Santo y sastre: 091

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 091 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


VOZ:

               No temas, ve tú a mi casa,
               que yo guardaré la tuya.

HOMO:

               Pues si vos veláis por mí
               ¿qué peligro me acobarda?
               "Si Dios la ciudad no guarda,
               defenderla es frenesí."
               Díjolo David ansí,
               y lo mismo decís vos,
               afirmándolo los dos.
               Sin peligros que temer,
               segura está la mujer
               cuya casa guarda Dios.
 

PENDÓN:

               Hermano, Dios le provea,
               o le ayude, si estornuda.

HOMO:

               ¿Qué es eso?

PENDÓN:

               Es cierta ayuda
               que me enseñó Dorotea;
               un pobre nos pide pan
               y señora me ha mandado
               que dé a todo remendado
               un "Dios le provea galán."

HOMO:

               ¿Qué dices hombre perdido?
               ¿A Dios de casa despides?
               Pan cotidiano le pides
               y cuando él mismo ha venido
               por los réditos del censo
               que cada instante nos fía,
               ¿le echa tu descortesía
               de casa? ¡Señor inmenso!
               ¿Hoy que venís vos ha honralla?
               ¿Hoy que sois mi huésped vos?


<<<
>>>