Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1825/Sesión del Congreso Nacional, en 1 de enero de 1825

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CONGRESO NACIONAL
SESION 30, EN 1.° DE ENERO DE 1825
PRESIDENCIA DE DON JOAQUÍN CAMPINO


SUMARIO. —Cuenta. —Esposicion de los datos que hacen presumible una expedicion española. —Sustanciacion de los asuntos. —Discusión sobre el envío de una legación a Estados Unidos. —Sujecion de los Ministros de Estado al reglamento interior. —Forma de las proposiciones para votarse. —Triple discusion de todo asunto. —Mocion del señor Vicuña sobre suspension del Congreso i creación de un Senado. —Fijacion de la tabla. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De un oficio en que el Supremo Director trascribe otro del gobernador de Valparaíso sobre varios buques españoles que parecen dirijirse a Chile, i pide se le den cuanto ántes recursos para poner en movimiento la maestranza i surtir de municiones el parque. (Anexo núm. 185. V. sesiones del 26 de Setiembre de 1822, del 4 de Mayo, del 11 i del 31 de Diciembre de 1824 i del 8 de Abril de 1825.)
  2. De otro oficio con que el mismo Majistrado acompaña unos documentos relativos a la suspensión de las nuevas elecciones de Melipilla i a los abusos que uno i otro partido han cometido en ellas, i propone que el Congreso designe alguna persona que vaya a presidirlas. (Anexos núms. 186 a 195. V. sesiones del 13 de Diciembre de 1824 i del 4 de Enero de 1825.)
  3. De varias piezas presentadas por la comision nombrada en la sesion precedente para recibir ciertos informes del Gobierno i que hacen presumible el envío de una espedicion por los españoles. (V. sesión del 31 de Diciembre de 1824.)
  4. De una mociin del señor Vicuña relativa a que el Congreso suspenda sus sesiones por dos meses i nombre un Senado provisional que se ocupe esclusivamente en el arreglo de la Hacienda i del Ejército. (V. sesion del 21 de Julio de 1824.)

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Dejaren tabla la discusión de los medios mas propios para evitar los peligros de la espedicion con que la España amenaza. (V. sesión del 3.)
  2. Que la triple lectura de los asuntos que lleguen al Congreso se efectúe después de sustanciados por el Presidente, salvo las mociones de los diputados, las que se leerán ántes de sustanciarse. (V. sesión del 29 de Diciembre de 1824.)
  3. Dejar pendiente la discusión del envío de una legación a Norte América. (V. sesiones del 29 de Diciembre de 1824 i del 5 de Enero de 1825.)
  4. Aprobar el proyecto de la Comision de Policía que declara a los Ministros de Estado, cuando asisten a las sesiones del Congreso, sujetos a las disposiciones que rijen a los diputados. (V. las sesiones ordinaria del 24 de Noviembre dE 1823 i la del 21 de Noviembre de 1826.)
  5. Dejar pendiente la discusión de un proyecto que dispone que toda proposición se vote por sí o por nó.
  6. Disponer que toda proposicion se vote despues de tres discusiones.
  7. Dejar pendiente para la próxima sesión la mocion del señor Vicuña, sobre suspensión del Congreso i la discusión de los medios mas propios para organizar la defensa del país.

ACTA[editar]

Se abrió con asistencia de los señores Argomedo, Albano, Baquedano, Borgoño, Bezanilla, Caldera, Cordovez, Campino, Calderón, Eyzaguirre, Elizondo, Elizalde, Echeverría, Fernández, Gandarillas, González, Hurtado, Huici, Infante, Iñiguez, Lazo, Luco Metieses, Merino, Muñoz, Montt, Ovalle don Vicente, Ovalle don José Antonio, Ocampo, Prieto, Palazuelos, Pérez, Pineda, Torres, Vicuña i Vera.

El señor Presidente indcó a la Sala el motivo de la sesión i la comision nombrada hizo la siguiente esposicion, que traia varias cartas que manifestar, las que comprobaban la espedicion meditada por los enemigos del sistema, las que al comenzarlas a leer pidió el señor Argomedo se callasen los nombres de sus autores para evitar los males que podian orijinárseles haciéndose público, i así se ordenó, e instruido el Congreso de la efectividad de los riesgos, quedó en acordar los medios mas convenientes para evitarlos.

El señor Presidente consultó qué se debia hacer para la sustanciacion de los negocios, si ántes de ella debería verificarse o nó la triple lectura, i se resolvió se leyesen despues de sustanciados excepto de las mociones que deben leerse ántes en la Sala.

