Sueños y discursos: 182

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 182 de 190
Sueño de la muerte Francisco de Quevedo



-¿Tan malas son las mujeres -dijo Maricapalos-, señora doña Fáfula?
Doña Fáfula, enfadada y con mucho toldo, dijo:
-Miren con qué nos viene ahora Maricapalos.
Si vengo, no vengo, se quisieron arañar y sí se hicieron, porque Mari Rabadilla, que estaba allí, no pudo llegar a meterlas en paz, que sus hijos, por comer cada uno en su escudilla, se estaban dando de puñadas.
-Mirad -decía doña Fáfula- que digáis en el mundo quién soy.
Decía Maricapalos:
-Mira que digáis cómo la he puesto.
Mari Rabadilla dijo:
-Decidles a los vivos que si mis hijos comen cada uno en su escudilla, ¿qué mal les hacen a ellos? ¡Cuánto peores son ellos, que comen en la escudilla de los otros, como don Diego de Noche y otros cofrades de su taller!


Sueños y discursos de Quevedo

Preliminares - El Sueño del Juicio Final - El alguacil endemoniado

Sueño del infierno - El mundo por de dentro - Sueño de la muerte