San Isidro labrador de Madrid: 19

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Primero
Pág. 19 de 108
San Isidro labrador de Madrid Acto I Lope de Vega


Un labrador envidio
porque pretende alzarse
con los estados que perdí por guerra.
Mirad quién da fastidio
a quien quiso igualarse
con el mismo Hacedor del cielo y tierra;
cuanto veneno encierra
mi pecho ardiente, salga,
¡Isidro muera, muera!
¡Al arma, guerra fiera!,
aunque el auxilio celestial le valga.
¡Pastores deste suelo,
la Envidia soy, antípoda del cielo!
 

(Salen ESTEBAN, LORENZO y TADEO.)

   
Esteban: ¡Pardiez, que la novia ha estado

en la misa y en la mesa
hecha de un ángel traslado!
 
 

Envidia: ¿Quién no envidia?¿A quién no pesa

de Isidro el dichoso estado?
 
 

Lorenzo: No he visto tanta hermosura.

 
 

Tadeo: Su divina compostura

su casta vergüenza aumenta.
 
 

Esteban: Una reina representa.

 
 

Lorenzo: ¿No has visto entre nive pura,

tal vez, la purpúrea rosa
que por diciembre salió?
Así está su cara hermosa.
 
 

Envidia: ¿Quién de Isidro no envidió

suerte tan alta y dichosa?
Un hipócrita, un villano,
¿un ángel ha de gozar?
¿Por qué a un ignorante y vano
todos le han de respetar,
desde el mancebo al anciano?
Es porque es hombre fingido
y de entrañas cautelosas.