Santo y sastre: 120

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 120 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Sale VALERIO
VALERIO:

               Amigos, venid a ver
               maravillas que Dios hace
               en la humildad que sublima
               cuando en la soberbia abate.
               Ya el asombro de Cremona,
               el Homo Bono, aquel sastre
               de la Cámara de Dios,
               libre de la mortal cárcel
               del cuerpo, a los cielos
               vuela para que en ellos le pague
               con su gloria las hechuras
               que ajustan cuentas y alcances.
               Por los pobres que ha vestido
               quiere Dios que le acompañen
               ángeles, que tal vez fueron
               dentro su casa oficiales.
               Oyendo aquel sacrificio
               misterioso e inefable
               en que obliga el sacerdote
               que al pan Dios del cielo baje,
               al entonar aquel himno
               que ofrece glorias y paces
               a los cielos y a los hombres,
               cuando humano el verbo nace,
               herido el pecho de amor,
               como estrecho en él no cabe,
               tanta inmensidad de fuego
               en sus llamas naufragante,
               cedió la vida a la muerte.
               Llegó al fin de su viaje;
               voló el alma y tomó puerto
               en aquel feliz paraje
               donde arenas son estrellas,
               donde no llegan combates,
               del mar, que anega virtudes,
               siendo vicios huracanes.
               Quedó hincadas las rodillas,
               resplandeciendo delante
               del altar mayor quien puede
               ya calificar altares;
               pero escuchad, si sois dignos,
               las fiestas que al cielo le hace,
               las norabuenas que goza,
               los santos que a verle salen.


<<<
>>>