Sexto Libro de La Galatea: 39

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 39 de 58
Sexto Libro de La Galatea Miguel de Cervantes


Bien se echó de ver en el canto de Galatea que respondía al malicioso de Lauso, y que no estaba mal con las voluntades libres, sino con las lenguas maliciosas y los ánimos dañados, que, en no alcanzando lo que quieren, con vierten el amor que un tiempo mostraron en un odio malicioso y detestable, como ella en Lauso imaginaba; pero quizá saliera deste engaño, si la buena condición de Lauso conosciera y la mala de Silena no ignorara. Luego que Galatea acabó de cantar, con corteses palabras rogó a Nísida que lo mesmo hiciese; la cual, como era tan comedida como hermosa, sin hacerse de rogar, al son de la zampoña de Florisa, cantó desta suerte:


NÍSIDA


Bien puse yo valor a la defensa
del duro encuentro y amoroso asalto;
bien levanté mi presumpción en alto
contra el rigor de la notoria ofensa.



Mas fue tan reforzada y tan intensa 5
la batería, y mi poder tan falto,
que sin cogerme amor de sobresalto,
me dio a entender su potestad inmensa.



Valor, honestidad, recogimiento,
recato, ocupación, esquivo pecho, 10
amor con poco premio lo conquista.



Ansí que, para huir el vencimiento,
consejos jamás fueron de provecho:
desta verdad testigo soy de vista.


La Galatea
Libro ILibro IILibro IIILibro IVLibro VLibro VI