Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1845/Sesión de la Cámara de Diputados, en 22 de agosto de 1845

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CÁMARA DE DIPUTADOS
SESION 27.ª EN 22 DE AGOSTO DE 1845
PRESIDENCIA DE DON RAMON LUIS IRARRÁZAVAL


SUMARIO. — Nómina de los asistentes. — Aprobacion del acta precedente. — Cuenta. — Solicitud de don R. Aldunate — Presupuesto de Justicia, Culto e Instruccion Pública. — Contribucion municipal en Copiapó. — Recompensa a la familia de don Manuel Renjifo. — Solicitud de don Pedro Trujillo. — Acta. — Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De un oficio por el cual el Presidente de la República comunica que queda enterado de la renovacion de la mesa. (Anexo núm. 99. V. sesion del 4).
  2. De un informe de la Comision de Peticiones sobre la del capitan retirado don Rafael Aldunate (Anexo núm. 100. V. sesion del 18 de Julio último).

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Pedir informe a la Comision Militar sobre la solicitud de don Rafael Aldunate. (V. sesion del 16 de Octubre de 1845).
  2. Aprobar en la forma que consta en el acta las partidas 11, 15, 18 i 19 del Presupuesto de Justicia. (V. sesiones del 20 i 25).
  3. Aprobar en jeneral el proyecto de lei que crea en Copiapó una contribucion a beneficio de la Municipalidad. (V. sesiones del 4 i el 25).
  4. Aprobar tambien, en jeneral, el proyecto de lei que concede cierta recompensa a la familia de don Manuel Renjifo. (V. sesiones del 11 i el 25).
  5. Aprobar el proyecto de lei que por via de indemnizacion concede a don Pedro Trujillo una pension vitalicia de 50 pesos mensuales. (V. sesiones del 20 de Agosto i 15 de Setiembre de 1845).

ACTA[editar]

SESION EN 22 DE AGOSTO DE 1845

Se abrió a las 7 ½ de la noche, con asistencia de los señores Arteaga, Barra, Dávila, Donoso, Eguigúren, Errázuriz don Ramon, Fórmas, Gandarillas, García de la Huerta, Gundian, Iñi guez, Irarrázaval, Larrain, Lazcano. Lastarria, Lastra, León, Lira, López, Mena, Montt, Necochea, Palacios, Palazuelos, Palma don Cipriano, Palma don José Gabriel, Pérez, Pinto, Prieto, Riesco, Rosas, Sánchez, Seco, Tagle don José Agustin, Tagle don Ramón, Toro don Antonio, Varas i Renjifo.

Aprobada el acta de la anterior, se leyó un oficio del Presidente de la República en que anuncia quedar instruido de la elección de Presidente i Vice-Presidente últimamente hecha por esta Cámara i se mandó archivar.

Luego despues se leyó un informe de la Comision de Peticiones en la solicitud del capitan retirado don Rafael Aldunate; se consultó a la Cámara sobre si se admitía o nó i resultó admitida por unanimidad, en virtud de lo cual se mandó pasar a la Comision Militar.

Concluido esto se pasó a continuar la discusion de las partidas 11, 15, 18 i 19 del presupuesto del Departamento de Justicia i despues de discutidas, i consideradas las observaciones que sobre ellas presentó la Comision, se desecharon todas las enmiendas que dicha Comision proponia i se aprobaron sin alteracion las espresadas partidas del modo que a continuación se copian:

Catedral de Concepcion aplicando la tercera parte de la renta de los canónigos para la reedificación de la misma iglesia:


Renta del R. obispo de Concepción, doctor don Diego Antonio Elizondo 
6,000
Id. del R. Obispo absuelto, doctor don José Ignacio Cienfuegos.
2,400

Id. del Dean
3,583 .6
Id. del Arcediano
3,105
.5
Id. de la canonjía primera
2,389
Id. de la canonjía segunda
2,389
Id. de la canonjía tercera
2,389
Id. de la canonjía cuarta
2,389
Para gastos ordinarios i estraordinarios del culto
2,000
Renta del secretario del Cabildo eclesiástico
100

Renta de dos curas del Sagrario con 260 pesos cada uno
520
Renta del sacristan mayor
500
Id. del maestro de ceremonias
200
Id. de seis capellanes de coro con 300 pesos cada uno
1,800
Renta del pertiguero
100
Id. del apuntador de fallas
100
Id. del caniculario
30

Id. del maestro de capilla 600
Id. del primer sochantre 300
Id. del segundo sochantre 130
Id. del primer violin 100
Id. de cuatro músicos de distintos instrumentos a razon de 100 pesos cada uno 400
Renta de cinco niños a razón de 50 pesos cada uno 250
Al seminario i colejio de Concepción 7,817


Sínodo de curas incongruos:


Al cura de Valdivia 200
Al id. de Osorno 250
Al id. de la Union 250
Al id. de los Anjeles 200
Al id. de Chillan 200
Al id. de Larqui 200
Al id. de Pemuco 200
Al id. de Antuco 200
Al id. de Yungai 200
Al id. de Lontué de Petorca 100
Al id. de Pelarco 200
Al id.de Pichidegua 170
Al id, de Colchagua 100
Al id. de San Jerónimo de Alhué 120
Al id. de Cartajena 70
Al id. de Curacaví 70
Al id. de San José de Maipo 225
Al id. de Victoria 200
Al id. de San Lázaro 200
Al id. de Mincha o Illapel 100
Al id. de Quilimarío Pupio 200
Al id. de Cutum o Choros 200
Al cura de Paposo con 100 pesos para un sacristan 700
Al cura de San Pedro i Colcura. 250
Al id. de Doñihue 100
Al id. de Renca 200
Al id. de San Saturnino 200
Para asignación de sínodos a curas incongruos 2,500


Sección de Instrucción Pública. —Universidad de Chile:


Sueldo del Rector don Andrés Bello 1,500
Sueldo del secretario jeneral don Manuel Talavera 1,000
Para gastos de archivo i secretaría jeneral incluso un escribiente 500
Sueldo del Decano de Teolojía don Rafael Valentín Valdivieso 1,000
Sueldo del Secretario de Teolojía 600
Gastos de secretaría de Teolojía. 300
Sueldo del Decano de Leyes i Ciencias Políticas don Mariano Egaña 1,000
Sueldo del secretaría de id. don Miguel Gúemes 600
Gastos de secretario de id 300
Sueldo del Decano de Medicina don Lorenzo Sazie 1,000
Sueldo del secretario interino 600
Gastos de secretaría de id 300




Sueldo del Decano de Matemáticas i Ciencias Físicas don Andrés Gorbea 1,000
Sueldo del secretario de id 600
Gastos de secretaría de id 300
Sueldo del Decano de Filosofía i Humanidades don Miguel de la Barra 1,000
Sueldo del secretario de id. don Antonio García Reyes 600
Gastos de secretaría de id 300
Sueldo del primer Bedel don Félix León Gallardo 300
Id. del segundo id. don Vicente Hurtado 200
Cinco premios anuales 1,000


Instituto Nacional:


Por el rédito de de 20,000 pesos de la capellanía que mandó fundar don Agustin de la Concha. 800
Para pago de treinta becas i treinta medias becas dotadas por el Gobierno 4,000
Para id. de las cátedras de medicina 1,350
Renta de la sétima canonjía del coro de Santiago aplicada a este establecimiento 2,000
Por 7,000 pesos para reemplazar igual suma que por Decreto Supremo de 22 de Junio de 1830 se mandó aplicar a este establecimiento de la deuda a su favor resultante del ramo de balanza 7,000
Para llenar el déficit que resulta en los fondos del mismo establecimiento 4,500
Para llevar a efecto el aumento de sueldos acordado por el Consejo de la Universidad i decretado por el Gobierno 8,000
Para la adquisición de instrumentos i demás útl'es para el laboratorio químico i el gabinete de física 3,000


Habiendo con esto quedado concluida la discusion del Presupuesto del departamento de Justicia, se puso en discusion jeneral el proyecto de establecimiento de un impuesto municipal en el departamento de Copiapó, i se aprobó por unanimidad.

En seguida se puso en discusion jeneral también el proyecto de honores i recompensa a la memoria i familia del finado Ministro de Hacienda don Manuel Renjifo, i fué aprobado por mayoría de treinta i dos votos contra dos que lo desechaban.

En seguida i finalmente se puso en nueva discusion el artículo propuesto en la sesión anterior a consecuencia de la solicitud de don Pedro Trujillo e informe de la Comision respectiva, i puesto en votacion resultó aprobado por mayoría de dieciocho votos contra diecisiete en la forma que sigue:

"Artículo único. El Congreso Nacional concede a don Pedro Trujillo $ 50 mensuales de que gozará durante su vida i a mas del sueldo de que hoi disfruta por su retiro en compensación de los sueldos que dejó de percibir desde el año de 1832 hasta el de 1843, en que se le concedió su jubilación civil."

En este estado se levantó la sesión a las nueve i tres cuartos de la noche, quedando en tabla para la siguiente el Presupuesto del departamento de Hacienda, los dos proyectos pasados por el Ejecutivo i aprobados en jeneral en esta noche i los asuntos particulares de doña Juana del Solar i del Jeneral don Ramón Freire. —Irarrázaval. —R. Renjifo.

SESION EN 2 2 DE AGOSTO DE 1845[1]

Aprobada el acta de la sesión anterior, se leyó un oficio del Presidente de la República en que anuncia quedar instruido en la elección de Presidente i Vice-Presidente, últimamente hecha por esta Cámara, i se mandó archivar.

Luego despues se leyó un informe de la Comision de Peticiones, en la solicitud del capitan retirado don Rafael Aldunate, se consultó a la Cámara sobre si se admitía o nó, i resultó admitido por unanimidad, en virtud de lo cual se mandó pasar a la Comision Militar.

Continuó la discusion del exámen de los Presupuestos: se leyó la partida i i i se puso en segunda discusion.

El señor Presidente. —Ya se ha visto que son dos las observaciones de redacción que hace la Comision sobre esta partida; de consiguiente, se procederá a votar sobre ella.

Se consultó a la Sala sobre si aprobaba la 1.ª i fué desechada, i del mismo modo la 2.ª, quedando la partida aprobada en su forma orijinal.

Se puso en segunda discusión la partida 15 "Sínodo de curas incongruos."

El señor Seco. —Recuerdo que en la sesión anterior se trató sobre esta partida en que se señala la congrua que tienen los curatos de Renca, San Saturnino i San Lázaro.

En aquella sesión el señor Ministro de Justicia, con mui sólidas razones, hizo ver que estas congruas debian subsistir, i probó hasta la evidencia lo infundado de las pretensiones de la Comision. Yo tengo algunos datos sobre esto i diré algo para ilustrar a la Cámara. El curato de Renca es tan pobre que dos eclesiásticos lo han despreciado por razon de sus cortos productos. El de Yungai algunos de sus vecinos sostienen al cura esperando que se mejore algun dia, i será cuando haya número doble de poblacion. El de San Lázaro, el cura propietario de San Lázaro, que así debo espresarme, a éste se le quitó la mitad de su producto para agregarlo al de Yungai; este curato, siendo pobre como lo ha sido siempre, quedó por consiguiente, mas pobre que lo que era, i parecia natural que se le hubiese indemnizado este perjuicio dándole alguna cosa.

