Santo y sastre (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Santo y sastre.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 121
Santo y sastre


Santo y sastre

Tirso de Molina

 


• HOMO Bono, Santo
• DOROTEA, dama
• PENDÓN, gracioso
• ROBERTO, viejo


• GRIMALDO
• LELIO, caballero
• Dos CRIADOS


• VALERIO
• SABINA, dama
• ESPERANZA, criada


• Un POBRE
• UN ÁNGEL
• Un MÚSICO


>>>

Escena I
Pág. 002 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


Salen DOROTEA y PENDÓN

DOROTEA:

               ¿Tantos me pretenden?

PENDÓN:

               Tantos;
               que para tantos de juego
               aun sobran. Mira este pliego
               lleno de quejas y llantos.
Va sacando papeles cerrados del seno
y faltriqueras
               Mira luego este papel
               de un galán almibarado
               que según viene enmelado
               debe de ser moscatel.
               Repara en este billete
               que un licenciado me dio,
               tan culto, que me llamó
               mercurio, por alcahuete.
               Éste me dio un capitán
               con más plumas que un virote,
               que acicalando un bigote
               hisopo de un sacristán,
               muerto porque hoy no te ha visto,
               me dijo, "Dile a mi ingrata
               que dando vida, me mata
               con su ausencia, ¡voto á Cristo!"
               Éste es todo de lisonjas.


<<<
>>>

Pág. 003 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               ¿Tantos traes?

PENDÓN:

               Te espantarás,
               ahora empiezo, no trae más
               una andadera de monjas.
               Digo que éste es lisonjero
               porque su dueño poetiza,
               --por no decir gongoriza--
               y es de estos que al mes de enero
               llaman padre del candor;
               al sol, monarca diurno;
               cerúleo al cielo, y coturno
               al alba del esplendor.

DOROTEA:

               ¡Jesús! Perdone este hidalgo
               si del modo que escribe, ama.

PENDÓN:

               Fiscal cuadrúpedo llama
               de las liebres éste al galgo;
               nieto al amor, de la espuma;
               alcatifas de tabí
               a los prados, y a un neblí
               llamó estafeta de pluma.

DOROTEA:

               ¡Qué necio modo de hablar!

PENDÓN:

               Éstos se llaman poetas
               con cáscara, no los metas
               en la boca, sin quebrar
               sus versos con un martillo;
               que si a gustarlos te pones,
               por ser poetas piñones
               te han de quebrar un colmillo.
               Ya gasté los que traía
               en las manos.


<<<
>>>

Pág. 004 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               ¿Pues hay más?

PENDÓN:

               Aguárdate y lo verás...
               Cada faltriquera mía
               viene a ser una estafeta.
               Éste me dió un boticario
               que su amor en eletuario
               te explica como en receta;
               todos estos son diversos
               en estilos y en autores;
               unos te escriben doctores
               en aforismos y en versos;
               otros escribanos--suma
               sus rasgos, y "sepan cuántos"--
               y admirada que haya tantos
               llámalos gatos con pluma.
               Si en intereses reparas
               billetes hay mercantiles
               de estos, que como alguaciles
               venden engaños a varas.
               En estotra faltriquera
               te traigo otra letanía,
               gente es de menos cuantía,
               darélos juntos; espera.

DOROTEA:

               Acaba ya.


<<<
>>>

Pág. 005 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               Acaben ellos.
               Éste conozco: es de un paje
               que sirve a un gran personaje;
               trae guedejados cabellos,
               habla tiple, damo pisa,
               viste alzacuello y valona,
               tañe y canta la capona,
               pero no tiene camisa.
               Un barbero, gran lanceta
               pide, que alivies sus llamas,
               sabe jugar a las damas
               y come seis de una treta;
               esotros son a esta traza,
               que muertos por tu hermosura
               hacen tutti li figura;
               de ellos te desembaraza,
               y pues te intentas casar,
               escoge uno; que cansado
               según vengo, empapelado
               me pueden poner a asar.


<<<
>>>

Pág. 006 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               No es nuevo en ti ser burlón;
               siempre vienes con quimeras
               bufonas. Habla de veras
               si quiera esta vez, Pendón.
               Hija soy de un mercader
               sin padres, y con hacienda;
               que para que la defienda
               de engaños, he menester
               marido que la acreciente
               y ponga en orden mi casa;
               la prudencia es quien me casa,
               no el amor, que es accidente
               que raras veces acierta;
               pretenden dos este estado
               y desvela mi cuidado
               el verlos rondar mi puerta.
               Lelio muestra voluntad
               cuando no a mí, a mi dinero.
               Es pobre y es caballero,
               puede darme calidad,
               y no de mi esfera salgo
               cuando sea su mujer,
               pues, en fin, el mercader
               está en vísperas de hidalgo.
               Fuélo mi padre, en efeto.
               Por otra parte me inclino
               a Grimaldo, y le imagino,
               como estudiante, discreto,
               y que una vez gradüado
               en las leyes que profesa
               su facultad interesa
               honra y provecho. Hame dado
               antojo, si se despacha,
               bien su pretensión agora,
               de que me llamen oidora
               y me adorne una garnacha.


<<<
>>>

Pág. 007 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               De eso no me maravillo;
               ni hay gente como letrados
               que en digestos opilados
               hallan textos de tornillo.
               Mas si te casas con él
               y viniere a ser oidor,
               será consuelo mayor
               morirte primero que él;
               porque si viuda te advierto,
               y antes de serlo adorada,
               no hay cosa más desdichada
               que la mujer de oidor muerto.

DOROTEA:

               Acaba con disparates,
               y advierte que de estos dos
               al uno, estando de Dios,
               tengo de elegir.


<<<
>>>

Pág. 008 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               Quilates
               tiene cada cual que obligan,
               y si va a decir verdad.
               Lelio es todo voluntad
               pero deudas le fatigan.
               Grimaldo es un licenciado
               tan cercano de la toga
               que imagina ser, si aboga,
               de las bolsas abogado.
               Tienes tantos pretensores
               que cada cual me empapela
               como a muchacho de escuela
               que va a vender cobertores;
               pero entre todos no estaba
               descuidado de su queja,
               que allá en Castilla la Vieja
               un rincón se me olvidaba.
Saca otro papel de la
toquilla del sombrero
               Éste es de Lelio, que espera
               tu amor por lo generoso,
               el cual de puro curioso
               le escribió con bigotera.
               Estotro el jurisperito
               le sacó de un borrador,
Saca otro de entre la calza
               que si piensa ser oidor,
               y en párrafos te le ha escrito,
               le trasladó para darte
               el alma, que en él se enciende,
               y como ser juez pretende
               dirá, "traslado a la parte."


<<<
>>>

Pág. 009 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               De esos dos hemos de ver
               cual, en fe de su eficacia,
               viene hallar en mí más gracia.

PENDÓN:

               Y de estotros, ¿qué he de hacer?

DOROTEA:

               Quemarlos.

PENDÓN:

               Cruel estás;
               rásgalos, que si te ofenden
               cara a cara te pretenden,
               y el castigo es cara atrás.

DOROTEA:

               Esta noche las doncellas,
               que es víspera de San Juan,
               si deseosas están
               de casarse,...

PENDÓN:

               Las más de ellas
               cojean de aquese pie.


<<<
>>>

Pág. 010 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               ...con el altar que acostumbran
               enraman, pulen y alumbran,
               tienen en el santo fe;
               y cuando hacen la oración,
               que en tales casos dispuso
               la superstición o el uso,
               con silencio y devoción,
               procuran conjeturar
               de lo que escuchan primero
               en la calle al pasajero
               si se tienen de casar
               o no; si será el marido
               hombre apacible o molesto;
               si se verán viudas presto,
               si es noble o si mal nacido,
               y otras cosas de este talle,
               que yo juzgo por locura,
               pues coligen su ventura
               de lo que va por la calle.
               Yo no tengo de tentar
               al cielo de esta manera.

PENDÓN:

               Tienes poco de hechicera.

DOROTEA:

               Con aquél me he de casar
               que con mayor agudeza
               me escribiere su papel
               de los dos.


<<<
>>>

Pág. 011 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               Ponle el laurel,
               mas no sobre la cabeza;
               que aunque victoria señala
               y fue blasón excelente,
               cosa de rama en la frente,
               aun en profecía es mala.

DOROTEA:

               ¡Qué necio estás!

PENDÓN:

               Ya lo veo;
               mas dígolo por si acaso,
               mientras estotros abraso.
               Éste es de Lelio.

DOROTEA:

               Éste leo.
Lee
               "Mi amor, bella Dorotea,
               que niño empieza a escribir
               y sin verte ha de morir,
               aunque escribe, deletrea;
               y en tu nombre afirmaré
               que, aunque a Dorotea va,
               le quito la postrera a,
               porque diga A doroté."

PENDÓN:

               Jugó sutil del vocablo;
               porque, a falta de dinero,
               juega todo caballero
               equívocos. ¡Dále al diablo!

DOROTEA:

               ¿Pues no es el conceto agudo?


<<<
>>>

Pág. 012 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               Como una alesna o punzón.
               Buena estuvo la invención
               del adórote desnudo!
               Mas si enviára un bolsillo
               de doblones brilladores,
               que con dos caras traidores
               traen el semblante amarillo,
               tú le amaras, yo lo sé;
               y pudiera en tu decoro
               escribirte con ese oro,
               Dorotea, doroté.

DOROTEA:

               Yo no pretendo a mi amante
               rico, mas sabio y con seso.

PENDÓN:

               Bien comeremos con eso.

DOROTEA:

               Escucha y calla.

PENDÓN:

               Adelante.
Lee

DOROTEA:

               "Si me permiten los cielos
               que te tenga por señora
               daréte, en fe que te adora
               el alma..."
Dice UNO de dentro como
que pasa por la calle

UNO:

               Palos y celos.


<<<
>>>

Pág. 013 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               ¡Jesús, qué agüero tan malo!

PENDÓN:

               El bellacón que pasó,
               por Dios, que te recetó
               sin tener bubas el palo.
               ¿Palitos? ¡Puto Miguel,
               válgate de ese manjar!
               Bien le puedes descartar.
               ¿Celos y palos? Papel
               sois vos pronosticador
               de pesadas aventuras.

DOROTEA:

               Anda, que no hay conjeturas
               que puedan darme temor
               de lo que se dice acaso.
Lee
               "Si te desposas conmigo
               a que te envidien me obligo
               en Cremona a cada paso
               las damas de más estima.
               Visitaránte señoras,
               patricias, gobernadoras,
               a quien la nobleza anima;
               lograrás tu juventud
               con galas que arrastrarás,
               y en desposándote irás
               en el mejor...

Dentro


<<<
>>>

Pág. 014 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


UNO:

               Ataud.

DOROTEA:

               ¡Jesús mil veces!

PENDÓN:

               Marido
               de requiem--por Dios--es éste.
               Dale, señora, a la peste.

DOROTEA:

               Algún burlón atrevido
               que está oyendo lo que leo,
               celoso procura ansí
               turbarme. Jamás creí
               supersticiones, ni creo
               que adivinen mi desastre.
               Leo.

PENDÓN:

               Vaya.

Lee

DOROTEA:

               "En mi poder
               dueña de casa has de ser
               y tu esposo humilde..."
Dentro

UNO:

               Un sastre.

DOROTEA:

               ¿Sastre dijo? no leo más.


<<<
>>>

Pág. 015 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               ¿Sastre el dueño y yo pendón?
Rásgale
               Vendrá la circuncisión
               de la ropa y medrarás;
               mas el pronóstico llevo.
               De seis sastres me contaban
               que solamente cenaban
               entre todos seis un huevo
               y que cada cual metía
               su aguja en vez de cuchar.
               ¡Gentil talle de engordar,
               blando el huevo y la agua fría!

DOROTEA:

               No debe de estar de Dios
               que Lelio mi esposo sea:
               venga esotro.

PENDÓN:

               Dorotea,
               tripúlalos a los dos;
               no te cases por ogaño,
               pues agüeros socarrones,
               entre agujas y punzones
               te anuncian hurtos de paño.
               Mira que te han de agarrar
               cuando la muerte te arrastre,
               como el ánima del sastre
               suelen los diablos llevar.


<<<
>>>

Pág. 016 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               La pobreza del que escribe
               el roto papel, es tal,
               que si gasta su caudal
               y lo que en dote recibe,
               podrá ser que después venga
               a ser sastre, por tener
               en qué ganar de comer.

PENDÓN:

               Pues dile, "Dios le mantenga."
               Pero, siendo caballero
               ¿ha de admitir tal desastre?
               Mas del Caballero sastre
               vi yo una farsa.

DOROTEA:

               No quiero
               sino a Grimaldo que, en fin,
               nunca fue pobre el letrado.

PENDÓN:

               De un pelón a un licenciado
               vas de rocín a rüín;
               pero los temores deja
               y olvida al sastre prolijo
               que por ellos no se dijo
               mete aguja y saca reja.
Saca un papel y lee
               "En vano estudiar intento
               leyes que me den el grado,
               si en las de Amor ocupado
               me usurpas el pensamiento.
               Tirana de mis desvelos,
               ¿qué leyes podré estudiar
               si no las saben guardar
               tus mudanzas y mis celos?
               Dicen que será tu esposo..."

Dentro


<<<
>>>

Pág. 017 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


UNO:

               ¡El sastre, el sastre!

PENDÓN:

               ¿Otra vez?

DOROTEA:

               La rueda de mi altivez
               postra este nombre enfadoso.
               Pendón, ¿qué es esto? ¡Jesú!
               Ya de conjeturas pasa
               esto a verdad, ¿en mi casa
               dueño un sastre?

PENDÓN:

               ¡Bercebú
               lleve el papel!

DOROTEA:

               Mil pedazos
               le hice.

Rásgale

PENDÓN:

               Bien, que pues mujer
               de un sastre tienes de ser
               ya el papel dio los retazos.
               No te cases, que es encanto
               todo lo que hemos oído.

DOROTEA:

               ¿Yo, cielos, con un marido
               sastre? ¿cómo?

Dentro


<<<
>>>

Pág. 018 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


UNO:

               Sastre y Santo.

PENDÓN:

               Cá, no hagas caso ya
               del proverbio, el temor deja.
               ¿No oiste lo que a la reja
               dijeron?

DOROTEA:

               Sí.

PENDÓN:

               ¿Pues podrá
               cumplirse? ¡Buen desvarío!
               Vuelve en ti, pierde el espanto.

DOROTEA:

               ¿Pues por qué no?

