Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1825/Sesión del Congreso Nacional, en 12 de abril de 1825

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CONGRESO NACIONAL
SESION 72, EN 12 DE ABRIL DE 1825
PRESIDENCIA DE DON BERNARDO DE VERA


SUMARIO.- Cuenta. —Incorporacion del señor Marín. —Recusacion del contador mayor por don Santiago Campino.—Dictámen sobre el particular. —Postergacion de la causa entre Rodríguez i Mackenzie. —Preferencia de asientos entre los vocales de la Corte de Apelaciones. —Retiro de algunos batallones al campo por falta de alimentacion. —Comparecencia del comandante jeneral de armas. — Asiento que se le fija. —Suspension de la sesión hasta recibir ciertos documentos. —Id. del comandante jeneral de armas. — Representacion del señor Argomedo sobre derecho de asistir a sesión. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De un oficio en que el señor Ministro de la Guerra comunica haber recibido otro en que el comandante jeneral de armas le avisa que, con la aprobacion del Supremo Director, liará salir de Santiago al campo los batallones números 5, 7 i 8 i cazadores a caballo por no tener como darles de comer. (Anexo núm. 208.)
  2. De otro oficio en que don José Gregorio Argomedo pregunta si, en virtud del auto que le puso en libertad, puede o no asistir a sesion a desempeñar sus deberes de diputado. (Anexo núm. 209. V. sesion del 17 de Marzo de 1825.)
  3. De un informe de la Comision de Lejislacion sobre la contienda que se ha trabado entre los vocales de la Corte de Apelaciones relativamente a la prelacion de asientos (V. sesión del 23 de Marzo de 1825).
  4. De otro informe de la Comision de Justicia sobre la recusabilidad del contador mayor en una causa de don José Santiago Campino. ( V. sesión del 29 de Diciembre de 1824.)
  5. De un oficio en que la Corte de Apelaciones comunica haber impartido las órdenes convenientes para que se paralicen las causas sobre secuestros que se siguen en los tribunales i juzgados de la República (Anexo núm. 210. V. sesiones del 11 de Abril de 1825 i del 7 de Setiembre de 1826.)

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Con motivo de la solicitud de don José Santiago Campino, declarar que el contador mayor es recusable; i, que, recusado, queda completamente inhibido; i que se le debe recusaren conformidad a la lei de recusacion de los jueces letrados, i disponer que el espediente vuelva a la Comision de Justicia para que ella proponga los medios de subrogar al contador mayor en los casos de recusacion i la cuantía de la multa, ( V. sesiones del 6 de Mayo de 1825)
  2. Llamar al señor Marín para que preste juramento i se incorpore en la Sala, sin ejemplar, no obstante estar pendiente una causa criminal en su contra. ( V. sesión del 11.)
  3. No fallar ni discutir el asunto de Rodríguez i Mackenzie hasta que el secretario presente sobre él un memorial de relacion ( V. sesiones del 11 i del 21.)
  4. Sobre la preferencia de asientos que los vocales de la Corte de Apelaciones se disputan, aprobar el dictámen de la Comision de Lejislacion con calidad de que el primero que ocupe el primer asiento lleve la voz. (Anexo núm. 211 .)
  5. Sobre el retiro de algunos batallones al campo, llamar al comandante jeneral de armas, i una vez llegado, fijarle como asiento el de los Ministros Plenipotenciarios, i después de pedirle muchas informaciones, dejar pendiente el asunto hasta el dia de mañana en que se traerán todos los documentos que a él se refieren.
  6. Desechar la mocion hecha por el señor Rodríguez para que se suspenda de su empleo al comandante jeneral de armas. ( V. sesion del 7 de Mayo de 1825.)
  7. Sobre la presentación del señor Argomedo, que la Comision Judiciaria encargada de su causa informe. ( V. sesión del 13.)
  8. Dejar en tabla el asunto relativo al retiro de los batallones. (V. sesiones del 13 i del 20.)

ACTA[editar]

Se abrió con asistencia de los señores Araos, Baquedano, Barros, Cáceres, Calderón, Concha, Eyzaguirre, Elizalde, Echeverría, Fuenzalida, Huici, Hurtado, Infante, Iñiguez, Larraín don Agustín, Luco,Meneses, Merino, Ovalle don José Antonio, Ovalle don José Tomás, Ovalle don Vicente, Olmedo, Prieto, Palazuelos, Pérez, Pradel, Urízar, Ugalde i Zañartu.

Preguntado por el señor Presidente el secretario sobre los asuntos del dia, contestó éste que eran asuntos particulares i principalmente estaban señalados el de don J. Santiago Campino i el de don Nicolás Rodríguez Peña con don Paulino Mackenzie.

