San Isidro labrador de Madrid: 75

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Tercero
Pág. 75 de 108
San Isidro labrador de Madrid Acto III Lope de Vega


Envidia: Una estratagema piensa

de las que tu hacer solías
a los del Egipto ya.
 
 

Demonio: Escucha, Envidia, él está

sin su mujer estos días,
porque desde que tuvieron
el hijo que Juan y Inés
bañaron en San Andrés,
nunca más juntos vivieron.
María se fue a una ermita
que de su nombre se llama,
de esa parte de Jarama,
y en ella contenta habita.
Decirte su santidad
es moverte a más invidia
de la que aquí te fastidia;
ni su casta soledad.
Llamemos a la Mentira;
que diga que mil pastores
andan con ella de amores,
y moverémosle a ira;
que viéndose sin honor
tomará alguna impaciencia,
y tras aquesta licencia
podrá dar en otro error.
¿Qué me dices?
 
 

Envidia: Que camines

y que lo pongas por obra;
¿celos no es principio?, sobra;
discordia serán los fines.
 
 

Demonio: ¡Villano, viven los cielos

que no habéis, si hay fuerza en mí,
de subir donde caí,
que hoy tropezaréis en celos!