San Isidro labrador de Madrid: 07

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Primero
Pág. 07 de 108
San Isidro labrador de Madrid Acto I Lope de Vega



Isidro: ¿Cómo ha ido por allá?

¿Habéis muerto muchos moros?
 
 

Juan de Vargas: Castigados quedan ya;

sus despojos y tesoros
se quedan, Isidro, acá.
 
 

Isidro: No ha habido día que yo

a Dios no os encomendase,
que grande pena me dio
el ver que el Moro llegase
donde jamás se atrevió.
Cuando el vueso antecesor,
Gracián Ramírez de Vargas,
venció al Bárbaro Almanzor,
vio este muro sus adargas
y sus ropas de color.
Oí decir a mi abuelo,
téngale Dios en su gloria,
que tuvo Gracián recelo
de perder la gran vitoria
que le dio entonces el cielo.
Porque hasta el muro llegó
la multitud de los moros
que nunca después se vio;
mas tal capitán de coros
de ángeles la defendió;
que fue la hermosa María
de Atocha.
 
 

Juan de Vargas: No menos creo

que nos ayudó este día.
 
 

Isidro: Como el Capitán Hebreo,

que el sol veloz detenía,
tiene María divina
detenido el sol de Cristo,
siendo sus brazos cortina.
 
 

Juan de Vargas: (Aparte a su mujer.)

 ¡Qué buen hombre!
 
 

Doña Inés de Castilla: (¡Y muy bien quisto!)

 
 

Juan de Vargas: (Mucho a la virtud se inclina)



<<<
>>>