no debe de ser de casa
               la cantora o el cantor
               que mi vida satiriza.
               Algún vil murmurador
               de los de mi vecindad
               me piensa poner temor.
               Digan; allá se lo hayan.
               Libres son y libre soy.
               De la más santa murmuran;
               del rey como del pastor;
               mas que digan que mi madre,
               porque libre me crïó,
               se abrasa, ésta es desvergüenza.
               Sufrirlo será baldón,
               castigarle será justo.
               ¡Hola! Llamadme a Gascón,
               ese mozo de caballos.
               Mas, ¿qué es esto? Loca estoy.
               ¿No hay en Florencia mujeres
               de mi nombre y que no son
               de más benditas costumbres
               ni más honestas que yo?
               Cante[n] de ellas y de mí,
               que yo les daré desde hoy
               materia para sus versos,
               porque he de vivir peor.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Canta
VOZ:

               "No harás, porque antes de mucho
               el infernal cazador
               que caza almas, con tus ojos
               perderá tu posesión.
               Aunque has perdido la cuenta,
               de tu vida en un sermón,
               por las cuentas de un rosario,
               borrará tus cuentas Dios.
               A un hombre puesto en un palo
               has de tener tanto amor,
               que has de perder el juicio
               en la vulgar opinión."


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Cómo? ¿Yo a un ajusticiado?
               ¿A un hombre en un palo yo?
               ¿Yo a difuntos? ¿Yo sin seso?
               Desmayos me da el temor.
               ¿Mujer de mi calidad
               ha de estar sin lo mejor
               del alma, que es el jüicio?
               ¿Yo amante de quien perdió
               la vida en un palo vil?
               No es buena satisfacción
               de mis culpas deshonrarme.
               Perdonaráme el sermón.
               Si sermones han de ser
               causa de mi conversión,
               no he de oírlos en mi vida.
               Intente otros medios Dios,
               que por ése no haya miedo
               que me coja, pues desde hoy
               no he de oir sermón ni misa.
               Vuélvome a hacer mi labor.
               ¡Ay! Si Leonela viniese,
               si entrase conversación
               y dejase de cantar
               aquesta agorera voz.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Canta
VOZ:

               "Margarita, ¿de qué sirve
               hacer piernas contra Dios,
               ni tirar, cual dijo a Pablo,
               coces contra el aguijón?
               Si de tu libre albedrío
               siguieres la inclinación
               y sus vicios no dejares,
               daránte mal galardón."
Descúbrese al son de tristes instrumentos una escalera
de flores, y al cabo una silla y corona de fuego
               "En el reino del espanto,
               entre fuego y confusión,
               aquesta silla te espera
               si no excusas tu rigor.
               Aunque por flores se sube,
               que el deleite es torpe flor,
               éste es el fruto que ofrecen
               flores que de vicios son.
               En vez de oro tiene fuego,
               brasas sus follajes son,
               su corona basiliscos,
               azufre y pez es su olor."


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡Ay, cielos; qué horrenda vista!
               Leonela, Fabia, señor,
               crïados, vecinos, gente,
               ¿ninguno me da favor?
               Pues que ninguno me ayuda,
               matarme será mejor.
               ¿No hay cordel que sea verdugo
               de mi desesperación?
Al son de música alegre se descubre
una escalera hecha de rosarios, y
sobre ella una silla muy hermosa y
sobre la silla una corona de oro.
Canta

VOZ:

               "El cordel que te remedie
               las cuerdas divinas son
               de esta escala, donde sirve
               cada cuenta de escalón
               por ella, para que suba
               hasta el cielo el pecador,
               da la mano poderosa
               su admirable devoción.
               Silla y corona de rosas
               es quien paga el fruto en flor
               a María, flor de gracia,
               e intenta tu conversión.
               Teje del rosal divino
               del rosario y su oración
               las rosas de sus misterios,
               si alcanzar quieres perdón."


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡Oh, qué belleza de silla!
               El alma me consoló;
               encubrióse su hermosura,
               la voz dió fin a su voz.
               Entre el consuelo y tristeza,
               la esperanza y el temor,
               me tienen entre dos aguas
               y me cubre un frío sudor.
               ¡Cuánto va de silla a silla,
               válgame el poder de Dios;
               y de corona a corona,
               de reino a reino! Venció
               el temor aquesta vez.
               ¡Viva la virtud! Desde hoy,
               salgan los vicios de casa.
               Salid fuera, torpe amor.

Vase.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Salen LELIO y VALERIO acuchillándose,
LEONELA dando voces
LEONELA:

               ¡Valerio, envaina, que me causas miedo!
               ¡Jesús! Lelio, ¿no ves que estoy preñada?
Palpitaciones tengo, muerta quedo;
               no hay coco para mí como una espada.

VALERIO:

               Amigo al uso, no verás si puedo
               la traza infame de tu amor vengada;
               que a castigar en ti me traen los cielos
               la injuria de mi padre y de mis celos.
               Lisarda es prima mía, en quien villano
               la vil mano pusiste, que atrevida
               muestra tu infamia, aunque se excuse en vano,
               porque quede tu afrenta conocida.
               No pone el noble en su mujer la mano
               si no es para, quitándola la vida,
               mostrar que, ocasionando su deshonra,
               no le dio menos causa que en la honra.
               Y porque [de] defender mi padre trata
               de su sobrina el lícito decoro,
               pisaste vil su venerable plata
               cuando a tu esposa le quitaste el oro.
               ¡Bravas hazañas! ¡Tu valor quilata
               con viejos y mujeres! Ya no ignoro
               el esfuerzo que en ti tiene su espejo
               hiriendo a una mujer, pisando a un viejo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LELIO:

               Con la mano te pienso dar respuesta,
               ya que así te desbordas y desmandas,
               pues es la espada lengua.

VALERIO:

               En ti molesta
               y no enseñada, pues tan mal la mandas;
               que, en fin, como tu mano descompuesta,
               rostros tiernos afrenta y canas blandas,
               no podrás de cobarde delicado
               sufrir el peso del acero honrado.

LELIO:

               Habla cuanto quisieres, que no irrita
               tu cólera el valor que en mí conoces.
               Sólo digo que adoro a Margarita
               y que he de procurar que no la goces.

VALERIO:

               ¡Oh, infame! Aguarda.

LEONELA:

               ¡Santa Inés bendita;
               que se matan! ¡San Roque!

LELIO:

               Si de coces
               di a tu padre, mis pies que le maltratan
               te pisarán la boca.

LEONELA:

                ¡Que se matan!
Vanse riñendo.
Salen riñendo CLEANDRO
y ROSELIO

ROSELIO:

               Con la lengua desnuda de esta espada
               digo otra vez que, mientras tenga vida,
               no se verá tu hija desposada
               con Valerio, aunque más palabras pida.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


CLEANDRO:

               No es Valerio tan noble.

ROSELIO:

               Ni ella honrada.
               Y sin honra, ¿qué importa ser nacida
               de Augustos y Alejandros excelentes,
               como es para injuriarlos así?

CLEANDRO:

               ¡Mientes!

ROSELIO:

               No puedes afrentarme, que no tienes honra;
               y sin ella un hombre nunca afrenta;
               mas, pues tan loco a despeñarte vienes,
               ten de tu vida, loco viejo, cuenta.
               La lengua que agraviar honras enfrenes
               mejor que de tu hija.

CLEANDRO:

               Porque intenta,
               el bocado de acero es esta espada
               que en orden la pondrá si es desbocada.

Vanse riñendo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Salen ALBERTO y BRITÓN
riñendo
BRITÓN:

               Medio lacayo, no lacayo entero;
               medio aún es mucho, cuarterón. ¿Qué digo?
               ¡Dos onzas de lacayo! Caballero
               ando en honrarte siendo mi enemigo.
               ¡Una onza de lacayo, y aún no quiero
               darte una onza, que seré prodigo.
               ¡Adarme de lacayo, a quien desmayo!
               ¿Adarme? ¡Escrupulillo de lacayo!
               ¿Tú con Leonela, fregatriz divina,
               célebre desde el Ganjes hasta el Tajo,
               que dando censo en agua a su cocina,
               de los rayos del sol hizo estropajo?
               ¿Tú con una mujer que Celestina
               crió a sus pechos y en sus brazos trajo,
               a quien el orador como el poeta
               llaman en prosa y verso alcahueta?
               ¿Tú, competir conmigo? ¡Vive el vino!
               Que he de hacer un castigo más sonado
               que mocos con tabaco.

ALBERTO:

               No me indino
               así, ni he de reñir si no enojado.
               Veme encendiendo más, habla sin tino;
               podrá ser que, de injurias enojado,
               saque la espada, en castidad Lucrecia,
               que como a gusarapa te desprecia.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


BRITÓN:

               ¿Yo gusarapa? ¡Mientes!

ALBERTO:

               No es nada eso.
               Dime más.

BRITÓN:

               Digo que eres un gabacho.

ALBERTO:

               Fuélo mi padre, la verdad confieso.
               Dime más.

BRITÓN:

               Digo que eres un borracho.

ALBERTO:

               Gloríome de serlo.