El curato de San Lázaro es enteramente pobre, no tiene un cuarto donde habite el cura, es necesario, pues, que pague habitacion en otra parte. El cura de San Lázaro tampoco tiene derechos de informacion, porque todos ellos van a la Curia; tampoco tiene primicias, a no ser que los pobladores de los campos situados al sur de la poblacion i contiguos a ella le den mote, huesillos o bollitos, que es todo lo que producen.

No hace mucho tiempo a que se dieron unas misiones, i a consecuencia de ellas se hicieron mas de cien casamientos de balde. De esta jente, pues, no le resulta ventaja alguna al cura: trabajos sí i atenciones que les son imprescindibles. La verdad, es, señores, que cuanto menor sea la dotacion de los curas, tanto mayor es el perjuicio que sufren sus miserables feligreses; pues es mui natural que un cura pobre acabe por ser hostil i tirano. ¡Ojalá, señores, se pensara en dotar a los curas! ¡Ojalá se realizara este pensamiento! Entónces empezaria una nueva éra para la nacion, entónces habria moralidad, i en suma, resultarian ventajas incalculables. Tal es, señores, el imperio de la pobreza, de la necesidad, que hai curas que cuando un pobre se muere i no tiene con qué pagar los derechos de entierro, quisieran que el muerto tuviera un brazo o una pierna de plata para llevársela consigo. Ya el espíritu evanjélico, el apostólico, está perdido, i mui pocos son los curas en quienes se encuentra ese espíritu: i esto ¿por qué? En vista de estas razones, señor, creo que de ninguna manera debe admitirse la indicacion que tiene por objeto privar el sínodo a los curas de que se ha hecho referencia, i a mas de no convenir con tal idea, concluiré haciendo indicacion para que al cura de San Lázaro se le agreguen 200 pesos mas. He dicho.

Se votó por esta partida i resultó aprobada en su forma orijinal, quedando sin efecto las indicaciones que se habian hecho sobre ella.

Se puso en segunda discusion la partida 18 "Seccion de instruccion pública, Universidad de Chile."

El señor Larrain. — La Comision Mista del Senado i de la Cámara de Diputados ha hecho observaciones para que se reduzca el sueldo de esos empleados.

Cuando este proyecto tuvo primera discusion, indiqué los motivos que la Comision tuvo para solicitar esta supresion. La primera consideracion que ha tenido presente la Comision, es que el servicio de la Universidad no se perjudica en nada con las modificaciones que ha propuesto, porque...

El señor Presidente. — Permítame el señor Diputado que le interrumpa, talvez está equivocado; no se trata del proyecto que acaba de citar. Si V. E. quiere hablar sobre la materia, puede hacerlo; pero del proyecto no se trata todavía.

El señor Larrain. — Voi a hacer relacion del proyecto que la Comision ha presentado, para que los Señores Diputados desechen la partida del Presupuesto. Diré, señor, que a mas de que la Universidad puede seguir su curso i de que el servicio público no se alterará de ningun modo, la Comision tuvo presente que los sueldos que disfrutan los empleados de la Universidad son compatibles con cualesquiera otros que paga el Fisco; i es insignificante la rebaja, porque siempre estos empleos son desempeñados por personas que tienen otras ocupaciones, como lo son los que actualmente los desempeñan. tambien tuvo presente la Comision que la cantidad fijada en la lei de los empleados de la Universidad para gastos de escritorio era mui desproporcionada, en atencion a que los Ministros tienen 200 pesos para gastos de escritorio, i la Secretaría de Universidad tiene 300; i que no puede la Secretaría de la Universidad tener el trabajo que un Ministerio.

En la última sesion del Consejo Universitario he visto que el Secretario de una de las Facultades devolvia de los sobrantes 96 pesos, si no me equivoco, i esta cantidad va engrosar los fondos de la Tesorería de la Universidad, ¿i con qué objeto? Yo no concibo para qué darle una cantidad que vaya a engrosar fondos que no sabe qué destinos van a tener ni tampoco para qué se tiene esta Tesorería separada.

En otro artículo del proyecto de la Comision tambien se dice que los 2,000 pesos dados para premiar las obras anuales se pidan por la Tesorería de la Universidad cuando se ofrezca. Estas son las principales razones que tuvo la Comision para pedir que fuese desechada la partida del Presupuesto. Si la Cámara hace alguna fuerza, las observaciones de la Comision desechará la partida que está en discusion. La Comision al presentar este proyecto no ha querido suprimir la Universidad, está convencida de que es un cuerpo que debe existir. Esta pequeña modificacion en nada traba la marcha de la Universidad; de consiguiente, la Cámara resolverá lo que crea mas conveniente. He dicho.

El señor Varas. — Me parecen del todo inoportunas en la presente discusion las razones que ha alegado el señor Diputado preopinante. Hai una lei que establece la Universidad i las Cámaras deben respetar la lei miéntras que no sea abolida por otra lei. Si se desecha la partida, es lo mismo que estinguir la Universidad. Ademas, las reflexiones que se han hecho se refieren a un proyecto que no se ha presentado; no se sabe cuál será el voto de la Cámara sobre ésto. Cuando el proyecto se presente, entónces se harán observaciones, porque entónces sabrá el voto de la Cámara. Si la Cámara se conforma con él, se desechará la partida, pero miéntras esté vijente la lei que señala los sueldos de la Universidad, la partida debe dejarse. Supongamos que se redujese a un tercio la cantidad espresada en la partida ¿qué distribucion haria el Gobierno de esta cantidad? ¿A quiénes dejaria sin sueldo? Pero esta no es una cantidad arbitraria, están asignados por la lei los sueldos.

Esto manifiesta, pues, que las observaciones que se han hecho no pueden tener lugar por lo pronto, porque esta discusion no es del caso.

Pero no obstante, diré alguna cosa sobre las razones que ha tenido la Comision. Dice que los sueldos que estos empleados gozan, son compatibles con cualesquiera otros, i que es insignificante esta supresion, porque estos empleos son desempeñados por personas que tienen otras ocupaciones.

