Santo y sastre: 107

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 107 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               No sabía
               que era elocuente ya la cobardía.
               ¿Qué santo o qué nonada? El vulgo necio
               le juzgará por tal, el ignorante;
               no yo, que la bajeza menosprecio
               que en traje de humildad es arrogante.
               A un bárbaro simplón, ¿no es caso recio,
               que al torpe vulgo estatuas le levante?
               ¿Qué milagros le apoyan y acreditan?
               ¿Qué muertos por su causa resucitan?
               Andad, Grimaldo. En viendo cabizbajo
               a un hombre, hablar por tiple, reprendiendo,
               luego es apóstol. Luego halló el atajo
               del cielo, su limpieza encareciendo.
               Es el ocio, cuando huye del trabajo,
               engañabobos. No todo remiendo
               tiene la santidad por ejercicio;
               disfraces sabe hacer también el vicio.
               Un sastre miserable, un pobre idiota
               que a título de humilde, su tijera
               hurta más que las otras, sin dar nota,
               porque juzgan los necios lo de fuera,
               soberbio el corazón, cara devota,
               ya es otro San Alejo en la escalera
               y puede ser que agora en bodegones
               trueque por embriagueces, oraciones.

GRIMALDO:

               ¡Dios me libre de vos! ¡Jesús mil veces!
               Lelio, no os digo nada, la malicia
               eclipsa las más puras sencilleces.


Santo y sastre de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III