PENDÓN:

               ¿Sastre y Santo?
               ¿Blanco y negro? ¿Fuego y frío?
               Los sastres sirven de lastre
               hacia las bombas oscuras;
               cargado de sisaduras
               mal podrá volar un sastre.
               Incasable has de pasar;
               porque decir que has de ser
               de un sastre santo, mujer,
               es lo mismo que afirmar
               que el conseguir tú marido,
               vendrá a ser difícil tanto
               como hallar un sastre santo,
               que desde Adán no le ha habido.

Sale HOMO Bono, mozo
en mediano traje


<<<
>>>

Pág. 019 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


HOMO:

               Dios en esta casa sea
               y A vuesas mercedes guarde;
               hanme dicho que esta tarde
               la señora Dorotea,
               --si es vuesasted no lo sé--
               me envió a casa llamar;
               no dió un negocio lugar
               entonces.

DOROTEA:

               ¿Yo, para qué?

HOMO:

               Para cortar un vestido.

DOROTEA:

               Quien tal dijo le engañó.

HOMO:

               Debí de engañarme yo;
               no importa, poco hay perdido;
               vuesa merced me perdone.

PENDÓN:

               El pronóstico se va
               cumpliendo.

DOROTEA:

               Oiga, vuelva acá;
               su buena cara le abone;
               ¿pues él es sastre?

HOMO:

               A servicio
               de Dios y vuesa merced.

DOROTEA:

               (Pensamientos detened -(Aparte)-
               las riendas a mi juicio.
               ¡Válgame Dios! Por la calle
               un sastre me pronostica
               por marido, quien publica.
               que por esposo he de amalle,
               y apenas malicias temo
               cuando, sin llamarle yo,
               por mis puertas se me entró
               un sastre, ¡qué extraño extremo!
               Pero su buena presencia
               causa a mi temor quietud.
               ¡Qué gallarda juventud!


<<<
>>>

Pág. 020 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


HOMO:

               Iréme con su licencia,
               pues que no soy menester.

DOROTEA:

               Ya que vino, escuche un poco.
               O fue necio, o era loco
               quien le aconsejó escoger
               oficio tan desvalido
               a un hombre de tan buen talle,
               que un rey pudiera ocupalle
               siendo su favorecido
               en otro de más valor.
               Sastre un mozo tan gallardo?

HOMO:

               Siéndolo, señora, guardo
               el ser que heredé mejor.
               Tuvo este oficio mi padre
               y en él mismo le heredé.

DOROTEA:

               ¡Qué mal hizo!

HOMO:

               Pues ¿no ve
               que naturaleza madre
               que distribuye prudente
               sus dones a cada cual
               con repartimiento igual,
               al ser bajo, o eminente
               que cría en cualquier sujeto
               me obliga a esta profesión?
               Nunca aspira a ser león
               el cordero.

DOROTEA:

               ¡Qué discreto!


<<<
>>>

Pág. 021 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


HOMO:

               El bruto que con su piel
               una vez. se disfrazó,
               causa de su afrenta dio
               a los que burlaron de él;
               la ocasión de estar perdido
               el mundo, es porque cualquiera
               no contento con su esfera
               se eleva desvanecido.
               Viste seda el oficial,
               porque anhela a ciudadano,
               y éste con la hacienda sano
               ser quiere al hidalgo igual;
               el hidalgo, caballero,
               y el caballero, marqués,
               éste príncipe, y después
               el príncipe, rey severo;
               el rey hasta emperador
               no pára, siempre anhelando,
               y ansí se van despeñando
               desde el esclavo al señor.
               Si el hijo del jornalero
               en la azada se ocupara,
               el oficial trabajara,
               y contento el caballero
               con lo que el cielo le ha dado,
               no saliera de compás,
               pretendiendo valer más,
               todo anduviera ordenado;
               yo, en fin, que en mi esfera
               estoy ansí mi oficio entretuve;
               padre que fue sastre tuve,
               sastre nací, y sastre soy.


<<<
>>>

Pág. 022 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               (Y tal sastre que pudiera -(Aparte)-
               ser sastre predicador.)

DOROTEA:

               (¿Qué es esto civil amor? -(Aparte)-
               Ya no soy la que antes era;
               garnachas apetecía
               y ya adoro a quien las rose;
               entróse en casa y entróse
               también en el alma mía.
               ¡Bien haya quien fue profeta
               de lo que también me está!
               ¿Mas si éste el sastre será
               que el proverbio me interpreta?
               Séalo, y yo le perdono
               todo el susto que me ha dado.
               ¿Hay tal cara, hay tal agrado?)
               ¿Cómo se llama?

HOMO:

               Homo Bono.

PENDÓN:

               (¡Buen hombre! Lindo apellido; -(Aparte)-
               porque el buen hombre es de modo
               que suele pasar por todo,
               circunstancia de marido.)
DOROTEA habla aparte a PENDÓN

DOROTEA:

               Pendón, ¿no le llamó ansí
               el que pasó por la calle?

PENDÓN:

               Homo Bono, oí nombralle.

DOROTEA:

               El cielo le trujo aquí
               para que mi dueño sea,
               y si el cielo lo ordenó
               no he resistirle yo.


<<<
>>>

Pág. 023 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               (Será sastra, Dorotea.) -(Aparte)-

HOMO:

               Yo aquí no soy menester
               y ya se va haciendo tarde;
               quédense con Dios.

DOROTEA:

               Aguarde;
               que ya que vino he de hacer
               una ropa; la medida
               puede empezarme a tomar.

HOMO:

               ¿Y qué color?

DOROTEA:

               Verdemar.

HOMO:

               Imagen de nuestra vida
               es, señora, este color,
               verde, que en breve se seca,
               mar que sus bonanzas trueca
               en naufragios; mar y flor
               es la caduca hermosura
               que en un instante se altera.

PENDÓN:

               (¿Sermoncitos? Mejor era -(Aparte)-
               este sastre para cura.
               Voyme de aquí que he sentido
               no sé en mí qué devoción
               y seré el primer Pendón
               de los sastres convertido.
Vase

DOROTEA:

               ¿Mozo moralizáis tanto?
               Dejad a las canas eso.


<<<
>>>

Pág. 024 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


HOMO:

               Yo hablo en lo que profeso.

DOROTEA:

               (¿Mas si hubiese un sastre santo -(Aparte)-
               y fuese éste?) Comenzad
               a ajustarme la medida,
               y advertid que guarnecida
               la ropa con variedad
               curiosa, a vuestra elección
               han de ser los pasamanos.

HOMO:

               ¡Ah, señora, y qué de vanos
               trajes usa la ambición!
               Si yo los he de escoger,
               pasamanos la prometo
               que causen gusto al discreto,
               y hermosura a la mujer.
               Por lo vistoso y lo vario
               en la invención y colores,
               los pasamanos mejores
               son en ellas el rosario;
               que si las manos le pasan
               de pasamanos podrán
               servir al alma, pues dan
               pasaporte al cielo, y pasan
               con discreción y medida
               nuestras acciones violentas,
               tomando cuenta sus cuentas
               a los gastos de esta vida.


<<<
>>>

Pág. 025 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               No es cara predicadora
               la vuestra, porque es muy buena;
               ni en la facultad ajena
               ocupéis la vuestra agora;
               a andar curiosa me inclino
               y en breve casarme espero,
               sastre hipócrita. Yo os quiero
               sastre humano y no divino.
               Tomad la medida ya
               y sacareos el tabí
               que cortéis.

HOMO:

               ¡Qué frenesí
               vestiros de eso será!
               Vuestro honor ponéis en duda;
               que galas son incentivos
               del pecado; advertid vivos
               ejemplos: Eva desnuda
               andaba cuando era santa,
               vistiose pecadora.
               a culpa fue la inventora
               de gala y soberbia tanta;
               cortó ropas el delito,
               ¿y de él queréis componeros?
               A nuestros padres primeros
               se las dio por sambenito
               Dios, que sus culpas señala
               en el hombre y la mujer;
               ¿pues no es vanidad hacer,
               vos del sambenito gala?


<<<
>>>

Pág. 026 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               Esto se usa, acabad ya
               que quien casarse pretende
               obliga, pero no ofende
               curiosa.

HOMO:

               ¿Y parecerá
               mal, a quien os manifiesta
               deseos del conyugal
               amor, si con traje igual
               os ve curiosa y honesta?
               Si lícitamente os ama,
               más os querrá virtuosa.
               Quien os busca para esposa
               no os pretende para dama,
               porque en éstas solicita
               el vicio su torpe arreo,
               que como el pecado es feo,
               de las galas necesita;
               pero en el tálamo justo
               la virtud sola ha de ser
               galas con que la mujer
               dé seguridad al gusto.
               Vos sois hermosa que basta;
               dejad tabíes a las feas,
               que las mejores preseas
               son virtudes en la casta.


<<<
>>>

Pág. 027 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               Persuasión la gracia os dió
               con que eficaz convertís.
               Sastre santo, vos vestís
               almas, que los cuerpos no.
               Escoged pues de que sea
               la ropa que he de traer,
               que desde hoy tiene de ser
               discípula Dorotea
               de vuestra sabia doctrina,
               si ya, por ser más feliz,
               no fuera vuestra aprendiz.
               (A cuanto quiere me inclina. -(Aparte)-
               Si gallardo me enamora,
               virtuoso me reprime.
               ¡Ay cielos, haced que estime
               el corazón que le adora!)

HOMO:

               Dejad eso por mi cuenta,
               veréis cuan curiosa y grave
               os saco a vistas.

DOROTEA:

               (No sabe -(Aparte)-
               el alma en verle contenta
               apartarse de los ojos.)
               ¿Qué es eso?


<<<
>>>

Pág. 028 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


HOMO:

               Es la medida,
Saca una medida de pergamino
               que si fuera conocida,
               con más humildes despojos
               se vistiera el que es discreto.
               Ya veis que es de pergamino,
               y fue misterio divino,
               que el pergamino, en efeto,
               es piel de un cordero muerto,
               porque de pieles vistió
               Dios nuestros padres, y dio
               con tal ropa aviso cierto
               a los hombres que los males
               del goloso y triste hechizo
               por su soberbia los hizo
               generalmente mortales.
               Mida pues el pergamino
               las ropas, y si es cordero,
               Cristo lo fue verdadero
               ya humano, si antes divino;
               que si me ajusto y me visto
               de él, cumpliré en tal demanda
               lo que San Pablo me manda,
               que es que me vista Cristo.
               Comencemos por aquí.

Saca la tijera, ábrela
y besa el nudo


<<<
>>>

Pág. 029 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               ¿Por qué,besáis la tijera?

HOMO:

               Porque la cruz considera
               el alma en ella.

DOROTEA:

               Es ansí;
               mirad que soy de cintura
               estrecha, medidla bien.

HOMO:

               Estrechez pide también
               Dios, señora a la criatura,
               ceñir nos manda y tener
               en la mano ardiente luz.
               Cristo se estrechó en la cruz,
               lo mismo habemos de hacer
               para escapar de los lazos
               donde el alma pierde pie.
Al tiempo que la ciñe la cintura con la
medida, tropieza ella y abrázase con él

DOROTEA:

               ¡Válgame Dios, tropecé
               por teneros en mis brazos!


<<<
>>>

Pág. 030 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


HOMO:

               ¡Suelte! ¡Jesús! ¿Está en sí?

DOROTEA:

               En mí no, que en vos estoy;
               el alma os di, agora os doy
               los brazos, doléos de mí.
               No penséis que os solicito
               para el amor reprobado;
               para el tálamo sagrado
               os llamo, en él os admito.
               Rica soy, de un mercader
               caudaloso fui heredera;
               un caballero me espera
               y un letrado por mujer.
               Vos sois sastre, ¿mas qué importa?
               poco oficio nos divide,
               paños el mercader mide
               y el sastre los mide y corta.
               Honesto me habéis rendido,
               gentil me habéis hechizado,
               mozo me habéis abrasado
               y santo me habéis vencido.
               Cortad para nuestra boda
               galas, sed esposo y sastre.

HOMO:

               Tal vez lleva a pique el lastre
               la nave y la gente toda.
               Tormenta se ha levantado
               que los apetitos ciega,
               y cuando el alma se anega
               remedio es echarse a nado.
               Dichoso aquél que se escapa
               del golfo y del mar se aleja.
               Adiós, que en la mano os deja
               tentación, Josef, la capa.

Vase y déjala la capa


<<<
>>>

Pág. 031 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               ¿Qué es ésto? ¿Tal menósprecio
               sufre una mujer honrada?
               ¡Ola, crïados, vecinos,
               agravios de amor me abrasan!
Sale PENDÓN

PENDÓN:

               ¿Quién da voces? ¿Qué tenemos?

DOROTEA:

               Aquél hombre, aquél que engaña
               con hipócritas mentiras,
               santo sólo en las palabras,
               aquél que virtudes vende,
               aquél que se entró en mi casa
               sin llamarle, aquél...

PENDÓN:

               ¡Qué aquelas!
               ¿Di quién es, que estás extraña?

DOROTEA:

               El que llaman Homo Bono
               y es hombre malo, intentaba
               luego que de aquí te fuiste...

PENDÓN:

               ¿Qué? ¿Hacerte de una vez sastra?

DOROTEA:

               Deshonrarme.


<<<
>>>

Pág. 032 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               ¡Por lo menos!
               Y por lo más, ¿qué buscaba?
               Miren, si te dije yo,
               ¿sastre y santo? ¡Cosá rara!
               Cuervo blanco, nieve negra,
               luz oscura, firme paja,
               sol de noche, poeta rico,
               caballero sin mohatras,
               viuda de noche y sin duende,
               doncella no pellizcada,
               tahur sin echar por vidas,
               contrabajo y beber agua,
               es decir que hay sastre y santo.

DOROTEA:

               Dejóme, cuál ves, la capa
               cuando vio que daba voces.

PENDÓN:

               Mira; un sastre es cosa usada
               sisar para su pendón
               cuanta ropa rica o basta
               encomienda a la tijera,
               por eso son desbocadas.
               Vióte virgen e intentó,
               imaginándote intacta,
               hacerte virgen Pendóna
               y por esto te sisaba.


<<<
>>>

Pág. 033 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


Sale ROBERTO, viejo
ROBERTO:

               Alborotado y en cuerpo,
               vi, que salió de esta casa
               mi hijo, y sin que pudiese
               detenerle. Más me espanta
               cuanto más sé su modestia;
               ¿qué accidente será causa
               de tan nueva turbación?
               Mil dudas me ofrece el alma.
               Señora, saber quisiera
               qué suceso o qué desgracia
               a un hijo que me dio el cielo,
               huyendo y turbado saca
               de aquí, donde entró a serviros.

DOROTEA:

               ¿Es hijo vuestro el que llaman
               en Cremona el Homo Bono?

