Registro Nacional: Libro II, Número 07

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Registro Nacional - Libro II.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


146[editar]

Buenos Aires, 2 de mayo de 1826.

DEPARTAMENTO DE GOBIERNO.

CÁTEDRAS DE LATINIDAD.

DECRETO.


El Presidente de la república, ha acordado y decreta.

1. Se establecerán dos cátedras de latinidad en la Universidad de la capital.

2. Estas cátedras serán servidas por don Mariano Cabezón y don Mariano Guerra, con el sueldo por ahora que disfrutan en la actualidad.

3. Quedan suprimidas las cátedras de latinidad del colegio de estudios eclesiásticos.

4. Comuníquese según corresponde por el ministerio de gobierno, e insértese en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


147[editar]

Buenos Aires, 3 de mayo de 1826.

CÁTEDRAS QUE COMPONDRÁN LA FACULTAD DE MEDICINA.


DECRETO.


El Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, ha acordado y decreta.

1. La facultad de medicina se compondrá de las cátedras siguientes:

1.º Anatomía y fisiología.
2.º Patología y clínica quirúrgica.
3.º Patología y clínica médica.
4.º Teoría y práctica de partos; enfermedades de niños y recién paridas; y medicina legal.
5.º Materia médica y farmacia.

2. Habrá un ayudante de anatomía encargado de asistir al catedrático de las preparaciones, y dirigir a los estudiantes en las disecciones.

3. Los catedráticos de la escuela de medicina, serán al mismo tiempo médicos y cirujanos de los hospitales públicos.

4. Los profesores de medicina y los de cirugía que sirvan a la vez las cátedras y los hospitales, gozarán cada uno el sueldo anual de dos mil pesos.

5. El curso de medicina durará cuatro años.

6. El rector de la Universidad prescribirá por un reglamento el orden de la enseñanza, y formará el programa de los puntos que deben dictarse.

7. El ministro secretario de gobierno queda encargado de la ejecución del presente decreto que se comunicará según corresponde, e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


148[editar]

Buenos Aires, 29 de abril de 1826.

FIJANDO EL NUMERO DE REPRESENTANTES QUE HACEN SALA.


DECRETO.

El congreso general constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, en acuerdo de hoy ha decretado lo siguiente.

Uno mas sobre la mitad de los diputados licenciados harán sala.

Lo que se comunica a V. E. para su conocimiento.

Sala del congreso en Buenos Aires abril 29 de 1820.

Félix I. Frías: vice-presidente.

José C. Lagos: secretario.


Exmo. señor Presidente de la república.

DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires mayo 5 de 1826.

Acúsese recibo, e insértese en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


149[editar]

Buenos Aires, 5 de mayo de 1826.

ESTABLECIENDO EL DEPARTAMENTO DE INGENIEROS ARQUITECTOS.


DECRETO.


Cualesquiera que hayan sido los motivos que influyeron en la extinción del departamento de ingenieros arquitectos, el hecho es que ni el servicio, ni las rentas públicas, han reportado ventajas conocidas: para toda obra que se ha emprendido posteriormente, se ha reconocido la necesidad de buscar profesores en este ramo para su dirección, por que este es ciertamente el único modo de consultar a la economía y a la perfección de una obra; pero entre tanto, el gobierno ha tenido que mendigar operarios en todo caso, y, o la dificultad de encontrarlos ha dilatado la ejecución de una obra indispensable para el servicio público, o en último resultado se ha visto obligado a pasar por condiciones que importan un mayor gravamen para el erario. No es esto solo: a la falta de sistema y de orden en las operaciones públicas de este género, que es el resultado de marchar con sujeción a las circunstancias del momento, se agrega el que mientras se edifica por una parte, se descuidan los medios de conservar lo que ya está hecho, al paso que no se conocen las necesidades a que debe acudirse con preferencia, por que no hay quien tenga la atribución especial de investigarlas, y hacerlas conocer de las primeras autoridades. En fuerza de estas consideraciones el Presidente de la República ha acordado y decreta.

Art. 1. Se establecerá un departamento de ingenieros arquitectos compuesto de un ingeniero en jefe, un segundo, dos inspectores, dos delineadores, dos oficiales escribientes, y un asistente.

2. El ingeniero en jefe gozará de la dotación de 2000 pesos anuales: 1500 el segundo; 900 cada inspector: 6OO cada delineador; 4OO cada escribiente, y el asistente 300.

