Santo y sastre: 104

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 104 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Baja muy despacio un CRISTO crucificado,
grande, desde lo más alto del vestuario,
y va subiendo HOMO Bono al mismo compás,
sin reparar que sube, haciendo labor hasta que
a la mitad de la pared se junta con él,
y entonces se levanta y le abraza
HOMO:

               ¡Qué de contado pagáis
               lo que negligente os sirvo!
               Pelícano de mi amor,
               sol eclipsado divino,
               comiendo el hombre soberbio
               la fruta del Paraíso
               y vos prendado en la ropa
               inocente y con castigo.
               Vístase, amoroso amante,
               el hombre torpe y lascivo,
               sedas, que el gusano teja;
               que yo dichoso me visto
               de esta humilde desnudez,
               de estos cardenales ricos,
               de esta grana misteriosa,
               de esta púrpura de Tiro.
               Al sagrado de estas llagas
               de mis esperanzas nido,
               de mis congojas consuelo,
               de mis temores asilo,
               huyo de vuestro rigor,
               a vuestra clemencia asido,
               a estos clavos sacrosantos.
               Mi Dios pequé, Iglesia pido.
               ¡Ay, Dios de amor desnudo!
               ¡Ay, póbre rico!
               ¡Qué más ventura si de vos me visto!

Encúbrense los dos.


Santo y sastre de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III