Se leyó un oficio del Gobierno sobre la lega1 ion del señor Zañartu a Estados Unidos, i no se resolvió.

Se presentó un proyecto por la Comision de Policía para que se adicionase al reglamento interior del Congreso el artículo siguiente: "Que cuando los Ministros de Estado se presenten a la Sala a hacer alguna esposicion queden sujetos a las disposiciones del reglamento, conforme al órden i policía que debe observarse por los diputados en las discusiones", i fué aprobado.

Se propusieron otras adiciones:

  1. Que toda proposicion deba precisamente votarse por el sí o el nó, i no se resolvió.
  2. Que todo negocio o proposicion deba votarse despues de tres discusiones i se aprobó.

Se leyó un proyecto del señor Vicuña, en que solicita suspenda sus sesiones el Congreso por el término de dos meses, i que se nombre un Senado provisional compuesto de cinco individuos, que solo entienda de los negocios de Hacienda i Guerra, i no entró en votacion ni discusión por los embarazos que se opusieron, sobre si estaba comprendida o nó en la órden del dia dicha mocion, si debia sufrir tres lecturas ántes de discutirse; todo lo que dió mérito a que se anunciase para el dia siguiente con los demás medios de defensa del país, atendida la esposicion de los riesgos i situación de la República, hecha por el Ejecutivo al Congreso por medio de la comision nombrada a este objetivo. —Joaquín Campino.


ANEXOS[editar]

Núm. 185[editar]

Soberano Señor:

En este momento acaba de recibir el Gobierno un oficio del gobernador de Valparaíso, fecha de ayer, en que le dice lo siguiente:

Gobierno de Valparaíso. —Hoi ha fondeado el bergantín mercante ingles nombrado Kiel procedente de Lóndres, su capitan Mr. Eduardo Larrion me ha hecho la declaración siguiente. —El 30 de Noviembre último encontró en la altura del Cabo de Hornos una corbeta como de 500 a 600 toneladas, con bandera española, que navegaba hácia estos mares, armada con 22 cañones; puestos al habla, Mr. Eduardo mandó su piloto a bordo de la corbeta, i allí le dijeron que se llamaba Rosa, que su destino era para San Blas de California, cargada de artículos mercantes, i que procedía de Jibraltar; pero, en contra de esto último, supo el piloto por los marinos que hablaron con los de su bote, que la corbeta procedía de Cádiz; observó también que la tripulación pasaba de 60 hombres, compuesta de españoles, franceses, portugueses e italianos, aunque allí no se hablaba mas idioma que el francés, i notó que los oficiales del tal buque eran en mas número que el que corresponde a un mercante, i vestidos con bastante aseo i decencia, bien que en traje de paisanos. Sabiendo que la dirección del Kiel era para Valparaíso, le dieron tres cartas para sujetos residentes en esa capital, las que al tiempo de fondear entregó al correo junto con las que traia de Lóndres. El 4 del corriente habló con la fragata Surft procedente del Japón, la que le comunicó que el dia ántes habian visto nueve velas, pero no distinguió su clase, ni su bandera. —Cuando he recibido esta declaración, ya el correo de hoi se habia marchado para esa capital, llevándose las tres cartas que entregó la Rosa, pero como Mr. Larrion me ha asegurado que aunque no recuerda los nombres de su dirección, luego que vuelva a ver los sobres de todas las cartas que entregó al correo, distinguirá las enunciadas tres; escribo en este momento por estraordinario al administrador jeneral, pidiéndole que el paquete en que fueron dichas cartas, lo devuelva a esta administración para que en su vista pueda Mr. Larrion designarlas i yo tener el honor de remitirlas a US. para los fines que pueda convenir.#

Lo que el Director Supremo tiene el honor de comunicar al Congreso Nacional para su conocimiento, reiterándole encarecidamente el nombramiento de la comision pedida con fecha de ayer.

Igualmente es de la mayor importancia comenzar inmediatamente a dar movimiento a la maestranza, i a surtir el parque de las municiones suficientes, i en cuyo acopio ya debia haberse empezado a trabajar. El Director Supremo nada puede hacer por falta de fondos, i está mirando aproximarse los peligros, sin capacidad por su parte para poner el país a cubierto de los riesgos que le amagan.

El Director Supremo renueva al Soberano Congreso los sentimientos de su mas alta consideración. —Santiago de Chile, Diciembre 31 de 1824. —Ramón Freire. —F. A. Pinto. —Al Soberano Congreso Nacional.