Pero, señor, ¿habrá razon para creer que los destinos de la Universidad serán ejercidos siempre por individuos que tengan otro sueldo? ¿No puede suceder que mañana no sea asi? Se dice tambien, señor, que los trabajos de la Universidad podrán marchar sin estas resultas pero yo creo que sucedería lo contrario: los trabajos de la Universidad son de grande interes, cada uno de los Decanos de las Facultades tienen funciones importantes que llenar, i la rebaja de los sueldos producirá talvez el mal de que estos trabajos se hagan con lentitud o con poco empeño.

Acerca de la comparacion que se hace de los gastos de escritorio de los Ministerios con los de la Universidad, digo que no es exacta, porque debia tenerse presente que en los gastos de escritorio de la Universidad se incluye el pago de escribiente, cosa que no sucede en los Ministerios, donde hai oficiales suficientes. Si hai algun sobrante de la cantidad que se da para esos gastos, i se ignora su inversion, yo diré, señor, cuál es la que se da: se invierte en la reimpresion de libros para la educacion primaria, i en otros usos mas de esta naturaleza. Si se cree que estos objetos son dignos, no habrá entónces que temer que la caja universitaria emplee mal sus fondos.

El señor Lastarria. Yo hubiera deseado que el señor Ministro de Justicia que acaba de hablar, se hubiera fijado en un hecho, a mi ver, bastante grave que ha fijado el señor Diputado por Santiago. Ha dicho este señor, que la partida destinada en la lei para premiar las obras que se hagan en la Universidad, sea entregada a esta corporacion a pesar de no haberse escrito ninguna obra que haya obtenido premio en este año.

El señor Diputado que ha hablado de esta manera, me parece que habrá visto la cuenta que ha pasado la Universidad para el cobro de esa cantidad, i por consiguiente, creo que tendrá motivo de afirmar lo que yo os acabo de indicar, i como las partidas designadas en los Presupuestos anuales no pueden destinarse a otros objetos sino a los que señalan los mismos Presupuestos, quisiera saber si se ha sacado esta cantidad para otra cosa que para premiar las obras.

El señor Larrain. — Los $ 14,000 por la lei de la Universidad deben invertirse en sueldos de empleados, gastos de Secretaría i premio de obras, porque nuevamente está en el Presupuesto: luego los $ 1,000 han ido a la tesorería de la Universidad. Contesto en esto a la interpelacion que se me ha hecho. En cuanto a las demas observaciones, diré que la lei de la Universidad, cuando señala la cantidad para gastos de escritorio de cada Facultad, no habla de gastos de escribiente, i por eso he pensado siempre que esta cantidad era sólo para gastos de secretaría. Si el sobrante se emplea en impresion de libros mui buen destino se le da; pero yo he visto en los Presupuestos de los Ministerios, pedir cantidades para varias impresiones, que son las que la Cámara ya ha aprobado con este objeto; no recuerdo lo que se ha pedido, pero la Cámara ya ha aprobado algunos, i tiene a la vista este Presupuesto. No en todo lo que sea bueno debemos gastar, porque entónces gastaríamos demasiado. Si la Cámara acuerda una cantidad exorbitante para gastos de escritorio; mui bueno es tambien que el sobrante se destine a la impresion de libros; ¿pero estamos seguros de que mañana se le dará la misma inversion?

Yo creo, señor, que estamos en el caso de oir las observaciones de la Comision; porque si la partida se desecha, tendrá un estímulo mas la Comision para despachar el proyecto de lei; mas si fuese aprobada tal como está en el Presupuesto, entónces el proyecto no se despachará este año. Por tanto, insisto en que se deseche la partida del Presupuesto. He dicho.

El señor Varas. — Se ha fijado el señor Diputado antepreopinante en la partida de $ 1,000 que se concede a la Universidad para premio de obras, i se ha preguntado si se invierte o nó. El señor Diputado de la Comision ha querido contestar aisladamente a esta pregunta, diciendo que se ha invertido, porque está en el Presupuesto: mala razon me parece ésta. Todas las cantidades que se ponen en el Presupuesto no se gastan.

Acerca de ésta de $ 1,000, creo que no existe en la Tesorería, i por lo que a mí toca, no recuerdo haber firmado resolucion alguna en que se mande entregarla. Vuelvo, señor, a decir que aunque la lei diga queda para gastos de secretaría, se comprende precisamente el gasto de escribiente i la suma destinada sirve para gastos escribiente i de escritorio, i esto es lo que se hace en el dia, dice el señor Diputado preopinante, que porque se destina la partida para gastos de escritorio, no conviene, que se aplique tambien a otros usos, como la impresion de libros i otras cosas de igual utilidad. Parece que la Comision hubiera tenido en sus ideas un empeño en combatir las partidas destidadas a la instruccion pública, i aun diré, señor, que es tan corto este gasto, que valdria mas que la Comision no hubiese fijado tanto su atencion en él. Por otra parte, señor, yo creo que por muchas que fueran las cantidades que se destinaran a la instruccion pública, serian mui bien empleadas. Si hai alguna necesidad que merezca ser atendida, con preferencia, es la de fomentar las luces, que tan eficazmente contribuyen a engrandecer i mejorar la condicion social del pais.

El señor Presidente. — Me parece que el señor Diputado por Santiago que acaba de proponer a la Cámara que deseche la partida en que se dota a los empleados de la Universidad, ha incurrido en una manifiesta contradiccion. El señor Diputado como miembro de la Comision de Presupuestos, ha suscrito el proyecto de lei pidiendo la reforma de la lei que creó a la Universidad, de la que dotó sus empleados, de la que designó sus gastos.

Al suscribir el proyecto de lei, ha reconocido un principio de estricta justicia, cual es de que las Cámaras tienen que aprobar todas las partidas que estén conformes con la lei.

