San Isidro labrador de Madrid: 29

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Primero
Pág. 29 de 108
San Isidro labrador de Madrid Acto I Lope de Vega


cuanto el sol alumbra y dora,

y cuanto no es Dios, Señora,
solamente digo que eres
Madre de Dios.
Toda alabanza consiste,
ni hay otra que más te cuadre,
en que de Dios eres Madre;
pues por nosotros lo fuiste,
ruega por nosotros.
Con lágrimas desde aquí,
que es valle dellas el mundo,
te llamo en lo más profundo,
ruega Señora por mí
y por todos, amén.
 
 
(Levántase con una invención en alto,
y entra un SACRISTÁN con una vela.)

   

Sacristán: Buenos andamos, a fee;

no hay un tierro en un año,
parece que a reino estraño
la muerte a vivir se fue.
Y ya que por sustitutos
a los médicos dejaba,
¿adónde escondió el aljaba
para cobrar los tributos?
Ya que peste o otros tales,
o vienen a coyunturas,
todos aciertan las curas,
todos entienden los males.
Después que soy sacristán
solamente les da tos,
bien medraremos por Dios
con cuatro ochavos y un pan.
Quiero encender, ¿qué es aquesto,
que ya para buena estrena,
¡oh, Virgen del Almudena!
en vuestra capilla han puesto?
Por el caballo del Cid,
que es bandera que han traído,
del Moro antiyer vencido,
los hidalgos de Madrid.
Aunque valiera un tesoro,


<<<
>>>