Núm. 186[editar]

Soberano Señor:

Por los adjuntos documentos que el Director Supremo eleva a la consideración del Soberano Congreso, se instruirá de los acontecimientos que han ocurrido en Melipilla, a consecuencia de la elección de diputados mandada practicar en aquella delegación. El Director, considerando el estado de inquietud i fermentación en que se hallaba el pueblo, a riesgo de ser perturbada su tranquilidad con escándalo público, tuvo a bien mandar suspender la elección hasta nueva determinación, i entretanto se noticiaba al Soberano Congreso de los particulares ocurridos, para que tomase las providencias mas oportunas. Mas, donde el Director llama especialmente la atencion del Congreso es a la esposicion del procurador jeneral de dicha delegación, en que manifiesta el medio infame i criminal de que se han valido algunos individuos para seducir a los incautos i atraerlos a su devocion, propagando la inicua i maliciosa idea de que el Gobierno Supremo tiene Ínteres en la elección de determinadas personas, contra el decoro, delicadeza e imparcialidad que siempre ha acreditado el que suscribe en todos los actos de su administración. Por tanto, espera que la Representación Nacional tomará este negocio en consideración con la circunspección que le es característica, i aun se atreve a recordarle como muí oportuna la medida de que se comisionase una persona de su mismo seno para que fuese a presidir la elección.

Con este motivo, el Director saluda a la Representación Nacional con el aprecio i consideración que acostumbra. —Santiago, Diciembre 29 de 1824. —Ramón Freire. —F. A. Pinto. —Al Soberano Congreso Nacional.


Núm. 187[editar]

Excmo. Señor:

El procurador (digo) apoderado de Melipilla, ante V. E. respetuosamente espongo: que he recibido comunicaciones de mi pueblo en que me avisan que algunos individuos interesados en las elecciones próximas de diputados, se ocupan de inquietar al pueblo con anuncios de que la relijion se pierde si los sufrajios no recaen en el doctor Egaña para tal diputado en el Congreso. Este funesto arbitrio ha sido tentado en aquel pueblo a imitación de la capital. Algunos ajentes del ex-gobernador, establecido en la villa, reúnen a los partidarios i, a fuerza de seducción, de imposturas i de cohechos, pretenden justificar la elección pasada. Se han hecho los arbitros de la reputación de todos los individuos, sin distinción, corren las campañas, reparten pronósticos fatales contra los que no suscriben a sus candidatos.

Esta licencia escandalosa, tan incompatible con el objeto de un gobierno regular, como con la misma libertad pública, cuyos resortes se inutilizan sometiendo la opinion con el hierro del fanatismo, es ya el asilo de los náufragos serviles que, desesperados de llegar a sus fines, pretenden inundar el Estado, destruyéndola unión i la confianza recíproca de los ciudadanos.

Si con anticipación no se toman medidas severas en mi pueblo, que restituyan el reposo i la libertad de los sufragantes, el resultado de la nueva elección será la voluntad de un fraile i tres demagogos seductores, cuya influencia, apode rándose hoi de las elecciones, mañana prepararán con mas suceso revoluciones funestas.

Por tanto:

A V. E. suplico se sirva decretar se prevenga al gobernador de Melipilla tome las medidas mas severas para contener a los que se ocupan de dividir el partido en las elecciones, procediendo contra éstos como enemigos de la libertad i seguridad públicas. —Nicolás Hurtado.


Santiago, Diciembre 21 de 1824. —Informe el delegado de Melipilla. —Pinto. —Astorga.


Núm. 188[editar]

En cumplimiento del decreto de veintiuno de la vuelta, en que se me manda informe sobre lo relacionado en este espediente, digo: que ya mis oidos se hallan cansados de oir decir que don José Fuenzalida, don Francisco Vargas i el presbítero Corei i otros cuantos, no se ocupan en otra cosa (desde la iniciativa a la elección de diputados) que en sembrar cizaña, estimulando la sencillez de estos habitantes, diciéndoles que la relijion se pierde sino ponen sus miras para diputado en don Juan Egaña; así es que este partido se halla todo conmovido a causa de estos antecedentes. La votacion está anunciada para mañana veinticuatro, la que pienso verificar en parte, porque para este dia se ha hecho la convocatoria, pero si S. E . tiene a bien el librar órdenes respectivas acerca del particular, se prorrogará para el dia hiñes veintisiete, haciéndose solo la elección de escrutadores.

