Santo y sastre: 082

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 082 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               En que después de abrasada
               mi hacienda, mi casa, el grueso
               caudal que me hizo envidiada,
               quizá por mi poco seso,
               cautiva, si antes señora,
               en la casa de tu padre
               donde la miseria mora,
               donde la pobreza es madre,
               que siempre la hartura ignora,
               después que solo quedaste,
               y tu padre se murió
               su corta hacienda heredaste,
               y mi dicha se trocó
               en penas, desperdiciaste
               pródigo, la humilde herencia
               con que pudieras pasar.
               ¿Bastaráme la paciencia
               a verte a mendigos dar
               cuanto tienes? ¿No es conciencia
               que a tu mujer empobrezcas
               porque a torpes pordioseros
               cada instante favorezcas?
               Socorran los caballeros,
               que no es bien que tú perezcas
               porque otros coman.

Llora


<<<
>>>