Registro Nacional: Libro I, Número 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Registro Nacional - Libro I.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


13[editar]

BUENOS AIRES 9 DE MAYO DE 1825.

DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERIORES

LEGACIÓN AL ALTO PERÚ.

El congreso general constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata ha acordado y decreta lo siguiente.

1.º El poder ejecutivo destinará a las provincias del alto Perú una legación bastantemente caracterizada, que en nombre de la nación argentina, felicite al benemérito libertador Simón Bolívar, presidente de la república de Colombia, y encargado del mando supremo de la del Perú, por los altos y distinguidos servicios que ha prestado a la causa del nuevo mundo, cuya libertad, e independencia acaba de afianzar irrevocablemente; transmitiéndole al mismo tiempo los sentimientos mas sinceros de gratitud y reconocimiento de que están animadas las provincias de la unión por los heroicos y generosos esfuerzos del ejército libertador, que después de haber dado la libertad a las del alto Perú, ha tomado sobre sí el noble empeño de sostener en ellas el orden, libertarlas de los horrores de la anarquía, y facilitarles los medios de organizarse por si mismas.

2.º La legación reglará con el libertador, como encargado del supremo mando de la república del Perú, cualquiera dificultad que pueda suscitarse entre aquel y este estado, de resultas de la libertad en que hoy se hallan las cuatro provincias del alto Perú, que han pertenecido siempre a las de la Unión.

3.º Será igualmente autorizada respecto de la asamblea de diputados de dichas provincias que ha convocado el gran mariscal de Ayacucho ANTONIO JOSÉ DE SUCRE, general en jefe del ejército libertador, y especialmente encargada de invitarlas a que concurran por medio de sus representantes al congreso general constituyente, que se halla legal y solemnemente instalado.

4.º La invitación de que habla el artículo anterior, y las instrucciones que la legación reciba del supremo poder ejecutivo reconocerán por base, que, aunque las cuatro provincias del alto Perú han pertenecido siempre a este estado, es la voluntad del congreso general constituyente, que ellas queden en plena libertad para disponer de su suerte, según crean convenir mejor, a sus intereses, y a su felicidad.

5.º Esta resolución servirá igualmente al poder ejecutivo para reglar respecto del alto Perú la conducta ulterior del general DON JUAN ANTONIO ALVARES DE ARENALES.


Sala de sesiones en Buenos Aires a 9 de mayo de 1825

Manuel de Arroyo y Pinedo, vice-presidente.

Alejo Villegas, secretario.


Al exmo. gobierno de esta provincia encargado del poder ejecutivo nacional.

Buenos Aires 16 de mayo de 1825.

Acúsese recibo y cúmplase.

Heras.

Manuel José García,


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


14[editar]

BUENOS AIRES 17 DE MAYO DE 1825.

NOMBRAMIENTO DE LA LEGACIÓN AL ALTO PERU.


En ejecución de la ley sancionada por el congreso general en 9 del corriente, el gobierno ha acordado y decreta.

1. Quedan nombrados el general don Carlos Alvear y el secretario del congreso general don José Miguel Díaz Vélez en la clase de ministros plenipotenciarios y enviados extraordinarios del gobierno de las Provincias del Río de la Plata.

2. Se nombra en la clase de secretario de esta legación a don Domingo Oro.

3. Expídanse los correspondientes nombramientos e insértese en el Registro Nacional.


Heras.

Manuel José García.



Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


15[editar]

BUENOS AIRES 7 DE JUNIO DE 1825.

TRATADO CON LA REPÚBLICA DE COLOMBIA.


El congreso general constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata en sesión de este día, ha acordado y decreta lo que sigue.

El congreso general constituyente de las Provincias unidas del Río de la Plata, habiendo tomado en consideración el tratado de perpetua amistad, y alianza concluido en 8 de marzo de 1823 entre los gobiernos de Colombia y Buenos Aires, por medio de sus respectivos plenipotenciarios, y ratificado por el primero en 10 de junio de 1823, y estando convencido de que él ha sido promovido por el gobierno de Colombia en la intención de que todas las Provincias del Río de la Plata fuesen unidas a aquel estado con los vínculos mas estrechos de amistad de que él abraza, las estipulaciones mas convenientes a ese grande objeto, así como el de asegurar su mutua independencia de la nación española y de cualquiera otra dominación extranjera, y en fin, de que el congreso reúne en el día todos los derechos que las provincias pudieron ejercer por si mismas en su anterior estado de separación, y que positivamente ejerció en este negocio la de Buenos Aires en el designio de llenar los objetos de un interés nacional a falta de la autoridad general de las Provincias Unidas, ha venido en aceptar y aprobar plenamente el dicho tratado de amistad, y alianza a nombre de todas ellas. En su virtud, el gobierno do Buenos Aires encargado provisoriamente del poder ejecutivo nacional, queda expedito por expreso consentimiento y aprobación del congreso para todos los actos ulteriores.