El juicio discrecional de las Cámaras es respecto de aquellos gastos que se hacen para satisfacer una mera necesidad, sobre cantidades que se pidan para atender a ocurrencias estraordinarias, i en fin, para aquello que no está en la lei. Las facultades de la Cámara tambien se estienden a reformar una lei en virtud de la cual crea que se hace un gasto indebido, puede derogarla, es cierto; pero para esta reforma, para esta derogacion, debe procederse con todos los trámites que la Comision señala para que se lleven a cabo los proyectos de lei.

Ahora se propone, no obstante haberse reconocido ese mismo principio, que se deseche bruscamente la partida que habla de la Universidad de Chile. Encuentro, pues, que esto envuelve una manifiesta contradiccion que seria un proceder mui brusco, por esplicarme así; el destruir una obra tan importante que el Congreso mismo sancionó dos años hace solamente; desechar la partida en discusion, importa quitar los empleados, i por consiguiente, hacer que la Universidad no continúe en sus trabajos. ¿Seria esto prudente?, ¿i seria cordura de la Cámara hacerlo así? ¿Seria cuerdo que deshiciese hoi lo que hizo ayer, i cuando ya empezamos a recojer los frutos importantísimos del establecimiento que ayer no mas creamos?

Hago estas observaciones sin entrar en el fondo de la cuestion; cuando llegue el proyecto a discutirse, haré presente que ni una de las observaciones que hace la Comision sobre los gastos que orijina la Universidad, es admisible; manifestaré que cualquiera de éstas que se aprobara, vendria a ser la ruina de este establecimiento, de ese bello plantel del cual empezamos a recojer importantísimos frutos.

El señor Montt. — Se ha deseado saber si se ha hecho pasar a la tesorería universitaria la cantidad destinada a premios de obras en este año.

Como he desempeñado anteriormente el Ministerio de Instruccion Pública, quizás en mi tiempo se haya dado alguna providencia sobre esto, i si el conocimiento de este hecho importa en la presente discusion, para la sesion próxima, podré satisfacer a la Cámara sobre él, por ahora no recuerdo bien. Desearia saber, señor, si se quiere tener conocimiento de esta circunstancia.

El señor Lastarria. — Si yo deseara saber individualmente esta circunstancia, pasaria yo mismo al Ministerio i me informaria de ella; pero como al señor Diputado por Santiago se le ofreció esta duda i como yo tengo para mí que una partida del presupuesto no puede destinarse absolutamente a otros objetos que los que ella indica, llamé la atencion de la Cámara sobre este hecho grave.

Mas, como acabo de oir al señor Ministro de Instruccion Pública que por su mano no ha pasado ninguna cuenta relativa a esa cantidad, he quedado satisfecho, i esto me basta.

Si la Cámara no tiene inconveniente, me parece cuestion concluida.

El señor Montt. — El señor Ministro de Instruccion ha dado esplicacion, diciendo que en el tiempo que desempeña ese cargo no ha pasado esta cantidad a la caja de la Universidad, i me refiero a una época anterior: si ha pasado, acepto la responsabilidad con todas sus consecuencias; i en la sesion próxima, podré decir a la Cámara si ha pasado o nó.

Ya que he tomado la palabra sobre este asunto, voi a espresar mi opinion. Ninguna de las modificaciones hechas por la Comision en las partidas de los presupuestos, ninguna me ha parecido mas desnuda de fundamento que las que se refieren a la Universidad. He tratado de investigar el espíritu de la Comision de Presupuestos, de investigar su verdadero pensamiento i he alcanzado a descubrir que no es el de una verdadera economía, sino el de destruir un cuerpo que es sumamente útil.

Se ha tratado de ahorrar una pequeña cantidad por año; pero esta economía como la propone la Comision de Presupuestos, me parece de mui poca importancia, atendidos los resultados que ella podrá traer, pues, que no podria ménos que estinguir completamente la Universidad, i por eso me inclino a creer que la admision del proyecto de la Comision produciria infaliblemente este mal. ¿Es únicamente acaso la Universidad? ¿La ha encontrado perjudicial la Comision de Presupuestos? Una sola palabra no se ha dicho sobre esto, ni creo que será fácil hacerlo.

Las funciones de la Universidad tienen una importancia tan manifiesta que seria supérfluo demostrarla.

La Universidad, encargada de dirijir la educacion en todo el Estado, confiada a ella por la lei de superintendencia de todas las casas de educacion, es una de las majistraturas que naturalmente mas deben influir en la prosperidad nacional. Nuestra educacion pública, que de algun tiempo a esta parte comienza a tomar algun ensanche, no puede ménos que estar confiada a una corporacion como la de la Universidad; tiene una materia vasta en que emplear sus tareas, i ésta se ha de hacer cada vez mayor, propagándose en todos los ángulos de la República.

Las tareas de la Universidad llegarán a ser tan vastas, que no podrán desempeñarse en la forma en que ella está constituida en el dia, i la mucha amplitud que irá tomando sucesivamente.

No quiero entrar todavía en pormenores; pero pregúntense cualquiera, qué debe hacer una corporacion para atender en todo el pais a la instruccion pública i se verá que son mui vastos sus deberes, se verá que no pueden desempeñarse así como por pasatiempo i sin compensacion ninguna.

Algunos de los empleados de la Universidad tienen otras rentas, tienen otros empleos i de esto se deduce que no debe dárseles recompensa por lo que allí trabajan: mas, con mucha justicia se ha dicho que caso llegará que individuos que no tengan otras rentas sean llamados a ejercer estos destinos ¿i tambien esos servirán gratuitamente? ¿Puede presumirse que esos empleados no gozando renta alguna, o que tengan sólo una compensacion tal que no pueda ser un incentivo, se contraigan al cumplimiento de sus deberes con todo aquel empeño i cuidado que de suyo exijen los trabajos de la Universidad? No es posible exijir cosa semejante.