Reitero a V. E. sobre los facciosos que no solo forman cizaña, sino que, acostumbrados a aquel antiguo monopolio de que en este pueblo han hecho alarde los referidos, se creen los únicos señores de esta provincia, así es que si tienen toda la estension que hasta aquí, en el dia de la elección no dudo lograrán conseguir sus depravados designios.

En esta intelijencia, S. E. determinará lo que crea conveniente sobre el particular.

Melipilla i Diciembre veintitrés de mil ochocientos veinticuatro. —Pablo Silva.


Núm. 189[editar]

Acompaño a US. el espediente del apodera do de este pueblo, con el informe competente que por decreto de veintiuno del presente se me manda estender.

Dios guarde a US. muchos años. —Melipilla, Diciembre 23 de 1824. —Pablo Silva. —Al señor Ministro del Interior.


Núm. 190[editar]

A efecto de hallarse el procurador jeneral propietario de esta villa, i ser implicado para presidir la elección de diputado, por ser comprendido en todo en la instancia que sigue este vecindario contra don Manuel Valdés, i en el artículo principal que es el del agua, cuyos autos se me han remitido para que se formalice su causa en mi juzgado, por haber adolecido de este defecto, lo pongo en conocimiento de US., para que si el referido insiste en ejercer las funciones de su cargo, se sirva US. ordenarme qué debo de hacer sobre este particular, advirtiéndole que, por ausencia del referido, el señor gobernador-intendente se sirvió nombrar por interino a don Simón Serrano, el que hasta la fecha se halla ejerciendo este empleo. También le prevengo que, hallándose aquí el espresado propietario, hasta ahora se me ha presentado como tal. Creo seguramente sea por no esponerse a que los vecinos de este pueblo traten de desobedecerlo, por los referidos antecedentes. —Dios guarde a US. muchos años. —Melipilla i Diciembre 23 de 1824. —Pablo Silva. —Señor Ministro del Interior.


Núm. 191[editar]

Participo a V. E., cómo habiendo sido convocados el dia de hoi los habitantes de esta delegación, que se hallasen aptos para subrogar voto a la elección de diputado, que V. E. i el Soberano Congreso me mandan practique, ésta ha sido inverificable en este dia por infinitos acontecimientos que han sucedido, los que detallaré dentro de un rato.

Se ha deferido la votacion para el dia mártes, veintiocho del presente, i para que no le tomen a V. E. de sorpresa, le imparto esta sucinta noticia, hasta dar parte en el pormenor de lo ocurrido, asegurando a V. E. que solo puede ser válido mi respeto, haciéndome remitir cien hombres, no con el objeto de que éstos hagan armas a los ciudadanos, sino para evitar los grandes males que ya en el dia de hoi he tocado tan de cerca. —Dios guarde a V. E. muchos años. —Melipilla, Diciembre 24 de 1824. —Pablo Silva. —Excmo. Señor Director Supremo.


Núm. 192[editar]

En parte dirijido ayer al Supremo Gobierno, he ofrecido detallar los acontecimientos de ese dia, que no pude individualizarlos en aquel rato. Cumpliéndolo, manifiesto a US. que ya es intolerable el abuso que varios sujetos hacen de la sencillez de algunos habitantes para seducirlos al cumplimiento de sus designios. Ya indiqué en dicho parte, que don José Fuenzalida, don Francisco Vargas i el presbítero Corei sembraban la cizaña de que la relijion se pierde si no elijen a don Juan Egaña. Ayer se ha visto confirmado, pues cuantos venian por su parte i la de otros aliados a sufragar, decian que votaban por el protector de la relijion don Juan Egaña. Son muchos los ajentes de estos manejos reprobados, pero señaladamente a mas de los dichos, se enumeran los hijos del anterior delegado don Manuel Valdés, i sus yernos don José Antonio Lecaros i don Pedro Nolasco Barros, e igualmente don Ramón Barros i tres de los señores Velasco, quienes, en la mañana de ayer, se agolparon a mi casa con todos sus domésticos e inquilinos, i con el estilo mas descompuesto e insultante, exijieron la apertura de la elección, tomando para todo la voz, dicho don Pedro Nolasco. Seguidamente, se marcharon a la Sala, i en ella hizo éste la elección de escrutadores, que fué aprobada a pesar de haberse practicado viciosamente, a pesar de habérseles indicado que era contra el tenor de la convocatoria permitir que votasen aquellas personas que no poseían ¡as cualidades legales. Nada ha bastado, porque habia un espíritu de partido i el plan estaba de manifiesto.