Se hizo leer el espediente del primero, que era terminado a recusar al contador mayor para que no conociese en las cuentas que tenia presentadas; se declaró en discusion este negocio; i en estas circunstancias se anunció a la Sala que, habiendo sido llamado el dia anterior el señor don Gaspar Marín como suplente para que prestase el juramento i se incorporase a la Sala, se hallaba en la Secretaría i se le hizo entrar, prestó el juramento de estilo i tomó asiento.

Continuó la discusión sobre la recusacion del contador mayor, i declarado por bastante discutido el punto, se fijó la siguiente proposicion: ¿Es o nó recusable el contador mayor? Recibida la votacion, se resolvió por unanimidad de sufrajios que lo era i así quedó aprobado. En seguida, i como una deduccion de la anterior proposicion, se fijó esta otra: Recusado el contador mayor, ¿queda enteramente separado o nó? I recibida la votacion, se resolvió la afirmativa por veinticinco sufrajios en oposicion de seis. Luego, despues de algunas observaciones, se fijó otra tercera proposicion en estos términos: ¿Se recusa al contador mayor conforme a la lei que rije para los Ministros de la Corte de Apelaciones o a los jueces de letras? Recibida la votacion, se declaró por diezisiete sufrajios en oposicion de trece, que era recusable conforme a la lei establecida para los jueces de letras.

Luego se indicó sobre la escala que debia formarse para subrogar en las recusaciones a dicho contador mayor i la multa que debia fijarse, i se mandó pasase el asunto a la Comision de Justicia para que abriese dictámen sobre el particular.

Luego se pidió el asunto del señor Peña con Mackenzie, i habiendo espuesto el secretario que en ese solo dia se le habian entregado los autos, que no tenia conocimiento alguno de ellos ni habia un memorial ajustado para ilustrar a la Sala, se hicieron algunas indicaciones sobre que era bastante el informe de la Comision de Justicia, i otras que era necesario el memorial ajustado, de que resultó, declarado bastante discutido el negocio, la siguiente proposicion: ¿Se toma conocimiento del negocio, sujeta materia, sin memorial ajustado o nó? I quedó resuelto por veintiséis sufrajios en oposicion de dos, que debia hacerse el citado memorial, encargándose al secretario lo trabaje.

Concluido esto, se hizo presente por el señor Palazuelos que, para llenar la hora, se despachase un pequeño asunto sobre competencia que habia entre los señores que componen hoi el tribunal de la Corte de Apelaciones i los que ántes le componían, sobre el asiento que debian ocupar unos i otros, para juzgar en algunos negocios que habian quedado pendientes en su tiempo.

Se leyó el informe de la Comision de Justicia, sobre este particular, se puso en discusión, i declarado bastante discutido, se fijó la siguiente proposicion: ¿Se adopta el dictámen de la Comision con la calidad de que el primero que ocupe el primer asiento lleve la voz o nó? i resultó sancionado i aprobado por veintiocho sufrajios en oposicion de dos por la afirmativa.

Concluido este acto, se leyó un oficio del Ministro del Interior, en que hace presente que el comandante jeneral de armas le avisaba que los comandantes de los batallones números 5, 7 i 8, i cazadores a caballo le habian representado que no tenían que dar de comer a sus soldados, por lo que le indica que el siguiente se salía a situar en campaña con toda esta fuerza, cuya medida habia sido aprobada por el señor Supremo Director, i que era preciso escusar un hecho que, por la escasez del Erario, comprometía la seguridad pública. Tomada en consideración esta nota, despues de muchas i largas observaciones, siendo la hora incompetente, se levantó la sesión i se anunció por el señor Presidente que, siendo un negocio grave i urjente, se continuaría a la oracion del mismo día.

A la hora dicha, reunidos los señores, se abrió la sesion, i despues de repetidas i multiplicadas observaciones sobre el mismo particular, a consecuencia de una indicación que se hizo en la Sala sobre que era necesaria la comparecencia del comandante jeneral de armas i algunos documentos, se fijó la siguiente proposicion: ¿Se estima necesaria la comparecencia del señor comandante jeneral de armas con los oficios que se han indicado o nó? I resultó aprobada la afirmativa por diezisiete sufrajios en oposicion de doce; en seguida se propuso esta otra: ¿Se le manda venir esta noche o nó? I se declaró la afirmativa por veintiún sufrajios en oposicion de ocho.

Dada la órden por el conducto competente, i mandado llamar, efectivamente se presentó dicho señor en la antesala, se avisó por el edecán a la Sala, i habiéndose indicado por un señor diputado que no estaba asignado el asiento que debia ocupar, despues de varias observaciones que hicieron algunos señores, se pronunció la Sala unánimemente que por ahora ocupase dicho señor el asiento que otras veces habia tomado, que es el de los Plenipotenciarios, sin perjuicio de lo que el Congreso resuelva despues para los demás casos que ocurran.

