San Isidro labrador de Madrid: 99

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Tercero
Pág. 99 de 108
San Isidro labrador de Madrid Acto III Lope de Vega


los ciegos ojos, los mancos

manos, los tullidos piernas.
Saldrán los fieros demonios
de los cuerpos que atormentan;
vendrán libres los cautivos
de Argel, Túnez y Biserta.
Lloverá por él de suerte,
que habrá un moro que prometa,
si llueve, hacerse cristiano;
no lo hará por más que llueva;
mas morirá el mismo día
que no cumpla la promesa;
mas ¿para qué os cuento yo
sus maravillas inmensas,
habiendo de verse tantas
cuando trasladado sea?
 
 

Jarama: Pastores, porque los tiempos,

aunque en vuestras vidas vuelan,
no pueden mostrarse aquí
con las distancias que llegan.
Isidro fue a mejor vida,
que por escusar las tiernas
lágrimas y dar lugar
a que otras cosas se vean,
no era justo que os halléis
a su muerte; mas tenelda
por vida, que muerte en Dios
ya sabéis que es vida eterna;
no se puede aquí mostrar
su muerte; corred apriesa,
que veréis cosas estrañas
que os edifiquen y muevan,
que algunas de las notables
bien es que se vean y entiendan,
porque tengáis más noticia
de sus divinas grandezas;
que después de sepultado
tendrá tantas excelencias,
que en las Navas de Tolosa
el Rey Alfonso le vea
en figura de pastor,
causa que vitoria tenga.
Por donde Fernando el Santo
su imagen de plata ofrezca
a Madrid, y ponga en mármol
Toledo en su santa iglesia.