Sala de sesiones en Buenos Aires a 7 de junio de 1825.


Manuel de Arroyo y Pinedo: vice-presidente.

Alejo Villegas: secretario.


Exmo. gobierno de esta provincia encargado del poder ejecutivo nacional.


DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires 9 de junio de 1825.

Acúsese recibo: transmítase esta ley al conocimiento del gobierno de la república de Colombia, e insértese en el Registro Nacional, publicándose a continuación el tratado á que se refiere.

Heras.

Manuel José García.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


16[editar]

BUENOS AIRES 8 DE MARZO DE 1825.

TRATADO.


Habiendo el gobierno del Estado de Buenos Aires reconocido y hecho reconocer en virtud de credenciales, presentadas y legalizadas en competente forma por enviado extraordinario, y ministro plenipotenciario de la república de Colombia al H. Joaquín Mosquera y Arbolera, miembro del senado de la citada república: hizo éste presente al ministro de relaciones exteriores en dicho Estado, don Bernardino Rivadavia, los deseos de su gobierno, y habiendo ambos conferenciado, y expuéstose recíprocamente cuanto consideraron deber conducir al mejor arreglo de las relaciones de los estados expresados, usando dé la representación que revisten, y de los plenos poderes que les autorizan, han convenido y ajustado definitivamente el tratado que terminan los artículos siguientes.

1. La república de Colombia y el Estado de Buenos Aires, ratifican de un modo solemne, y a perpetuidad por el presente tratado, la amistad y buena inteligencia que naturalmente ha existido entre ellos por la identidad de sus principios y comunidad de sus intereses.

2. Una reciprocidad perfecta entre los gobiernos y ciudadanos de uno y otro Estado, reglará las relaciones de la amistad que solemniza el artículo anterior.

3. La república de Colombia y el estado de Buenos Aires, contraen alianza defensiva en sostén de su independencia de la nación española, y de cualquiera otra dominación extranjera.

4. Todo caso de esta alianza será reglado por tratado especial conforme a las circunstancias y recursos de cada uno de los estados.

5. Este tratado será ratificado por el gobierno de Colombia tan prontamente como pueda obtener la aprobación del congreso en virtud de lo dispuesto por la constitución de la república, en el artículo, 55 párrafo 18, y por el gobierno del estado de Buenos Aires, con arreglo a la sanción del cuerpo legislativo en la sesión que debe abrirse en el próximo mes de mayo.

6. Para el debido efecto y validación del presente tratado, se firman dos de un mismo tenor, sellados por parte del ministro de Colombia, con el sello de la legación, y por el de Buenos Aires con el de relaciones exteriores, Buenos Aires 8 de marzo de 1823.


Firmado.— Joaquín Mosquera.

Firmado.— Bernardino Rivadavia


Hay dos sellos.


RATIFICACIÓN DEL GOBIERNO DE BUENOS AIRES

En virtud de la ley de esta fecha que autoriza al gobierno, queda ratificado el tratado.

Bernardino Rivadavia.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


BUENOS AIRES MARZO DE 1825.

RATIFICACIÓN DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA.

Francisco de Paula Santander de los libertadores de Venezuela y cundinamarca, condecorado con la cruz de Boyacá, General de división de los ejércitos de Colombia, Vice-presidente de la república, encargado del poder ejecutivo &. &. &,

A todos los que la presente vieren, salud.

Por cuanto entre la república de Colombia, y el Estado de Buenos Aires, se concluyó y firmó en la capital de dicho estado el día 8 de marzo del año de gracia de 1823, por medio de plenipotenciarios suficientemente autorizados por ambas partes, una convención de amistad y alianza, cuyo tenor, palabra por palabra, es como sigue

(Aquí el tratado.)