Las asignaciones, por otra parte, de la Universidad son estraordinariamente moderadas. 1,000 pesos goza cada uno de los decanos i el rector 1,500. El trabajo personal, la asistencia constante no está aun compensada con los 1,000 pesos. Pero se ha procedido, señor, con tanto escrúpulo al observar las cosas de la Universidad, i se les ha mirado con tan mala voluntad, que aun aquellos procedimientos laudables del cuerpo se han considerado con censura. Ahora digo yo, señor, ¿habrá motivo para desconfiar del buen uso que se dé a las cantidades que se depositen en sus arcas, despues de ser conocida la escrupulosidad con que ha procedido? ¿Puede dudarse que sea lo mismo para el año venidero?

Yo no quiero, señores, dilatarme en esta cuestion; conozco que la Cámara no está tampoco en el caso de entrar al fondo de ella, pues que está pendiente el proyecto que trata de modificar la lei sobre la cual está apoyada la partida que discutimos; i si alguna vez he deseado que la Cámara se ocupe con brevedad en algun asunto, es el presente caso, porque creo que dejar pendiente este proyecto es dejar en problemas las operaciones que hasta aquí ha ejecutado la Universidad; es amenazar su existencia i esta amenaza hecha por el mismo Cuerpo que la creó, esta determinacion dará a entender que no ha correspondido a los fines con que fué creada i esto daria materia a la Universidad para contestar de una manera mui satisfactoria.

El señor García de la Huerta. — Cuando se trató en la Comision de rebajar los sueldos de la Universidad, fuí yo uno de los que no convino con esta rebaja, indicando, ademas, que no debíamos tocar esta materia. Sin embargo, no debo pasar por alto el agravio que el señor Ministro ha hecho a la Comision, diciendo que ella ha mirado de mala voluntad a la Universidad i que su objeto ha sido destruirla. La Comision está mui convencida de la importancia de ese establecimiento.

Tratándose de hacer economías, hizo la Comision sus observaciones con respecto a la Universidad. ¿I de ellas ha podido deducirse que su tendencia era destruir esta corporacion? Apelo en este caso a los dos señores miembros de la Comision, que tambien lo son de la Universidad, que la Comision sólo tuvo por objeto hacer una economía i que nunca pensó en destruir un cuerpo cuya importancia conoce.

Se votó sobre si se aprobaba o no la partida del Presupuesto, i resultó aprobada por 34 votos contra uno.

Se leyó i puso en discusion la partida 19 "Instituto Nacional".

El señor Larrain Moxó. — Con bastante disgusto voi a tomar la palabra, señores, en la materia de que vamos a ocuparnos, porque temo que se diga otra vez que la Comision ha tratado de destruir la instruccion pública; i, sin embargo, de no haber tenido jamas tales miras la Comision, se le ha inferido este agravio i yo he participado de él como miembro de ella.

Pero, señor, esta partida no es dada por un proyecto de lei que el Gobierno sometiera a la consideracion de las Cámaras; es solo por un acuerdo de la Universidad i en virtud de él se ha puesto esta partida en el Presupuesto para que las Cámaras la determinen. El proyecto aprobado por la Universidad que ha hecho el nuevo arreglo en el Instituto i ha aumentado el sueldo de los profesores, no le ha sido posible examinarlo, porque no ha conseguido haberlo a las manos; por esto es que en su informe opina porque la Cámara lo examine i se informe de los pormenores a que va a destinarse esta partida.

Se dijo que se iba a aumentar el sueldo de los profesores; pero segun se dijo tambien en la Comision, de estos 8,000 pesos se iban a dar premios anuales a los profesores, i si este año se aprobara, en los años siguientes apareceria una partida de 2, 4, 6 u 8,000 pesos para llevar a efecto este acuerdo de la Universidad.

Hablo, señor, en el caso que sea efectivo lo que se dijo en la Comision. Desearia pues, señor, que si el proyecto no se presenta, se dijera al ménos lo que contiene; yo no lo conozco, i como miembro de la Comision de Presupuestos, no podré votar por la admision de esta partida sin saber cómo se va a emplear.

El señor Varas. — Si yo he hecho cargo a la Comision, señor, por haberse dirijido a combatir la instruccion pública, es porque veo estos hechos. Si de estos hechos puede inferirse otra cosa, infiérase desde luego; yo infiero esto. Si se suprimen las partidas destinadas a la instruccion pública, es porque no se quiere fomentar. Si en esto me equivoco, mírese como un error individual, como un error mio.

Paso a la cuestion, señor.

En la sesion anterior tuve el honor de esponer a la Cámara el objeto que el Gobierno se habia propuesto en la dotacion de los profesores del Instituto Nacional. Dije en la sesion anterior que las rentas del Instituto han sido distribuidas siempre por el Gobierno; que el Gobierno ha señalado sueldos i que puede suprimirlos o conceder nuevas sumas para suplir las faltas; dije que las Cámaras han sancionado esto; que lo que se hace respecto del Instituto se hace tambien respecto de los demas establecimientos; i que la Cámara señala una cantidad en globo, i el Gobierno la distribuye por partes para el objeto que es. I sin fijarnos en cantidades tan cortas, señor, se han dado 40,000 pesos para gastos de Iglesia, i estos los distribuye el Gobierno; se asignan 8,000 pesos para gastos de escuelas, tambien los distribuye el Gobierno. I, ahora que se piden 8,000 para este gasto, se exije que la Cámara examine el proyecto parte por parte.

La Comision pudo instruirse de este proyecto porque existe publicado en El Araucano.

Es, señor, un decreto conocido, es una resolucion pública; yo creo que todos los individuos de la Cámara lo habrán visto.

