Santo y sastre: 115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 115 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               Sí hará.
               Pero más se ganará
               en esto que en tus tareas.

HOMO:

               Ya es de día y no he cumplido
               con la obligación que tiene
               mi oficio. ¿Qué haré si viene
               la novia por su vestido
               y sólo está comenzado?

PENDÓN:

               Que dilate el desposorio
               en día de purgatorio
               para ella y para el velado.
               Mas tus puertas se han abierto.
               Oye.

HOMO:

              ¿Qué es esto, mi Dios?
Están asentados en dos banquillos. Cuando se
abre las puertas, se ven dos ÁNGELES, cosiendo una ropa.
Hincado HOMO Bono de rodillas, suena MÚSICA

PENDÓN:

               ¡No ves los Ángeles dos
               cosiendo? ¿No estoy despierto?
               ¡Oh! Aprendices celestiales
               tu profesión autorizan,
               y mienzras rezas, sastrizan.
               ¡Qué lindo par de oficiales!
               Sastres desde hoy os abono.

HOMO:

               No oso levantar del suelo
               los ojos.


Santo y sastre de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III