ROBERTO:

               Sí, señora.

DOROTEA:

               Mal se hermanan
               nombre y obras.

ROBERTO:

               ¿Pues por qué?

DOROTEA:

               Porque en acciones contrarias,
               cuando virtudes predica,
               vicios contrarios le infaman.
               A que cortase un vestido
               le llamé.

PENDÓN:

               Mejor cortara
               ribetes el sastricida,
               que remedian boticarias.


<<<
>>>

Pág. 034 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               Y quedando con él sola
               quiso...

PENDÓN:

               Quiso golosmearla.

ROBERTO:

               ¿Vísteslo vos?

PENDÓN:

               Acechélo.

ROBERTO:

               ¡Mirad lo que decís!

DOROTEA:

               ¡Basta!

ROBERTO:

               Reparad, señora mía,
               que mi hijo es en Italia
               el sol de la compostura.

PENDÓN:

               Soles hay que anuncian agua.

ROBERTO:

               Mirad que en él no hasta ahora
               vió la torpeza en su cara
               señal por donde pudiese
               la mallcia murmurarla.

PENDÓN:

               Hay caras ya taberneras
               que venden a los que engañan
               vino que es vinagre y zupia.

DOROTEA:

               ¿Conoceréis esta capa?

ROBERTO:

               Ésa es suya.

DOROTEA:

               Y es testigo
               de su torpeza villana;
               que, porque me oyó dar voces,
               dejó en ella vinculada
               mi deshonra y su delito

PENDÓN:

               Y también se echa a las vacas
               la capa como a los toros.


<<<
>>>

Pág. 035 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               Si eso es verdad, la venganza
               os dará quien le dió el ser;
               pero afirmarlo vos basta,
               que os respetan bien nacida
               y os autorizan honrada.
               Humilde oficio profeso,
               pero en mi esfera se guarda
               la opinión como la vida,
               que hasta aquí no admitió mancha.
               ¡Vive Dios! ¡Que he de verter
               su sangre para lavarla,
               si como es un hijo solo
               fuera del orbe monarca!

DOROTEA:

               ¿Luego, vais a darle muerte?

ROBERTO:

               ¿Pues no es justo?

DOROTEA:

               ¡Ay, desdichada!
               No le matéis que le adoro.

PENDÓN:

               (Derrengóse con la carga.) -(Aparte)-

DOROTEA:

               Haced vos que sea mi dueño,
               gobierne mi hacienda y casa,
               médreme yo esposa suya,
               quedaré alegre y vengada.

ROBERTO:

               ¿Pues no decís que intentó
               forzaros?


<<<
>>>

Pág. 036 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               Mal me forzara
               quien por derecho del cielo
               es dueño único de mi alma.
               Forzóme a adorarle Amor,
               porque es fuerza voluntaria
               la belleza, que un discreto
               llamó apacible tirana.
               Mano le pedí de esposo,
               ya sabéis vos si hacendada
               le igualo en la profesión,
               no digo le hago ventaja.
               Desprecióme, huyó y quedé
               sin el dueño y con la capa
               como al tahur que ha perdido
               le consuela la baraja;
               padre--que os doy este nombre--
               sedlo en remediar mis ansias.
               Virtud quiero, que no hacienda;
               muchos su dueño me llaman
               que mi mano solicitan.
               Homo Bono es quien me abrasa,
               no en torpe fuego, eso no,
               pero sí en honestas llamas.
               Sed tercero vos en ellas
               o prevenid a desgracias
               que en mí han de ser infalibles
               tragedias que os den infamias.


<<<
>>>

Pág. 037 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               Señora, siendo eso cierto,
               mucho más mi hijo me agravia
               en no estimar prendas vuestras
               que primero en violentarlas.
               Buscábale compañía
               que con belleza mediana
               virtudes trujese en dote,
               caudal que nunca se acaba;
               agora, pues, que hallo en vos
               hermosura, hacienda, gracia,
               virtud, amor y cordura,
               ¿qué pretendo? ¿Qué le falta?
               Siempre me ha sido obediente.
               Como en vos no haya mudanza,
               yo sé que habrá en él deseos
               que los vuestros satisfagan.
               Mañana vendrá a rendiros
               el alma y pecho.

DOROTEA:

               ¿Mañana?

PENDÓN:

               (No, sino hoy. Prisas doncellas -(Aparte)-
               luego opilan si se tardan.)

DOROTEA:

               Cumplid como prometéis.

ROBERTO:

               Desempeñaré palabras
               con obras que yo apetezco.

Vase


<<<
>>>

Pág. 038 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


PENDÓN:

               (Mire que las que se casan, -(Aparte)-
               los instantes de sus bodas
               juzgan leguas de la Mancha.)
Salen GRIMALDO de estudiante
y LELIO de caballero

GRIMALDO:

               Dorotea, litigantes
               sobre tu amor, Lelio y yo,
               la esperanza nos citó
               a tus estrados amantes.
               Amigos éramos antes;
               mas pleitos de tu bondad
               mudan nuestra voluntad
               en competencia enemiga,
               que si es cuerdo, no hay quien diga
               que en pleitos hay amistad.
               El alega de su parte
               favores que tú le has hecho,
               y yo informo en mi derecho
               muchos más para obligarte;
               sentencia con declararte
               a quién escoger ordenas,
               porque remates las penas
               de la esperanza que agostas,
               y condenarásle en costas
               si a tu olvido le condenas.


<<<
>>>

Pág. 039 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


LELIO:

               Yo sé que con buenos ojos
               mi amor miras y agradeces
               mi voluntad, cuantas veces
               das alivio a mis enojos.
               Píntase Amor con antojos
               en fe, que es corto de vista;
               podrá ser que en tu conquista
               se engañe porque ve mal;
               por eso en tu tribunal
               viene a explicar la revista.
               Noble soy, expectativa,
               tengo de ser sucesor
               de un tío cuyo valor
               como en sangre en oro estriba;
               quieran los cielos no viva
               un hijo que tiene en poco,
               que si yo su hacienda toco,
               y conquisto tu belleza,
               mi calidad y riqueza
               darán envidia a este loco.

GRIMALDO:

               De tu esperanza homicida
               colegir tu engaño puedes,
               pues para que rico quedes
               han de perder dos la vida.
               La mía no es tan falida,
               pues a menos costa espero,
               si el grado que pido adquiero,
               enriquecer sin matar,
               que es bajeza el desear
               tanta muerte por dinero.


<<<
>>>

Pág. 040 de 121
Santo y sastre Acto I Tirso de Molina


DOROTEA:

               Lelio, Grimaldo, yo estoy
               por entrambos obligada,
               y también determinada
               a declarar cuya soy.
               Dadme de término hoy,
               y prevenid la paciencia
               para mañana, en mi audiencia;
               que si el pretender es justo,
               en tribunales del gusto
               dará mi amor la sentencia.
Vase

LELIO:

               Respondiónos en enigma.

GRIMALDO:

               Sí; mas de ambiguas razones
               en sus ojos mis pasiones
               han visto lo que me estima.

LELIO:

               Vana esperanza te anima,
               cuando penetra mi amor
               el que me tiene interior.

GRIMALDO:

               Cuando tu soberbia abajes
               y Amor se obligue a mis gajes,
               tu engaño conocerás.

LELIO:

               Yo sé que me envidiarás.

PENDÓN:

               "Lo veredes," dijo Agrajes.
 
FIN DEL ACTO PRIMERO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 041 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


Salen el santo HOMO Bono,
muy galán en cuerpo;
PENDÓN ayudándole a vestir,
ROBERTO y VALERIO
HOMO:

               Forzando mi inclinación,
               aunque debo obedecerte,
               padre, tu jurisdicción
               agravias.

ROBERTO:

               Quiero ponerte
               en estado y en razón.
               No tengo hijos más que a ti
               y, aunque el oficio no sea
               generoso, que adquirí,
               se iguala con Dorotea
               la calidad que te di.
               Sastre soy, mas bien nacido.
               Con su dote realzarás
               tu casa. Helo prometido,
               después que rebelde estás
               la virtud has desmentido
               que en ti celebra Cremona.

VALERIO:

               Primo, resistir el gusto
               de vuestro padre no abona
               vuestra humildad.

HOMO:

               Ni eso es justo.


<<<
>>>

Pág. 042 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Lelio, que con ser persona
               de las nobles del lugar,
               por dichoso se tuviera
               de ser su esposo. Ha de usar
               de violencia y no quisiera
               sus parientes provocar.
               Ella te adora y yo intento
               el bien a que te encamina.

PENDÓN:

               ¿Es por dicha el casamiento
               ir a conquistar la China
               o hacer batalla con ciento?
               ¡Vive Dios que he conocido
               hombre yo, que se casaba
               cada domingo, y marido
               de a semana, se mudaba
               como camisas!

HOMO:

               Yo he sido
               desdichado en no tener
               padre que no violentara
               mi inclinación. (¿Qué he de hacer?-(Aparte)-
               Mi Dios, serviros gustara
               sin estorbos de mujer.)

VALERIO:

               Dorotea es cuerda y bella.


<<<
>>>

Pág. 043 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               Sea más que el sol hermosa
               y forme de mí querella;
               que yo no apetezco cosa
               que dan dineros con ella.
               La más vil mercadería
               tiene algún precio y valor;
               las piedras, la arena fría,
               el heno frágil, la flor,
               la yerba que el prado cría;
               sólo a quien casarse atreve
               dote con la mujer dan,
               porque así se le haga leve.

PENDÓN:

               Es pagar al ganapán
               para que la carga lleve.

ROBERTO:

               Acábate de vestir
               que es tarde; no seas pesado.

HOMO:

               Si a velarme tengo de ir,
               y al muerto velan, velado
               agora, voy a morir.


<<<
>>>

Pág. 044 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               En una quinta te espera
               y hoy las vistas han de ser.
               Imita a la primavera
               en galas; porque es mujer
               de buen gusto, y no quisiera
               que hallase en ti imperfección
               que su amor desazonase.
               Háblala con discreción
               y finge, aunque no te abrase,
               que eres de la sol Faetón.
               No apartes los ojos de ella,
               suspira de cuando en cuando;
               tómala una mano bella.
               Si estás con otros hablando
               hazla entender que por vella
               ni en lo que dices estás
               ni a propósito respondes,
               y de esta suerte verás
               cuan presto en tu pecho escondes
               el amor que huyendo vas,
               y empezarás a adorar
               lo que por no conocer
               hasta aquí te dió pesar.

PENDÓN:

               Amar, rascar y comer
               no está en más que en comenzar.

ROBERTO:

               Mientras que Pendón te vista
               la voy a avisar; ven luego.

Vanse ROBERTO y VALERIO


<<<
>>>

Pág. 045 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               (Mejor me fuera el ir ciego, -(Aparte)-
               que a tales vistas con vista.
               Mi Dios, para que resista
               tal violencia, dadme fuerza
               antes que mi padre tuerza
               mi libertad y la doble;
               que no es la voluntad roble
               para dar fruto por fuerza.
               Yo estoy contento, mi Dios,
               con mi quieta soledad;
               aquí de Dios libertad,
               ¿por qué no volvéis por vos?
               Pero diréis que entre dos
               conserva el Amor su estado,
               que la soledad da enfado;
               pero sólo alumbra Apolo;
               que más vale vivir sólo
               que no mal acompañado.)
 

PENDÓN:

               Ea, novio Capuchino;
               a vistas Amor te llama,
               sombrero te da la fama
               con plumas para el camino.
               Su casa te espera toda
               con la novia en una quinta,
               donde el Amor mayos pinta.
               Goza del pan de la boda,
               que te amasa la belleza
               de una mujer, que agora es
               miga toda, aunque después
               se te ha de volver corteza.
               Busca dientes de diamante
               porque las mujeres son
               por lo dulce, de turrón,
               por lo duro, de Alicante.
               Vístete si has de ir allá.


<<<
>>>

Pág. 046 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               Bien sabes tú, cuan pesado
               tiene de serme este estado.

PENDÓN:

               Si un yugo por premio da,
               ya colijo las molestias
               de una mujer que es verdugo,
               que no suele ser el yugo
               sino para domar bestias.
               Diérante a ti andar de día
               de jubileo en sermón;
               no dejar congregación,
               no perdonar obra pía,
               disminuyendo procesos,
               consultando confesores,
               reprehendiendo jugadores,
               dando libertad a presos,
               y a la noche en hospitales,
               entre humildes ejercicios,
               desopilando servicios
               y bazucando orinales.
               En oyendo el esquilón,
               a pesar de lodo y vientos,
               acompañar sacramentos
               de Dios y su extrema unción;
               volver a casa a lo mudo,
               o royendo Ave Marías,
               cenar dos lechugas frías
               y un huevo entre asado y crudo;
               dormir sobre una tarima
               poco y mal, y aunque a maitines
               fuiste acallando mastines,
               volver a la iglesia a prima,
               que en este entretenimiento,
               que otros llamarán castigo,
               no estimarás en un higo
               el más rico casamiento.


<<<
>>>

Pág. 047 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               Sólo eso, amigo, apetezco,
               y sin ello me va mal;
               siendo éste mi natural,
               poco o nada en él merezco;
               pero, en fin, me dan mujer.

PENDÓN:

               Casarte y tener paciencia;
               que no es mala penitencia,
               pues tantas sueles hacer;
               que en fe de lo que aprovecha
               puedes hacer, si te casas,
               cuenta, que esta vez te pasas
               a religión más estrecha.

HOMO:

               Más con eso me molestas.

PENDÓN:

               Vístete si habemos de ir.

HOMO:

               ¿Cómo tengo de sufrir,
               cielos, tanta carga a cuestas?


<<<
>>>

Pág. 048 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


PENDÓN:

               Como quien lleva la cruz
               del matrimonio excelente;
               tú serás el penitente
               y yo el cófrade de luz;
               mas mira, pues que te casas,
               si vivir seguro quieres,
               advierte que las mujeres
               son castañas en las brasas,
               regalarlas y quererlas,
               mas si en fe de tus amores
               se te suben a mayores,
               porque no salten morderlas;
               ni tanta mano las des
               que vengan a ser cabeza,
               ni muestres tanta extrañeza
               que las imagines pies.
Pónele la capa
               Si en estos peligros dos
               quieres hallar el remedio,
               la virtud consiste en medio;
               que no sin misterio Dios.
               Cuando a la mujer ser da,
               en fe dee esta maravilla,
               la formó de una costillá
               que en medio del cuerpo está,
               y con esto emplumaté
               pues ya te he puesto las galas.

Pónele el sombrero


<<<
>>>

Pág. 049 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               ¡Ay plumas, servidme de alas
               y de una mujer huiré!

