Sentencia del TOF 3 dictada en el caso del atentado contra la AMIA el 29 de octubre de 2004 (114)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Volver al índice
Ir al anterior
Ir al posterior


  • TÍTULO I. LA CAUSA POR EL ATENTADO
    • CAPÍTULO VI. Carlos Alberto Telleldín
        • C) El taller de Nitzcaner
          • 3) Dichos de los imputados


Sin perjuicio de que las declaraciones de los imputados de autos fueron volcadas ut supra, a continuación se reseñarán las partes pertinentes, acotadas a los hechos aquí tratados.


Al respecto, en todo momento a lo largo del proceso Carlos Alberto Telleldín sostuvo que en el taller de Nitzcaner se colocó el motor de la Trafic de “Messin” en la camioneta de Sarapura. Destacó que para ello “encargó” una carrocería a César Fernández, consiguiéndole una sin puerta lateral, a la que le colocó el motor de la Trafic de “Messin”. Reconoció el motor fotografiado a fs. 239 como el extraído por Cotoras y entregado a Nitzcaner.


Si bien no recordó si se ocupó personalmente de procurar chapas patentes con la numeración de la camioneta de “Messin” o delegó dicho cometido en Fernández, aseveró que al serle entregada la Trafic propiedad de Sarapura tenía colocadas las de aquélla. Al respecto, manifestó que Fernández dejó la camioneta de Sarapura estacionada a la vuelta de su casa, sobre la calle Alvear, frente a una fiambrería, donde permaneció un día; al intentar arrancarla, advirtió que no funcionaba.


En consecuencia, relató, Miguel Jaimes remolcó el utilitario con su automóvil Sierra hasta el taller de Nitzcaner. Asimismo, aclaró que si bien en alguna de sus declaraciones refirió que Jaimes consiguió la camioneta, quiso significar que venía del lado de éste, pero que quien la robó fue César Fernández. Añadió que ambos eran amigos y trabajaban juntos vendiendo automóviles.


Por otra parte, Telleldín indicó que, junto con Hugo Pérez, llevó en el baúl del Ford Escort el motor de la Trafic de “Messin” al taller de Nitzcaner, donde fue colocado en la carrocería de la sustraída. Asimismo, a ésta se le retiró un interior de madera y le efectuaron retoques de chapa y pintura, habiéndose concluido con el trabajo el viernes 8 de julio, día en que la retiró en compañía de su mujer y la dejó estacionada en la calle, frente al domicilio de República 107. Aseguró que la camioneta que tuvo hasta el 10 de julio de 1994 carecía de puerta lateral.


También aseguró que en el taller de Nitzcaner, sin que éste supiera, grabó personalmente los números de la carrocería de “Messin” en la de Sarapura con un lápiz óptico, tal como le enseñó Jaimes. Agregó que retiró del taller el bloque de motor de la camioneta de Sarapura y lo mandó a destruir a un desarmadero.


A su turno, Miguel Gustavo Jaimes sostuvo en su declaración de fs. 8148/8156 que para hacerle un favor a Telleldín, en una ocasión -según creía entre los meses de junio o julio- remolcó con su automóvil Ford Sierra una camioneta Trafic, blanca, desde el domicilio de aquél, hasta un taller ubicado en la zona de San Andrés, creyendo recordar que dicho traslado se llevó a cabo en un fin de semana, en horas de la mañana o del mediodía, posiblemente un sábado.


Por su parte, Ariel Rodolfo Nitzcaner manifestó que alquilaba un taller mecánico denominado “Pole Position”, ubicado en la calle Ituzaingó 2335 de Villa Maipú y que el sábado 2 de julio de 1994, entre las 13.00 y las 13.30, Telleldín le llevó una camioneta Renault Trafic blanca, sin puerta lateral, remolcada por un automóvil Ford Sierra, color verde, propiedad de un amigo del nombrado llamado Miguel.


Explicó que ese mismo sábado extrajo el motor del utilitario y en su reemplazo colocó otro, que a eso de las 12.00 del lunes le acercó Hugo Antonio Pérez, en el automóvil Escort de Ana Boragni; el primer motor fue retirado el lunes a las 18.00 por Telleldín y Boragni.


Aseguró que el motor que instaló era de 1400 cm³, no tenía equipo de gas y se encontraba oxidado, no quemado, como si hubiera estado a la intemperie un tiempo. Negó que se tratara del correspondiente al motor de la Trafic de “Messin”, ilustrado a fs. 239. Explicó que a la Trafic se le quitó un revestimiento de madera interior y le realizaron trabajos de chapa y pintura, en especial en sus paneles laterales, donde daba la impresión de que se hubiera erradicado un logotipo. Reconoció la camioneta reparada en su taller como la que luce la fotografía aportada por Pedro Sarapura.


El viernes 8 de julio, indicó Nitzcaner, entregó la camioneta arreglada a Telleldín, quien se hallaba acompañado por su esposa; sin embargo, en otro tramo de su exposición aseveró que ese día, en horas de la mañana, los nombrados se presentaron y, toda vez que la labor no se hallaba finalizada, le recriminaron su incumplimiento. También mencionó que concurrieron a las 20.00 y, luego de probarla, le solicitaron dejarla en el taller hasta el día siguiente, toda vez que no tenían dónde guardarla, retirándola finalmente Boragni el sábado 9 de julio, a las 11.00.


Asimismo, apuntó que, según comentarios de Telleldín, el vehículo estaba publicado para la venta el sábado 9 y domingo 10 de julio.


Por último, el acusado Hugo Antonio Pérez, al ser careado con Nitzcaner, expresó que a pedido de Carlos Telleldín transportó un motor de Trafic, quemado, al taller de aquél, para lo cual utilizó el vehículo Escort de Telleldín. A ello agregó que vio una camioneta estacionada en la puerta del domicilio del nombrado, quien le comentó que estaba a la venta; en esa ocasión notó que estaba reparada, aunque la pintura se encontraba un poco desprolija.


Volver al índice
Ir al anterior
Ir al posterior