Seguidamente concurrió una parte de pueblo que, aunque menor en número, era mayor en votos lejítimos, como que se componía de ciudadanos capaces de sufragarlos conforme a la convocatoria. Dijo de nulidad de aquellos actos i pidió se suspendiesen. Los suspendieron por fin i deliberaron reservarlos para el 28 del corriente.

Concurría a dichos actos el procurador Achurra, que no se haliaba en ejercicio i a quien esa reunión autorizó para que lo reasumiese repentinamente, desempeñándolo otro por nombramiento superior. Sobre este particular hubo mil altercados escandalosos que me obligaron a ir a la mesa i mediar para que no resultase un suceso desagradable, lo mismo que en cuanto a la suspensión. Yo protesto a US. que, a no haberme personado, las cosas se habrían graduado en términos que hubiesen tenido despues un remedio sensible.

Convencido el titulado procurador Achurra de que el pueblo hacia una oposicion abierta a sus miras, me pidió auxilio para hacer armas contra él. Me negué a darlo, manifestándole a mas que no tenia tropa disponible. Me exijió que facultase a los mismos inquilinos que él i los sujetos referidos habian traido, i que, en efecto, venian parte de ellos armados; pero encontró en mi la misma resistencia.

Es todo lo que ha ocurrido, omitiendo particularidades menudas que quitarían a US. mucho tiempo, pero que influyen en que se deba temer un fatalísimo resultado, si el Supremo Gobierno no me provee de la respetabilidad necesaria, no para otra cosa que para consultarla quietud en un caso que no basten, como ya se manifiesta, mis insinuaciones i oficios. De lo contrario, yo no puedo cargar sobre mí responsabilidad alguna, i desde ahora lo manifiesto a US. en bastante forma. Podrá decírseme que mantenga el órden con los mismos habitantes del país, pero debe advertirse que supuesto que éstos pertenecen a uno u otro partido, no son aptos para aquel objeto. Los pueblos de esta provincia están, como se vé, en una espantosa división; unos, seducidos con la idea de que contradicen a la relijion sino elijen a Egaña, i otros, electrizados con el conocimiento del oríjen que tiene este error i persuadidos de que este sujeto no es el llamado a representar sus derechos, sino todo lo contrario.

Sírvase US. tomar en consideración lo espuesto, i dar de ello conocimiento al Supremo Gobierno para la urjente probidad que reclamo. Seria de mas protestar a US. que yo en nada intento mezclarme. Guardo en este asunto la imparcialidad i prescindencia que debo; pero no puedo prescindir del desorden i sus consecuencias, supuesto que soi responsable de la quietud pública. Consultarlo es el único móvil de mi solicitud sobre alguna tropa.

US. resolverá lo que estime de justicia. —Dios guarde a US. muchos años. —Melipilla, Diciembre 25 de 1824. —Pablo Silva. —Al señor Ministro del Interior.


Núm. 193[editar]

Excmo. Señor:

Como procurador jeneral de Melipilla i Presidente de la mesa de escrutadores para la elección de representantes al Congreso Nacional, i por acuerdo unánime de dicha mesa, hago presente a V. E. que, convocados todos los ciudadanos con sufrajios para las siete de la mañana de hoi, veinticuatro, i habiéndose elejido los escrutadores í procedido a la elección en cuyo acto continuábamos por cerca de dos horas, recibiendo los votos, se presentó repentinamente don Nicolás Hurtado, (a quien se ha mandado guardar arresto en esa capital) acompañado de cinco o seis individuos, pidiendo se suspendiese la votacion, i a pesar de nuestras excitaciones al señor delegado para que no permitiese tal suspensión que, sobre ser un atentado el mas ilegal, ocasionaba gravísimos perjuicios a los ciudadanos convocados para este dia i hora, i que se habian reunido como el número de quinientos o seiscientos; sin embargo, el delegado ha suspendido la votacion i citado nuevamente para el mártes, 28 del corriente.

No alcanzamos con qué facultad legal pueda haberse violado un acto nacional de tanto interes i seriedad. Pero, tolerado ya esto, suplicamos a V. E. dicte una providencia que, vindicando su alta dignidad i la probidad de sus Ministros, haga conocer a estos sencillos i virtuosos ciudadanos que el Gobierno no tiene el menor interes en estas elecciones, ni que estas disposiciones arbitrarias dimanan de su autoridad o influencia, porque, hablando francamente a V. E., varios demagogos están tomando el nombre de sus Ministros de Estado i presentando sus firmas suscritas en órdenes para objetos mui distintos, a fin de persuadir que es la voluntad de V. E. que se escluyan algunas personas en esta elección.