3. Corresponde al departamento de ingenieros.

Formar los planos, presupuestos y relaciones de toda obra pública, ejecutar y dirigir toda construcción de objeto público, guardando las formas que establece el reglamento de obras públicas de 7 de noviembre de 1823.
Proponer todas las medidas que conduzcan a establecer bajo el mejor orden los ramos de caminos y calles, y la forma, aseo y comodidades de los pueblos.

4. Por decreto separado se establecerá un departamento encargado de la topografía y estadística general de las provincias.

5. El ingeniero en jefe presentará al ministerio de gobierno, el último día de cada mes una relación detallada de sus trabajos, con especificación del estado de sus obras.

6. El ministro de gobierno queda encargado de la ejecución de este decreto, que se comunicará según corresponde, e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


150[editar]

Buenos Aires, 5 de mayo de 1826.

NOMBRANDO EL JEFE, SEGUNDO, E INSPECTORES DEL DEPARTAMENTO DE INGENIEROS.


DECRETO.


El Presidente de la república ha acordado y decreta.

Art. 1. El departamento de ingenieros arquitectos establecido por decreto de esta fecha, será servido por:

Don Prospero Catelin, en la clase de ingeniero en jefe.
Don Juan Ponce, en la de segunda ingeniero.
Don José María Romero y Don Juan José Marc. Inspectores.

2. El ingeniero en jefe propondrá a la Presidencia los individuos que deban desempeñar los demás destinos que se establecen por el precitado decreto.

3. Por el departamento de gobierno se extenderán los despachos según corresponde, insertándose este decreto en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


151[editar]

Buenos Aires, 6 de mayo de 1826.

CATEDRÁTICOS DE MEDICINA.


DECRETO.


En consecuencia de lo que se establece por decreto de 3 del corriente para el arreglo de la escuela de medicina, y servicio de los hospitales públicos, el Presidente de la república ha acordado y decreta.

Art. 1. El dr. don Cosme Argerich desempeñará la cátedra de anatomía y fisiología, haciendo al mismo tiempo el servicio de facultativo del hospital general de hombres.

El dr. don Miguel Rivera desempeñará la cátedra de patología y clínica quirúrgica, haciendo al mismo tiempo el servicio de facultativo de dicho hospital.

El dr. don Juan Antonio Fernández desempeñará la cátedra de patología y clínica médica, haciendo al mismo tiempo el servicio de facultativo del hospital de mujeres.

2. Mientras no se provean las cátedras restantes, por el ministerio de gobierno se librarán las órdenes acordadas, respecto al servicio de los hospitales públicos.

3. El ministro secretario de gobierno queda encargado de la ejecución de este decreto, que se comunicará según corresponde, e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


152[editar]

Buenos Aires, 8 de mayo de 1826.

ESTABLECIENDO UN NUEVO MERCADO.


DECRETO.


El establecimiento del mercado del centro ha hecho sentir ya grandes ventajas, no solo por los ingresos que ha tenido el erario, sino por la comodidad de reunirse en él todos los artículos de consumo interior, los cuales han sido también mas fácilmente inspeccionados por los empleados a quienes compete celar en el ramo de salubridad pública; más la existencia de un solo mercado en la capital no corresponde ni a la extensión de la ciudad, ni al rápido progreso en que va la población. Es ya indispensable, por lo tanto, establecer un nuevo mercado, mucho mas cuando entre otras graves consideraciones que se han tenido presentes, obra en su favor lo que importa en las actuales circunstancias, llenar en lo posible el vacío que aquellas han dejado en las ocupaciones de la parte industriosa de la sociedad, y muy principalmente en las rentas publicas. En su consecuencia el Presidente ha acordado y decreta.

Art. 1. En la plaza de las artes se establecerá un segundo mercado de frutos de consumo interior.

2. Los edificios que en dicha plaza se han comprado por la contaduría de policía de cuenta del erario público, quedan aplicados al establecimiento de dicho mercado.

3. El departamento de ingenieros presentará el plano bajo el cual debe establecerse este mercado, y el presupuesto de los gastos que esta obra demande.

4. Por el ministerio de gobierno se darán al departamento general de ingenieros las instrucciones acordadas para la más pronta ejecución del presente decreto, el cual se comunicará según corresponde, e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


153[editar]

Buenos Aires, 9 de mayo de 1826.

REGLANDO LOS ESTUDIOS PREPARATORIOS.


DECRETO.


El Presidente ha acordado y decreta.

1. Los estudios preparatorios se harán en la Universidad en el orden siguiente.

1.º Latinidad y Griego.
2.º Filosofía.
3.º Aritmética, Geometría y Algebra.
4.º Física experimental.

