Respuesta a Jrushchov 28 de octubre de 1962

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Querido señor presidente: He leído su carta del 26 de octubre con gran detenimiento y celebro conocer su deseo de buscar una pronta solución al problema. Lo primero que precisa hacerse es, sin embargo, cesar en el trabajo de las instalaciones para proyectiles dirigidos en Cuba, e inutilizar todas las armas ofensivas existentes en Cuba, bajo la supervisión de las Naciones Unidas. En la creencia de que esto se llevará a cabo prontamente, he dado instrucciones a mis representantes en Nueva York que les permitirá trazar, durante este fin de semana, en cooperación con el secretario general en funciones de las Naciones Unidas y sus representantes, un acuerdo para la solución del problema cubano, siguiendo las lineas sugeridas por usted en su carta del 26 de octubre. Tal y como leo en su carta, los elementos clave de sus propuestas me parecen aceptables en general, y según entiendo son los siguientes: 1. Usted acordara eliminar estas instalaciones para armas ofensivas existentes en Cuba, bajo la observación y supervisión de las Naciones Unidas, y proceder, con adecuadas seguridades, a detener la introducción de tales instalaciones y armas en Cuba. 2. Nosotros por nuestra parte, estaremos dispuestos, mediante el establecimiento de los adecuados acuerdos realizados a través de las Naciones Unidas para asegurar la continuidad y la puesta en marcha de esos compromisos, a lo siguiente: a) Levantar inmediatamente las medidas de cuarentena ahora en vigor; y b) Dar seguridad contra la invasión de Cuba. Confío en que otras naciones del hemisferio occidental estén dispuestas a actuar del mismo modo. Si usted da a sus representantes concretas instrucciones, no existe razón por la cual no seamos capaces de completar estos acuerdos y anunciarlos al mundo dentro de un par de días. El efecto de tal acuerdo sobre la tensión mundial nos permitirá continuar trabajando hacia un acuerdo general referente a "otros armamentos" como propone usted en su segunda carta que ha hecho pública. Me gustaría señalar de nuevo que Estados Unidos está interesado en reducir las tensiones y detener la carrera de armamentos. y esta carta significa que usted está dispuesto a discutir una tregua que afecta a la OTAN y Pacto de Varsovia. Nosotros estamos dispuestos a considerar con nuestros aliados cualquier propuesta o propuestas convenientes. Pero la primera condición, preciso es recalcarlo, es el cese del trabajo en las instalaciones de lanzamiento de proyectiles dirigidos en Cuba y las adecuadas medidas para inutilizar tales proyectiles bajo concretas garantías internacionales. La continuación de esta amenaza, o la extensión de esta discusión referente a Cuba relacionándola con otras cuestiones concernientes a la seguridad europea y del mundo, conducirán seguramente a una intensificación de la crisis cubana y a un grave efecto para la paz en el mundo. Por esta razón, espero que podamos ponernos de acuerdo con forme a lo señalado en esta carta y en su carta del 26 de octubre de 1962.