El señor Larrain. — Yo no entraré a cuestionar sobre la facultad que el Gobierno tiene para distribuir o administrar las rentas del Instituto, i si las aumenta o disminuye; i por esto diré, que si los 8,000 pesos que están pedidos fuesen sólo para el aumento de sueldos, convendria con la aprobacion de la partida. Pero segun se nos ha dicho, es para un premio anual que se ha de dar a los profesores del Instituto. En el primer año tendrán tanto mas de su sueldo cada profesor; al segundo tendrá otros tantos mas, i así sucesivamente irá aumentando su renta.

Si la Comision no vió el proyecto, fué porque no lo tuvo, sin embargo, que suplicó al señor Ministro que se lo remitiese i no se lo remitió. Si el proyecto tiene por objeto esta gratificacion de tantos pesos anuales, la Cámara debe tener en consideracion de que esta partida no va a votarse por una sola vez.

Las partidas de 30,000 pesos, por ejemplo, son gastos que se hacen una sola vez; pero los de esta partida son anuales, i permanentes. A la Cámara, a mi juicio, no le incumbe el examinar la distribucion que se haga en el Instituto; ; pero debe saber cuál es la inversion que se da a los fondos públicos, cuál es el objeto a que se destinan i si con la cantidad dada se llena alguna necesidad, cosa que aquí no aparece.

Si las observaciones de la Comision han recaido sobre el departamento de Instruccion Pública, es porque estamos discutiendo el Presupuesto de Instruccion; tambien han recaido sobre los demas, cuando se discutian. Conozco que la Comision ha sido escrupulosa en el exámen del Presupuesto, i diré el motivo tambien.

La Comision ha observado que en el presente año se han gastado como 50,000 pesos mas que en el año pasado, i teniendo presente al mismo tiempo que podria sancionarse algun otro nuevo proyecto, la Comision creyó que debia hacerse este año la economía posible, para que el Presupuesto del año venidero alcanzara a llenar sus objetos. Tenemos, pues, como ya he dicho, que se han gastado como 50,000 pesos mas i para el año siguiente tendremos que hacer otros gastos de importancia de que no podremos desentendernos. El señor Presidente del Senado ha hechos estas mismas manifestaciones a la Cámara de Senadores, i deseo que la de Diputados las tenga presentes al dictar sus resoluciones.

No ha sido, pues, el ánimo de la Comision entorpecer la marcha de la instruccion pública; mui al contrario, señor. Yo, aunque no soi profesor de ninguna ciencia, conozco la importancia de la educacion, i convengo al mismo tiempo en la necesidad que hai de que ésta tome su mayor estension en todos los ramos que le pertenecen. Esta es mi opinion.

El señor Montt. — Por incidencias de esta cuestion se han tocado algunos hechos graves que podrian desde luego dejar mala impresion en la Cámara; esto es que en el año pasado se han gastado 50,000 pesos mas. Cuando se presente la cuenta de gastos i se dé razon de las entradas que ha tenido la Tesorería Nacional se formará juicio exacto del hecho. Desde luego me permito hacer dos observaciones: es la primera que entre los gastos hechos hai muchos que son accidentales, como por ejemplo, los que se hacen para la casa penitenciaría, que no deben mirarse como uno de aquellos gastos de lei; la segunda es que en los presupuestos, si se atiende a las cantidades que se presuponen, se ve que aparecen en ellos ciertos gastos destinados para tales objetos, i que no gastándose, quedan en la Tesorería i vuelven de nuevo a rejistrarse en el Presupuesto.

Esto es lo que sucede. Pero dejando esta cuestion para despues, diré algo sobre el asunto principal.

El objeto del proyecto o del pensamiento del Gobierno con relacion a los profesores del Instituto, han sido aumentar las rentas de estos profesores. Quinientos pesos es la renta que actualmente gozan los profesores del Instituto, i esto sin distincion de ramos, sin distincion de ciencias; porque lo mismo se paga al que enseña los primeros rudimentos de un ramo, como al que enseña una ciencia superior, ramos que suponen mas conocimientos. Semejante estado de cosas producia gravísimos males, siendo entre uno de ellos la inestabilidad de los mismos profesores, porque no podria conseguirse que un mismo profesor desempeñase por mucho tiempo una Cátedra i esto es perjudicial aun al buen órden de la casa. En vista de esto determinó el Gobierno, con acuerdo de la Universidad, dotar a los profesores de ciencias con 1,000 pesos i a los profesores de humanidades con 800 pesos. Mas esta nueva renta no se les dió de un modo gracioso; les impuso nuevas obligaciones tambien. Dispuso que un mismo profesor atendiese a dos o mas ramos, segun la analojía que entre ellos hubiese. De manera que si por una parte dió nueva renta a estos empleados, por otra creó una verdadera economía. He aquí el fondo del pensamiento del Gobierno.

En cuanto a premios, señor, léjos de favorecerse a los profesores, se les ha perjudicado. Estaban en posesion de un premio que se les daba por sus servicios; este premio lo ha disminuido el Gobierno del modo mas notable.

Para el aumento, pues de la enseñanza que se da en el Instituto i para las rentas asignadas, es para el fin que se solicita la cantidad consultada en el Presupuesto. He dicho.

El señor Varas. — El señor Diputado por Santiago ha hecho alusion en la Cámara a un incidente ocurrido en la Comision sobre el cual voi a darle esplicaciones. La Comision deseó ver el proyecto o el acuerdo del Gobierno sobre esta materia i dijo al Ministro que habla, que se lo remitiera; el Ministro quedó convenido en remitirlo. Por las muchas atenciones del Ministerio se olvidó de remitirlo en este o en el otro dia; miéntras tanto, la Comision ha acordado suprimir la partida: esto es lo que ha sucedido, señor. Veo que se ha dado mucho valor a esta circunstancia i a mí me parece mui fuera de razon para este objeto.