2. Queda absolutamente prohibida toda inversión en el orden que se prescribe por el artículo anterior.

3. Ninguno podrá ser admitido al estudio de las facultades mayores, sin haber pasado todos los cursos de las facultades preparatorias.

4. El estudio del dibujo podrá practicarse en cualquier tiempo, aun antes del estudio de latinidad.

5. El estudio de los idiomas, francés e inglés será igualmente libre después de haber aprendido el latín.

6. Por el ministerio de gobierno se comunicará este decreto según corresponde, e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


154[editar]

Buenos Aires, 9 de mayo de 1826.

REGLANDO EL CURSO DE ECONOMÍA POLÍTICA.


DECRETO.


El Presidente de la república, ha acordado y decreta.

Art. 1. El estudio de economía política será libre, en la Universidad, sin perjuicio de orden establecido para los estudios preparatorios y facultades mayores.

2. La duración del curso será de dos años.

3. Los alumnos de jurisprudencia deberán cursar esta aula para obtener grado en su facultad.

4. El catedrático de economía política elevará a la Presidencia el curso que dictare, para su aprobación e inspección.

5. Queda sin efecto el decreto de 23 de noviembre de 1823, lo mismo que toda otra disposición que se haya dictado con relación a esta cátedra.

6. Por el ministerio de gobierno se comunicará este decreto según corresponde e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


155[editar]

Buenos Aires, 9 de mayo de 1826.

ESTABLECIENDO CÁTEDRA DE DERECHO PUBLICO ECLESIÁSTICO.


DECRETO.


El Presidente ha acordado y decreta.

Art. 1. Queda establecida en la Universidad una cátedra de derecho público eclesiástico, que corresponderá al departamento de jurisprudencia.

2. El curso de la cátedra de derecho público eclesiástico durará un año.

3. El rector de la Universidad queda autorizado para fijar el orden con que los alumnos de jurisprudencia deben cursar esta aula, y la de economía política.

4. Por el ministerio de gobierno se comunicará este decreto según corresponde, e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Julián S. de Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


156[editar]

Buenos Aires, 10 de mayo de 1826.

DECLARANDO QUE TODA OBLIGACIÓN DE DAR ALGO EN DINERO, QUEDE CUBIERTA DANDO BILLETES DE BANCO.


DECRETO.


Después que por la ley los billetes del banco Nacional son moneda corriente en todo el territorio; cuando la nación no tiene un medio metálico de circulación que le sea propio, y que el congreso general se dispone a fijar el peso, tipo, y ley de la moneda nacional, es urgente que la autoridad se interponga para no permitir que el interés individual se subleve, y aspire a que se subordinen a él los intereses públicos. La habitud contraída bajo el régimen colonial, en que no se conocía otro medio circulante que las onzas de oro y pesos de plata, cuya ley y peso estaba calculado precisamente contra los intereses de estos países, empieza a introducir en los contratos un desorden que deja en incertidumbre el precio de las cosas, y vacilantes las obligaciones que se estipulan. Los menos advertidos son víctimas de la previsión cautelosa con que proceden algunos más expertos. En los contratos empieza a ponerse condiciones que directamente tienden a burlar el cumplimiento de la ley, y frustrar los buenos efectos que ella se propone. Tales condiciones dan motivo a reclamos y cuestiones, que a mas de ocupar a los tribunales, producen en la sociedad inconvenientes de grave trascendencia. El Presidente de la república, a quien sobre el particular se ha consultado varias dudas por el tribunal de comercio, después de haber oído el dictamen del tribunal superior de justicia y el del fiscal del estado, considerando que el orden público y la seguridad de las transacciones reclaman que la moneda corriente reconocida y establecida por la ley sea el único regulador en todo contrato que no sea de puro mutuo: que por ella debe fijarse el precio de las cosas y reglarse las obligaciones a que se comprometen los que contratan: que las antiguas onzas de oro y pesos de plata, no son ya, ni pueden ser en lo sucesivo medio de circulación, sino un artículo de puro comercio: en conformidad a lo que dispone la ley del congreso general Constituyente de 5 del corriente, ha acordado y decreta.

Art. 1. Todo contrato de venta, locación, préstamo, u otro cualquiera que por su naturaleza induzca obligación de dar a cierto plazo una cantidad en dinero; resultará legalmente cumplido, siempre que la cantidad estipulada se entregue en la moneda corriente que la ley reconoce como tal en todo el territorio del estado.