Por tanto, habiendo examinado y visto la referida convención de amistad y alianza, previo el consentimiento y aprobación del congreso de la república, conforme al párrafo 18, artículo 55 de la constitución, he venido en uso de la facultad que me concede el artículo 120, de la misma constitución, en ratificarla, como por las presentes la ratifico, y la tengo por rata, grata y firme, y a su cumplimiento y exacta observación, empeño y comprometo el honor de la república, en fe de lo cual, he hecho expedir la presente firmada de mi mano, y refrendada por el secretario de estado del despacho de relaciones exteriores en la ciudad de Bogotá a 10 de junio del año de gracia de 1824, décimo cuarto de la independencia.

Francisco de Paula Santander.


Por S. E. el vice-presidente de la república encargado del ejecutivo.

Pedro Gual.

(Sello de la república.)


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


17[editar]

BUENOS AIRES 1º DE JULIO DE 1825.

PABELLÓN Y ARMAS DEL PERÚ.


El gobierno de Buenos Aires encargado del poder ejecutivo nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, habiendo recibido una comunicación oficial del gobierno del Perú incluyéndole el decreto que establece el pabellón y escudo de armas de aquella república, ha acordado y decreta lo siguiente.

1. Queda reconocido en toda forma el pabellón y escudo de armas de la república del Perú del modo que los designa el decreto sancionado por el congreso constituyente de aquel estado en su decreto de 24 de febrero de este año.

2. El precitado decreto será comunicado al ministerio de la guerra e inserto en el Registro Nacional a continuación del presente.

Heras.

Manuel José García.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


BUENOS AIRES 24 DE FEBRERO DE 1825.

EL CONGRESO CONSTITUYENTE DEL PERÚ

Considerando lo necesario que es fijar el escudo de armas que distinga a la nación, su pabellón, bandera, estandarte y escarapela, que hasta aquí han sido meramente provisionales.


DECRETA.

1. Las armas de la nación peruana constarán de un escudo dividido en tres campos: uno azul celeste a la derecha, que llevará una Vicuña mirando al interior: otro blanco a la izquierda, donde se colocará el árbol de la Quina, y otro rojo inferior, y mas pequeño, en que se verá una Cornucopia derramando monedas, significándose, con estos símbolos, las preciosidades del Perú en los tres reinos naturales. El escudo tendrá por timbre una corona cívica, vista de plano; é ira acompañado en cada lado de una bandera, y un estandarte de los colores nacionales, señalados mas adelante.

2. Estas armas constituirán el gran sello del Estado, puesta en la circunferencia la inscripción; República Peruana.

3. El pabellón y bandera nacional se compondrán de tres fajas verticales, las dos extremas encarnadas, y la intermedia blanca, en cuyo centro se colocará el escudo de las armas con su timbre, abrazado aquel por la parte inferior de una palma a la derecha, y una rama de laurel a la izquierda entrelazadas. El pabellón de los buques mercantes, será sencillo, sin escudo ni otra insignia.

4. El estandarte será de la forma de la bandera con solo, una corona cívica en el medio.

5. La escarapela será de color blanco y encarnado, interpolados.

Comuníquese al LIBERTADOR, para que lo mande imprimir, publicar y circular. Dado en la sala del congreso en Lima a 24 de febrero de 1825. - 4.° de la república. José Gregorio Paredes = Presidente. = Juan Bautista Navarrete = Diputado secretario. = Joaquín de Arrese = Diputado secretario.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


18[editar]

BUENOS AIRES 9 DE MAYO DE 1825.

DEPARTAMENTO DE GOBIERNO. PROVINCIA DE SALTA.


El Congreso General Constituyente de las Provincias del Río de la Plata ha acordado y decreta lo siguiente.


1. Ofreciendo el tenor de la ley de 19 de mayo del presente año, dictada por la sala de representantes de la provincia de Salta, a consecuencia de la ley fundamental por el Congreso General Constituyente en 23 de enero, razones de dudas, si la sujeción que hace de esta y de todos los actos consiguientes que emanen del cuerpo nacional, a la deliberación de la representación plena de la nación, importa el concepto de obedecerlos con la calidad de ratificables ó revocables por el congreso integrado con la concurrencia de las demás provincias de la antigua unión, o si envuelve algún ulterior significado, y atentos los graves inconvenientes, que resultarían de la equivocada inteligencia del espíritu de la citada ley, pídanse a la representación provincial de Salta explicaciones de su verdadero sentido.

