Santo y sastre: 118

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 118 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               Fuera de las que sabéis,
               digno de amarle por ellas,
               una os diré solamente.
               Tenemos una heredad
               no lejos de esta ciudad
               pequeña, mas suficiente.
               Llevaba mi esposo amado,
               tal vez a los viñaderos,
               de comer, y aunque groseros,
               de todos reverenciado,
               con gusto le recibían
               y cada cual confesaba
               que en lo poco que les daba
               cuerpo y alma mantenían.
               Gustaba de ir en persona
               siempre que hallaba lugar,
               mi esposo, con el manjar.
               Salió una vez de Cremona,
               con las alforjas a pie,
               y en la mitad del camino
               vio cansado a un peregrino.
               Con él platicando fue,
               supo su necesidad,
               hízole que se asentase,
               rogóle que merendase.
               Es larga su caridad;
               dióle de lo que llevaba,
               con el vino satisfizo
               su sed. Era advenedizo,
               el cansancio le brindaba
               y el calor todo lo agota;
               tanto fue lo que bebió
               que con el vino acabó.
               Fuése, y llenando la bota
               mi dueño, en la primer fuente,
               llegó a sus trabaladores,
               agradeció sus sudores,
               y haciendo asentar la gente
               los repartió la merienda,
               si bien receloso estaba
               que el vino les desfraudaba;
               mas porque nadie lo entienda,
               bendiciendo la bebida
               alegre se la entregó,
               uno, a pechos se la echó
               diciendo, "No vi en mi vida
               vino de tan buen sabor."
               Afirmó luego el segundo,
               "No puede haber en el mundo
               tan generoso licor."
               Lo mismo dijo el tercero;
               mas mi esposo que pensaba
               que cada cual se burlaba
               dijo, "Un pobre pasajero
               pidiéndome de beber
               la agotó. La sed abrasa.
               Iremos, hijos, a casa
               y podréis satisfacer
               este engaño." De estos tales,
               dijeron, nos hagan ciento.
               Mi esposo que en su contento
               vio, de lo que era, señales,
               lo probó, y agradecido
               al cielo, los obligó
               a callar, mas no bastó,
               porque muchos lo han sabido,
               y aunque encubrirlo desea;
               el cielo a su fe acomoda
               el milagro de la hoda
               de Caná de Galilea.


Santo y sastre de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III