BRITÓN:

               Eres confeso.

ALBERTO:

               Confesor y no mártir no es despacho
               que me pueda afrentar.

BRITÓN:

               Eres marido.

ALBERTO:

               ¿Marido yo? Mi enojo has encendido.
               Mientes hasta la enjundia, y echa afuera
               la virginal espada.
Salen LEONELA y MARGARITA

LEONELA:

               Sal, señora,
               si no pretendes que tu padre muera,
               que con Roselio se mataba ahora.

MARGARITA:

               Cuando le maten en la edad postrera
               no muere mal logrado, ni me azora
               ese temor. Peor será que viva.

ALBERTO:

               Échese hacia acá abajo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 077 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


BRITÓN:

               Echo hacia arriba.

LEONELA:

               Valerio que, celoso, está informado
               de que Lelio te sirve, le provoca
               hasta haberse los dos acuchillado.

MARGARITA:

               Pues ¿eso te da pena? Calla, loca,
               que una mujer que por el mundo ha dado
               no gana fama, o la que gana es poca,
               por más amantes que su garbo inquiete,
               si no han muerto por ella seis o siete.

LEONELA:

               ¿Ésa es la santidad que prometías
               a la visión que viste y me has contado?

MARGARITA:

               Debieron de ser vanas fantasías;
               soy moza, no me pongas en cuidado;
               malograré mi edad en breves días
               si miro en disparates que he soñado.

LEONELA:

               El alma es de tu madre que te avisa.

MARGARITA:

               Mañana daré un real para una misa.

LEONELA:

               ¿Un real? ¡Limosna larga!

MARGARITA:

               Basta y sobra.

LEONELA:

               Quien a lo humano gasta, a lo divino
               es avarienta.

MARGARITA:

               Deja ya esa obra,
               que tanta santidad es desatino;
               si Lelio viene y los cabellos cobra
               a la ocasión, hacerle determino
               cacique de estas Indias.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 078 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LEONELA:

               Es bizarro,
               y tú su Potosí si él tu Pizarro.
               Mas ¿qué es esto?

BRITÓN:

               Desgracia nunca oída.
               Lelio ha herido a Valerio malamente,
               y dos horas no más le dan de vida,
               que está sin habla y ya ni ve ni siente;
               sus parientes te llaman su homicida.

MARGARITA:

               No hago caso de dichos de la gente.
               Pésame, cierto; y Lelio, ¿dónde ha huído?

BRITÓN:

               Está en Predicadores retraído.
               Pero no es la mayor desgracia ésta,
               que tu padre también...

MARGARITA:

               ¿Cómo?

BRITÓN:

               Ha quedado
               herido y preso, y no por causa honesta;
               que el padre de Valerlo le ha afrentado
               y está preso también.

LEONELA:

               Hagamos fiesta,
               pues se te cumple ya lo deseado.

MARGARITA:

               ¿Dónde le tienen preso?

BRITÓN:

               En el palacio
               viejo del duque, y por su alcaide a Horacio.

MARGARITA:

               ¿La herida es algo?

BRITÓN:

               No, cierto rasguño
               de oreja a oreja.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Cómo?

BRITÓN:

               Miento, miento;
               hirióle en la muñeca, junto al puño,
               Roselio; mas no es nada.

MARGARITA:

               Verle intento.

BRITÓN:

               Aqueste vuestro amor es el dimuño.
               Matáis a uno y engañáis a ciento.
               No vais a ver a vuestro padre ahora
               que está con vos airado, aunque os adora.

MARGARITA:

               No importa, que en achaque de ir a verle
               quiero ver a tu amo, el retraído.

BRITÓN:

               ¿Queréisle bien?

MARGARITA:

               Pues ¿he de aborrecerle
               si por mi causa para tanto ha sido?

BRITÓN:

               Pues ahora hay lugar, si habéis de hacerle
               esa merced; porque al sermón ha ido
               toda Florencia, que su gente aplica,
               si fray Domingo de Guzmán predica;
               y mientras que en la iglesia está ocupada
               con el dicho sermón, a un lado de ella
               le hablarás sin que nadie note nada.

MARGARITA:

               Bien dices. Todo el gusto lo atropella;
               Lelio me deja tierna y obligada,
               y a fe que enciende más de una centella.

BRITÓN:

               (Es yesca la mujer, ¡qué maravilla!) (-Aparte-)

MARGARITA:

               Dame un manto, Florisa. ¡Hola, la silla!

Vase


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 080 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


BRITÓN:

               Ya que sola te quedas, di, cerrojo
               de cárcel traqueado, pandillera,
               ¿con mi amor es razón que seas chancera,
               por Albertillo manco, zurdo y cojo?

LEONELA:

               No hay mujer que no haga trampantojo,
               y más con el remate de escalera.
               Váyase noramala, salga fuera.
Escúpele

BRITÓN:

               No escupas más, que me emplastaste un ojo,
               tintero de botica.

LEONELA:

¡Ay, cerbatana!

BRITÓN:

¡Ay, tercerona!

LEONELA:

Y ¡ay, alcabalero!

BRITÓN:

¡Ay, trotacalles!

LEONELA:

¡Ay, estriegalodos!

BRITÓN:

¡Ay!

LEONELA:

¡Ay!

BRITÓN:

¡Miz!

LEONELA:

¡Zape!

BRITÓN:

¡Ay, flaqueza humana!
¡Ay!}}

LEONELA:

¡Ay!

BRITÓN:

¡Púpú!

LEONELA:

¡Lálá!

BRITÓN:

¡Ay, yo soy, soy Duero!

LEONELA:

¡Ay, rascamuelas!

BRITÓN:

¡Ay, los ayes todos!

Vanse.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Salen CELIO, PINARDO
y LUDOVICO, galanes
CELIO:

               Pues ¿de la iglesia os salís?

PINARDO:

               Tengo poca devoción.

LUDOVICO:

               ¿Para qué, pues, acudís
               tanto a ella?

PINARDO:

               No el sermón
               me trae, si lo advertís.

CELIO:

               Pues ¿qué?

PINARDO:

               Lo que os trae a vos.

CELIO:

               Yo a ver las damas que vienen
               acudo sólo, por Dios.

LUDOVICO:

               Las mismas aquí me tienen.

PINARDO:

               Confórmome con los dos.

CELIO:

               Buena vino la mujer
               de Honorato.

LUDOVICO:

               ¿Quién, Marfisa?
               Mejor suele parecer.

PINARDO:

               Debióse afeitar de prisa
               y echábasele de ver.

LUDOVICO:

               ¿Qué os pareció de Rosalba?

CELIO:

               Brava reverencia os hizo.

PINARDO:

               Fuera más bella que el alba
               si no trajera postizo
               el cabello.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LUDOVICO:

               Pues ¿qué? ¿Es calva?

PINARDO:

               Como un San Pedro.

CELIO:

               ¿Y Octavia?

LUDOVICO:

               Es vieja.

PINARDO:

               No lo es Lucrecia.

CELIO:

               Ésa tiene mucha labia
               y toca en puntos de necia
               porque despunta de sabia.

LUDOVICO:

               ¿Casandra es de buena cara?

PINARDO:

               Sí; pero dicen que es puerca.

CELIO:

               ¿La española doña Clara?

LUDOVICO:

               No parece bien de cerca
               y para de treinta es cara.

CELIO:

               ¿La del ginovés Marín?

PINARDO:

               Hanme dicho que trae ésa
               una torre por chapín,
               y para chica es muy gruesa.

CELIO:

               No lo es para el florentín.

PINARDO:

               Las hermanas Garambelas
               me agradan mucho, por Dios.

CELIO:

               Aféanlas las viruelas,
               y no osan dejar las dos
               verdugados y arandelas.

LUDOVICO:

               Buena es Fabia.

PINARDO:

               Malas manos.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


CELIO:

               ¿Y la Urbina?

LUDOVICO:

               Es muy arisca.

PINARDO:

               ¿Laura?

CELIO:

               Tiene muchos granos.

LUDOVICO:

               ¿Doriclea?

PINARDO:

               Es medio bizca
               y habla a moros y cristianos.

CELIO:

               Hoy los tres hemos venido
               mal contentadizos.

LUDOVICO:

               Son
               lo que hemos dicho.

PINARDO:

               Ha traído
               fray Domingo a su sermón
               todo el mundo.

CELIO:

               ¿Habéisle oído?

PINARDO:

               Una vez.

LUDOVICO:

               ¿Y qué os parece?

PINARDO:

               Que es un apóstol San Pablo
               que a darnos luz amanece.

CELIO:

               No tendrá ganancia el diablo
               con él.

LUDOVICO:

               No se desvanece.

PINARDO:

               Según recoleta el mundo,
               si él prosigue en predicar,
               antes de mucho me fundo
               que al demonio le han de dar
               de azotes por vagamundo.
               Estas cuentas del rosario
               píldoras de vicios son.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LUDOVICO:

               Concepto de boticario.

CELIO:

               Dejemos la devoción,
               que estáis hoy extraordinario,
               y decid si habéis sabido
               la causa de la pendencia
               de Lelio.

PINARDO:

               Pues ¿ha reñido?