El señor Larrain. — La Comision ha pedido se presente el proyecto, ya que no se ha presentado, seria conveniente que el señor Ministro hiciese alguna esplicacion de lo que contiene.

El señor Varas. — Lo haré brevemente, señor. Antes en el Instituto un profesor empezaba a gozar premio a los 5 años i a los 30 tenia sueldo doble. Este premio se concedia indistintamente a todos los profesores: a los profesores de ciencias, a los profesores de humanidades i aun a los del último ramo. El nuevo decreto ha hecho esto: ha escluido de este premio a todos los profesores que enseñan ramos elementales i los que son considerados en él, empiezan a gozarlo a los 10 años; es decir, que es un premio mucho mas corto; i el número de profesores que ántes era de 15, ahora será de 8; en esta proporcion se ha disminuido.

Quedó aprobada esta partida. Concluida la discusion del Presupuesto del departamento de Justicia, se puso en discusion jeneral el proyecto de establecimiento de un impuesto municipal en el departamento de Copiapó i se aprobó por unanimidad. En seguida se puso en discusion jeneral tambien, el proyecto de honores i recompensa a la memoria i familia del finado señor Ministro de Hacienda don Manuel Renjifo.

El señor Seco. — Pocas veces habrá venido a la Cámara un mensaje del Ejecutivo tan revestido de razon i de justicia como el que se ofrece a nuestra consideracion en este momento.

Un Gobierno que trata de remunerar los importantes servicios que prestó a la nacion un ciudadano laborioso, intelijente i honrado tal como el malogrado señor Ministro de Hacienda don Manuel Renjifo; un Gobierno, repito, que tal cosa hace, merece el título de liberal i justo, i es digno de alabanza.

Mui conocidos son, señores, los progresos i mejoras que han producido en el pais sus acertados manejos i el tino singular con que se condujo en todos los ramos de su administracion, cuyos hechos no podemos mirarlos sino como un favor especial de la divina Providencia. Diga lo que quiera la envidia, la maledicencia, que léjos de empañar en lo mas pequeño, los relevantes méritos de ese ilustre i virtuoso ciudadano, no harán mas que contribuir de un modo eficaz a realzar las prendas que le caracterizaban. Cualquiera que de esta arma usare, al fin será desarmado, recibirá el justo castigo del cielo: así lo acredita la historia de todos los tiempos.

Si mis luces no fueran tan escasas ¡qué bello i hermoso cuadro presentaria en esta ocasion, de los hechos que acompañaron la vida del ilustre personaje de que trato! Pero fueron estos hechos tan públicos i tan notorios, que acaso los desvirtuaria si me propusiese enumerarlos. Con todo, sirva siquiera de justicia el decir que en aquella época aciaga, en aquella época triste en que se encontraba la Nacion, este Ministro, del estado de consuncion, del estado de una verdadera muerte, permítaseme decirlo así, supo llevarla al estado de resurreccion.

Los empleados fueron desde entónces exactamente pagados, no solamente con los sueldos que ántes tenian, sino tambien como remuneracion de sus servicios; las obras públicas muchas concluidas i otras en planta; i la deuda esterior, pagándose puntualmente conforme a los compromisos; todo se le debe a él. Una deuda sagrada sólo falta que satisfacer, esta es la del aumento de sueldo del pobre soldado chileno; para todo dejó el ilustre Ministro.

Mucho podria estenderme en esta ocasion, señores: pero ya la hora es avanzada i supongo molestada a la Sala; pero concluiré diciendo que si la maledicencia quisiese atribuirme algún fin interesado al oirme hablar de esta manera, sepa que el Diputado que habla es enteramente independiente; nada quiere, nada solicita, nada pretende del Gobierno; no es mas que un justo encomiador del mérito, como lo debe ser todo ciudadano imparcial. Prueba de la imparcial apolojía que me he propuesto hacer ahora, es que el señor Ministro Renjifo, jamas me honró con su amistad; con su familia tampoco tengo relaciociones, ningunos vínculos me unieron a él ni me han unido hasta ahora, sino los de puro patriotismo; i siendo asi, me intereso porque se le tributen los honores debidos a sus relevantes méritos, i se premien sus servicios como deseo que se premien los del honrado coronel López i los de los dos infantes de la Patria, Aguirre i Mena. Yo no distingo colores, a donde está el mérito, allá es donde me dirijo!

Quedó aprobado el proyecto por treinta i dos votos contra dos.

Finalmente se puso en nueva discusion el artículo propuesto en la sesion anterior a consecuencia de la solicitud de don Pedro Trujillo e informe de la Comision respectiva, i puesto en votacion, resultó aprobado por mayoría de dieciocho votos contra diecisiete.

En este estado se levantó la sesion, quedando en tabla para la próxima el Presupuesto del Departamento de Hacienda, los dos proyectos pasados por el Ejecutivo i aprobados en jeneral en esta noche, i los asuntos particulares de doña Juana del Solar i del jeneral don Ramon Freire.


ANEXOS[editar]

Núm. 99[editar]

Quedo instruido por oficio de V. E. número 30 que esa Cámara ha reelejido a V. E. en sesion del 4 del actual para Presidente, i para Vice el señor jeneral don Francisco de la Lastra.

Dios guarde a V. E. — Santiago, Agosto 13 de 1845. — Manuel Búlnes. — Manuel Montt. — A S. E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 100[editar]

Cree la Comision de Peticiones que corresponde a V. E. conocer de la solicitud que precede, en la cual don Rafael Aldunate pide una pension de gracia.

Sala de la Comision, Agosto 19 de 1845. — A. García Reyes. — Ramon Rosas Mendiburu. — Antonio Gundian.


  1. Esta sesión ha sido tomada de El Progreso de 2 de Setiembre de 1845, núm. 876. —(Nota del Recopilador).