PENDÓN:

               No me espanto que te pese,
               que es carga de ganapán,
               y si Dios se la dio a Adán
               aguardó a que se durmiese.
Vanse.
Salen DOROTEA, muy bizarra,
SABINA y EZPERANZA, criada


DOROTEA:

               ¡Bella quinta!

SABINA:

               Deleitosa.

DOROTEA:

               En ella la primavera,
               que de estas vistas espera
               verme de su mayo esposa,
               también hace ostentación
               de sus galas el abril.

SABINA:

               Mira en tazas de marfil
               brindar la murmuración
               de estas fuentes a la risa,
               que cuando la sed provocas
               se hace por ti toda bocas.

ESPERANZA:

               Mientras murmura te avisa,
               sino es que te reprehende,
               del pago injusto que has dado
               a Grimaldo y Lelio.


<<<
>>>

Pág. 050 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


DOROTEA:

               Estado
               mejor es el que me enciende.
               Yo quiero escusar enojos
               de por vida, y la quietud
               de una cuerda juventud
               gozar, que esta vez con ojos,
               Amor, si en las demás ciego,
               hizo elección en mi abono
               de un hombre que es Homo Bono
               y me promete sosiego.

SABINA:

               Si no fuera sastre, bien.

DOROTEA:

               De la virtud hago estima.
               Hacienda me sobra, prima,
               con que envidiándole estén
               caballeros de Cremona.
               Corresponda él a mi amor,
               vivirá como señor;
               que si el oro es el que abona,
               no usando más ese oficio,
               el que yo le pienso dar
               le puede calificar.
               Yo no me caso por vicio
               sino por virtud, que es tanta
               la que en él he conocido,
               que por ella le he elegido.


<<<
>>>

Pág. 051 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


SABINA:

               Enamorada eres santa;
               no te arrepientas casada,
               prima, que me pesaría
               de que fuese hipocresía
               la que perfección te agrada.
               Informa antes la noticia
               si no es que ciega te abrasas;
               porque ya como las casas
               hay santos a la malicia.
               Unos fingen aspereza,
               y aforran, porque es más blanda,
               la jerga y sayal de holanda,
               que es virtud en la corteza.
               Otros muestran que a lo oscuro
               no comen más que ensalada
               con pan, y a puerta cerrada
               son secuaces de Epicuro.
               Guárdate no haga otro tanto
               el esposo que te espera,
               porque hay santos de hacia afuera
               no de hacia dentro.


<<<
>>>

Pág. 052 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


DOROTEA:

               Mi santo
               no es de ésos, denme los cielos
               que viva en su compañía;
               que no temo, prima mía,
               que se desvele con celos;
               que jugándome mi dote,
               mis joyas empeñe o venda,
               que desperdicie mi hacienda,
               que mis deudas alborote,
               porque, en fin, no es de este mundo.
               Y aunque esa simplicidad
               den nombre de necedad
               cortesanos--en quien fundo
               todo el caudal en engaños--
               para cosas de importancia
               es cuerdo, aunque la ignorancia
               haga burla de sus años.
               Él, en efecto, es bastante,
               para ser apetecido,
               y mejor para marido
               que para galán o amante.

ESPERANZA:

               Será a lo que yo imagino,
               junipero por lo llano,
               mentecato por lo humano,
               gangoso por lo divino;
               que andará desaliñado
               y dirá que es por llaneza,
               cabizbajo de cabeza,
               el cuello o sucio o ajado,
               y dirá que es vanidad
               lo que el mundo ornato llama,
               y si en muestras de que te ama
               saca a luz la voluntad
               --que no será en todos días
               sino en las Pascuas de Flores--
               en vez de decirte amores
               te rezará Ave Marías.

DOROTEA:

               Yo he de casarme con él,
               y no tú; contenta estoy
               ¿qué quieres?


<<<
>>>

Pág. 053 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


Salen muy galán HOMO Bono,
ROBERTO y PENDÓN
ROBERTO:

               Un hijo os doy
               señora, y cifrada en él
               la voluntad que se debe
               a vuestro sobrado amor.

DOROTEA:

               Prima, dejando el valor
               con que el soberbio se atreve
               y a que mi esposo le falte,
               mira cuán cuerda le adoro.
               ¿No es todo él un pino de oro
               pues la virtud es su esmalte?

SABINA:

               Buen talle tiene.

ROBERTO:

               Levanta
               la vista y si no te ciega
               su belleza, a hablarla llega.

HOMO:

               Dios, señora, os haga santa.

SABINA:

               (¿Por santidades comienza?) -(Aparte)-


<<<
>>>

Pág. 054 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


ESPERANZA:

               (Devota salutación -(Aparte)-
               para entrada de sermón.)

ROBERTO:

               El novio tiene vergüenza;
               su turbación perdonad,
               que el más discreto, cuando ama,
               la primer vez que a su dama
               ve, dice una necedad.

PENDÓN:

               (¿Una? El dirá más de ciento.) -(Aparte)-

HOMO:

               ¿Por necedad juzgáis vos
               el decir que la haga Dios
               santa? ¡Jesús!

ROBERTO:

               El intento
               es bueno, pero no viene
               a propósito.

HOMO:

               Confuso
               estoy.

ROBERTO:

               El amor y el uso
               su idioma y términos tiene.

HOMO:

               ¿Pues, qué había de decilla?

ROBERTO:

               A fue de los cortesanos,
               "bésoos, señora, las manos"
               arrastrar luego la silla
               y preguntar "¿como estáis?"
               que es el común A. B. C.


<<<
>>>

Pág. 055 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               "Bésoos las manos" ¿por qué?
               ¿Necedad en mí llamáis
               el decir que la haga santa
               Dios, y en el mundo no veis
               las necedades que hacéis
               ni su mal uso os espanta?
               Estornuda un caballero
               y a los que les corresponden,
               "bésoos las manos" responden
               en pie y quitado el sombrero,
               y a los que "Dios os ayude"
               dizen, notan de villanos;
               en fin, que besar las manos
               al otro porque estornude
               mirar qué merced les hace.
               Traen luces cuando anochece,
               y descortés les parece
               al cuerdo que satisface
               con decir que Dios les dé
               buenas noches, solamente
               al besamanos consiente
               el uso necio. ¿Por qué
               si tú la luz no me has dado
               besarte es bien que permitas
               las manos y a Dios le quitas
               las gracias que te ha alumbrado?
               Ved si entre necedad tanta
               son términos más cristianos,
               que no besarla las manos
               el decir, "Dios la haga santa."


<<<
>>>

Pág. 056 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               No desdice el ser cortés
               de la virtud que es curiosa;
               siéntate junto a tu esposa.
               Dile amoroso después
               la buena suerte y ventura,
               que medras en merecella,
               que estás perdido por ella,
               que al sol vence en hermosura,
               que su discreción te admira.

HOMO:

               ¿Eso he de decirla?

ROBERTO:

               ¿Pues?

HOMO:

               ¿No debes de advertir que es
               pecado el decir mentira?

ROBERTO:

               Éste es encarecimiento
               que usa el amor ordinario.

HOMO:

               Afirmando lo contrario
               de lo que imagino miento.
               Si yo por mujer la tengo,
               ¿por qué sol la he llamar?
               ¿Ni cómo podré afirmar
               que perdido a verla vengo,
               si no es porque el tiempo pierdo
               de que he de dar a Dios cuenta?
               Mentir un hombre es afrenta.
               Téngame por necio o cuerdo.
               Cáusela gusto o enfado.
               Mal o bien conmigo esté,
               porque yo no mentiré
               por cuanto Dios ha criado.


<<<
>>>

Pág. 057 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Anda ignorante, que están
               por ti en pie, siéntate allí
               y lo que te mando di.
               Sé airoso, afable y galán;
               que--¡vive Dios!--si en desprecio
               de lo que mando que digas
               con amores no la obligas
               y te confirma por necio,
               --que sí hará porque es discreta--
               que en Cremona no has de estar
               un hora.

HOMO:

               Marido, en mar
               empieza que siempre inquieta.
               Si a su golfo, padre, incierto
               me arrojas, donde no hay pie,
               huyendo de aquí saldré
               como el que naufraga al puerto.
               Bien me puedes desterrar,
               que, escogiendo ese partido,
               de marido, admito el "ido"
               por no perderme en el "mar."

ROBERTO:

               Obedece lo que mando
               que--¡vive Dios!...

HOMO:

               Yo lo haré;
               no jurés.

ROBERTO:

               Acércaté.

HOMO:

               Al fuego me voy llegando.

ROBERTO:

               Muestra en el rostro alegría.

DOROTEA:

               ¿No tomáis silla, señor?

ESPERANZA:

               (Albarda fuera mejor.) -(Aparte)-

DOROTEA:

                Asentáos, por vida mía.


<<<
>>>

Pág. 058 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               No haré cierto. Yo estoy bien;
               sentáos, mi señora, vos...
               (Sacadme de esto, mi Dios) -(Aparte)-
               ...padre, siéntese aquí.

PENDÓN:

               Bien

ROBERTO:

               No soy yo el que a vistas vengo;
               tu lugar es, hijo, ahí,
               y éste el mío, porque aquí
               que hablar a Sabina tengo.

DOROTEA:

              Por mi vida que os sentéis.-(Aparte)-,
Siéntase el viejo ROBERTO con SABINA
y el Santo HOMO con DOROTEA, a otro lado

HOMO:

               Dos veces habéis jurado.
               ¡Jesús! Ya yo estoy sentado,
               a trueco que no juréis;
               y si se hace el casamiento
               quiéroos, señora, avisar,
               que nunca habéis de jurar,
               porque es contra el mandamiento
               segundo.

DOROTEA:

                Si el alma os di
               y en amaros persevero,
               en prueba de lo que os quiero,
               yo juro cumplirlo ansí.

HOMO:

               Pues no juréis otra vez.

SABINA:

               Demasiado escrupuloso
               es, Roberto, nuestro esposo.

ROBERTO:

               ¡Está turbado, pardiez!


<<<
>>>

Pág. 059 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


A ESPERANZA
PENDÓN:

               ¡Ola! ¿Tú cómo te llamas?
               ¿Inés, Dominga, Teresa,
               Casilda, Olaya, Ginesa?
               Que mientras nuestras dos damas
               desbastan aquel zoquete,
               tú y yo hemos de en par en par.

ESPERANZA:

               ¿Qué es eso de "tú?"

PENDÓN:

               Es hablar
               sincopado. ¡Buen jarrete
               tienes: moza eres rolliza!

ESPERANZA:

               ¡Arre allá!
Dale

PENDÓN:

               ¡Válgate un joven
               que con arre emparentó!

ESPERANZA:

               Eso a la caballeriza
               y no conmigo.

PENDÓN:

               ¡Oh, fregata!

ESPERANZA:

               ¡Oh, sisón!

PENDÓN:

               ¡Oh, estropajera!

ESPERANZA:

               ¡Oh, alca...

PENDÓN:

               ¡Paso, cernedera!

ESPERANZA:

               ...huete!

PENDÓN:

               ¡Paso, carichata!

ESPERANZA:

               No hay paso.

PENDÓN:

               Pues, haya envido.


<<<
>>>

Pág. 060 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


ESPERANZA:

               Ni hay envido.

PENDÓN:

               ¡Oh, vaciatriz!

ESPERANZA:

               ¡Oh, sastre, y más aprendiz!

PENDÓN:

               Malo, doime por vencido.

ROBERTO:

               Cásese él, que esos extremos
               el tiempo los curará.

SABINA:

               Hablando con ella está,
               lo que la dice escuchemos.

DOROTEA:

               En fin, ¿no me decís nada?

HOMO:

               Nada os digo, pues que callo.
               Yo os prometo que no hallo
               cosa, señora casada,
               que deciros de momento.

DOROTEA:

               Créolo, que amor desnudo
               a los principios es mudo;
               el propio efeto en mí siento,
               que estoy muy enamorada,
               señor y dueño de vos.

HOMO:

               Más vale estarlo de Dios,
               que yo no os sirvo de nada.

DOROTEA:

               Amaros para marido
               no es con intento liviano.

HOMO:

               ¡Plegue a Dios!

DOROTEA:

               Dadme la mano.

HOMO:

               ¡Jesús! ¿yo mano?
Retírala

DOROTEA:

               Encogido
               sois, dadla acá.


<<<
>>>

Pág. 061 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               No hay que hablar;
               o estas son vistas o no.

DOROTEA:

               Sólo a veros vine yo.

HOMO:

               Ver, pues, pero no tocar.

DOROTEA:

               Mal debo de pareceros.

HOMO:

               No me parecéis muy bien,
               mientras belleza no os den
               los adornos verdaderos
               que la virtud califican.
               Yo, en fin, he de obedecer
               a mi padre; si mi mujer
               habéis de ser, cual publica
               deseos que os agradezco,
               asentemos condiciones.

DOROTEA:

               (Cuanto más secas razones -(Aparte)-
               me dice, más le apetezco.
               Dios debe de ser servido
               que este hombre mi dueño sea.)

HOMO:

               Vos, señora Dorotea,
               habéis de mudar vestido
               que con más honestidad
               se proporcione a mi estado.
               Soy un sastre; no me han dado
               mis padres más calidad.
               ¿Qué queréis que el vulgo diga
               cuando os viera entronizada,
               sastre yo, vos adornada,
               de andar en coches amiga,
               sino murmurar delitos
               contra mi buena opinión?
               Las galas supérfluas son
               en el pobre sambenitos.


<<<
>>>

Pág. 062 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


DOROTEA:

               Yo tengo sobrada hacienda
               para que oficio mudéis,
               y el que ejercitáis dejéis.

HOMO:

               Eso no, ni lo pretenda
               quien bien me quiera. Cabeza
               todo marido ha de ser
               a quien siga su mujer.
               Dióme la naturaleza
               esta humilde profesión,
               y vos habéis de imitarme,
               no yo á vos, que es afrentarme.

DOROTEA:

               Aceto esa condición.
               ¿Queréis más?

HOMO:

               Querreos mucho,
               si los domingos y fiestas
               os confesáis, porque en éstas
               andar las damas escucho
               vagando por la ciudad,
               y no habéis de querer vos
               que días que son de Dios
               se den a la vanidad.

DOROTEA:

               Prometo cumplirlo ansí.

HOMO:

               Habéis de ser limosnera
               de modo que, aunque no hubiera
               más de un pan que darme a mí,
               o para comer los dos,
               si llega un necesitado,
               con respeto y con agrado
               se le déis en él a Dios.
               Veréis cómo se acrecienta
               después.


<<<
>>>

Pág. 063 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


DOROTEA:

               Todo eso es muy justo,
               y más daros a vos gusto.

