Sexto Libro de La Galatea: 47

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 47 de 58
Sexto Libro de La Galatea Miguel de Cervantes




TIMBRIO

¿Quién es [el] que, a su pesar,
mete sus pies por los ojos,
y sin causarles enojos,
les hace luego cantar?
El sacarlos es de gusto, 5
aunque, a veces, quien los saca,
no sólo su mal no aplaca,
mas cobra mayor disgusto.


A Nísida tocaba responder a la pregunta de Timbrio, mas no fue posible que la adevinasen ella ni Galatea, que se le seguían. Y, viendo Orompo que las pastoras se fatigaban en pensar lo que significaba, les dijo:

-No os canséis, señora[s], ni fatiguéis vuestros entendimientos en la declaración desta enigma, porque podría ser que ninguna de vosotras en toda su vida hubiese visto la figura que la pregunta encubre; y así, no es mucho que no deis en ella; que si de otra suerte fuera, bien seguros estábamos de vuestros entendimientos, que en menos espacio, otras más dificultosas hubiérades declarado. Y por esto, con vuestra licencia, quiero yo responder a Timbrio y decirle que su demanda significa un hombre con grillos, pues cuando saca los pies de aquellos ojos que él dice, o es para ser libre, o para llevarle al suplicio. Porque veáis, pastoras, si tenía yo razón de imaginar que quizá ninguna de vosotras había visto en toda su vida cárceles ni prisiones.


-Yo por mí sé decir -dijo Galatea- que jamás he visto aprisionado alguno.


Lo mesmo dijeron Nísida y Blanca; y luego Nísida propuso su pregunta en esta forma:




NÍSIDA


Muerde el fuego, y el bocado
es daño y bien del mordido;

no pierde sangre el herido,
aunque se ve acuchillado;
mas, si es profunda la herida, 5
y de mano que no acierte,
causa al herido la muerte,
y en tal muerte está su vida.


Poco se tardó Galatea en responder a Nísida, porque luego le dijo:

-Bien sé que no me engaño, hermosa Nísida, si digo que a ninguna cosa se puede mejor atribuir tu enigma que a las tijeras de despabilar y a la vela o cirio que despabilan. Y si esto es verdad, como lo es, y quedas satisfecha de mi respuesta, escucha ahora la mía, que no con menos facilidad espero que será declarada de tu hermana, que yo he hecho la tuya.

Y luego la dijo; que fue ésta:



GALATEA


Tres hijos que de una madre
nascieron con ser perfecto,
y de un hermano era nieto
el uno, y el otro padre;

y estos tres tan sin clemencia 5
a su madre maltrataban
que mil puñadas la daban,
mostrando en ello su sciencia.





La Galatea
Libro ILibro IILibro IIILibro IVLibro VLibro VI