LUDOVICO:

               Sábelo toda Florencia,
               ¿y con eso habéis salido?

PINARDO:

               ¿Con quién?

CELIO:

               Con Valerio.

PINARDO:

               ¿Siendo
               su cuñado?

LUDOVICO:

               ¿Eso no basta?

PINARDO:

               ¿Y hay sangre?

LUDOVICO:

               Estáse muriendo
               Valerio.

PINARDO:

               Lelio es de casta
               de valientes; pero entiendo
               que celos de Margarita
               han puesto a Valerio así.

CELIO:

               Como a ésos el seso quita.

LUDOVICO:

               Pues retraído está aquí
               Lelio.

PINARDO:

               ¡Qué honrada y bonita
               que es Lisarda, su mujer!


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 085 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


Sale PINABEL
PINABEL:

               ¿De cuándo acá el diablo a misa?

CELIO:

               Pinabel ¿qué hay?

PINABEL:

               ¿Qué ha de haber?
               que el mundo se acaba aprisa.

LUDOVICO:

               ¿Cómo?

PINABEL:

               Ahora acabo de ver
               a Margarita en sermón.

PINARDO:

               Hace una raya en el agua.

LUDOVICO:

               No la trae la devoción;
               que, si vino, a fe que fragua
               alguna nueva invención.

CELIO:

               ¿Habían, ya comenzado
               a predicar?

PINABEL:

               Buen rato ha.

PINARDO:

               ¿Y os salís?

PINABEL:

               Harto he llorado;
               como estábades acá,
               salí de voces cansado.

LUDOVICO:

               En fin, Margarita escucha
               al padre predicador.
               ¿Mostrará devoción?

PINABEL:

               ¡Mucha!
               Señales da de dolor
               o locura con que lucha.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 086 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


PINARDO:

               ¿Y la criadita?

PINABEL:

               Quemada
               y hecha polvos la vea yo.

LUDOVICO:

               ¡Qué relamida y taimada!

CELIO:

               En ella el demonio halló
               una gentil camarada.

PINARDO:

               ¡Qué bien sabe la bellaca
               toda la girobaldía
               del trato alcahuete!

PINABEL:

               Saca
               jugo de una piedra fría.

LUDOVICO:

               Y guarda más que una urraca.
Salen ANDRONIO y FELICIO

ANDRONIO:

               ¡Gran sermón!

FELICIO:

               Cuando Dios toca
               de esta suerte un corazón,
               habla por la misma boca
               del que predica.

ANDRONIO:

               El sermón
               vuelve a Margarita loca,
               o la vuelve santa.

FELICIO:

               Todo
               puede ser, que el mundo llama
               loco al santo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


ANDRONIO:

               ¿De ese modo
               ya es loca y santa esta dama?

FELICIO:

               Lo primero la acomodo.

PINARDO:

               ¿Qué es esto, señores?

ANDRONIO:

               Es
               milagros que hace el sermón
               de fray Domingo, después
               que vino aquí.

PINARDO:

               La ocasión
               nos decid, Andronio, pues.

FELICIO:

               Margarita, poco a poco
               en el sermón convertida
               de Domingo, a quien invoco,
               o muda de estado y vida,
               o la ha dado un furor loco.
               A cada voz que intimaba
               el padre predicador,
               una joya se quitaba;
               y sin mirar el valor
               de su sangre y dónde estaba,
               medio desnuda y llorando,
               el sermón interrumpía,
               voces y suspiros dando.

PINABEL:

               ¿Ella, santa?

ANDRONIO:

               ¿No podría?

PINABEL:

               No estoy el poder dudando
               del cielo; pero primero
               seré yo fraile que vos
               la veáis santa.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


CELIO:

               No quiero
               dudar del poder de Dios;
               el fin de este caso espero.
               Mas ¿no es ésta?

LUDOVICO:

               Sí, y tras ella
               toda la gente que sale.

CELIO:

               Loca viene.

PINABEL:

               Loca y bella.

ANDRONIO:

               Como su virtud iguale
               a sus vicios, dichosa ella.
'Salen MARGARITA, medio desnuda,'
'y POBRES tras ella, y LEONELA'

MARGARITA:

               Afuera galas dañosas,
               joyas torpes y lascivas,
               plumas con que la corneja
               prestada hermosura envidia.
               Casa del demonio he sido,
               y porque al huésped despida,
               en fe de mudarse a ella
               mi Dios la desentapiza.
               Tomad, pobres de mis ojos.

LEONELA:

               ¡Ah, señora de mi vida!
               ¿En la calle te desnudas?
               ¿No adviertes en quién te mira?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               Leonela el mundo avariento,
               para quien por él camina,
               puerto es de Arrebatacapas,
               y así las ropas me quita.
               Vestidos hizo el pecado
               que a Adán y Eva ensambenitan.
               La verdad anda desnuda,
               adornada la mentira.
               En la calle han de ver todos
               que la hermosura fingida
               que en mí los encadenó
               prestada fue, que no mía.
               Fue hermosura de alquiler,
               pues claro está que la alquila
               quien con galas es hermosa,
               si sin ellas la abominan.

LEONELA:

               Pinabel, Celio, Pinardo,
               pues aquí estáis, reducidla,
               que se le va por la posta
               la medula de la vida.

PINABEL:

               Señora, volved en vos,
               que no es bien que Margarita
               tan bella y que tanto vale
               la lloremos hoy perdida.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡Qué bien en el uso estáis,
               idiotas, cuya doctrina,
               cuando os rodeabais de sabios,
               la llama Pablo estulticia!
               La parábola ignoráis
               de la mujer afligida
               que, descuidada, perdió
               la preciosa margarita,
               y revolviendo la casa
               luz enciende, trastos quita,
               cofres busca, suelos barre,
               galas saca, cajas mira,
               hasta que, habiéndola hallado,
               llama a voces las vecinas;
               sale de sí, fiestas hace,
               gasta, festeja, convida.
               Pues si Margarita soy
               y, perdiéndome en mí misma,
               estaba fuera de mí,
               sin valor y sin estima,
               y hoy dentro de mí me busco,
               la luz del sol encendida
               de la palabra de Dios
               que fray Domingo predica,
               ¿qué mucho que para hallarme
               arroje galas malditas,
               barra el alma de sus culpas,
               y sin mirar quién me mira,
               pues a mí misma me hallé
               cuando en mí estaba perdida,
               haga fiestas por las calles
               y dé a los pobres albricias?
               Margarita soy hallada,
               de Dios sigo la doctrina.
               Amigos, hagamos fiestas,
               a convidar voy amigas.
Baila
               Cantadme mil parabienes,
               bailemos, que la alegría
               aquestos efectos causa;
               todos celebren mi dicha.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


LEONELA:

               Miren cuál anda el meollo,
               señora, mas que nos tiran
               pepinazos los muchachos,
               y que nos van dando grit[a].

LUDOVICO:

               ¿Hay lástima semejante?

MARGARITA:

               ¿Ésta es lástima? ¿Y la vida
               que yo tuve y vos tenéis
               os alegra y no os lastima?
               Muy necio sois para alcalde.

LEONELA:

               ¿Qué hacéis, señores? Asidla
               y a su casa la volvamos.
               ¡Malhaya nuestra venida!

PINARDO:

               No os habéis de desnudar;
               ni porque estéis convertida
               habéis de hablar disparates.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 141
Quien no cae no se levanta Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               Quien es loca que los diga.
               ¿Dónde me lleváis?

CELIO:

               A casa.
               Tenedla y vaya.

MARGARITA:

               ¡Oh qué linda
               compañía me llevaba!
               ¡Afuera, gente lasciva!
               Que si se pagan los vicios
               por las malas compañías,
               no quiero que me paguéis
               los vuestros, ya que estoy limpia.
               ¡Fuera, digo, gigantones
               del mundo! La seda encima
               y la paja por de dentro,
               amantes a la malicia,
               que soy amante de veras.

PINARDO:

               Dejadla, que desatina
               y está furiosa.
Vanse.
De dentro

VOCES:

               A la loca.

MARGARITA:

               Mi Dios, si hizo el mundo estima
               de mi frágil hermosura,
               hoy al menosprecio incita.
               Llámenme loca por Vos,
               seré la loca divina.
               ¡Albricias me pedí, cielos, albricias!
               Que si soy la perdida Margarita,
               pues a la luz de la verdad me hallaron,
               venga mi Dios y le dará su hallazgo.
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena III
Pág. 093 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Salen LEONELA, a lo beato,
LELIÓ y BRITÓN, de peregrinos
LELIO:

               Un año, Leonela, he estado
               en el duro cautiverio
               de la ausencia, y de Valerio
               temeroso. Él ha sanado
               y yo por puntos peor
               moriré, pues Margarita
               mudada imposibilita
               mi vida, como mi amor.
               ¿Qué trueco de vida es éste?
               ¿Qué llanto? ¿Qué soledad
               manchará su mocedad
               porque la vida me cueste?