2. Toda condición que en los contratos arriba expresados tienda a excluir, la intervención de la moneda corriente para hacer efectivos los pagos, se tendrá como no puesta y sin valor ni efecto alguno.

3. Comuníquese al tribunal de comercio y dese al Registro Nacional por el ministerio de gobierno.

Rivadavia.

Julián S. Agüero.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


157[editar]

Buenos Aires, 3 de mayo de 1826.

DEPARTAMENTO DE NEGOCIOS ESTRANJEROS.

ADMITIENDO LA RENUNCIA DEL ENVIADO EXTRAORDINARIO AL CONGRESO DE PANAMÁ Y NOMBRANDO OTRO EN SU LUGAR.

DECRETO.


El Presidente de la república habiendo considerado justas las razones en que don Manuel José García ha fundado su renuncia del cargo de enviado extraordinario de esta república a la asamblea de Panamá, para que fue nombrado por decreto de 26 de abril último, ha acordado y decreta.

1. Queda admitida la renuncia que ha hecho don Manuel José García del cargo de enviado extraordinario de la república de las Provincias Unidas del Río de la Plata, para concurrir a la asamblea de enviados de los estados del continente americano, convocada al istmo de Panamá.

2. Se nombra en su lugar al dr. don José Miguel Díaz Vélez, con la misma asignación que se le acuerda por el artículo 2. del precitado decreto, de 25 de abril último.

3. El ministro secretario de negocios extranjeros queda encargado de la ejecución de este decreto que se insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Francisco de la Cruz.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


158[editar]

Buenos Aires, 3 de mayo de 1826.

DEPARTAMENTO DE LA GUERRA.

AFECTANDO AL CARGO DE CIRUJANO MAYOR DE LOS EJÉRCITOS NACIONALES, EL DE CIRUJANO MAYOR DEL EJERCITO DE LA CAPITAL.

DECRETO.


El Presidente de la república de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Habiendo sido promovido al empleo de cirujano mayor de los ejércitos nacionales, el catedrático de clínica dr. don Francisco de Paula Rivero, ha acordado y decreta.

Art. 1. Queda afecto al cargo de cirujano mayor de los ejércitos nacionales, el de cirujano mayor del ejército de la capital cesando en él, el profesor don Mariano Vico que lo servía.

2. Comuníquese a quienes corresponde, y dese al Registro Nacional.

Rivadavia.

Carlos Alvear.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


159[editar]

Buenos Aires, 8 de mayo de 1826.

ORDENANDO QUE EL ENGANCHAMIENTO SE ABONE DESPUÉS DE VENCIDO EL TERMINO DEL ENGANCHE.


DECRETO.


El Presidente de la república de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Considerando que el enganchamiento acordado a los individuos que sientan plaza voluntariamente en el ejercito con el fin de promover la concurrencia al servicio, no solo no llena su objeto, sino que contribuye a la inmoralidad, fomentando la disposición a la deserción; para evitar esta, considerando las ventajas que deben dispensarse a los que se prestan deliberadamente al servicio; ha acordado y decreta.

Art. 1. El enganchamiento que señala la ley de 10 de setiembre de 1824, se abonará a los interesados después de vencido el tiempo de su empeño.

2. El ministro secretario de guerra queda encargado de la ejecución de este decreto, que se comunicará a quienes corresponde y se dará al Registro Nacional.

Rivadavia.

Carlos Alvear.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


160[editar]

Buenos Aires, 9 de mayo de 1826.

ORDENANDO LA ORGANIZACIÓN DE UN REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA.


DECRETO


El Presidente de la república de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Considerando las ventajas que resultarán de dar a la artillería la movilidad necesaria para que pueda acompañar la rapidez de los movimientos de la caballería, y sin la cual toda combinación entre ambas armas ya sea en las marchas, ya maniobrando al frente del enemigo vendrá a ser viciosa y contraria al carácter y sistema de guerra que deben adoptar los ejércitos de la república atendiendo el artículo 1. de la ley de 2 de enero de este año, ha acordado y decreta.

Art. 1. Se organizará un regimiento de artillería ligera compuesto de dos escuadrones: cada escuadrón de dos compañías.

2. El regimiento de artillería ligera servirá veinticuatro piezas de los calibres de a ocho, cuatro, y obús de seis pulgadas.

3. El pie y fuerza del regimiento de artillería ligera será el siguiente.


PLANA MAYOR.

