Quien todo lo quiere: 008

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 008 de 124
Quien todo lo quiere Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Pues, señora, estad atenta,
que quien lo que vos intenta,
debe de tener razón.
  Tiene, Madrid, ya corte de hermosuras,
como de reyes, una dama hermosa,
por quien las voluntades más seguras
amor condena a cárcel rigurosa;
sale una luz de sus estrellas puras,
norte de un cielo, que de nieve y rosa
formó su Autor, que abrasa a quien la mira,
por quien de mil amores flechas tira.
  Todas las gracias por estar en ella,
parece que le dan atropelladas,
cual vemos de una fuente clara y bella
surtir al aire por las encontradas;
mas cuanto de su luz, su ingenio, y della
del tuyo pueden ser consideradas;
destruye con terribles condiciones
fundada en arrogantes opiniones.
  Hablarte en coches, galas, y criadas
servirse a lo divino de rodillas,
sentarse en una calle de almohadas,
eterno verdugado, y lechuguillas,
las paredes en ámbar engastadas,
huir el aire de sufrir pastillas
a los campos, por verse entre las flores,
que olores naturales son mejores.