Tarzán de los monos: El peaje de la selva

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tarzán de los monos de Edgar Rice Burroughs
Capitulo XVIII: El peaje de la selva


Tarzán se despertó a primera hora de la mañana siguiente y el primer pensamiento que brotó en su cerebro con el nuevo día, lo mismo que el último con que despidió la noche anterior, fue para el maravi­lloso manuscrito que había guardado en la aljaba.

Se apresuró a sacarlo, confiando, contra toda espe­ranza, que le sería posible leer lo que la preciosa joven blanca había escrito la noche precedente.

La primera ojeada le produjo una amarga desi­lusión; nunca había deseado nada tanto como anhe­laba en aquel momento poseer la aptitud precisa para interpretar el mensaje de la divinidad de áurea cabe­llera que de un modo tan súbito e imprevisto había irrumpido en su vida.

¿Qué importaba que el mensaje no fuese para él? Expresaba los pensamientos de la muchacha y eso era suficiente para Tarzán de los Monos.

¡Y se encontraba con la frustrante sorpresa de que no podía descifrar unos caracteres que veía por primera vez! ¡Pero si incluso se inclinaban las letras en dirección contraria a la de los libros impresos y la caligrafa de las pocas cartas que había encon­trado!

Hasta los pequeños insectos del libro de tapas negras le resultaban amigos familiares, aunque su disposición no significase nada para él. Pero estos otros bichos eran nuevos y desconocidos.

Llevaba veinte minutos devanándose los sesos sobre ellos cuando, de pronto, empezaron a adquirir for­mas familiares, aunque un tanto distorsionadas. Ah, eran viejos conocidos, pero contrahechos de veras.

A continuación comenzó a entender una palabra aquí, otra allá. El corazón saltó jubiloso en su pecho. ¡Podía leerlo y lo leería!

Al cabo de media hora, sus progresos se acelera­ban ya geométricamente; aunque de vez en cuando se le escapaba alguna palabra, la tarea le resultaba ya relativamente sencilla.

Esto es lo que leyó:


Costa de África,

a unos 10 ° de latitud sur

(Eso dice el señor Clayton)

3 de febrero (?) de 1909

para Hazel Strong,

de Baltimore (Maryland)


Queridísima Hazel:

Parece tonto escribirte una carta que posi­blemente no llegue nunca a tus manos, pero ocu­rre, sencillamente, que debo contar a alguien las espantosas aventuras que hemos vivido desde que zarpamos de Europa en el funesto Arrow.

Si no volvemos a la civilización, cosa que aho­ra me parece demasiado probable, esta carta será un breve resumen de los acontecimientos que qui­zás acaben desembocando en un destino fatal, cualquiera que pueda ser.

Como sabes, se supone que partimos para realizar una expedición científica en el Congo. Se corrió la voz en los círculos oportunos de que mi padre sostenía un teoría maravillosa acerca de la existencia de una civilización inconcebiblemente antigua, cuyos arqueológicos restos yacían sepul­tados en algún lugar del valle del Congo. Pero cuando nos hicimos a la mar en el velero, la ver­dad salió a la luz.

Al parecer, una vieja rata de biblioteca, un hombre que tiene una tienda de antigüedades que es al mismo tiempo librería de ocasión en Baltimore encontró entre las hojas de un anti­guo manuscrito español una carta dotada en 1550 en la que se refería con todo detalle la odisea de los amotinados tripulantes de un galeón español que navegaba de España a América del Sur con un inmenso tesoro de «doblones» y «piezas de a ocho», supongo, porque te aseguro que sonaba a piratería y romanticismo aventurero.

La carta la había redactado un miembro de la tripulación e iba dirigida a su hijo que, por aque­llas fechas, era capitán de un buque mercante español.

Habían transcurrido muchos años desde que sucedieron los acontecimientos que se relataban en la carta, y el anciano autor de la misma era ya un respetable vecino de una oscura ciudad espa­ñola, pero el amor que sentía por el oro era tan fuerte que se arriesgó a proporcionar a su hijo la información precisa para conseguir el fabulo­so tesoro. Luego, ambos lo disfrutarían.

Contaba el autor de la carta que, al cabo de una semana de haber zarpado de España, la tri­pulación se amotinó y asesinó a todos los oficia­les del buque y a cuantos hombres se les pusieron por delante; pero eso fue un error que pagaron muy caro, ya que no quedó nadie con los conoci­mientos técnicos precisos del arte de la navega­ción como para gobernar la nave.

Anduvieron a la deriva durante dos meses, dando tumbos por el océano, hasta que enfermos y moribundos, víctimas del escorbuto, muertos de hambre y sed, naufragaron ante un pequeño islote.

