Santo y sastre: 052

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 052 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


DOROTEA:

               Mi santo
               no es de ésos, denme los cielos
               que viva en su compañía;
               que no temo, prima mía,
               que se desvele con celos;
               que jugándome mi dote,
               mis joyas empeñe o venda,
               que desperdicie mi hacienda,
               que mis deudas alborote,
               porque, en fin, no es de este mundo.
               Y aunque esa simplicidad
               den nombre de necedad
               cortesanos--en quien fundo
               todo el caudal en engaños--
               para cosas de importancia
               es cuerdo, aunque la ignorancia
               haga burla de sus años.
               Él, en efecto, es bastante,
               para ser apetecido,
               y mejor para marido
               que para galán o amante.

ESPERANZA:

               Será a lo que yo imagino,
               junipero por lo llano,
               mentecato por lo humano,
               gangoso por lo divino;
               que andará desaliñado
               y dirá que es por llaneza,
               cabizbajo de cabeza,
               el cuello o sucio o ajado,
               y dirá que es vanidad
               lo que el mundo ornato llama,
               y si en muestras de que te ama
               saca a luz la voluntad
               --que no será en todos días
               sino en las Pascuas de Flores--
               en vez de decirte amores
               te rezará Ave Marías.

DOROTEA:

               Yo he de casarme con él,
               y no tú; contenta estoy
               ¿qué quieres?


Santo y sastre de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III