Reflexiones o sentencias: 58

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


MÁXIMAS


§ I. Muchos quieren ser devotos; pero nadie quiere ser humilde.


§ II. El trabajo del cuerpo liberta de las penas del ánimo, y es el que hace á los pobres felices.


§ III. Las verdaderas mortificaciones son las secretas: la vanidad hace llevaderas las otras.


§ IV. La humildad es el altar sobre que quiere Dios se le ofrezcan los sacrificios.


§ V. Bastan pocas cosas para hacer feliz al sabio: á un necio nada le satisface. Esta es la razon por qué casi todos los hombres son miserables.


§ VI. Menos nos atormentamos por ser felices, que por hacer creer que lo somos.


§ VII. Mas fácil es apagar el primer deseo, que satisfacer todos los que le siguen.


§ VIII. La sabiduría es para el alma lo que la salud para el cuerpo.


§ IX. A los grandes de la tierra, como no pueden dar la salud del cuerpo ni el reposo del ánimo, siempre se les compran muy caros los bienes que pueden hacer.


§ X. Antes de desear con ardor una cosa, conviene examinar cual es la felicidad del que la posee.