HOMO:

               Pues asentada esta cuenta,
               ya me parecéis hermosa;
               ya mi aspereza cesó;
               ya os tengo en el alma yo;
               ya os intitulo mi esposa;
               ya os beso esta blanca mano.

DOROTEA:

               Óigaos yo regalos tales,
               y en los afectos iguales
               os halle yo tan humano,
               que no envidiaré coronas.}}

HOMO:

               La mitad del alma mía
               os llamad desde este día.

DOROTEA:

               ¡Oh, Amor, que almas eslabonas,
               dos en una unidas tienes!
               Prima, Roberto, ¿qué hacéis
               que mi bien no encarecéis
               y me dais mil parabienes?

SABINA:

               Los que gozas duren tanto,
               que jamás los desbarate
               el pesar.

ROBERTO:

               Siglos dilate,
               hija, Amor, yugo tan santo.

PENDÓN:

               Lleguen a ver vuesastedes
               choznos de choznos, que nietos
               vengan a ser de biznietos
               de rebiznietos.


<<<
>>>

Pág. 064 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


ESPERANZA:

               Ya excedes
               en conformidades presas
               las almas años prolijos;
               vean Papas a sus hijos
               y a sus hijas abadesas.

PENDÓN:

               Amén.

ROBERTO:

               Volvamos a casa,
               donde con tálamo igual
               amor os junte.

DOROTEA:

               No hay mal
               que ponga a mis dichas tasa.
               ¡Venturosa yo, que gozo
               belleza y virtud!

HOMO:

               Mi Dios,
               sed nuestro himeneo vos.

PENDÓN:

               ¿Oyes,, moza?

ESPERANZA:

               No oigo, mozo.

PENDÓN:

               ¿Quieres que matrimoñemos?

ESPERANZA:

               ¿Pues no?

PENDÓN:

               Pues toca.

ESPERANZA:

               Pues tome.
Dale

PENDÓN:

               ¡Ay!

ESPERANZA:

               Sí hay.

PENDÓN:

               ¡Desnarigome!
               ¿Pero querrásme?

ESPERANZA:

               Veremos.


<<<
>>>

Pág. 065 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


Vanse, sino es PENDÓN
PENDÓN:

               ¿Veremos? ¿Por el plural?
               Ansí hablan las Paulinas.
Salen LELIO y GRIMALDO

LELIO:

               Verás cuánto desatinas;
               pues los dos al tribunal
               citados de Dorotea,
               ha de quedar concluído
               nuestro pleito.

GRIMALDO:

               Yo he venido
               seguro de que en mí emplea
               su gusto y que te aborrece.

LELIO:

               La soberbia es presumida,
               pero en ti desvanecida.

PENDÓN:

               Vuestro amor se está en sus trece
               y aunque en sus catorce esté,
               la dama escogió otro gallo,
               el que a esta quinta a caballo
               vino, volveráse a pie;
               porque ya el niño con alas
               que se pintaba desnudo,
               si holgazán hasta aquí pudo
               pasar en carnes sin galas,
               como ya es boca de invierno,
               hasta que vuelve el abril,
               aprende oficio sastril,
               y entre sus ribetes tierno
               ropas busca que autorice
               su desnudez, y ha querido
               mientras hilvana el marido
               que la mujer ojalice.


<<<
>>>

Pág. 066 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


LELIO:

               ¿Qué dices, loco?

PENDÓN:

               Perdono
               el título que me dan,
               que presto le adquirirán.
               ¿Conocen a un Homo Bono
               vecino aquí y morador?

GRIMALDO:

               Creo que le oí nombrar.

LELIO:

               Un sastre es que ha de morar
               cerca de aquí.

PENDÓN:

               Vencedor
               de los dos, acaba agora
               de llevarse el gallinero.
               Él entró aquí aventurero,
               y ella, que es mantenedora,
               pues que le ha de sustentar,
               la sortija o el anillo
               de esposa le dio. El decillo
               yo os daré que sospechar;
               pero no hablando peinado,
               digo, a fe de buen Pendón,
               que es la dama, en conclusión,
               del sastre su desposado,
               porque entrándole a tomar
               la medida de un vestido
               se le vistió de marido,
               y fuera os mandan echar
               de esta pretensión, por señas,
               que esposos de este jardín
               se van ruin con ruin
               que así se casan en Dueñas.


<<<
>>>

Pág. 067 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


GRIMALDO:

               Si no supiera que el vino
               te hace hablar desatinado...

PENDÓN:

               Yo soy un pendón honrado,
               y el vino esta vez no vino.

LELIO:

               ¿Con un sastre?

PENDÓN:

               ¡Vive Dios,
               que estaba por él perdida!
               Que él le tomó la medida
               y Amor agora a los dos;
               y que no se le da un higo
               por vuesastedes.

GRIMALDO:

               Sí hará,
               que es mujer y escogerá
               lo peor.

PENDÓN:

               También lo digo.

LELIO:

               ¿Y desprecia mi nobleza
               con sastre?

GRIMALDO:

               ¡Mujer!

PENDÓN:

               En fin,
               Sancho para su rocín.
               ¡Tal simple, para tal necia!

GRIMALDO:

               ¿Con un oficial tan bajo?


<<<
>>>

Pág. 068 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


PENDÓN:

               Eso no lo sufriré,
               que ser sastre profesé
               desde hoy cosiendo a destajo;
               y aunque de moneda falto,
               contra necios que le infaman,
               y oficio bajo le llaman
               se suele coser en alto;
               y tanto lustre le dan
               los libros--citarlos quiero--
               que Dios fue el sastre primero
               que vistió a Eva y a Adán.
               Dios se llama Alfa y Omega,
               y el sastre es, por más quilate,
               en Portugal, Alfayate,
               con que el Alfa se le pega.
               Y siendo Dios uno y trino,
               que este oficio comenzó,
               el nombre de tres le dio
               cuando al sastre a nombrar vino;
               aunque corrupto después,
               pues por ser tan singular,
               los sastres quiso llamar
               no sastres, sino san trés;
               porque el santo tres y uno
               cortó a nuestros padres fieles
               vestidos de aquellas pieles
               cuando quebrantó el ayuno.
               La soberbia y interés
               que nos inclinó a pecar;
               y ansí chitón y estimar
               los sastres, que son San Tres.

Vase


<<<
>>>

Pág. 069 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


LELIO:

               Si esto es verdad, ¡vive Dios
               que he de executar castigos!

GRIMALDO:

               Sido habemos enemigos.
               Conformémonos los dos
               para trazar la venganza.

LELIO:

               ¿Con un sastre? ¿hay tal afrenta?

GRIMALDO:

               Yo, no es mucho que la sienta
               viniendo con esperanza
               de verla gobernadora
               de Milán y de Pavía.

LELIO:

               Yo en heredando entendía
               hacerla presto señora
               de un mas que mediano estado.

GRIMALDO:

               Burlóse de nuestro amor;
               que, en fin, el lobo peor
               se come el mejor bocado.

LELIO:

               ¿Dónde vive ese Homo Bono?

GRIMALDO:

               Aquí cerca, mas la casa
               de la ingrata con quien casa,
               por ser de mayor abono
               y más rica, servirá
               del civil tálamo agora.

LELIO:

               Pues si ese tálamo adora,
               túmulo suyo será;
               seguidme, amigo Grimaldo.

GRIMALDO:

               ¿Pues qué pretendes hacer?

LELIO:

               Vengarme de una mujer
               tan poco cuerda.


<<<
>>>

Pág. 070 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


GRIMALDO:

               Pensaldo
               primero.

LELIO:

               Pensado está.

GRIMALDO:

               ¿Quién tal elección creyera?

LELIO:

               Quien en ellas considera
               que naturaleza está
               corrupta.

GRIMALDO:

               Eso no lo ignoro,
               que escogió--en historias hallo--
               Semiramis a un caballo,
               Paisfae lasciva a un toro.

LELIO:

               Seguidme, que de ese aviso
               casi estoy por decir yo,
               que peor que esas escogió
               la mujer que a un sastre quiso.
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 071 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


Salen el santo HOMO Bono
y un POBRE muy roto
POBRE:

               Vime, señor, en estado
               feliz y rico, otro tiempo,
               las desdichas ¿qué no mudan?
               El mundo es mar lisonjero,
               convida con las bonanzas,
               embárcase el pasajero,
               truécase en tormentas todo;
               porque donde reinan vientos
               ¿quién hay que firmeza aguarde?
               Amores, fiestas y juegos,
               triunvirato de los vicios,
               mi sustancia consumieron
               cuando rico tuve amigos;
               cántanle al sol en naciendo
               porque le ven caudaloso
               de rayos de oro; mas luego
               que le ven pobre de luz
               huyen aves; que en invierno
               no perecen las hormigas
               que al trigo el agosto fueron.
               Solo, señor, me dejaron;
               ya ni me conocen deudos,
               ni estiman acompañarme,
               sino llantos y escarmientos.
               Doléos de mi desnudez.


<<<
>>>

Pág. 072 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               La compasión que yo os tengo
               es tal, que no necesita,
               mi pobre, de esos ejemplos.
               ¿Vos desnudo y yo vestido?
               No lo permitan los cielos.
               Novio soy, no vio mi padre
               mis peligros que está ciego.
               En el mar que os llevó a pique
               echa al fondo el mucho peso
               a quien de hacienda se carga;
               si agora la cruz me han puesto
               del matrimonio que es plomo,
               anegaráme en su centro
               no aligerando su carga.
               Entre los dos la llevemos,
               yo la cruz, y vos la ropa.
Desnúdase
               Tomad, vestíos, que allá dentro,
               en mis fiestas ocupados,
               no me verán socorreros.
               Desnudo en la Cruz estuvo
               mi Dios, humanado verbo,
               cuando en tálamos de sangre
               se desposó amante tierno
               con la Iglesia. Esposo soy,
               cruz me ponen, y así quiero
               en mi Cruz estar desnudo,
               por imitarle hasta en esto.
               Tomad, tomad y partíos;
               no salga quien pueda vernos
               y piratas os despojen.


<<<
>>>

Pág. 073 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


Truecan vestidos
POBRE:

               ¡Oh, asombro del siglo nuestro!
               ¡Oh, sastre que viste a Dios
               en sus pobres! Los pies beso
               que estrellas han de pisar.

HOMO:

               Pobre, ¿qué hacéis? Idos luego,
               que siento gente.

Suena la MÚSICA,
y sale el POBRE arriba
vestido de la ropa del santo,
con resplandores,
y aparece un CRISTO

CRISTO:

               Homo Bono,
               por escarnio me pusieron
               púrpura cual rey de burlas,
               los ingratos de mi pueblo;
               tú de veras me has vestido.
               Deudor soy, pagarte quiero
               la ropa que me has cortado
               al talle de mis deseos;
               bien sabes tomar medidas,
               pues justamente me veo
               vestido y galán por ti,
               y así desde hoy más te tengo
               por mi sastre, las hechuras
               te pagaré, repartiendo
               contigo de mis trabajos
               moneda que estima el cielo.
               Apercíbete a sufrirlos,
               que por el camino mesmo
               que yo, cobrarás en gozos
               las usuras de este censo.

Desaparece.


<<<
>>>

Pág. 074 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO Bono se pone de rodillas
HOMO:

               Mi Dios, mi Señor, mi Bien
               mi Rey, mi Pastor, Cordero,
               mi rico pobre, mi luz,
               volved, ¿por qué os vais tan presto?
               ¡Qué bien pagáis los vestidos
               que os hace el humilde celo
               de quien tira vuestros gajes!
               Si os vistió del sayal nuestro
               vuestra madre, dadivoso
               pagáis el vestido nuevo
               con hacerla Emperatriz
               de los querubes supremos;
               si en accidentes de paz
               os disfrazáis encubierto,
               pagáis la amorosa hechura
               dándoos, mi Dios, a vos mesmo;
               si yo un pobre vuestro visto
               me prometéis, cuando menos,
               coronas del oro puro
               que se labra en vuestro reino.
               Pues sois tan buen pagador,
               yo, gran señor, os prometo
               que he de vestir al fïado
               cuantos pobres sin remedio
               libraren, en mí limosnas;
               y si son trabajos premios,
               que ya vos calificasteis,
               vengan millares, que en ellos
               fundaré yo mis partidas;
               pues si hipotecáis los cielos
               que a ciento por uno pagan,
               rico soy, que allá no hay pleitos.

Quédase de rodillas elevado.


<<<
>>>

Pág. 075 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


Sale PENDÓN.
Luego voces
PENDÓN:

               ¿Dónde estará nuestro novio,
               que sin saber que se ha hecho
               le esperan los convidados
               la mesa y la cena en medio?
               Oigan aquí la postura,
               novio e hincado en el suelo,
               sin ser clavo, los hinojos.
               Desposado es recoleto.
               Surge et ambula, que están
               nuestros convivos diciendo
               a las tripas, "dilatate"
               y al gigote respondiendo,
               "que me enfrío, que tirito"
               y dos patos reverendos
               cantan al son de los frascos
               este estribillo, "comednos."
               Pero ¿cómo estás desnudo?


<<<
>>>

Pág. 076 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               Porque el matrimonio es fuego;
               y en tales caniculares
               se desnuda quien es cuerdo.

PENDÓN:

               ¿No asamos y ya pringamos?
               Eso es sudar por invierno.
               Aún no has tocado a la novia;
               ¿dónde la ropilla has puesto?
               ¿Qué es del sombrero y la capa?

HOMO:

               Amigo, descuida de eso.

PENDÓN:

               ¿Pues tienes de entrar ansí?

HOMO:

               No, sácame de allá dentro
               un vestido más liviano.

PENDÓN:

               Voy, pues, por él.

HOMO:

               Con secreto,
               sin qúe te sienta ninguno.

PENDÓN:

               Harélo ansí. ¿Mas qué es esto?
Voces y alboroto de dentro
como que se queman

UNO:

               ¡Agua, que se está abrasando
               nuestra casa!


<<<
>>>

Pág. 077 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


TODOS:

               ¡Fuego, fuego!

UNO:

               Tomado nos han el paso
               las llamas.

OTRO:

               ¡Socorro, cielos!

PENDÓN:

               ¿Socorro? Que nos socorran
               socarrones elementos.
               ¿Qué habemos de hacer, señor?
               ¿Hay pozo, hay noria en el huerto?

HOMO:

               Ya, mi Dios, vuestros trabajos
               comienzan, y yo comienzo
               con paciencia a recibirlos,
               y con gusto a padecerlos.

TODOS:

               ¡Agua!

PENDÓN:

               Mejor fuera vino.

UNO:

               ¡Agua!