Un coronel : dos comandantes de escuadrón : un sargento mayor : dos ayudantes mayores : un cirujano : dos sargentos de brigada : dos trompetas, uno mayor, y otro de ordenes.

Cada compañía constará de un capitán : dos tenientes de las clases de primero y segundo : dos alféreces : un sargento primero, cuatro segundos, seis cabos primeros, seis segundos : tres trompetas : cuarenta y un artilleros primeros, y cincuenta segundos.

Art. 4. El ministro secretario de guerra queda encargado de la ejecución de este decreto, que se comunicará a quien corresponde y publicará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Carlos Alvear.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


161[editar]

Buenos Aires, 11 de mayo de 1826.

REGLANDO LAS REVISTAS Y PAGOS DE PRISIONEROS.


DECRETO.


El Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Habiendo de nombrarse un comisario encargado de revistas y pagos de prisioneros, asi como de los gastos que ellos ocasionen, ha acordado y decreta.

Art. 1. El comisario general de guerra queda por ahora encargado de las revistas y pagos de Prisioneros con arreglo al decreto de 21 de marzo último.

2. Los comandantes militares y jueces de paz, a cuyo cargo se hallan los prisioneros, dispondrán que se formen las respectivas listas justificadas con arreglo a ordenanza, mientras las distancias impidan las revistas de comisario de presente, y las pasaran a este mensualmente para que proceda a las liquidaciones y pagos consiguientes.

3. Queda a cargo del mismo comisario ejecutar los pagos que se decretaren por el gobierno relativos a prisioneros.

4. El comisario general de guerra llevará lista separada de los gastos indicados que se satisfarán del caudal destinado a pagos eventuales de guerra.

5. El ministro secretario de guerra y marina queda encargado de la ejecución de este decreto que se comunicará a quienes corresponda, publicándose en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Carlos Alvear.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


162[editar]

Buenos Aires, 5 de mayo de 1826.

DEPARTAMENTO DE HACIENDA.

PRESCRIBIENDO LA FORMA Y PLAZOS EN QUE EL BANCO NACIONAL DEBE PAGAR SUS BILLETES.

LEY.

El congreso general constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, ha sancionado la siguiente ley.

ART. 1. Queda inhibido el Banco Nacional por el espacio de dos años contados desde el 25 de mayo de 1826, de pagar sus billetes en otra forma que la siguiente.

2. En el semestre, desde 25 de noviembre de este año hasta el 25 de mayo de 1827, el banco deberá pagar en lingotes, en la forma que se determinará a continuación hasta la tercera parte de los valores de su giro.

3. En el de 25 de mayo de 1827 hasta el 25 de noviembre del mismo año, el banco deberá pagar en la forma arriba expresada hasta la cantidad correspondiente a la mitad de su giro.

4. En el de 25 de noviembre de 1827 hasta el 25 de mayo del año siguiente, el banco deberá pagar del modo que queda expresado hasta la cantidad correspondiente a las dos terceras partes de los valores de su giro.

5. En la forma y plazos arriba dichos, el banco pagará los billetes en lingotes de la ley de veinte quilates y peso de cincuenta y tres onzas, por la cantidad de mil pesos cada uno, y en lingotes de plata de la ley de once dineros, y con el peso de trescientas sesenta y cinco onzas cada uno del valor de quinientos pesos.

6. Cada lingote será marcado con la expresión de la ley, peso y valor, y mas el número especial que le designa.

7. Para asegurar más la legitimidad de los lingotes, el banco los emitirá con certificado especial a cada uno y será así mismo obligado a recibirlos en pago de los créditos que se abra.

8. Los billetes del banco nacional son en todo el territorio de la república, moneda corriente por su valor escrito.

9. Desde el 25 de mayo de 1828, el banco comenzará a pagar sus billetes en moneda metálica.

10. Dos meses antes del término designado para el pago en moneda, será reglada la forma en que deba hacerse por la legislatura nacional.

Lo que de orden del mismo se comunica a V. E. para su conocimiento y efectos consiguientes.

Sala del congreso en Buenos Aires a 5 de mayo de 1826.

Eduardo P. Bulnes: vice-presidente.

José C. Lagos: secretario.


Exmo. señor Presidente de la república.

DECRETO DEL GOBIERNO.

Buenos Aires mayo 8 de 1826.

Cúmplase, acúsese recibo, y dese al Registro Nacional.

Rivadavia.

Salvador María del Carril.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


163[editar]

Buenos Aires, 9 de mayo de 1826.