2. Comuníquese esta resolución al gobierno encargado del poder ejecutivo nacional, para que al efecto expresado en el artículo anterior, la transcriba al gobierno de aquella provincia.

Sala de sesiones en Buenos Aires a 9 de mayo de 1825.

Manuel de Arroyo y Pinedo: vice-presidente.

Alejo Villegas: secretario.


Al exmo. gobierno de esta provincia encargado del poder ejecutivo nacional.

DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires 9 de mayo de 1825.

Acúsese recibo: comuníquese al gobierno de la provincia de Salta e insértese en el Registro Nacional.

Heras.

Manuel José García.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


19[editar]

BUENOS AIRES 1º DE JUNIO DE 1825.

SECRETARIO INTERINO DEL CONGRESO.


El vice-presidente que subscribe tiene el honor de noticiar al exmo. gobierno, que en sesión de hoy ha sido nombrado secretario interino del congreso general constituyente don José Ceferino Lagos con la dotación de mil quinientos pesos, que asigna el reglamento de la sala a este empleo, y durante la ausencia del doctor don José Miguel Díaz Vélez.

El vice-presidente que subscribe al transmitir esta resolución saluda al exmo. gobierno con la consideración mas distinguida.

Manuel de Arroyo y Pinedo: vice-presidente,

Alejo Villegas: secretario.


DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires junio 2 de 1825.

Acúsese recibo y publíquese en el Registro Nacional.

Heras.

Manuel José García.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


20[editar]

BUENOS AIRES 21 DE JUNIO DE 1825.

BASE DE LA CONSTITUCIÓN.

El congreso general de las Provincias Unidas del Río de la Plata en sesión de ayer ha acordado y decreta lo siguiente.

1. Para designar la base sobre que ha de formarse la constitución, consúltese previamente la opinión de las provincias, sobre la forma de gobierno que crean mas conveniente para afianzar el orden, la libertad y la prosperidad nacional.

2. La opinión de las provincias sobre esta importante materia, se explicará por sus juntas o asambleas representativas, y donde no las hubiere se formarán con este objeto.

3. Las opiniones que expresaren las representaciones provinciales dejaran expedita la autoridad consignada por los pueblos al congreso, para sancionar la constitución mas conforme a los intereses nacionales, y salvo el derecho de aquellos para aceptarla, que les reservó el artículo 6 de la ley de 23 de enero.

4. Las asambleas representativas expresarán su parecer, e instruirán de él al congreso a la brevedad posible.

5. Transcríbase este decreto al gobierno encargado del poder ejecutivo nacional, para que sea comunicado y tenga el mas pronto cumplimiento.

Sala del congreso en Buenos Aires a 21 de junio de 1825.

Narciso Laprida: presidente.

Alejo Villegas: secretario.


Exmo. Sr. gobernador de esta provincia, encargado del poder ejecutivo nacional.


DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires 22 de junio de 1825.

Acúsese recibo: e insértese en el Registro Nacional.

Heras.

Manuel José García.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


21[editar]

BUENOS AIRES 11 DE MAYO DE 1825.

DEPARTAMENTO DE LA GUERRA. FORTIFICACIÓN DE LA LINEA DEL URUGUAY.

El congreso general constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata en sesión de este día ha acordado y decreta lo siguiente.

ART. 1. Se autoriza al gobierno de la provincia de Buenos Aires como encargado provisoriamente del poder ejecutivo nacional para proveer a la defensa y seguridad del estado, y se le recomienda especialmente el reforzar por ahora la línea del Uruguay en precaución de los eventos que puede producir la guerra que se ha encendido en la Banda Oriental del Río de la Plata.

2. Con este objeto y en consideración a la urgencia e interés nacional de esta medida, e interin se provee lo conveniente a la mas pronta organización del ejército de la nación, el poder ejecutivo a nombre del congreso, estimulara el celo y patriotismo de los gobiernos de las provincias, para que a la mayor brevedad ponga a su disposición toda la fuerza de línea que no sea absolutamente necesaria para la seguridad interior de las mismas provincias.

3. Con el mismo interés serán invitados a facilitar una parte de la milicia de su respectiva provincia que pueda considerar el ejecutivo necesaria para reforzar dicha línea.

4. Les recomendará igualmente el envío de toda la recluta que les sea posible para que organizada a la mayor brevedad, pueda poner en completa seguridad nuestra provincia.