PENDÓN:

               Aquél es tabernero.
               ¡Maldiga Dios quien tal pide!
Vase.
Sale descabellada DOROTEA.
Luego PENDÓN y ESPERANZA

DOROTEA:

               Esposo, el nombre de Bueno
               que tienes, si se conforma
               con tus obras verdadero
               me defienda, que me abraso,
               me socorra que me quemo.


<<<
>>>

Pág. 078 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


HOMO:

               Piadoso Dios, no permita
               vuestro amor clemente y tierno,
               que mi esposa sea manjar
               lastimoso de este incendio.
               Imite yo a Job agora,
               padezca mi hacienda y cuerpo,
               no el alma, la vida no,
               sacarla en los brazos quiero
               en vuestro favor fïado.
Llévala en brazos.
Sale PENDÓN con un cántaro

PENDÓN:

               ¡San Antón, San Telmo,
               San Cristóbal en los rayos,
               Santa Bárbara en los truenos,
               te rogamos audi nos!
Sale ESPERANZA con otro cántaro;
encuéntrase con PENDÓN,
quiébranlos y caen

ESPERANZA:

               ¡Ay!

PENDÓN:

               Esperanza ¿qué.has hecho?

ESPERANZA:

               Cascos y no de membrillos.

PENDÓN:

               En los míos, a lo menos,
               tocaste casco. ¿A do vas?

ESPERANZA:

               ¿Qué sé yo?


<<<
>>>

Pág. 079 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


PENDÓN:

               Seguirte quiero.

ESPERANZA:

               No es éste tiempo de burlas,
               que me abraso.

PENDÓN:

               Pie de puerco
               seré pues que me chamuscan.

ESPERANZA:

               En la tinaja me meto
               del agua.

PENDÓN:

               Pues no te sigo
               que me volveré cangrejo.
Vanse.
Salen LELIO y GRIMALDO y luego HOMO Bono,
y asidos DOROTEA, SABINA, ESPERANZA,
ROBERTO, VALERIO y PENDÓN

LELIO:

               Abrásense, pues me abrasan
               en la Troya de mis celos.

HOMO:

               No teman, mis pasos sigan.

GRIMALDO:

               Dividiéndose va el fuego
               por donde Homo Bono pasa,
               que es santo, y tiene respeto.

HOMO:

               Desmayada va mi esposa,
               aliviad sus desconsuelos
               en tal trabajo, Dios mío.

SABINA:

               Mientras le toco no temo
               las llamas, que huyen de mí.

ROBERTO:

               Contigo seguro vengo,
               caro Eneas de este Anquises.

PENDÓN:

               Eslabónome siguiendo
               estos cofrades de luz.

ESPERANZA:

               Yo tras ti, Pendón, no temo.


<<<
>>>

Pág. 080 de 121
Santo y sastre Acto II Tirso de Molina


PENDÓN:

               ¿Tú tras mí?

ESPERANZA:

               ¿Pues no lo ves?

PENDÓN:

               ¡Qué mala contera llevo!

HOMO:

               Ea, mi Dios, abrasada
               la hacienda, mejor podremos
               serviros, que siempre han sido
               los bienes impedimentos
               de la virtud. Padre mío,
               en vuestra casa el remedio
               de esta desgracia tengamos.

ROBERTO:

               Vamos hijo, pues tan presto
               cuando rico te juzgaba
               empobreciste; que necio
               es quien de candelas fía
               y no en virtud.

PENDÓN:

               Parecemos
               sin cáscaras y en camisa,
               ¿esperancilla, dirélo?

ESPERANZA:

               Dilo.

PENDÓN:

               Piñones mondados
               en casa del pastelero.
 
FIN DEL SEGUNDO ACTO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 081 de 1xx
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Salen DOROTEA, en hábito honesto
y HOMO Bono también
DOROTEA:

               ¿Qué perdiciones son éstas,
               Homo Bono, o hombre malo,
               que tanto pesar me cuestas?
               ¿Es éste el gusto y regalo
               que en nuestras bodas funestas
               me prometiste? ¿Éstas son
               las ofertas que me hacías?
               ¿Las muestras de tu afición?
               ¿El fingir que me tenías
               impresa en el corazón?

HOMO:

              ¿Pues en qué he desdicho de eso?


<<<
>>>

Pág. 082 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               En que después de abrasada
               mi hacienda, mi casa, el grueso
               caudal que me hizo envidiada,
               quizá por mi poco seso,
               cautiva, si antes señora,
               en la casa de tu padre
               donde la miseria mora,
               donde la pobreza es madre,
               que siempre la hartura ignora,
               después que solo quedaste,
               y tu padre se murió
               su corta hacienda heredaste,
               y mi dicha se trocó
               en penas, desperdiciaste
               pródigo, la humilde herencia
               con que pudieras pasar.
               ¿Bastaráme la paciencia
               a verte a mendigos dar
               cuanto tienes? ¿No es conciencia
               que a tu mujer empobrezcas
               porque a torpes pordioseros
               cada instante favorezcas?
               Socorran los caballeros,
               que no es bien que tú perezcas
               porque otros coman.

Llora


<<<
>>>

Pág. 083 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               Hermana,
               no llores, mi bien, señora.
               Quien ciento por uno gana,
               quien en su patria atesora
               ¿no es cuerdo? ¿No es cosa llana
               que el pobre que se destierra
               a las Indias, desde allá
               despacha el oro a su tierra,
               donde después no hallará
               trabajos que le hagan guerra?
               Si aquí somos pasajeros
               y en unas Indias estamos
               donde, en fin, como extranjeros
               buenas obras empleamos,
               que valen más que dineros,
               e hipotecando fïanzas,
               Dios que esta finca asegura,
               en sus partidas le alcanzas,
               ¿no es bueno el prestarle a usura?
               Los pobres son las libranzas;
               Dios mismo las rubricó.
               ¿No cobran los que los aman?
               ¿Dios por ellos no salió?
               Letras de cambio se llaman,
               rotas sí, fallidas no.
               ¿Pues qué penas te hacen guerra?
               y dime, ¿qué peregrino
               no admite, sino es que yerra,
               el hambre y sed del camino
               por vivir rico en su tierra?


<<<
>>>

Pág. 084 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               En balde gastando estás
               ejemplos, que es barbarismo.
               Nuestra ley dice, "amarás
               de la suerte que a ti mismo
               a tu prójimo." No más.
               Si como a ti mismo amaras
               pobres, tú los socorrieras
               con límite; y no gastaras,
               loco, con estas quimeras
               tanto, que hambriento quedaras.
               ¿No eres tú primero que ellos?
               Pues ¿por qué por ti no miras?


<<<
>>>

Pág. 085 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               Razones por los cabellos
               traes que disparan mentiras
               y engaños, ciega con ellos.
               Yo tengo, mi Dorotea,
               oficio, gracias a Dios,
               que nuestro socorro sea,
               y para vivir los dos,
               tu labor y mi tarea
               nos sobra. Una posesión
               de mi herencia he reservado,
               cuyos frutos en sazón
               te sacarán de cuidado
               y a mí de tu indignación.
               En ella el cielo dilata
               por la tierra su tesoro,
               siempre a la limosna grata,
               con trigos de granos de oro
               y ovejas que peinan plata.
               Allí--si en hacienda apoyas
               tu interés--de verdes parras
               forma Baco claraboyas,
               cuyas vástigas bizarras
               cuelgan racimos por joyas;
               allí, pasado el septiembre,
               heredero del Agosto,
               cuando a usura el grano siembre,
               paga el campo en trigo y mosto
               censos que goza el diciembre.
               Allí, en fin, esposa mía,
               pechera Ceres cada año
               para ti regalos. cría,
               sin que esterilice el daño
               frutos que el cielo nos fía;
               que, como soy su rentero,
               no quiere que se destruya
               el diezmo que darle espero,
               porque como hacienda suya
               la guarda su jornalero.


<<<
>>>

Pág. 086 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               No niego yo que pudieras
               con tu oficio y la presente
               heredad pasar, si dieras,
               menos recio y más prudente,
               limosna con tasa, y vieras
               que hay mañana, y que no cría
               cada instante frutos Ceres.
               ¿No es justa la pena mía,
               si lo que en un año adquieres
               das a pobres en un día?
               Ven acá, desperdiciado.
               Siendo tú un pobre oficial
               que en la aguja ha vinculado
               el limitado caudal
               que me redujo a este estado,
               ¿por qué las más de las horas
               has de gastar en visitas
               de enfermos que no mejoras?
               ¿Por qué al sueño el tiempo quitas
               y siempre rezando lloras?
               El cielo es todo alegría;
               su tiempo tiene el llorar,
               como la noche y el día,
               y la devoción lugar
               en ella, si en Dios la fía.
               ¿Tengo yo de estar al lado
               de un hombre que eternamente
               suspirando y congojado
               me consuma?


<<<
>>>

Pág. 087 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               ¡Qué imprudente,
               Dorotea, has imitado
               a la mujer de aquel santo,
               prodigio de la paciencia!
               ¡Tú, reprendiendo mi llanto,
               y ella la justa obediencia
               que le medró nombre tanto!
               "Bendice a Dios, le decía,
               y muérete," y tú también
               reprendes la pena mía,
               porque tus hijos no ven
               cuán mal dice el alegría
               con las culpas, que son jueces
               que siempre el cuerdo tembló.
               ¿Risa, pecando, me ofreces?
               nadie a Dios riyendo vio,
               mas sí llorar muchas veces.


<<<
>>>

Pág. 088 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               Ea, llora hasta que estés
               ciego; veremos del modo
               que puedes ganar después
               de comer. Gástalo todo
               en pobres. Vive al revés.
               No repares en los fines;
               que al fin la gloria se canta,
               puesto que no la imagines.
               Prima con los monjes canta;
               con ellos vete a maitines.
               Llama a sus puertas helado,
               y deja sola a tu esposa,
               pues su amor te causa enfado;
               porque a media noche es cosa
               santa que ronde un casado.
               Ven acá, llorón fingido.
               ¿Quién te mete a ti en mudar
               el orden con que ha vivido
               el mundo? ¿Manda cantar
               maitines Dios al marido?
               Si entre tanto que tú ausente
               dejas sin hombre tu casa,
               algún ocioso que siente
               tu negligencia y se abrasa
               porque su amor no consiente
               violentase mi opinión,
               tus ventanas escalase
               y, gozando la ocasión
               con la mujer, te quitase
               la honra y la devoción.
               ¿Podrán después restauralla
               los maitines y la prima?.


<<<
>>>

Pág. 089 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               ¿Pues no?

DOROTEA:

               Calla, necio, calla;
               tu casa y mujer estima
               ya que no sabes amalla;
               que a no ser yo la que soy,
               aprovechase ocasiones
               que, cuerda, de mano doy;
               y advierte que persuasiones
               me han perseguido hasta hoy
               de quien tú puedes saber;
               gastos y pasos acorta,
               porque ganes de comer
               y mira bien lo que importa:
               tu honor y el de tu mujer.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 090 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Sale PENDÓN,
y se oye una voz dentro
HOMO:

               Celos, mi Dios, serán vanos
               si vos mi casa guardáis,
               en ella por mí quedáis
               contra peligros humanos.
               Mas ¡ay pensamientos vanos!
               ¿Quién no recela su honor
               si la virtud y el valor
               tal vez desvelarse supo
               y en Josef con tiempo cupo
               seguridad y temor?
               ¿Él santo, y se desvelaba
               desmintiendo lo que vía,
               dejar su esposa quería,
               puesto que no le culpaba.
               Yo vicioso, y que se alaba
               mi mujer de vanidades
               que pretenden mocedades.
               Dadme vuestro favor, cielos,
               que ya pasan de recelos
               amenazas de verdades.
               Si de noche al templo voy,
               mi Dios, es porque sosiego.
               Cuanto más a vos me llego,
               tanto más cerca os estoy;
               pero si así lugar doy
               a que mi honor se destruya,
               ¿qué he de hacer? ¿No es bien que huya
               el riego que honras abrasa?


<<<
>>>

Pág. 091 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


VOZ:

               No temas, ve tú a mi casa,
               que yo guardaré la tuya.

HOMO:

               Pues si vos veláis por mí
               ¿qué peligro me acobarda?
               "Si Dios la ciudad no guarda,
               defenderla es frenesí."
               Díjolo David ansí,
               y lo mismo decís vos,
               afirmándolo los dos.
               Sin peligros que temer,
               segura está la mujer
               cuya casa guarda Dios.
 

PENDÓN:

               Hermano, Dios le provea,
               o le ayude, si estornuda.

HOMO:

               ¿Qué es eso?

PENDÓN:

               Es cierta ayuda
               que me enseñó Dorotea;
               un pobre nos pide pan
               y señora me ha mandado
               que dé a todo remendado
               un "Dios le provea galán."

HOMO:

               ¿Qué dices hombre perdido?
               ¿A Dios de casa despides?
               Pan cotidiano le pides
               y cuando él mismo ha venido
               por los réditos del censo
               que cada instante nos fía,
               ¿le echa tu descortesía
               de casa? ¡Señor inmenso!
               ¿Hoy que venís vos ha honralla?
               ¿Hoy que sois mi huésped vos?


<<<
>>>

Pág. 092 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               Que no es el que vino Dios
               sino un tragasopas.

HOMO:

               ¡Calla,
               bárbaro!

PENDÓN:

               Barbero no,
               sastre sí, que hurtar desea.
               Al pobre, Dios le provea,
               su mujer me lo enseñó.
               Falta el pan para nosotros;
               no está el tiempo para gracias.
               Los pobres y las desgracias
               se llaman unos a otros.
               Aun no lo sufren los perros
               y "un Dios le provea" es trato
               al uso bueno y barato
               como ensalada de berros.

HOMO:

               Anda, necio; llámale.

PENDÓN:

               ¿Que le llame? Si él se fuera
               aun vaya, a la puerta espera
               que pan y caldo le dé.
               No le echarán dos virotes,
               si por él no te descarnas;
               que hay pobres, tiñas y sarnas
               de toda puerta, pegotes.

HOMO:

               Pues dale pan.


<<<
>>>

Pág. 093 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               Si le hurtamos.
               ¿Eres hombre tú que dejas
               ni aun para guisar lentejas
               un migajón? ¿No tomamos
               cuenta al arca y sus rincones
               acabados de comer;
               pues por no hallar que roer
               aun no hay en casa ratones?

HOMO:

               Pendón, búscalo.

PENDÓN:

               ¿Qué dices,
               si los pobres que vinieron
               cuanto quedó se comieron
               con más hambre que aprendices?

HOMO:

               Anda y ten en Dios más fe:
               abre el arca y la hallarás
               proveída.

