San Isidro labrador de Madrid: 59

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Segundo
Pág. 59 de 108
San Isidro labrador de Madrid Acto II Lope de Vega


Isidro: ¿Y cómo no sabéis vós

que Dios nos lo da a los dos,
que estas a su cuenta están?
¿El Profeta no nos cuenta
que hasta los cuervos sustenta?,
pues mejor es la paloma,
cuya blanca imagen toma
quien nuestro amor alimenta.
Pues si el Espíritu Santo
así bajó en el Jordán
y al Colegio sacrosanto,
¿por qué no merecen pan
aves que Dios quiere tanto?
Las rentas de los prelados
así las han de comer
los pobres desamparados;
¿qué sabéis vós si he de ser
el prelado destos prados?
Este costal es la renta,
las aves, a quien se vierte,
son los pobres que sustenta;
coman, pues, porque en la muerte
podamos dar buena cuenta.
 
 
(Vase ISIDRO.)

   

Envidia: Siempre he de quedar vencido

desta villana simpleza;
¡basta!, que siempre he salido
las manos en la cabeza,
aunque de sus pies herido.
¡Oh, soberana humildad!
 
 
(Sale el DEMONIO.)

   

Demonio: ¿Qué haces, Envidia fiera,

en aquesta soledad?
 
 

Envidia: Si en el infierno la hubiera,

viviera en su escuridad.
Mátame aqueste villano
que a las aves da a comer
con caritativa mano.


<<<
>>>