ORDENANDO QUE LOS EMPLEADOS DE HACIENDA ASISTAN A LA ACADEMIA DE CONTABILIDAD DEL BANCO NACIONAL.


DECRETO.


Penetrado el gobierno de la importancia de los objetos que se ha propuesto el banco nacional; cuando ha acordado el establecimiento de una academia para sus empleados, en la que se dictará un curso completo de contabilidad bajo la dirección del acreditado profesor Mr. Brodart que abrace la aritmética, el algebra, teneduría de libros, operaciones de banco, letras de cambio y billetes; pesos y medidas, monedas y lingotes; correspondencia oficial y particular, y un breve tratado de la moral del establecimiento del banco, y sus relaciones con la sociedad: de acuerdo con los sentimientos generosos de los señores directores, y deseando que se generalicen dichos conocimientos, y que se pueda por la posesión de ellos, arribar a uniformar y regularizar las operaciones simultaneas del banco, con las de la administración de las rentas públicas, ha acordado y decreta.

Art. 1. Todos los empleados subalternos del ministerio de hacienda y oficinas de contaduría, colecturía y recaudación de la capital, seguirán el curso de contabilidad en la academia del banco nacional.

2. Se acuerdan sobre el tesoro público trescientos pesos anuales de gratificación al profesor Mr. Brodart, sobre el sueldo que perciba del banco nacional.

3. El ministro de hacienda queda encargado de la ejecución de este decreto que se insertará en el Registro nacional.

Rivadavia.

Salvador María del Carril.


Registro Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Libro II — Número 7 — Año: 1826


164[editar]

Buenos Aires, 12 de mayo de 1826.

ORDENANDO SUFRAN DESCUENTO LAS ANTICIPACIONES DE SUELDOS QUE SE HAGAN A EMPLEADOS PÚBLICOS.


DECRETO.


Si al fin el gobierno no puede ni debe ser indiferente a las necesidades de los empleados que le sirven, cuando ellas se anticipan a las compensaciones que la ley les acuerda para satisfacerlas, tampoco ellos no deben exigir más valores que los que la misma ley haya designado a cada servicio. —Sobre esto no se puede transigir, por que no cabe el hacerlo. En esta virtud y sin excluir la prudencia con que debe acordarse a los empleados anticipaciones pecuniarias sobre los sueldos que disfrutan; el Presidente de la república, ha acordado y decreta.

Art. 1. Todas las sumas que pagare en adelante la tesorería general por via de anticipación sobre los sueldos de los empleados públicos, sufrirán el mismo descuento que paga el gobierno al banco nacional por los créditos que le acuerda.

2. Queda encargada la ejecución de este decreto al ministro de hacienda que lo comunicará a quienes corresponde, e insertará en el Registro Nacional.

Rivadavia.

Salvador Maria del Carril.


NOTA.

Ha sido nombrada socia de la sociedad de beneficencia doña Francisca Vivar de Marcó.

Han sido nombrados para presidente de la comisión de emigración el señor don Pedro Capdevila, para vicepresidente el señor don Ramón Larrea, y de miembros de ella los señores don Antonio Linch, don Juan Alsina, Mr. Blanc, don Tomas Duguid, don Ladislao Martínez, don Pedro Sheridan, don Guillermo Ford.




Páginas utilizadas en el LIBRO II[editar]

001 002 003 004 005 006 007 008 009 010
011 012 013 014 015 016 017 018 019 020
021 022 023 024 025 026 027 028 029 030
031 032 033 034 035 036 037 038 039 040
041 042 043 044 045 046 047 048 049 050
051 052 053 054 055 056 057 058 059 060
061 062 063 064 065 066 067 068 069 070
071 072 073 074 075 076 077 078 079 080
081 082 083 084 085 086 087 088 089 090
091 092 093 094 095 096 097 098 099 100
101 102 103 104 105 106 107 108 109 110
111 112 113 114 115 116 117 118 119 120
121 122 123 124 125 126 127 128 129 130
131 132 133 134 135 136 137 138 139 140
141 142 143 144 145 146 147 148 149 150
151 152 153 154 155 156 157 158 159 160
161 162 163 164 165 166 167 168 169 170
171 172 173 174 175 176 177 178 179 180
181 182 183 184 185 186 187 188 189 190
191 192 193 194 195 196 197 198 199 200
201 202 203 204 205 206 207 208 209 210
211 212 213 214 215 216 217 218 219 220
221 222 223 224 225 226 227 228 229 230
231 232 233 234 235 236 237 238 239 240
241 242