PENDÓN:

               ¿En eso das?
               No ha un hora que la dejé
               más despejada y barrida
               que la barba de un capón.

HOMO:

               Anda y míralo, Pendón,
               que Dios nos dará comida.

PENDÓN:

               Si acá fuéramos judíos
               pudiera llover maná;
               más murióse Moisén ya.

HOMO:

               Ve y no digas desvaríos.

PENDÓN:

               Voy, mas no quedó migaja.

Vase


<<<
>>>

Pág. 094 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               Señor, que piadoso creces
               cinco panes y dos peces,
               y haciendo a Asuero ventaja
               a cinco mil das convite,
               que fuerzas y aliento cobran,
               y doce espuertas que sobran
               hacen que más se acredite
               la fe; que introducir quieres
               de tu poder soberano,
               no está abreviada tu mano.
               Dios fuiste entonces, Dios eres.
               No permitas que mi casa
               hambriento al pobre despida.
               A ti te diste en comida;
               que tu amor no tiene tasa.
               Dame, mi Dios, que te dé
               a ti mismo.
Sale PENDÓN dando voces.
Luego DOROTEA

PENDÓN:

               ¡Encantamento,
               milagro, asombro, portento!

DOROTEA:

               ¿De qué das voces?


<<<
>>>

Pág. 095 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               ¿De qué?
               Acude al arca del pan
               y hallarásla llena toda
               de roscas, pan de tu boda,
               de tortas de mazapán,
               de rosquillas y de bollos,
               de molletes de manteca.
               Dejámosla boquiseca
               sin migajas para pollos;
               mas tu marido que aboga,
               por pobres que desembarca,
               de nuestra arca fue patriarca,
               y ella es arquisinagoga,
               arcadas de nuestra fe
               que el hambre libra de arcadas,
               duquesa de arcas.

DOROTEA:

               ¡Ya enfadas!

PENDÓN:

               Y es un arca de Noé;
               ¿de "Noé?" No dije bien
               de "si" he, pues hay en ella
               tanta de la rosca bella.
               Si piensas que miento ven.
               Señor, venciste, acertaste.


<<<
>>>

Pág. 096 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               La fe nunca supo errar.
               Dorotea, sin sembrar
               jamás, la cosecha hallaste.
               Dar al pobre es dar al rico,
               porque paga Dios por él.
               Quien con ellos es crüel
               lo es consigo, aquí te aplico
               ejemplos de tu favor
               y premios de nuestra usura.
               Esta vez se transfigura
               nuestro bien en el favor;
               porque así quede notoria
               su fe y venza a nuestro engaño;
               que fue dar muestras del paño
               con que nos viste en la gloria.
               Lo mismo hace hoy su caudal,
               pues porque segura estés
               de lo que a sus pobres des,
               esto no es más que señal
               que allá nos guarda en el cielo
               lo que Pablo, aunque lo vio,
               a decir no se atrevió.
               Aumenta de hoy más el celo
               que debes a sus privados,
               pues sus tesoros inmensos
               obliga a infinitos censos
               de caudales limitados.


<<<
>>>

Pág. 097 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               No tengo que responderte,
               esposo, sino es pedirte
               perdón, dichosa en servirte
               y cuerda en obedecerte.
               ¡Mil veces feliz mujer
               que tal dueño goza y ama!

HOMO:

               Ea, mi bien, los pobres llama,
               pues Dios los da de comer.
               Repárteles sus despojos.

DOROTEA:

               ¡Ay, pensamientos tiranos!
               Toda para dar soy manos
               si en guardar toda he sido ojos.
Vase

PENDÓN:

               Agora que hay que comer
               no nos dará la tarea
               malas noches. Dorotea,
               que trasnochaba a coser,
               se podrá acostar temprano,
               y yo que por su ocasión
               soy tu aprendiz, y al Pendón
               añado tiras en vano,
               me podré quejar de ti,
               que de hambriento cada día
               alforjas al viento hacía.


<<<
>>>

Pág. 098 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               Palabra esta tarde di
               de acabar para mañana
               la ropa de una doncella,
               que ha de casarse con ella;
               y por ser honesta y llana
               --que yo no coso locuras
               de telas y guarniciones,
               yesca de las tentaciones
               y lazos de la hermosura--
               me huelgo que se concluya.
               Mientras que la acabo, pues,
               los jornaleros que ves
               que en mi granja, también suya,
               pues mis herederos son
               los pobres, esperarán
               su merienda, lleva pan
               vino y cecina, Pendón,
               y diles que vas por mí;
               que aunque ayer fui a visitarlos
               ...................... [ -arlos].
               Hoy tengo que hacer aquí.

PENDÓN:

               Y el vino y cecina ¿adónde
               lo habemos de hallar? Si en casa
               como por portazgo pasa
               cuanta comida se esconde
               en tu despensa y cocina.

HOMO:

               En el arca la hallarás.

PENDÓN:

               En el arca hay pan no más;
               que el eielo no hace cecina.

HOMO:

               Si eso y más de mi Dios fías,
               no dudes, ve.


<<<
>>>

Pág. 099 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               Yo no lo dudo;
               pero ni soy cabezudo
               ni pido a Dios gollerias,
               como tú.

HOMO:

               No seas cansado.

PENDÓN:

               Voy, mas con harto recelo,
               que si hoy da cecina el cielo
               mañana dará adobado.
Vase.
Queda HOMO Bono solo.
Luego una VOZ

HOMO:

               Aguja y hilo hay aquí;
               cosamos y contemplemos;
               que aunque contrarios extremos,
               pues Vos habitáis en mí
               dueño de mi corazón,
               no desdeñaréis mi estilo,
               que entre la aguja y el hilo
               cabe también la oración.


<<<
>>>

Pág. 100 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Asiéntase en un banquillo
y cose una ropa, y
dentro canta una voz
VOZ:

              "Entre los trajes profanos
               que en el mundo inventó el vicio,
               cantaba llorando un pobre
               delante de un crucifíjo,
               'Desnudo estáis por mis culpas,
               amoroso dueño mío.
               Vos que los montes y valles
               vestís de hierbas y lirios,
               pedid que os vista otra vez
               vuestra madre, pues los hilos
               de su llanto os tejerán
               la tela de sus suspiros.'
               ¡Ay, Dios de amor, desnudo!
               ¡Ay, pobre rico,
               vestidme vos agora de vos mismo!"


<<<
>>>

Pág. 101 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               ¡Oh, qué voz tan regalada;
               y qué a propósito vino
               la música a mis deseos,
               la letra a mis ejercicios!
Cosiendo dice esto
               Cantando trabaja el pobre,
               siente el jornalero alivio
               y desmiente con el canto
               las tareas de su oficio;
               y vos, amoroso dueño,
               regaláis, tierno y melífluo,
               con música mis sudores
               pagados y agradecidos.
               ¡Vos en Cruz y yo asentado!
               ¿Vos muerto por mí y yo vivo?
               ¿Yo sano y vos doloroso?
               ¿Vos desnudo y yo vestido?
               ¡Ay, pobre rico,
               vestidme vos agora de vos mismo!


<<<
>>>

Pág. 102 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Canta
VOZ:

               "En vos enclava los ojos
               traspasada del cuchillo,
               que predijo Simeón
               tu corazón afligido.
               Decidla, que pues os rompen
               las ropas que el paraninfo
               vino a pedir que os vistiese
               cuando con el "Ave" vino,
               que os vista agora del sol
               que la sirve de vestido,
               aunque en tinieblas de llanto
               mal su sol podrá vestiros.
               ¡Ay, pobre rico,
               vestidme vos agora de vos mismo!"

HOMO:

               A esotro lado tenéis
               mi Dios, vuestro Juan querido,
               que os llora agora despierto
               y antes os gozó dormido.
               Desnudo os ve, y pues le rompe
               el dolor de su martirio
               las telas del corazón,
               de tela podrá vestiros.
               Al pie de esa Cruz está
               la que por pies se ha valido,
               y por darla vos los pies
               ha dado de pie a sus vicios.
               Haced que os vista, mi Dios,
               pues hechos los ojos Nilos
               pretende su amor, que a nado
               os libréis de ese peligro.
               ¡Ay, pobre rico,
               vestidme vos agora de vos mismo!


<<<
>>>

Pág. 103 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Canta
VOZ:

               "El oro de sus cabellos
               esmalta el rosicler fino
               de vuestra preciosa sangre
               para que valga infinito;
               decid, pues son de brocado,
               que os teja ornamentos finos,
               celebraréis misa nueva,
               sumo pontífice Pío;
               mas pues no halláis en el suelo
               socorro, dulce amor mío,
               alzad al cielo los ojos
               y cubriraos de jacintos;
               mas, ¡ay!, que los ha cerrado
               el riguroso castigo
               con que hacéis ejecución
               de mis deudas en vos mismo.
               ¡Ay, Dios de amor desnudo!
               ¡Ay, pobre rico,
               vestidme vos agora de vos mismo!"


<<<
>>>

Pág. 104 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Baja muy despacio un CRISTO crucificado,
grande, desde lo más alto del vestuario,
y va subiendo HOMO Bono al mismo compás,
sin reparar que sube, haciendo labor hasta que
a la mitad de la pared se junta con él,
y entonces se levanta y le abraza
HOMO:

               ¡Qué de contado pagáis
               lo que negligente os sirvo!
               Pelícano de mi amor,
               sol eclipsado divino,
               comiendo el hombre soberbio
               la fruta del Paraíso
               y vos prendado en la ropa
               inocente y con castigo.
               Vístase, amoroso amante,
               el hombre torpe y lascivo,
               sedas, que el gusano teja;
               que yo dichoso me visto
               de esta humilde desnudez,
               de estos cardenales ricos,
               de esta grana misteriosa,
               de esta púrpura de Tiro.
               Al sagrado de estas llagas
               de mis esperanzas nido,
               de mis congojas consuelo,
               de mis temores asilo,
               huyo de vuestro rigor,
               a vuestra clemencia asido,
               a estos clavos sacrosantos.
               Mi Dios pequé, Iglesia pido.
               ¡Ay, Dios de amor desnudo!
               ¡Ay, póbre rico!
               ¡Qué más ventura si de vos me visto!

Encúbrense los dos.


<<<
>>>

Pág. 105 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Salen LELIO y GRIMALDO,
como de noche
LELIO:

               Ésta es buena ocasión, que Dorotea
               estará sola en casa, si del modo
               que otras veces, su hipócrita se emplea
               en trasnochar, rezando.

GRIMALDO:

               El tiempo todo
               gasta devoto en Dios; y quien desea
               a su mujer--que yo no me acomodo
               a pretensión tan bárbara--recelo
               que intenta loco combatir el cielo.
               Él en maitines, salmos a Dios canta,
               y Dios a socorrer su honor se obliga.
               Dios vive en esta casa porque es santa
               y Dios, si tal vez sufre, tal castiga.
               Cuando él para alabarle se levanta,
               ¿osáis vos, Lelio, mientras le bendiga
               ejecutar el vicio que os abrasa
               y competir con Dios en esta casa?


<<<
>>>

Pág. 106 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               Por Dios, Grimaldo, que venís devoto.
               A Dios me remitís. ¿No veis que es tarde?
               Alivio busco, porque llamas broto;
               no se teme anegar el que se arde.
               Miedo debe engendrar vuestro alboroto;
               como Letrado sois, seréis cobarde.
               Nunca es valiente la jurispericia;
               plumas, no espadas, juega la justicia.
               Volveos, Grimaldo, a ver vuestros digestos,
               que yo he de proseguir con mi osadía.

GRIMALDO:

               No términos en vos tan descompuestos
               destemplarán mi noble cortesía;
               yo sé leyes de honor como de textos,
               reñir de noche y estudiar de día;
               y si amistad con vos no profesara,
               no la pluma, el acero os castigara.
               Ciego estáis, no me doy por ofendido;
               competid con valientes, no con santos.
               Homo Bono por tal es conocido,
               que vence no con armas, mas con llantos.
               Dios el alcaide de su casa ha sido;
               sus ángeles la guardan. ¿Contra tantos
               osaréis ser valiente?


<<<
>>>

Pág. 107 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               No sabía
               que era elocuente ya la cobardía.
               ¿Qué santo o qué nonada? El vulgo necio
               le juzgará por tal, el ignorante;
               no yo, que la bajeza menosprecio
               que en traje de humildad es arrogante.
               A un bárbaro simplón, ¿no es caso recio,
               que al torpe vulgo estatuas le levante?
               ¿Qué milagros le apoyan y acreditan?
               ¿Qué muertos por su causa resucitan?
               Andad, Grimaldo. En viendo cabizbajo
               a un hombre, hablar por tiple, reprendiendo,
               luego es apóstol. Luego halló el atajo
               del cielo, su limpieza encareciendo.
               Es el ocio, cuando huye del trabajo,
               engañabobos. No todo remiendo
               tiene la santidad por ejercicio;
               disfraces sabe hacer también el vicio.
               Un sastre miserable, un pobre idiota
               que a título de humilde, su tijera
               hurta más que las otras, sin dar nota,
               porque juzgan los necios lo de fuera,
               soberbio el corazón, cara devota,
               ya es otro San Alejo en la escalera
               y puede ser que agora en bodegones
               trueque por embriagueces, oraciones.

GRIMALDO:

               ¡Dios me libre de vos! ¡Jesús mil veces!
               Lelio, no os digo nada, la malicia
               eclipsa las más puras sencilleces.


<<<
>>>

Pág. 108 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


LELIO:

               Y también es gitana la avaricia.
               ¡Vive Dios, que de engaños y dobleces
               no he de creer la hipócrita noticia
               que le apoya en Cremona, que es un...

GRIMALDO:

               ¡Paso!

LELIO:

               ¡Miren de quien las gentes hacen caso!
               ¿Vos no advertís que con virtud fingida
               nos llevó a nuestra dama, y qué burlados,
               él jactancioso y ella arrepentida
               nos dejó sutilmente lastimados?
               Pues en venganza de esto, si la vida
               les costase esta noche a mis cuidados,
               su esposa he de robarle y con violenta
               mano templar mi amor, vengar mi afrenta.
               Cerrada está su puerta, pero a coces
               la echaré por el suelo; ya ha caído.

Da una coz a la puerta. Ábrese.
Está en ella un ÁNGEL con una espada de fuego.
Cae LELIO desmayado, huye GRIMALDO
y sale HOMO Bono

ÁNGEL:

               ¡Blasfemo! ¿que es Alcaide, no conoces,
               Dios de esta casa?

GRIMALDO:

               ¡Cielos, favor pido!

Desaparece el ÁNGEL.