5. La recluta que a virtud de la invitación de que habla el artículo anterior quieran mandar las provincias, será consideradas como parte del cuerpo que debe corresponderles según la ley para la formación del ejército nacional.

6. El jefe o jefes bajo cuya dirección ponga esta fuerza el poder ejecutivo, no tendrán la menor intervención en el régimen interior de la provincia de Entre Ríos, u otra donde pueda acantonarse; y cualesquiera auxilio que pueda necesitar, deberá obtenerlo por el conducto del gobierno respectivo de la provincia.

7. Por ahora y mientras el congreso provee los medios necesarios para el sostén de esta fuerza, el ejecutivo pedirá a nombre del congreso a la legislatura de la provincia de Buenos Aires que anticipe los fondos indispensables para realizar esta medida tan urgente como nacional.


Sala del congreso en Buenos Aires a 11 de mayo de 1825.

Manuel de Arroyo y Pinedo: vice-presidente.

Alejo Villegas: secretario.


Exmo. gobierno de esta provincia encargado del poder ejecutivo nacional.

DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires mayo 16 de 1825.

Cúmplase acúsese recibo e insértese en el Registro Nacional.

Heras.

Francisco de la Cruz.



Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro I — Número 3 — Año: 1825


22[editar]

BUENOS AIRES 31 DE MAYO DE 1825.


EJERCITO NACIONAL.

El congreso general constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, en sesión de hoy ha acordado y decreta lo siguiente.


TITULO 1.

Art. único. El ejército nacional se compondrá por ahora de la fuerza siguiente.

1. Un batallón de artillería compuesto de seis compañías, y cada una de estas de setenta plazas: la primera de dicho batallón será de zapadores.

2. Cuatro batallones de infantería, cada batallón de seis compañías, y cada compañía de cien plazas, inclusos cabos, tambores y sargentos.

3. Seis regimientos de caballería con cuatro escuadrones cada uno, cada escuadrón de dos compañías y estas con la fuerza de cien hombres inclusos cabos, trompetas y trece plazas en la plana mayor por regimiento.


TITULO 2.

Art. 1. El ejército nacional será reclutado por contingente.

2. A cada una de las provincias se asignará el cupo de hombres que corresponda a su población según los respectivos censos, o la regulación que se haya hecho para graduar el número de diputados al congreso que por derecho corresponde.

3. El reclutamiento se ejecutará en las provincias de conformidad a las leyes que las rigen en el particular, o á la práctica observada en cada una para ello.

4. El servicio de los individuos destinados por el contingente, se fijará en sus filiaciones por el término preciso de cuatro años.

5. Cada provincia remplazará en su totalidad las bajas del contingente que le haya correspondido para la formación del ejército.


TITULO 3.

Art. 1. La plana mayor de oficiales en el batallón de artillería será de un comandante, un mayor, dos ayudantes y un abanderado: en los de infantería un coronel, un teniente coronel, un mayor, dos ayudantes y un abanderado: en los regimientos de caballería un coronel, un teniente coronel, tres comandantes de escuadrón, un mayor, un ayudante, y un porta por escuadrón.

2. Cada compañía tendrá un capitán, un teniente primero y otro secundo, y un subteniente excepto los cuerpos de caballería en donde serán dos los alférez por compañía.

3. Las provincias que conserven alguna fuerza veterana, podrán contribuir para la formación del ejército nacional por el todo, o parte de su cupo, con la que crean innecesaria para su seguridad, y en este caso serán admitidas en el ejército con los jefes y oficiales que les corresponda, siempre que estos cuerpos vengan en clase de tales.


TITULO 4.

Art. 1. Para la formación y organización de este ejército, habrá un estado mayor general.

2. Dicho estado mayor general residirá donde resida el poder ejecutivo nacional.

3. Para su establecimiento el gobierno propondrá al congreso general el número de generales y demás oficiales que deban componerlo.

4. El poder ejecutivo nacional reglará sus funciones.

Sala del congreso en Buenos Aires 31 de mayo de 1825.


Narciso de Laprida: presidente.

Alejo Villegas: secretario.


Exmo. gobierno de esta provincia encargado del P. E. N.

DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires junio 10 de 1825.

Cúmplase, transcríbase á quienes corresponde, insértese en el Registro Oficial.

Heras.

Francisco de la Cruz.