LEONELA:

               ¿Qué quieres? Todos andamos
               a lo capacho. Yo y todo,
               como ves, ando del modo
               que anda un Domingo de Ramos,
               suspirando por instantes,
               vestida de devoción,
               siendo en toda procesión
               paso de disciplinantes;
               y, en fin, si en la vita bona
               que ya me hacen dar de mano,
               fui bellaca a canto llano
               ya soy santa socarrona.
               Todo se muda. El camino
               de virtud sigo, ¿qué quieres?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


BRITÓN:

               Mejor medrarás si hicieres
               fayancas a lo divino.

LEONELA:

               El rosario y fray Domingo
               han acabado esto y más.

BRITÓN:

               Hecha un almíbar estás
               del cielo; si en ti me pringo
               pegaráseme el ser santo.

LEONELA:

               Pues llegue, que aquí hay cordón.
               que tiene por devoción
               diez ñuditos como un canto.

LELIO:

               ¿Qué? ¿No se acuerda de mí
               tu señora?

LEONELA:

               No hay que hablar;
               con rezar y más rezar
               al malo aparta de sí.
               Trae al cuello de ordinario
               más cuentas que un buhonero.

LELIO:

               De esa suerte yo me muero.

LEONELA:

               Conviértete tú en rosario,
               y a su cuello te traerá.

LELIO:

               Luego ¿de nada ha servido
               lo que de mí has recibido?
               Luego ¿en vano escrito te ha
               en esta ausencia mi amor,
               que de su industria discreta
               te aproveches?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               No hay receta,
               por sabio que sea el doctor,
               que aproveche si el enfermo
               no la quiere ejecutar.
               No tienes que me culpar,
               que en verdad que no me duermo.
               No hay ocasión de nombrarte
               que, encajándole la historia,
               no le traiga a la memoria
               lo mucho que debe amarte.
               Y aun hubo vez que mohina,
               después que me reprendió,
               sin que ayunase, me dio
               colación de disciplina.
               Viene fray Domingo a casa,
               y endiósala de manera,
               que, si al mundo fue de cera,
               para Dios es ya de masa.
               Su padre está tan contento
               como antes estaba triste;
               sayal o estameña viste,
               hierbas son nuestro sustento,
               que carne no es ya comida
               de que nuestra mesa ayuda.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


BRITÓN:

               Opilóse con la cruda
               y págalo la cocida.

LEONELA:

               No sé; lo que experimento
               es que, desde un año acá,
               solos rosarios me da
               por salario y por sustento.
               En lugar de letüario
               rosarios he de almorzar;
               a comer, a merendar
               y a hacer colación, rosario.
               Rosario al hacer labor,
               rosario al agua bendita,
               rosario cuando hay visita,
               rosario si hace calor.
               Rosario si llueve o hiela,
               y, en fin, me tiene tan harta
               que es cada hora ya una sarta
               de rosarios en Leonela.

BRITÓN:

               Si Apuleyo te topara
               y una mano te mordiera,
               rosada estás de manera
               que al punto te desasnara.

LELIO:

               Pues, Leonela, yo he venido
               con tan loco frenesí,
               que he de darme muerte aquí,
               o el fuego que se ha encendido
               en mi alma poco a poco
               Margarita ha de apagar.
               Hoy la tengo de gozar
               o morir hoy.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               ¿Estás loco?

LELIO:

               No sé qué furia me incita
               y me trae como me ves.
               Margarita mi bien es,
               moriré sin Margarita.
               No dudes de esto.

LEONELA:

               Habla paso;
               no sepa que estás aquí.

LELIO:

               ¿Qué importa?

LEONELA:

               ¡Pobre de mí!

LELIO:

               Yo me muero, yo me abraso.

LEONELA:

               Calla, que si te conoce
               y contigo me oye hablar
               esta noche he de cenar
               confites de doce en doce,
               que de cuerdas de vihuela
               hizo de alambre y de pita.

LELIO:

               Si no gozo a Margarita
               éste es mi entierro, Leonela.
               De peregrino he venido
               para hallar fácil la entrada
               de esta casa tan mudada
               sin que sea conocido.
               Si a mi vida no das traza,
               de mi muerte no te espantes.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               Pues menos la amabas antes.

LELIO:

               Después que así se disfraza
               y de estado y vida muda,
               o lo hace la privación
               o el infierno, en su afición
               me enciende.

LEONELA:

               Aqueso es, sin duda.
               Mas yo ¿qué tengo de hacer?
               Si tu nombre le repito
               ya en libros y horas escrito,
               ya llegándole a esconder
               en las mangas de la ropa,
               debajo la cabecera,
               en la labor, en la estera,
               el nombre de Lelio topa,
               ¡qué golpes no me ha costado,
               por más que niego y reniego!
               Ni ¿qué importa encender fuego
               si lágrimas ha topado,
               que cada instante que reza
               en estas cuentas derrama,
               con que apagando la llama
               me quiebro yo la cabeza?
               No sé cómo correspondas
               con tu gusto.

LELIO:

               Sólo un medio
               a mi mal dará remedio,
               y es que esta noche me escondas
               adonde mi persuasión
               su áspera vida mitigue
               y a que me quiera la obligue
               la fuerza de la ocasión.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               Y que me llueva a mí a cuestas.

LELIO:

               Con decir que nada sabes,
               cumples.

LEONELA:

               Si tengo las llaves
               y no hay otras puertas que éstas,
               ¿qué he de responder?

LELIO:

               Responda
               esta cadena por ti.

LEONELA:

               Si me eslabonas así,
               cuando en el alma te esconda,
               no es nada. ¡Buen cabestrillo!
               Éntrate allí dentro, anda.
               ¿Qué postema no se ablanda
               con este ungüento amarillo?
               Yo te cerraré con llave
               dentro de aquel aposento.

BRITÓN:

               ¿Y yo?

LEONELA:

               Tengo cierto cuento
               que decirle. Ya él lo sabe.

BRITÓN:

               Ahí te las tienes todas.

LEONELA:

               Aun así te quiero bien.
               Lelio con ella te avén,
               veamos cuál te acomodas,
               que yo con esto he cumplido.

LELIO:

               La vida te soy a cargo.

BRITÓN:

               Soy tu amargo.

LEONELA:

               ¡Y muy mi amargo!
               Entra presto que he sentido
               gente.

BRITÓN:

               (¡Qué linda beata!) (-Aparte-)

Vanse LELIO y BRITÓN


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               Aunque se vista de seda
               la mona, mona se queda,
               que el mercader siempre trata.
Sale MARGARITA, en hábito honesto

MARGARITA:

               Rosario soberano, mi esperanza
               en vuestras cuentas tiene un firme estribo;
               esclava fui del infernal cautivo,
               un año ha que tomó de mí venganza.
               Mucho os debo, mi Dios; en mucho alcanza
               a mis pequeños gastos el recibo;
               no saquéis mandamiento ejecutivo,
               que yo os daré en [D?]omingo una fïanza.
               Mas, Señor, si os agradan las migajas
               de mi corto caudal, aunque son cosas
               de pequeño valor y prendas bajas,
               ejecutadlas, y serán dichosas,
               que si el mal pagador os paga en pajas,
               aunque yo os pague mal, pagaré en rosas.
               ¿Leonela?

LEONELA:

               Señora mía.

MARGARITA:

               ¿En qué entiendes?

LEONELA:

               En pasar
               de un lugar a otro lugar
               una y otra Avemaría.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Has aprendido del modo
               que el rosario que es entero
               se divide?

LEONELA:

               Aunque grosero
               mi ingenio, ya lo sé todo.

MARGARITA:

               Repite, pues la lección
               que acerca de esto te di.

LEONELA:

               Agora la repetí,
               estoy haciendo oración.
               Soy muy flaca de cabeza;
               mejor fuera merendar.

MARGARITA:

               Leonela, ya no hay jugar.
               Deja las burlas y empieza
               si quieres que el bien te cuadre
               con que Dios el alma ayuda.

LEONELA:

               Soy, señora, por ser ruda,
               buena para el mal de madre.
               Y según me haces comer
               rosas, debes de pensar
               que he menesterme purgar.
               Ya no puedo padecer
               tanto, que Lelio es testigo.

MARGARITA:

               ¿No te he mandado que el nombre
               no mientes aquí de ese hombre?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               Bien sé yo por qué lo digo;
               que, como Lelio es discreto,
               todas las veces que pasa,
               que son hartas, por tu casa,
               viendo mi flaco sujeto
               me dijo, "no ayune tanto,"
               porque, si una vez desquicio
               los umbrales del juicio,
               enloqueceré a lo santo;
               y no es bien que pague mal
               a Lelio, que bien te quiere.

MARGARITA:

               Leonela, cuando te oyere,
               sin hacer de mí caudal,
               nombrarme otra vez ese hombre,
               no has de estar más en mi casa;
               ya de los límites pasa
               tu atrevimiento. Ni el nombre
               he de oír del instrumento
               de mi torpe perdición.

LEONELA:

               Pues ¿yo?