<<<
>>>

Pág. 109 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Sale PENDÓN.
Luego se oye una VOZ
HOMO:

               ¿Al umbral de mi puerta quién da voces?

PENDÓN:

               Por Dios que los peones lo han bebido
               como unos paladines.

HOMO:

               En el suelo
               está sin vida un hombre. ¡Santo cielo!

PENDÓN:

               ¿Señor, eres tú?

HOMO:

               ¡Ay, Pendón!
               A mis puertas desmayado
               está un pobre, yo habré dado
               a su desgracia ocasión.

PENDÓN:

               ¿Tú, por qué?

HOMO:

               Porque vendría
               con hambre y necesidad.
               Faltóle mi caridad.
               La culpa, Pendón, es mía;
               levantémosle los dos.
Levántanle

PENDÓN:

               ¡Malos años, cómo pesa!
               ¿No huele él a algalía?

HOMO:

               Cesa
               de locuras. ¡Ay, mi Dios!
               ¿No es éste Lelio?


<<<
>>>

Pág. 110 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               En la trampa
               cayó esta vez la raposa;
               golosmear vuestra esposa
               quería; miren si escampa.

HOMO:

               No malicies.

PENDÓN:

               No malicio;
               mas calla, que él lo dirá.

HOMO:

               Vivo parece que está.

PENDÓN:

               ¿Si viene a aprender oficio?

HOMO:

               ¿Señor Lelio, a tales horas
               vos por aquí? ¿Qué queréis?
               Habladme. ¿No respondéis?
Hace señas que está mudo
               ¡Hay tal desgracia!

PENDÓN:

               ¿Pues lloras?

HOMO:

               ¿Qué ha de hacer mi compasión?
               Decidme a lo que venís}}

LELIO:

               Aba, aba, ba.

PENDÓN:

               ¿Habas pedís?
               ¿Mejor no fuera un jamón?

HOMO:

               Sin duda que ha enmudecido.

PENDÓN: ¡Oh, si lo fueran también

               cuantas mujeres non ven!

HOMO:

               ¿Qué es lo que os ha sucedido?

LELIO:

               Aba, aba.

PENDÓN:

               Que vió un Abad.
               ¿Pues qué importa que le vea?

LELIO:

               Aba, aba.


<<<
>>>

Pág. 111 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               Bien deletrea;
               señor, ya sabe el "B. A. Ba."
               Escribirá cuando viejo.

HOMO:

               ¿Lelio, no nos respondéis?
               ¿Qué ha sido ésto, qué tenéis?

LELIO:

               Aba, aba.

PENDÓN:

               Pide abadejo.

HOMO:

               Piadoso amante que abriste
               a las lenguas los candados
               de aquellos niños sagrados
               cuando el dulce hosanna oístes,
               vuestro amor rompa este nudo,
               y vuelva la voz süave,
               porque con ella os alabe.
               Cantará después de mudo
               del modo que Zacarías
               aquel Benedictus tierno
               himno de la iglesia eterno
               que entonan las jerarquías.
Híncase LELIO de rodillas
y hace señas de arrepentirse
               Ea, Señor, que pacece
               que humilde os pide perdón


<<<
>>>

Pág. 112 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Dentro
VOZ:

               Hable por tu interceslón,
               puesto que no lo merece.

LELIO:

               Pon, santo, en aquestos labios
               los pies, pues los has abierto.
               Cerrólos mi desacierto.
               Ellos te hicieron agravios
               y ellos, desde hoy más, serán
               de tu virtud pregoneros;
               murmuráronte groseros;
               ya desde hoy te alabarán.
               Ofender torpe y lascivo
               tu honestidad pretendí.
               Volvió el mismo Dios por ti,
               piadoso aunque vengativo.
               Paraíso fue tu casa.
               Quise entrar en ella ciego;
               vibró un serafín de fuego
               la espada que vista abrasa.
              Yo propongo de imitar
               tus virtudes desde agora.


<<<
>>>

Pág. 113 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               Mi Dios, quien firme os adora
               no tiene que recelar.
               Lelio, si el frágil sujeto
               del hombre deja postrarse,
               favor para levantarse
               ofrece el cielo al discreto;
               que yerre nuestra ignorancia
               no es mucho, en el más robusto.
               Siete veces cae el justo;
               pero la perseverancia
               en el vicio, ésa condeno.
               Volved desde aquí por vos,
               por la honra vuestra y de Dios.
               Ponga la prudencia freno
               de la travesura loca
               y hacedme a mí una merced.

LELIO:

               Mandad, decid, disponed.

HOMO:

               Lo que os pido es que en la boca
               que abrió del cielo la ayuda
               viva seguro el secreto
               de este milagroso efecto.
               Esté en mi alabanza muda,
               si en la de Dios pregonera;
               que vuestro médico fue.
               ¿Prometéislo?

LELIO:

               Callaré,
               si bien la lengua quisiera
               en que bajó la paloma
               divina, para alabaros.


<<<
>>>

Pág. 114 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


HOMO:

               No, Lelio, que es afrentaros;
               mirad que palabra os toma
               mi temor que mientras viva
               no contaréis lo que pasa
               a nadie. Volvéos a casa.

LELIO:

               Quien de alabaros me priva
               que os sea ingrato me manda;
               pero, en fin, sois santo vos.
               Obedeceréos.

HOMO:

               Adiós.
Vase LELIO

PENDÓN:

               Vuelva y llevará otra tanda;
               mas, señor, no medraremos,
               si en curar mudos te metes,
               mejor que en echar ribetes.
               A nuestras puertas pondremos
               un cartel de letras grandes
               donde diga, "Aquí ha venido
               un cirujano que ha sido
               protobarbero de Flandes,
               que quita con eficacia
               a las lenguas los bragueros,
               a los moros por dineros
               y a los cristianos de gracia.

HOMO:

               Dios te la dé porque seas
               discreto, Pendón.


<<<
>>>

Pág. 115 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


PENDÓN:

               Sí hará.
               Pero más se ganará
               en esto que en tus tareas.

HOMO:

               Ya es de día y no he cumplido
               con la obligación que tiene
               mi oficio. ¿Qué haré si viene
               la novia por su vestido
               y sólo está comenzado?

PENDÓN:

               Que dilate el desposorio
               en día de purgatorio
               para ella y para el velado.
               Mas tus puertas se han abierto.
               Oye.

HOMO:

              ¿Qué es esto, mi Dios?
Están asentados en dos banquillos. Cuando se
abre las puertas, se ven dos ÁNGELES, cosiendo una ropa.
Hincado HOMO Bono de rodillas, suena MÚSICA

PENDÓN:

               ¡No ves los Ángeles dos
               cosiendo? ¿No estoy despierto?
               ¡Oh! Aprendices celestiales
               tu profesión autorizan,
               y mienzras rezas, sastrizan.
               ¡Qué lindo par de oficiales!
               Sastres desde hoy os abono.

HOMO:

               No oso levantar del suelo
               los ojos.


<<<
>>>

Pág. 116 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Así honra el cielo
               las virtudes de Homo Bono.

PENDÓN:

               ¡Volaverunt!

HOMO:

               Vuestras plumas
               me prestad porque os alcance.
               No pierda yo tan buen lance,
               ministros de gracias sumas.
               Esperadme y pagareos
               vuestro trabajo y jornal,
               pues ya que falta caudal,
               moneda acuñan deseos.
               ¿Alas no tiene la fe?
               Pues aunque el temor las corta,
               fe tengo; volad, no importa,
               que en la iglesia os hallaré.
Vase

PENDÓN:

               Si todos los sastres fueran
               como estos dos, qué poquito
               se añadiera el Pendóncito,
               y qué menos que mintieran.
               Blasonen los zapateros
               de que nos ganan de mano
               San Crispín y Crispiniano,
               hermanos y compañeros.
               ¡Que presto que son felices,
               más lo es el oficio nuestro,
               donde Homo Bono es maestro
               y ángeles los aprendices!,


<<<
>>>

Pág. 117 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Salen LELIO, GRIMALDO, DOROTEA,
SABINA y ESPERANZA
DOROTEA:

               Los pésames que hasta aquí
               me dábades y trocáis
               en plácemes que envidiáis
               por la dicha que adquirí
               en el esposo que tengo,
               confieso al paso que estimo;
               dióme el cielo por arrimo
               al santo, que a gozar vengo.
               ¡Dichosa casa abrasada;
               dichosa hacienda perdida;
               dichosa, aunque pobre, vida
               en Homo Bono empleada!
               ¡Ay Leio, ay Sabina, que es
               mi dueño un siervo de Dios!

SABINA:

               Lástima os tuve a los dos
               y envidia santa después.
               Cosas cuentan prodigiosas
               de su ardiente caridad.

GRIMALDO:

               Pues todas serán verdad
               si en los otros fabulosas.

SABINA:

               Contadnos algunas de ellas,
               porque todas no podréis.


<<<
>>>

Pág. 118 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


DOROTEA:

               Fuera de las que sabéis,
               digno de amarle por ellas,
               una os diré solamente.
               Tenemos una heredad
               no lejos de esta ciudad
               pequeña, mas suficiente.
               Llevaba mi esposo amado,
               tal vez a los viñaderos,
               de comer, y aunque groseros,
               de todos reverenciado,
               con gusto le recibían
               y cada cual confesaba
               que en lo poco que les daba
               cuerpo y alma mantenían.
               Gustaba de ir en persona
               siempre que hallaba lugar,
               mi esposo, con el manjar.
               Salió una vez de Cremona,
               con las alforjas a pie,
               y en la mitad del camino
               vio cansado a un peregrino.
               Con él platicando fue,
               supo su necesidad,
               hízole que se asentase,
               rogóle que merendase.
               Es larga su caridad;
               dióle de lo que llevaba,
               con el vino satisfizo
               su sed. Era advenedizo,
               el cansancio le brindaba
               y el calor todo lo agota;
               tanto fue lo que bebió
               que con el vino acabó.
               Fuése, y llenando la bota
               mi dueño, en la primer fuente,
               llegó a sus trabaladores,
               agradeció sus sudores,
               y haciendo asentar la gente
               los repartió la merienda,
               si bien receloso estaba
               que el vino les desfraudaba;
               mas porque nadie lo entienda,
               bendiciendo la bebida
               alegre se la entregó,
               uno, a pechos se la echó
               diciendo, "No vi en mi vida
               vino de tan buen sabor."
               Afirmó luego el segundo,
               "No puede haber en el mundo
               tan generoso licor."
               Lo mismo dijo el tercero;
               mas mi esposo que pensaba
               que cada cual se burlaba
               dijo, "Un pobre pasajero
               pidiéndome de beber
               la agotó. La sed abrasa.
               Iremos, hijos, a casa
               y podréis satisfacer
               este engaño." De estos tales,
               dijeron, nos hagan ciento.
               Mi esposo que en su contento
               vio, de lo que era, señales,
               lo probó, y agradecido
               al cielo, los obligó
               a callar, mas no bastó,
               porque muchos lo han sabido,
               y aunque encubrirlo desea;
               el cielo a su fe acomoda
               el milagro de la hoda
               de Caná de Galilea.


<<<
>>>

Pág. 119 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


ESPERANZA:

               De otra suerte lo distilan
               los hermanos taberneros,
               si no, díganlo los cueros
               que a poder de aguas opilan.

GRIMALDO:

               Yo le vi, aunque no ha estudiado,
               que una vez que disputaba
               un hereje y afirmaba
               un error desatinado,
               le confundió con razones
               de tan sutil teología
               que parece que tenía
               ciencia infusa.

SABINA:

               En ocasiones
               semejantes ya yo sé
               que Dios en su lengua está.

LELIO:

               Como a media noche va
               a la Iglesia, yo le hallé
               una, a sus puertas llamando,
               pero como no le oyeron,
               ellas mismas se le abrieron...
               mas ¿para qué estoy contando
               milagros, si el que hizo en mí
               es tan portentoso y nuevo?

GRIMALDO:

               Contádnosle.

LELIO:

               No me atrevo,
               porque callar prometí.


<<<
>>>

Pág. 120 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Sale VALERIO
VALERIO:

               Amigos, venid a ver
               maravillas que Dios hace
               en la humildad que sublima
               cuando en la soberbia abate.
               Ya el asombro de Cremona,
               el Homo Bono, aquel sastre
               de la Cámara de Dios,
               libre de la mortal cárcel
               del cuerpo, a los cielos
               vuela para que en ellos le pague
               con su gloria las hechuras
               que ajustan cuentas y alcances.
               Por los pobres que ha vestido
               quiere Dios que le acompañen
               ángeles, que tal vez fueron
               dentro su casa oficiales.
               Oyendo aquel sacrificio
               misterioso e inefable
               en que obliga el sacerdote
               que al pan Dios del cielo baje,
               al entonar aquel himno
               que ofrece glorias y paces
               a los cielos y a los hombres,
               cuando humano el verbo nace,
               herido el pecho de amor,
               como estrecho en él no cabe,
               tanta inmensidad de fuego
               en sus llamas naufragante,
               cedió la vida a la muerte.
               Llegó al fin de su viaje;
               voló el alma y tomó puerto
               en aquel feliz paraje
               donde arenas son estrellas,
               donde no llegan combates,
               del mar, que anega virtudes,
               siendo vicios huracanes.
               Quedó hincadas las rodillas,
               resplandeciendo delante
               del altar mayor quien puede
               ya calificar altares;
               pero escuchad, si sois dignos,
               las fiestas que al cielo le hace,
               las norabuenas que goza,
               los santos que a verle salen.


<<<
>>>

Pág. 121 de 121
Santo y sastre Acto III Tirso de Molina


Corren una cortina y van subiendo con MÚSICA
el santo vestido de una ropa larga de tela, con unas tijeras de
sastre en la mano izquierda y en la otra una cruz
PENDÓN:

               ¡Ah, señor amo, ah maeso!
               ¿Dónde bueno? ¿Así se parte?
               ¿A buenas noches nos deja?
               ¿Sin su aprendiz se va el sastre?
               Pero allá no hay que coser,
               que es la ropa perdurable
               de la gloria que Dios viste
               sin peligro que se rasgue.

DOROTEA:

               ¡Ay, esposo de mi vida!
               ¿Cómo si tanto me amaste,
               entre las penas me dejas
               y a los deleites te partes?
               ¿No somos los dos consortes?
               Llévame contigo; alcance
               la acción debida, que tengo
               a los bienes gananciales.

PENDÓN:

               Esperanza, a un monasterio,
               tú motilona, y yo fraile.
               No hay que hablar en matrimomos,
               San Pendón han de llamarme.

LELIO:

               Esta historia nos enseña
               que para Dios todo es fácil,
               y que en el mundo es posible
               ser un hombre santo y sastre.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<