En su virtud, entró dicho señor a la Sala, tomó el asiento designado, continuó la discusion, i habiéndosele hecho preguntas por los señores diputados, informó sobre todo lo que se le preguntó. Luego despues se le exijió por los documentos, esto es, por el oficio que habia dirijido al Supremo Director, anunciándole la salida de los cuerpos a campaña, i la contestación de dicho señor, aprobando esta medida. Contestó que no habia sido oficio el que le habia dirijido, sino una carta particular, i su contestación era de la misma naturaleza; que de la primera no habia dejado copia alguna, pero la segunda estaba mui pronto a manifestar el capítulo en que le aprobaba la medida; que no la habia traido, porque no era comunicacion oficial. Pidió también dicho señor se tuviesen a la vista los oficios que habia dirijido al Ministerio de Guerra, anunciándole la resolucion que habia tomado, con respecto a los cuerpos militares, con aprobación de S. E ., i quedó acordado por la Sala que debian traerse.

En este estado, despues de varias observaciones, se indicó en el curso de la discusión, por el señor diputado Rodríguez, que estimaba conveniente i necesario se suspendiese a dicho comandante jeneral de su empleo, hasta examinar los documentos que se habian mandado traer a la vista. Otros señores indicaron que,siendo la hora incompetente, no podrían con facilidad conseguir esos documentos, deque resultó la siguiente proposicion: ¿Se suspende la sesion hasta mañana, que vendrán los documentos que ha pedido la Sala o nó? I se declaró, por veintidós en oposicion de cinco, la afirmativa.

Luego despues se pidió por el dicho señor Rodríguez se votase sobre su indicación, i habiendo accedido la Sala, se fijó la siguiente proposicion: ¿Se suspende o nó, al comandante de armas? I se declaró, por veintitrés sufrajios en oposicion de dos, la negativa.

En este estado, se levantó la sesion, anunciándose para la siguiente ordinaria el mismo asunto, con los documentos que debian traerse.


ANEXOS[editar]

Núm. 208[editar]

En este instante acabo de recibir oficio del señor comandante jeneral de armas, en que me dice que los comandantes de los batallones números 5, 7 i 8 i cazadores a caballo le han representado no tienen qué dar de comer a sus soldados en el dia de mañana; i me dice que el dia de pasado sale con toda la fuerza a situarse en campaña en los puntos donde pueda proporcionar la subsistencia para el ejército, previniéndome que esta determinacion la ha comunicado el señor Director Supremo, quien, con fecha 9 del presente, ha convenido en ello.

Se acaba de retirar de la oficina el señor Ministro de Hacienda; pero incontinenti voi en busca de él a ver si podemos escusar un hecho que, por la escasez del Erario, compromete la seguridad pública.

El Ministro delegado que suscribe, presenta al Congreso su mayor consideración i respeto.— Santiago, Abril 12 de 1825. Francisco R. de Vicuña. —Al Congreso Nacional.


Núm. 209[editar]

Señor:

El diputado José Gregorio Argomedo suplica, rendidamente, al Congreso se sirva espücar si, en virtud de la providencia de su libertad, está o nó en aptitud de ejercer su representación. Cree de necesidad esta esplicacion para dejar con ella espeditos los recursos que convengan en justicia a él i al pueblo por quien representa. La consideración que le merece dicho pueblo le hace también esperarla con preferencia de la integridad del Congreso, al cual ofrece el suplicante su mayor respeto. —Santiago, 12 de Abril de 1825. —José Gregorio Argomedo.



Núm. 210[editar]

Esta Corte tiene el honor de acusar a US. recibo a su honorable nota, fecha de ayer, relativa a la resolución del Congreso Nacional sobre la suspensión, por ahora, de las causas de secuestros fiscales, i con esta fecha ha librado decreto para que se comunique a los jueces de letias de la comprensión del Estado.

Acepte US. los testimonios de aprecio que le reitera. Corte de Apelaciones i Abril 12 de 1825. Juan de Dios Vial del Rio. —Señor Secretario del Congreso Nacional.


Núm. 211[editar]

El Congreso, en sesión estraordinaria del 12 arriba citado, tomando en consideración el asunto de la competencia que se ha suscitado entre los señores que componen el Tribunal de Apelaciones i los que anteriormente lo componían, sobre el asiento que unos i otros deban ocupar en el juzgamiento de algunos negocios que quedaron pendientes en el tiempo de los segundos, se sancionó por la Sala de que el primero que ocupa el primer asiento lleve la voz de los predichos negocios.

El secretario que suscribe, tiene la honra de informarlo así a la Iltma. Corte, ofreciéndole todos sus respetos i alto aprecio. —Secretaría del Congreso, Abril 19 de 1825. —A la Iltma. Corte de Apelaciones.