MARGARITA:

               No des ocasión
               Leonela, a mi sufrimiento;
               usa bien de mi paciencia,
               o despídete.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               Señora,
               si nombrase desde ahora
               a Lelio, ni en tu presencia
               ni ausente, aunque Lelio sea
               tan galán y gentil hombre,
               pues te da de Lelio el nombre
               enfado y no te recrea,
               plegue a Dios que Lelio venga
               a estar en casa escondido
               por mi mal, y que perdido
               el seso tan poco tenga,
               que Lelio y tú estando juntos,
               porque yo fui la ocasión,
               tú me des un bofetón
               y Lelio estampe los puntos
               del zapato en mi barriga;
               porque Lelio, ¿qué me ha dado?
               Si es Lelio o no es Lelio honrado,
               el mismo Lelio lo diga.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               O que me enoje apeteces,
               o loca debes de estar.
               Mándotele no nombrar
               y nómbrasle tantas veces.

LEONELA:

               Escucha, y no seas crüel,
               ni por nombrarle te ofendas,
               que hago Carnestolendas
               para despedirme de él.

MARGARITA:

               Dejemos, Leonela, gracias.
               Híncate aquí de rodillas
               y sabrás las maravillas
               que contra nuestras desgracias
               aqueste rosario encierra.
Híncanse las dos

LEONELA:

               En fin, ¿nos hemos de hincar?
               ¡Válgate Dios, por rezar!
               Hincada estoy en la tierra.

MARGARITA:

               Los misterios del Rosario
               son quince. ¿Sábeslos?

LEONELA:

               Sí;
               jugar al quince aprendí
               en casa de un boticario.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Los primeros, que son cinco,
               son gozosos.

LEONELA:

               (No hay tal gozo (-Aparte-)
               como el dar la mano a un mozo
               blanco y rubio como un brinco.)

MARGARITA:

               ¿Qué dices?

LEONELA:

               Que cinco son
               los que son gozosos solos;
               pero no cinco de bolos,
               cinco, sí, de devoción.

MARGARITA:

               Los otros cinco se llaman
               dolorosos.

LEONELA:

               (¡Qué dolor (-Aparte-)
               es gastar mi edad en flor,
               cuando dos lacayos me aman,
               hincada aquí como estaca!)

MARGARITA:

               Los otros son los gloriosos.

LEONELA:

               ¡Oh misterios generosos!
               (Pues que soy tan gran bellaca, (-Aparte-)
               levantadme de aquí presto.)

MARGARITA:

               Los cinco primeros, pues,
               quiero enseñarte, y después
               los otros.

LEONELA:

               Buena me han puesto.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 106 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               La soberana embajada
               del paraninfo Gabriel
               contempla, que desde Abel
               tan pedida y deseada
               fue hasta este punto divino.
               ¡Qué lágrimas no vertían
               los que a las nubes pedían,
               "Lloved, cielo cristalino,
               el rocío celestial
               que nuestras penas consuele,
               y en la concha se congele
               soberana y virginal."
               ¡Ay, qué soberano ejemplo
               dais, amoroso Señor,
               de vuestro infinito amor!
               ¿No contemplas?
Duérmese LEONELA

LEONELA:

               Ya contemplo.

MARGARITA:

               Pues en oración mental
               contempla aquel Ecce ancilla,
               de aquella humildad tranquila,
               pues que tuvo fuerza tal
               que al mismo Dios derribó,
               pues el Ecce apenas dijo,
               cuando el que era de Dios hijo
               en su pureza encarnó.
               ¡Ay, que el corazón destemplo
               en amor, ternura y llanto,
               mi Dios, mi humanado santo!
               ¿No contemplas?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 107 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               Ya contemplo.

MARGARITA:

               Contempla, pues, esto así,
               mientras yo a la Virgen doy
               gracias, aunque indigna soy,
               por aquel divino sí
               que dio al cielo. ¡Ay, rosa bella;
               que siendo Jesé el rosal
               y la causa virginal,
               María al fin nació de ella;
               aquella rosa sagrada,
               por nuestra dulce ecce ancilla,
               que eternamente destila
               celestial agua rosada!
               ¡Ay, cuentas, qué provechosas
               sois a quien os satisface!
               Rosas sois de quien Dios hace
               para el alma un pan de rosas.
               Con vosotras me recreo,
               que sois mi consuelo, en fin,
               y como por un jardín
               por vosotras me paseo.
               Como Dios es hortelano
               y su gracia la que os riega,
               nunca el duro invierno os llega,
               siempre gozáis del verano.
               Primavera sois de bienes,
               siempre sois florido mayo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 108 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               (¡Válgate Dios! Por lacayo (-Aparte-)
               qué buenas piernas que tienes.)

MARGARITA:

               ¿Qué es eso?

LEONELA:

               Estoy contemplando.

MARGARITA:

               ¿En la embajada?

LEONELA:

               ¿Pues no?
               (En la que Lelio me dio.) (-Aparte-)

MARGARITA:

               ¿Qué dices?

LEONELA:

               Digo, que ando
               agora en cuando del cielo
               el ángel se despedía
               de los deudos que tenía,
               haciendo jornada al suelo,
               lo que llorarían con él.
               Paréceme que los veo
               decir, "Que volváis deseo
               muy rico de allá, Gabriel.
               Guardaos de murmuradores,
               calcillas y bigotillos,
               conventuales de corrillos
               y academias de censores.
               Que, aunque sois un San Gabriel,
               han de murmurar de vos,
               pues no perdonan a Dios
               ni a sus ministros con Él.
               Apartaos de los poetas,
               aunque hay tantos, que no sé
               si podréis, pues ya se ve
               entre agujas y banquetas
               Apolo, por su desastre,
               y el zapatero se mete
               a darle con el tranchete
               y con su tijera el sastre."


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Leonela los que acá
               bajan siempre gozan la presencia
               de Dios y su eterna esencia;
               no hay llanto allá, no trabajan.

LEONELA:

               ¿Luego no se despidió
               el ángel de esotros bellos?

MARGARITA:

               Si estaba siempre con ellos,
               ¿para qué?

LEONELA:

               Engañéme yo.
Ruido de dentro de carrera
               Mas ¿qué es esto? Carrerita,
               no la pienso yo perder.

MARGARITA:

               ¿Dónde vas?

LEONELA:

               A ver correr.

MARGARITA:

               ¿Estás loca?

LEONELA:

               Estoy contrita.
               Pero esto de cascabeles
               inquiétanme de ordinario.

MARGARITA:

               Cuando rezas el rosario,
               ¿es justo que te desveles
               en cosas vanas? ¿Qué intentas?

LEONELA:

               Todo es pura devoción,
               pues los cascabeles son
               redondos como las cuentas,
               y de los dos imagino
               que son, y no es dicho en vano,
               el pretal rosario humano,
               y ese otro pretal divino.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Sacan PINARDO y ALBERTO
a VALERIO desmayado
PINARDO:

               Si es verdad que vive en vos
               la piedad con que Florencia
               vuestra fama reverencia,
               y amando ya a lo de Dios,
               sois al mundo ejemplo nuevo
               que vuestra vida acredita,
               no es posible, Margarita,
               que, mirando este mancebo
               cuál está de una caída
               que dió un caballo corriendo,
               su desgracia socorriendo
               no intercedáis por su vida.
               Pruebe en vos la devoción
               lo que médicos no pueden.
Vase PINARDO

ALBERTO:

               Vuestras oraciones queden
               con él, pues bastantes son
               a volverle en sí, y Leonela
               y yo iremos a buscar
               agua con que despertar
               su desmayo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               ¿Qué cautela
               es ésta?

ALBERTO:

               Por agua ven,
               y sabráslo de camino.

LEONELA:

               Ir por ella determino
               al mar.

ALBERTO:

               Y estarále bien
               a Valerio, porque tardes,
               que no es el suyo desmayo.

LEONELA:

               ¿No? Pues ¿qué?

ALBERTO:

               Amoroso ensayo.
               Oye, y ven, porque no aguardes.

Vanse estos dos


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 112 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Qué enmarañada invención
               quiere inquietar mi sosiego?
               Junto a la pólvora el fuego,
               la hacienda junto al ladrón.
               Si es Valerio, y la ocasión
               puede tanto, ¿qué he de hacer?
               Agua fueron a traer
               los que de mí no hacen caso;
               traigan agua, que me abraso
               sin saberme defender.
               ¿Iréme de aquí? Mas dejo
               a Valerio desmayado,
               y si le halla en este estado,
               ¿qué dirá mi padre viejo?
               Quedarme no es buen consejo,
               pues no irme ni quedarme
               y consentir abrasarme
               mi afrenta vuelvo a temer,
               que estoy sola, soy mujer
               y no hay que poder fïarme.
               ¡Ah Leonela! Pero fue
               por agua y no volverá,
               que sobornada estará
               porque a mi mal tiempo dé.
               Aconsejadme, ¿qué haré,
               cielos piadosos, aquí?
               ¿Huiré este peligro? Sí,
               que si Valerio cayó
               no es razón que caiga yo
               y que me lleve tras sí.
               Desmayado está, no quiero
               aguardar a que en sí vuelva,
               y que torpe se resuelva
               a lo que intentó primero.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 113 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


VALERIO:

               Espera, entrañas de acero,
               si te obligan a esperar
               lágrimas que despertar
               este desmayo han podido.
               ¿Es posible que yo he sido
               quien tuvo en tu amor lugar?
               Mas sí, que en esta desgracia,
               no tan por peligroso hallo
               la caída de un caballo
               como el caer de tu gracia.
               La hermosura que te agracia
               no es razón que esté empleada
               en la vida despreciada
               que con este traje adquieres,
               porque no te digan que eres
               la bella malmaridada.
               Yo fui tu primero dueño,
               ser quiero tu esposo ahora.
               Valerio es el que te adora,
               aunque en méritos pequeño.
               El alma otra vez empeño
               que a los principios te di.
               No es bien que borres así,
               entre esa estameña obscura,
               Margarita, una hermosura
               de las mas lindas que vi.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 114 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Valerio volved en vos;
               mudad de intento y estado;
               por Dios sólo os he dejado,
               no hagáis competencia a Dios.
               Solos estamos los dos,
               si pasar la vida en flores
               queréis, no las hay mejores
               que las que en mis cuentas veis.
               Aquí amores hallaréis
               si habéis de tomar amores.
               Si de mi pasado yerro
               os vine cómplice a hacer,
               locura será volver
               al vómito como el perro.
               A Dios por amante encierro.
               Dentro del alma le oí
               decirme, "Mi gracia os di,
               y pues que entre los del mundo
               soy amante sin segundo,
               no dejéis por otro a mí."