El oleaja lanzó el galeón contra la playa, don­de se hizo trizas, pero los supervivientes, que por entonces no eran más que diez, tuvieron tiempo de rescatar uno de los cofres en que se trans­portaba el tesoro.

Lo enterraron en la isla, tierra adentro, y durante tres años vivieron con la esperanza de que alguien los rescatara.

Uno tras otro fueron enfermando y murien­do, hasta que sólo quedó uno: el autor de la carta. Los náufragos habían construido una barca con los restos del galeón, pero al no tener la menor idea de la situación geográfica de la isla no se atrevieron a lanzarse a la mar.

Sin embargo, cuando todos sus camaradas hubieron muerto, la terrible soledad que abrumó al único superviviente se le hizo tan insufrible que, al cabo de aproximadamente un año, el hombre optó por arriesgarse a morir en el mar antes que vol­verse loco en la solitaria isla y se hizo a la vela en la pequeña barca.

Por fortuna, puso rumbo al norte y ocho días después de abandonar el islote se encontró en la ruta de los mercantes españoles que realizaban la travesía entre las Indias Occidentales y España. Y le recogió uno de esos buques, que regresaba a la patria.

La historia que contaba el hombre se refería sólo al naufragio, en el que sólo murieron unas cuantas personas. Los demás, a excepción de él, perecieron después de haber llegado al islote. No aludía para nada al motín ni al cofre del tesoro enterrado.

El capitán del buque mercante le aseguró que, a juzgar por la posición en que lo recogie­ron y por la dirección y velocidad de los vien­tos predominantes durante la semana prece­dente, la isla no podía ser más que una del archipiélago de Cabo Verde, situado frente a la costa occidental de África, a unos 16 o 17 0 de latitud norte.

La carta describía la isla minuciosamente, indicaba con exactitud la localización del tesoro e iba acompañada del mapa más tosco y extraño que una pudiera imaginar, árboles y peñas se señalaban con sendas X garabateadas con mano inse­gura para mostrar con absoluta precisión el punto donde se había enterrado el tesoro.

Cuando mi padre aclaró la verdadera natu­raleza de la expedición, se me cayó el alma a los pies, porque, como le conozco bien y sé lo iluso y visionario que es el pobre, temí que se hubiese deja­do embaucar una vez más, sospecha que se acen­tuó al confesarme que había pagado mil dólares por la carta y el mapa.

Mi desazón fue aun mayor cuando me ente­ré de que, además, había pedido un préstamo de otros diez mil dólares a Robert Canter, al que entre­gó pagarés por esa cantidad.

El señor Canler no tenía ningún seguro que cubriese la pérdida, y ya sabes, querida, lo que sig­naría para mí el que mi padre no pudiera aten­der esos pagarés a su vencimiento. ¡Oh, cómo abo­rrezco a ese hombre!

Tratamos de ser optimistas y ver el lado positivo de las cosas, pero el señor Philander y el señor Clayton, éste se nos unió para partici­par en la aventura, se mostraron tan escépticos como yo. Bueno, abreviando: encontramos la isla y el tesoro. Un enorme cofre de madera de roble, con flejes de hierro, envuelto en varias coberturas de lona de vela, tan fuerte y bien conservado como cuando lo enterraron hace doscientos años.

Estaba lleno de monedas de oro, ni más ni menos, y pesaba tanto que cuatro hombres casi no podían levantarlo.

Ese endemoniado arcón sólo parece aca­rrear asesinato y desgracia a cuantos se rela­cionan de algún modo con él, porque, tres días después de haber zarpado de las islas de Cabo Verde, nuestra tripulación se amotinó y mató a todos los oficiales del buque.

Oh, fue un trago espantoso, lo más horrible que puedas imaginar...

Ni siquiera soy capaz de describirlo por escrito.

Estaban dispuestos a matarnos a todos, pero uno de ellos, el cabecilla, un individuo lla­mado King, no se lo permitió, y entonces pusie­ron proa al sur, costeando, hasta localizar una zona solitaria, con un puerto natural que les pareció adecuado para sus intenciones. Y aquí nos desembarcaron y nos han dejado abando­nados.

Hoy han zarpado, con el tesoro, claro. Pero el señor Clayton opina que correrán la misma suer­te que corrieron los amotinados del antiguo ga­león, ya que King era el único hombre a bordo que sabía algo acerca del arte de navegar y uno de los marineros lo asesinó en la playa el día en que desembarcamos.

Me gustaría que conocieses al señor Clayton; es el chico más agradable que te puedas echar a la cara y, o mucho me equivoco, o se ha enamo­rado locamente de una servidora.

Es hijo único de lord Greystoke y algún día heredará el título y las propiedades. Además, tie­ne fortuna propia, es riquísimo. Lo que me morti­fica un poco es el hecho de que tenga que acabar siendo un lord inglés... ya sabes el concepto que he tenido siempre de las chicas norteamericanas que se casan con extranjeros con título de noble­za. ¡Ah, si Clayton fuese un simple caballero esta­dounidense!

