Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1825/Sesión del Congreso Nacional, en 22 de abril de 1825 (1)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CONGRESO NACIONAL
SESION 80, EN 22 DE ABRIL DE 1825
PRESIDENCIA DE DON JOSÉ MARÍA NOVOA


SUMARIO — Cuenta. — Aprobacion de las tres actas precedentes. — Asistencia del señor Ocampo. — Renuncia asiento en la Sala del señor Gandarillas. —Sesión para fallar la causa del señor Argomedo i otros.—-Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

De un oficio en que el doctor don Gabriel Ocampo anuncia que, no obstante su enfermedad, asistirá de nuevo a sesión desde el próximo lunes. (Anexo núm. 270.)

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Archivar el oficio en que el señor Ocampo anuncia que desde el próximo lunes volverá a asistir a sesión.
  2. Oir la relación de la causa seguida al señor Argomedo i otros. ( V. sesiones del 20 i del 22 bis.)
  3. Preguntar al señor Gandarillas si continua o nó ejerciendo el cargo de diputado; i habiendo respondido negativamente, admitirle la renuncia. ( V. sesión del 15 de Marzo de 1825.)
  4. Dejar en tabla la relación de la causa del señor Argomedo, i otros para la sesión ordinaria de esta noche. ( V. sesiones del 20 i del 22 bis.)

ACTA[editar]

Se abrió con asistencia de los señores que concurrieron, i abierta la sesión se mandaron leer las actas anteriores, esto es, la del 20 por la mañana, la de este mismo dia por la noche i la del 21 a la misma hora i fueron aprobadas i rubricadas por el señor Presidente.

Luego se dió cuenta de un oficio del señor Ocampo, que remitió en contestación a otro que se le remitió por Secretaría, contestando que estaba mui pronto a cumplir su obligación de llevar los diarios, i que a pesar de su enfermedad asistiría a la Sala el lunes próximo. Resolvió la Sala quedar conforme, supuesto estar próxima su venida.

En seguida se pidió i mandó hacer la relación de la causa de los señores procesados; se verificó, i concluida, se presentó el señor Gandarillas a la barra en protección de don José Ignacio Sotomayor; se suscitó entónces la disputa qué lugar debia ocupar, porque, no habiéndosele admitido su renuncia de la diputación, se consideraba todavía como tal diputado; se hicieron varías observaciones, despues de tomado en consideración este punto, i en el curso de la discusión indicó el señor Rodríguez que podia concillarse todo preguntándole a dicho señor Gandarillas si continuaba en la diputación o nó, i en el caso de la negativa, que se le considerase separado de la Sala, i que así se declarase. Se hicieron también algunas observaciones sobre esta indicación, i declarado discutido el punto, se fijó la siguiente proposicion. ¿Se pregunta al señor Gandarillas si continúa en la diputación o nó? I resultó aprobada la afirmativa, concurriendo a votar veinticinco señores. En seguida se le hizo efectivamente la pregunta, i respondió que nó. Entónces se abrió de nuevo la discusión sobre si sele admitia la renuncia o nó, i estando bastante discutido se fijó la proposicion en los mismos términos que ántes se ha dicho i resultó la afirmativa, concurriendo a sufragar veintitrés señores; i en este estado, se levantó la sesión, anunciándose que, para la ordinaria de la noche, continuaba el mismo asunto que quedaba pendiente.


Núm. 270[editar]

Hace mucho tiempo que, como secretario del Congreso, estoi persuadido, en virtud de un acuerdo del mismo, que la redacción de debates es uno de mis deberes. Consecuente a este conocimiento i a las disposiciones congresales, principié a llevar este trabajo desde la sesión del 20 de Febrero, hasta haber impreso en corto tiempo seis pliegos. La reclamación del señor Campino para que se le permitiese organizar sus discursos impresos, i despues la ansiedad de la misma Sala para determinar lo que debia ejecutarse para seguir la redacción, bien en la sesión indicada o en otras, fueron los motivos que me obligaron a no continuar este trabajo, i no el culpable olvido de una de mis primeras obligaciones. Posteriormente a estas circunstancias, la enfermedad de que adolezco i la imposibilidad en que ella me constituía para todo trabajo, ha sido causa bastante para que hubiese parado la redacción. El que suscribe, ruega al señor secretario haga presente a la Sala esta su esposicion para que se penetre de que, ni el olvido de la obligación que se le recuerda por US., ni la falta de deseo para llenar sus disposiciones, no han tenido parte alguna en la paralización de la redacción, i que estoi pronto a continuarla en el momento que pueda asistir a la Secretaria, que será el lunes próximo, aunque el facultativo que me asiste me ha prohibido salir de casa por la noche.

Aprovecho esta oportunidad para corresponder al señor secretario sus ofrecimientos de consideración i aprecio. — Estudio, 21 de Abril de 1825. — Doctor Gabriel Ocampo. —Al señor Secretario don Fernando Elizalde.


ANEXOS[editar]

Núm. 271 [1][editar]

La Comision de Minería nombrada por el Congreso Nacional quiere instruirse de US., por mi conducto, de lo que crea conducente en el proyecto que ministra el adjunto espediente que tengo el honor de acompañarle, con cuyo informe se devolverá a esta Secretaría con la oportunidad que exije la delicadeza de la materia. —Con este motivo, se ofrece el secretario de la Sala al señor superintendente con toda su consideración i aprecio.—Secretaría del Congreso, Abril 22 de 1825. -Al señor Superintendente de Moneda.


  1. Véase sesiones del 14 de Abril i del 6 de Mayo de 1825. (Nota del Recopilador.)