VALERIO:

               Pues si por ruegos no basto,
               por fuerza hoy crüel verás
               del mal pago que me das
               un castigo poco casto.
               En balde palabras gasto,
               y de intento o vida muda.

MARGARITA:

               ¡Cielos! ¿No hay quien me dé ayuda?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 115 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Sale LELIO con el bordón desenvainado
LELIO:

               ¿Cómo te puede faltar,
               donde yo estoy, que a estorbar
               tu agravio quiere que acuda?

MARGARITA:

               ¡Lelio en mi casa! ¿Qué es esto?

VALERIO:

               ¿Qué ha de ser, sino señal,
               hipócrita desleal,
               de tu trato deshonesto?
               Tu fama en el vulgo has puesto
               hasta el cielo, y escondido
               tu vil galán atrevido.
               A tu viejo padre engañas
               que con tan torpes hazañas
               tu santidad ha fingido.
               El hábito honesto deja,
               que para Dios no hay engaño;
               pues para hacer mayor daño
               viene el lobo en piel de oveja.
               Vuelve a tu costumbre vieja,
               pues no tienes que perder,
               y volverá el vulgo a hacer
               burla de tu torpe vida,
               que la honra una vez perdida
               mal la cobra una mujer.
               Con Lelio en público trata,
               si en secreto a hablarte vino,
               que bien viene un peregrino
               con una falsa beata.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 116 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               Mientes, y refrena o ata
               la lengua descomedida,
               o quitaréte la vida.

VALERIO:

               Aquí no, vente tras mí
               porque satisfaga en ti
               tu atrevimiento y mi herida.
               Y tú, hipócrita, no dudes,
               pues tan convertida estás,
               que he de ocuparme de hoy más
               en pregonar tus virtudes,
               y aunque a su casa acudes
               a servir a Dios, desde hoy
               haré en la ciudad que estoy
               que sus vecinos te alaben.

LELIO:

               Ya sabes a lo que saben
               mis manos.

VALERIO:

               Ven.

Vase VALERIO


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 117 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               Tras ti voy.
               Margarita, no es razón,
               ya que en tu defensa cuerda
               la vida pierda, que pierda
               antes de ella la ocasión.
               Si una justa obligación
               a mi amor basta a moverte,
               y el salir a defenderte
               te mueve, paga mi fe
               o, antes que me la dé
               Valerio, verás mi muerte.
               Sólo tu amor ha podido
               disfrazarme como ves;
               tu amor, Margarita, es
               quien hoy aquí me ha escondido.
               Valerio se va ofendido
               a decir por la ciudad
               que con fingida amistad
               pagas mi amor torpemente,
               y pues le ha de creer la gente,
               haz su mentira verdad.

MARGARITA:

               No permitas, Lelio, que haga
               a Dios y al rosario ofensa.

LELIO:

               No he de forzarte; mas piensa
               que si así mi amor se paga,
               ha de acabarme esta daga,
               y hallándome aquí sin vida,
               la ciudad, de ti ofendida,
               te llamará descompuesta,
               con Valerio deshonesta
               y conmigo mi homicida.
               Paga bien voluntad tanta.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 118 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡Oh, torcida inclinación!
               ¡Oh, fuerza de la ocasión!
               Sola estoy, Lelio, levanta
               devoción piadosa y santa.
               ¿Qué lobo deja la presa
               por más que ayunar profesa?
               ¿Qué tesoro el avariento,
               o qué manjar el hambriento
               cuando le ponen la mesa?
               Soy mujer, bástame el nombre,
               frágil es mi natural.
               Ni acero ni pedernal
               será razón que me nombre.
               De la costilla del hombre
               la mujer recibió el ser,
               al centro quiero volver
               que mi inclinación dispone;
               Dios y el rosario perdone.

LELIO:

               ¿Qué? ¿Mi amor vino a vencer?
               Déjame poner la boca
               en estas manos, los brazos
               sean de este cuello lazos
               donde mi alma su bien toca.
Salen LEONELA y ALBERTO con agua

ALBERTO:

               ¡Ay mudanza torpe y loca!
               A buen tiempo el agua viene
               si acaso sed tu ama tiene,
               que habrá sido el calor mucho.
               Mas, ¿qué veo?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 119 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LEONELA:

               Y yo ¿qué escucho?

ALBERTO:

               Hecho me he quedado grulla
               en un pie. ¿Con quién se arrulla
               la santa?

LEONELA:

               Es un avechucho
               que en figura de romero
               no le conoce Galván.

ALBERTO:

               ¿No es Lelio éste, aquel galán
               de Margarita? ¿Qué espero?

LEONELA:

               ¿Y el desmayado?

ALBERTO:

               Eso quiero
               preguntar.

LEONELA:

               ¡Gentil ensayo!

ALBERTO:

               Mas que tienes su lacayo
               con el mismo fingimiento
               aquí.

LEONELA:

               Como se lo cuento.

ALBERTO:

               Pues yo también me desmayo.

LEONELA:

               ¿Dónde Valerio estará?

ALBERTO:

               Saberlo será mejor.

LEONELA:

               ¡Ay, señora, mi señor!

ALBERTO:

               ¿Cómo?

LEONELA:

               En la sala entra ya.

ALBERTO:

               Leonela, dime: ¿no habrá
               desván o zaquizamí
               adonde me escondas?

LEONELA:

               Sí.
               ¡Eh, lo que ha de hacer el viejo!
               Mas haga, allá me los dejo.

ALBERTO:

               Escóndeme.

LEONELA:

               Ven tras mí.

Vanse los dos.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 120 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Sale CLEANDRO y halla
abrazados a MARGARITA y LELIO
CLEANDRO:

               ¿Valerio descolorido
               de mi casa y descompuesto
               contra mis canas? ¿Qué es esto?
               ¿Aún no ha escarmentado herido?
               Pero no sin causa ha sido,
               según lo que llego a ver.
               A inconstancia de mujer
               no es mucho sienta los lazos
               si toma el honor abrazos
               que otra vez vuelva a caer.
               Pidan eterna quietud
               al mar donde no hay sosiego,
               flores y hierbas al fuego,
               prudencia a la juventud,
               a la enfermedad salud,
               verdades al mercader,
               seguridad al poder
               y humildad a la riqueza,
               como no pidan firmeza,
               ni palabra a la mujer.
               ¡Qué presto te arrepentiste
               de la virtud que profesas!
               Al vicio pusiste presas,
               pero presto las rompiste!


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 121 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


CLEANDRO:

               La estameña que se viste
               no es honra en ti, mas baldón,
               que el hábito y religión
               no hace santo al que le muda,
               si al vestirle no desnuda
               su perversa inclinación.
                  También tú te has disfrazado,
               pero bien fue que viniera
               un romero a una ramera,
               como ella disimulado.
               Corta estación has andado
               para el traje que desdora
               tu fama; mas porque ahora
               excuses jornada tanta,
               por no ir a la casa santa
               vienes a la pecadora.
                  A tan devota estación
               justo es que luces encienda,
               yo encenderé con la hacienda
               la imagen de devoción.
               No ha de haber más ocasión
               en mi casa de pecar,
               toda la quiero abrasar,
               aunque la vida me cueste,
               que es hacienda al fin de peste
               y la manda el juez quemar.
                  Sacar de aquí una hacha quiero.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 122 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Descubre a BRITÓN, de peregrino,
y a ALBERTO y en medio a LEONELA
BRITÓN:

               ¡Par Dios, que nos ha cogido!

CLEANDRO:

               ¿Qué es esto?

BRITÓN:

               No es nada, un nido
               de chinches en agujero,
               un San Roque, soy romero.

ALBERTO:

               Yo a su mastín me acomodo.

LEONELA:

               Y yo vengo a hacer de todo
               mi figura en el retablo,
               que en casa en que vive el diablo
               anda a lo del diablo todo.

