Santo y sastre: 106

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 106 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               Por Dios, Grimaldo, que venís devoto.
               A Dios me remitís. ¿No veis que es tarde?
               Alivio busco, porque llamas broto;
               no se teme anegar el que se arde.
               Miedo debe engendrar vuestro alboroto;
               como Letrado sois, seréis cobarde.
               Nunca es valiente la jurispericia;
               plumas, no espadas, juega la justicia.
               Volveos, Grimaldo, a ver vuestros digestos,
               que yo he de proseguir con mi osadía.

GRIMALDO:

               No términos en vos tan descompuestos
               destemplarán mi noble cortesía;
               yo sé leyes de honor como de textos,
               reñir de noche y estudiar de día;
               y si amistad con vos no profesara,
               no la pluma, el acero os castigara.
               Ciego estáis, no me doy por ofendido;
               competid con valientes, no con santos.
               Homo Bono por tal es conocido,
               que vence no con armas, mas con llantos.
               Dios el alcaide de su casa ha sido;
               sus ángeles la guardan. ¿Contra tantos
               osaréis ser valiente?


Santo y sastre de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III