Otros, finjiendo formas ministeriales, despachan oficios, con inclusión de boletines de sufrajios impresos, en donde vagamente dicen que esta es la órden que han recibido de la autoridad, para que los ciudadanos sufraguen por estos boletines, i ya se deja entender que esta autoridad, que nombran, la esplican despues por las disposiciones de Gobierno. Acompaño a V. E. un oficio de esta clase que casualmente llegó a mis manos, con los boletines que incluyo.

Otros prometen que V. E. remitirá tropa veterana i que la presencia amenazadora de este cuerpo forzará a los tímidos i sumisos ciudadanos a que muden sus sufrajios i voten por quien pretestan que es el interes del Gobierno.

Finalmente, estos mas pocos i sediciosos sujetos, prevaliéndose del carácter pacífico i moderado de nuestros ciudadanos, esperan por último arbitrio entorpecer las elecciones, como lo acaban de hacer con gritería i tumulto.

En estas circunstancias, la mesa de escrutadores nombrados por los electores suplica a V. E. que, con la mayor urjencia, se digne disponer i declare:

Primero. —Que, por un bando público i por el mismo colejio de escrutadores, se haga entender a los ciudadanos electores que el Supremo Gobierno i sus Ministros no tienen el menor interes en escluir para representante al Congreso a ninguna persona, a quien la lei i las convocatorias reputan idóneos para este destino, ni para preferir a cualquiera otro, i que la persona que se atreviese a insultar disposiciones directas o indirectas será severamente castigado; que igualmente lo será el que contra haciendo notas oficiales en otro acto ministerial trate de imponer i sorprender a los ciudadanos.

Segundo. —Que el funcionario que, prevaliéndose de su autoridad, o el ciudadano que a fuerza de su influjo trate de retraer i separar del acto de elejir i prestar su sufrajio a cualquiera de los llamados por la lei, sufrirá igual castigo.

Tercero. —Que bajo de ningún pretesto se suspenda el acto de elecciones, una vez comenzado.

Cuarto. —Que, para conservar el órden i la tranquilidad, se ponga una escolta de la milicia provincial de caballería, que es la única de la provincia, que puede ser mandada por el único oficial veterano que casualmente ha despachado V. E. allí, el sarjento mayor don José María Barra, o cualquiera de sus oficiales o jefes del mismo cuerpo, para que de este modo se desengañen de que ninguna fuerza esterna i forastera los viene a oprimir.

Quinto. —Que todo el que con voces tumultuósas o reuniéndose con otros i haciendo asonadas, tratase de perturbar las elecciones, sea inmediatamente preso i remitido a la capital, i mucho mas el que emprendiese proceder de obra.

Sesto. —Que el actual delegado quede responsable al mas exacto cumplimiento de las órdenes de V. E., cuya infracción será correjida con la mas ejemplar severidad.

Espera el colejio de escrutadores que V. E. tendrá a bien oir i proveer inmediatamente sobre esta súplica, a cuyo efecto, aunque tenia acordado en esta acta de esta fecha presentarse personalmente a V. E., tienen a bien diputar a su Presidente i procurador jeneral para que por sí mismo, por el conducto del señor Ministro del Interior, presente a V. E. esta súplica.

Dios guarde a V. E. muchos años. —San José de Logroño, Diciembre 24 de 1824. —Francisco Achurra. —Excmo. Señor.


Núm. 194[editar]


DIPUTADOS POR MELIPILLA

PROPIETARIO, DonJosé María NovoaSUPLENTE, Don Felipe Ambrosi


Núm. 195[editar]

De la villa de Melipilla se le incluyen al párroco de esta doctrina cuarenta papeletas para que se repartan a los electores que deben concurrir el viérnes a dicha villa, i no hallándose él en su curato, como apoderado de él, haciendo sus veces i encargado por la autoridad, le remito a usted doce boletas para que las reparta a los electores, i si faltan algunas las puede usted mandar hacer al igual de las impresas. Yo espero que, en justicia i amor a la Patria, despliegue todo su vigor, i que, guiado por la formalidad i tino que lo caracterizan, hará que todos vayan i guarden órden, como, que por su oficio de hoi, me lo encarga el señor gobernador de este partido.

Dios guarde a Ud. —Cartajena, 19 de Diciembre de 1824 —J. M. Blanco. —Señor diputado de San Juan, don Francisco Barrales.