CLEANDRO:

               ¿Qué hacéis de esa suerte?

BRITÓN:

               Al son
               que nos hacen nuestros amos,
               también los mozos bailamos.

CLEANDRO:

               ¿Vio el mundo tal perdición?
               Ya ni hay seso ni hay razón
               que darme la muerte impida.
               ¡Ay casa! ¡Ay honra perdida!
               ¡Ay hija torpe y liviana!
               Si fray Domingo no os sana,
               yo me quitaré la vida.

Vase


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 123 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               No he tenido para hablalle
               cara ni lengua.

MARGARITA:

               Eso puede
               la razón que al vicio excede,
               y le enfrena porque calle.
               No sé cómo he de miralle
               al rostro desde hoy.

LELIO:

               Repasa
               la violencia que me abrasa,
               a pesar de mi valor,
               y obligaráte mi amor
               a dejar por mí tu casa.
               Tu padre es determinado
               y está indignado contigo;
               sólo la muerte es castigo
               del padre o marido honrado;
               pues si a fray Domingo ha dado
               de estas liviandades cuenta,
               ¿cómo sufrirás la afrenta
               con que es fuerza te dé en cara?
               Huye, que su mal repara
               quien ha pecado y se ausenta.
               En Nápoles viviremos,
               que es Babilonia del mundo.
               Huye el ímpetu segundo
               de tu padre.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 124 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡En qué de extremos
               los que pecamos caemos!

BRITÓN:

               Leonela, yo me despido;
               títeres habemos sido
               en tu confuso retablo.

ALBERTO:

               Si el viejo vuelve, algún diablo
               le aguarde.

BRITÓN:

               Algún descosido.

LEONELA:

               Éntrense acá, que les quiero
               decir a los dos un poco.

BRITÓN:

               ¡Que me traiga ésta hecho un loco!

ALBERTO:

               ¿Y yo no ando al retortero?

BRITÓN:

               Ahora bien: compañero,
               alcancemos dos bocados
               amigos y conformados.

ALBERTO:

               ¿Y si de palos nos dan?

BRITÓN:

               Graduado de galán
               quedarás.

ALBERTO:

               ¡Fuego en los grados!

Vanse BRITÓN, ALBERTO y LEONELA


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 125 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               ¿Qué determinas?

MARGARITA:

               Forzoso
               lo que dices ha de ser;
               morir quiero y no me ver
               ante el rostro riguroso
               de mi padre.

LELIO:

               Venturoso
               fin has dado a mi amor hoy;
               pues esperándote estoy,
               ¿qué aguardas?

MARGARITA:

               ¡Ay amor loco!
               Déjame aquí sola un poco.

LELIO:

               Date prisa.

MARGARITA:

               Tras ti voy.

Vase LELIO


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 126 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Virgen divina, si mi vida exenta
               de mi casa me saca en que habéis sido
               huéspeda mía un año que he cogido
               rosas de aquel jardín que el bien aumenta;
               ya que me parto por huír mi afrenta,
               puesto que cuenta no me hayáis pedido,
               tornadla, no digáis que me despido
               haciendo sin la huéspeda la cuenta.
               Cuentas os debo de hoy, que no he rezado;
               pero, Señora, aún no es pasado el día,
               mas no queréis que os pague en este trance.
               Mal viene la oración con el pecado;
               huír es lo mejor, Virgen María,
               mas temo vuestro alcance no me alcance.
Va a ir y se cae
               ¡Jesús, mil veces! ¡Caí!
               El chapín se me torció,
               en fe de que también yo
               con él la virtud torcí.
               Mal suceso ha de tener
               amor que empieza en azar;
               si es agüero el tropezar,
               cielos, ¿qué será el caer?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 127 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡Ay, si mi dicha quisiera
               que, cayendo de un chapín,
               pues es corcho, vano al fin,
               de mi vanidad cayera,
               y por excusar la afrenta
               que de huir conseguiré,
               se quedara mi honra en pie
               y yo cayera en la cuenta!
               Ahora bien, Lelio perdone,
               y su amoroso interés,
               pues adivinan los pies
               el lazo que amor les pone.
               Y a la virtud reducida,
               pues que libre me levanto,
               sirva de freno al espanto,
               si temo la recaída.
               Mas ¿con qué vergüenza puedo
               aguardar la reprensión
               de quien con tanta razón
               me amenaza si aquí quedo?
               Todo el gusto lo atropella;
               si aquí a mi padre esperara,
               jamás alzara la cara,
               pues me ha de dar siempre en ella
               con el honor que le quita
               mi liviandad. ¡Ay, Amor!
               ¿Qué haré? Quedarme es mejor.
               ¡Viva la honra!


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 128 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


De dentro
LELIO:

               ¡Ah, Margarita!
               ¿Así cumples tu promesa?

MARGARITA:

               ¡Ay, cielos! Lelio me llama,
               Valerio a voces me infama,
               mi vicio el vulgo confiesa;
               Fray Domingo de Mendoza,
               si aguardo su reprensión,
               ha de ser mi confusión;
               mi inclinación libre y moza
               puede infinito conmigo.
               Mi padre ha vuelto en furor
               todo su pasado amor,
               y es bien tema su castigo.
               Todo lo reparo huyendo;
               adiós, casa; adiós, vejez;
               honra, adiós.
Vuelve a caer
               ¡Caí otra vez!
               ¿Qué aguardo? Mas ¿qué pretendo?
               Si en la primera caída
               Pablo su remedio funda,
               cayendo yo la segunda,
               ¿qué espero en tal recaída?
               Pero en tan confuso abismo
               por menos difícil hallo
               caer Pablo del caballo
               que el pecador de sí mismo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 129 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Aunque no le imito yo
               por ser más frágil mi ser,
               que, en fin, Pablo, con caer,
               de su presunción cayó.
               Ea, sospecha ligera,
               de vuestro padre el furor
               huíd, pues os guía Amor
               y Lelio amándome espera.
Cae por tercera vez
               ¡Jesús, caí! ¿Dónde voy?
               Mas ¡ay, torpeza perdida,
               si va de tres la vencida,
               vencida y en tierra estoy!
               No me puedo levantar,
               ¡ah intenciones desbocadas!
               Dios os da de sofrenadas
               ¿y el freno queréis quebrar?
               Póngaos su castigo miedo.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 130 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Sale un mancebo muy galán, que es el
ÁNGEL de la guarda, y levanta a MARGARITA
ÁNGEL:

               Si su justicia os espanta,
               mi Margarita, levanta.

MARGARITA:

               Gallardo joven, no puedo.
               Tullida estoy y con duda
               de volver en mí jamás.

ÁNGEL:

               Por ti sola no podrás
               si la gracia no te ayuda.

MARGARITA:

               ¿Y podré con ella?

ÁNGEL:

               Sí.

MARGARITA:

               ¿Pues quién me la dará?

ÁNGEL:

               Llega,
               que Dios su gracia no niega
               al que hace lo que es en sí.

MARGARITA:

               Mejor fuera no caer;
               pues, aunque favor me ofreces,
               si he caído ya tres veces,
               ¿cómo me podré tener?

ÁNGEL:

               Con la gracia de Dios santa.

MARGARITA:

               ¿Cómo he de volver en mí
               si tercera vez caí?

ÁNGEL:

               Quien no cae no se levanta.
               No hay natural tan robusto
               que pueda tenerse en pie.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 131 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Bello mancebo, ya sé
               que siete veces cae el justo;
               mas no de caídas tales
               que pierda en cada caída
               la esperanza con la vida,
               pues las suyas son veniales,
               mas las mías son de muerte.

ÁNGEL:

               El gigante que luchaba,
               de la tierra que tocaba
               se levantaba más fuerte.
               Dame la mano, que así
               no volverás a caer.

MARGARITA:

               ¿Quién eres tú, que a encender
               mi pecho vienes aquí,
               desde que tu mano toca
               las mías? Dichoso empleo,
               desde que tus ojos veo,
               desde que vierte tu boca,
               no palabras, sino almíbar,
               desde que tus labios bellos
               contemplo y en tus cabellos
               arma lazos de oro Tíbar,
               tan perdida estoy de amor,
               que en lugar de arrepentirme
               y a la enmienda reducirme
               que me predica el temor,
               sea dicha o sea desgracia,
               a no tenerme tú, hiciera
               amor que otra vez cayera,
               por solo caerte en gracia.
               ¿Quiéresme decir, señor,
               quién eres?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 132 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Quien por quererte
               ha dado entrada [a?] la muerte.
               Soy un fénix del Amor
               que, muerto por los desvelos
               con que mis méritos tratas,
               hoy a tus manos ingratas
               me rinden preso los celos.

MARGARITA:

               ¿Celos de mí? Juraré
               que no te he visto en mi vida.

ÁNGEL:

               ¡Ay, Margarita perdida!
               ¿No me has visto? Pues yo sé
               hasta el menor pensamiento
               de tu amoroso cuidado,
               y trayéndome a tu lado
               en fe del amor que siento
               y que le pagues aguarda,
               tanto te ha dado en celar,
               que me pudieras llamar
               al propio tu ángel de Guarda.

