Santo y sastre: 119

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 119 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


ESPERANZA:

               De otra suerte lo distilan
               los hermanos taberneros,
               si no, díganlo los cueros
               que a poder de aguas opilan.

GRIMALDO:

               Yo le vi, aunque no ha estudiado,
               que una vez que disputaba
               un hereje y afirmaba
               un error desatinado,
               le confundió con razones
               de tan sutil teología
               que parece que tenía
               ciencia infusa.

SABINA:

               En ocasiones
               semejantes ya yo sé
               que Dios en su lengua está.

LELIO:

               Como a media noche va
               a la Iglesia, yo le hallé
               una, a sus puertas llamando,
               pero como no le oyeron,
               ellas mismas se le abrieron...
               mas ¿para qué estoy contando
               milagros, si el que hizo en mí
               es tan portentoso y nuevo?

GRIMALDO:

               Contádnosle.

LELIO:

               No me atrevo,
               porque callar prometí.


<<<
>>>