San Isidro labrador de Madrid: 32

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Primero
Pág. 32 de 108
San Isidro labrador de Madrid Acto I Lope de Vega


Isidro: Hermano, él me ha de enseñar

que una hormiga de la casa
de Dios tiene gran valor,
yo soy pobre labrador.
 
 

Sacristán: ¿Cómo?, ¿no vee que se pasa

la hora de trabajar?,
¿dale de comer su amo?
¿Para qué, sino le llamo,
hoy me viene a predicar?
Pues véngame otra mañana,
verá si le abro la puerta.
 
 

Isidro: La de Dios siempre está abierta.

 
 

Sacristán: ¡Qué de retórica vana!

¿Por qué no se va a su arado?
 
 

Isidro: No hago yo falta allá,

porque yo sé bien que está
de mejor mano ocupado.
 
 

Sacristán: La misa sale.

 
 

Isidro: Allá voy.

 
 

Sacristán: Al altar mayor camine.

 
 

Isidro: Dios sus pasos encamine.

 
 
 (Vase ISIDRO.)

Sacristán: En fin, sin jubón estoy.

Milagro ha sido, y ejemplo
con que Dios quiso mostrar
que ninguno ha de tomar
aun la tierra de su templo.
Cuenta la Historia Sagrada
que porque tomaba el oro
del templo, azotó a Heliodoro
un ángel con mano airada.
Dél o de los sacerdotes
no escapo. ¡Ay triste, pequé!
Esta noche apostaré
que me dan dos mil azotes.


<<<
>>>