MARGARITA:

               En la celestial belleza
               con que a amarte me provoco,
               ángel eres, y aún es poco.
               Si celos te dan tristeza,
               piérdelos, mi bien, que ya
               Lelio es mi muerte y Valerlo
               mi tormento y vituperio.
               Sólo en mi pecho hallará
               entrada alegre y süave
               tu amor, que por dueño queda,
               y por que otro entrar no pueda,
               cierra y llévate la llave.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 133 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Si tal reciprocación
               halla en ti mi voluntad,
               gozar quiero tu beldad
               y no perder la ocasión;
               en tu tálamo amoroso
               me hallarás; sígueme luego.
Vase el ÁNGEL

MARGARITA:

               En otro amor, otro fuego,
               otro cuidado sabroso,
               diverso del que hasta aquí
               abrasar el alma siento.
               ¡Ay süave encantamento!
               ¿Qué es esto que siento en mí?
               ¿Hay semejante hermosura?
               ¿Hay gracia más pegajosa?
               ¿Hay lengua más amorosa?
               ¿Hay más donosa cordura
               que para niño tan cuerdo,
               tan grave y tan cortesano?
               No hay que hablar, aquí me gano,
               si por él desde hoy me pierdo;
               aunque caí, no me espanta,
               pues me levantó el temor,
               que en los sucesos de amor
               quien no cae, no se levanta.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 134 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Tire una cortina y esté el ÁNGEL
acostado en una cama
MARGARITA:

               Aquí ha de ser el empleo
               de toda mi voluntad,
               aquí espera la beldad
               que adoro, mas ya le veo.
               Y no entiendo lo que es esto,
               pues, en tan dichoso paso,
               siento que por él me abraso
               y el fuego es santo y honesto.
               Tan diferente motivo
               me rinde la libertad
               que soy toda voluntad
               sin tener el sensitivo
               apetito entrada aquí.
               ¡Mi bien, mi luz, mi regalo,
               que a mereceros me igualo!

ÁNGEL:

               Margarita, advierte en mí
               y las ventajas verás
               que llevo a los que has querido
               y amantes tuyos han sido.
               Y si persuadida estás
               a ser mi querida esposa,
               no en tálamos de la tierra,
               donde amor no es paz, que es guerra,
               sino entre el jazmín y rosa
               del deleite que es eterno,
               nos hemos de desposar.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 135 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Si vos me habéis de guiar,
               galán cuerdo, amante tierno,
               vamos donde vos gustéis,
               que ya sin vos todo es vano.

ÁNGEL:

               Dame de esposa la mano.

MARGARITA:

               En ella el alma tenéis.

ÁNGEL:

               Sígueme, pues, que encamina
               el cielo tus dichas todas.

MARGARITA:

               ¿Dónde vamos?

ÁNGEL:

               A unas bodas
               donde es Virgen la madrina,
               y su tálamo un rosal
               cuyas rosas acrecientas
               cuando rezas en sus cuentas.
Sube desde la cama el ÁNGEL al cielo
y lleva consigo a MARGARITA

MARGARITA:

               ¡Ay, esposo celestial!
               Si a tal suerte, a dicha tanta
               llega a gozaros mi vida,
               diga mi feliz caída
               “quien no cae no se levanta”.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 136 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Salen LISARDA, VALERIO y LELIO,
desenvainadas las
espadas, y ROSELIO
LISARDA:

               Primo mio, esposo caro,
               si sois una sangre mesma,
               ¿por qué queréis derramarla
               en mi daño y vuestra ofensa?
               Mis lágrimas pongan paz
               en esta civil pendencia,
               que espadas son de dos filos
               que mis ojos a hilos riegan.
               No haya más.

VALERIO:

               Falso cuñado,
               que al nombre las obras muestra,
               la muerte tengo de darte
               a la entrada de estas puertas,
               por donde en agravio mío
               entran mi enojo y tu afrenta.

LELIO:

               Habla menos y obra más.

ROSELIO:

               ¡Que con vosotros no puedan
               mi autoridad ni mis canas!
               Soltad las armas inquietas.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 137 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Sale LEONELA
LEONELA:

               ¡Milagro, milagro extraño!
               Hagan tocar en iglesias,
               en monasterios y ermitas
               las campanas vocingleras;
               entrad, veréis maravillas.

VALERIO:

               ¿Qué confusiones son éstas?

LEONELA:

               Entrad, veréis el milagro
               de mi casa.

ROSELIO:

               ¿Qué voceas?

LELIO:

               ¿No sabremos lo que es esto?


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 138 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


Salen CLEANDRO, ALBERTO y BRITÓN
CLEANDRO:

               Las armas, Valerio, suelta,
               que cuando el cielo hace paces
               no es bien que riña la tierra.
               El acero, Lelio, envaina,
               porque no es ocasión ésta
               de aceros duros y helados,
               sino de pechos de cera.
               Margarita que, vencida
               de la ocasión hechicera,
               mujer en el nombre frágil,
               pero gigante en las fuerzas,
               irse a Nápoles con Lelio
               quiso, y dejar a Florencia.
               Según el Guzmán Domingo
               me ha dado dichosa cuenta,
               amparándola el rosario
               y el ángel Pastor que enseña,
               cuando van descarrïadas,
               el camino a sus ovejas,
               cuando se iba desbocada,
               tiró las airadas riendas,
               dando con sus vanidades
               y amor tres veces en tierra.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 139 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


CLEANDRO:

               Y cuando desesperada
               imitar a Caín ordena,
               en traje de su galán,
               que es el que más le contenta,
               se le aparece y levanta
               y a un jardín bello la lleva
               donde, transformando en rosas
               está la Virgen sus cuentas,
               sueltos los cabellos de oro
               que, como las almas suelta,
               que en ellos tuvo cautivos
               y no quiere que más prenda,
               los saca libres al aire
               de una red de oro y de seda.
               Desmayada del amor
               divino, en la cama se echa,
               que mullen las mismas rosas,
               sin que haya espinas en ellas,
               y con la esposa diciendo,
               cuando con Dios se requiebra,
               "Cercadme, Señor, de flores,
               rosas del rosario vengan,
               y sirvan de manzanillas
               por fruto dulce sus cuentas,"
               en el sueño con que el justo
               quiere su esposo que duerma,
               quedó a la cosa del siglo,
               pero para Dios despierta.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 140 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


VALERIO:

               Si esto es así, cesen, Lelio,
               vuestros enojos, pues cesa
               la causa. Dadme esos brazos.

LELIO:

               Y con ellos paz perpetua.

ROSELIO:

               ¡Gran mudanza!

CLEANDRO:

               ¡Y gran ventura!

LISARDA:

               Ya se acabó mi tristeza,
               mi temor, mi llanto y celos.

CLEANDRO:

               Vida loca y muerte cuerda.

LEONELA:

               Señor de mi corazón,
               desde hoy ha de ser Leonela
               una santa Catalina.
               No más burlas, todo es veras.
               Mujer convertida soy,
               diez mil maravedís vengan,
               dote de gente traída.
Descubren un jardin arriba con muchas rosas,
y en él, echada, a MARGARITA, sueltos los
cabellos, con un Cristo, como pintan a la
Magdalena, los ojos en el cielo

CLEANDRO:

               Para que cumplidos sean
               vuestros deseos, mirad
               el jardín que a Dios recrea,
               donde es rosa Margarita.

ROSELIO:

               Lágrimas, servid de lenguas
               para dar gracias a Dios.

LISARDA:

               Rosario, hazañas son vuestras;
               no en balde os quiero yo tanto.


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 141 de 141
Quien no cae no se levanta Acto III Tirso de Molina


ROSELIO:

               De vuestro hábito y librea
               tengo de ser, Orden santa.

CLEANDRO:

               Y yo, porque buen fin tenga
               mi vejez, dándoos los brazos,
               quiero que en la Orden mesma,
               en hermandad religiosa,
               nuestra enemistad fenezca.

BRITÓN:

               Según eso, motilones
               nos cabe ser.

ALBERTO:

               Como vengan
               las llaves del refectorio
               a mi cargo y la bodega.

BRITÓN:

               Yo escojo la portería,
               que en fin han de entrar en ella
               los regalos, que alcabala
               pagan al que está a su puerta.

LEONELA:

               Yo también escojo ser
               desde ahora hospitalera.

BRITÓN:

               Por comerte los bizcochos
               y andar catando conservas.

LELIO:

               Ya, Lisarda de mi vida,
               no tengo de hacerte ofensas,
               sino adorarte y tenerte
               por espejo de Florencia.

LISARDA:

               Para que esté todo en paz,
               y Valerio estado tenga,
               con Matilde se despose,
               tu hermana.

LELIO:

               Como él lo quiera,
               en ello ganaré mucho.

VALERIO:

               Si mi padre da licencia,
               el sí la doy con el alma.

ROSELIO:

               Para largos años sea.

CLEANDRO:

               No desespere el caído
               que, aunque más pecados tenga,
               quien no cae no se levanta.
               Margarita ejemplo sea.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


Quien no cae no se levanta de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III