Claro que no es culpa suya, pobre muchac­ho, y en todo lo demás, o sea, si exceptuamos su cuna, está a la altura de un ciudadano de mi país, lo cual es el piropo más soberbio que conozco apli­cable a un hombre.

Desde que desembarcamos aquí hemos vivi­do In s más impresionantes experiencias. Mi padre y el señor Philander se perdieron en la selva y los persiguió un león de verdad.

El señor Clayton también se perdió y tam­bién le atacaron fieras salvajes en dos ocasiones.
Esmeralda y yo nos vimos acorraladas en una vieja cabaña por una terrible leona hambrienta. ¡Ah!, fue sencillamente «terrorificante», que diría Esmeralda.

Pero lo más fantástico de todo es la mara­villosa criatura que nos salvó. Yo no le he visto, pero mi padre, el señor Philander y el señor Clayton sí, y aseguran que es un hombre blanco, de tez muy bronceada, hasta el punto de parecer curtida, guapo y perfecto como un dios, dotado de tal fuerza de un elefante salvaje, la agilidad de un mono y la bravura de un león.

No habla inglés y se desvanece rápida y mis­teriosamente en cuanto termina de llevar a cabo sus valerosas hazañas, como si fuera un espíri­tu incorpóreo.

Luego tenemos a otro vecino no menos extra­ño, que escribió un bonito letrero, a mano pero en caracteres de imprenta, y lo clavó en la puerta de la cabaña que ocupamos ahora. Un aviso en el que nos advertía que no estropeásemos ningu­na de sus pertenencias y que firmaba «Tarzán de los Monos».

No hemos llegado a verle aún, aunque creo que anda por los alrededores, porque cuando uno de los marineros se aprestaba a descerrajarle un tiro por la espalda al señor Clayton, una mano invisible arrojó desde la selva una lanza que fue a clavarse en el hombro del asesino.

Los marineros sólo nos dejaron una provi­sión de víveres bastante escasa, y como no con­tamos más que un solo revólver y los tres cartu­chos que quedan en el tambor, no sé cómo vamos a procuramos alimento, aunque el señor Philander afirma que podemos subsistir indefinidamente con una dieta de frutos silvestres de los que abun­dan en la selva.

Estoy cansadísima, así que iré a acostar­me en el curioso lecho de hierbas que el señor Clayton ha recogido para mí. Te prometo, sin embargo, que añadiré a esta carta, día a día, las cosas que vayan ocurriendo.

Te envío todo mi cariño

Jane Porter


Con el entrecejo fruncido, Tarzán permaneció largo rato reflexionando, después de leer la carta. Estaba tan rebosante de detalles y maravillas sorprendentes que, mientras intentaba asimilarlos, el cerebro del hombre-mono parecía encontrarse en medio de un remolino.

De modo que no sabían que Tarzán de los Monos era él. Se lo diría.

Había construido en el árbol un tosco cobertizo a base de ramas y hojas, debajo de las cuales, para pro­tegerlos de la lluvia, colocó los contados tesoros que trasladó desde la cabaña. Entre ellos figuraban unos cuantos lápices.

Cogió uno y, al pie de la firma de Jane Porter, escribió:

«Yo soy Tarzán de los Monos».

Supuso que bastaría con eso. Iría más adelante a la cabaña a devolver la carta.

En cuanto a la comida, pensó Tarzán, no necesi­taban preocuparse.... él se la suministraría. Así lo hizo.

A la mañana siguiente, Jane encontró la carta per­dida en el lugar exacto de donde había desaparecido dos noches antes. Se quedó un tanto perpleja, pero cuando vio las palabras rotuladas con caracteres de imprenta debajo de su firma, notó que un gélido esca­lofrío le recorría la columna vertebral. Enseñó a Clayton la carta, mejor dicho, la última hoja, con la firma.

-Y me parece -articuló la muchacha- que ese mis­terioso individuo estuvo observándome todo el tiem­po mientras yo escribía... ¡Ooooh! Se me hiela la san­gre sólo de pensarlo.

-Pero debe de ser amistoso -la tranquilizó Clayton-, puesto que le ha devuelto la carta y no le ha causa­do ningún daño. Y, a no ser que me equivoque de medio a medio, anoche le dejó una prueba sustan­cial de su amistad, porque al salir he encontrado el cuerpo de un jabalí muerto.

A partir de entonces, raro era el día que Tarzán no dejaba su ofrenda alimenticia, en forma de cala u otros comestibles. A veces se trataba de un cervatillo o de cierta cantidad de extraños manjares cocinados tortas de tapioca sustraídas en la aldea de Mbonga, un jaba­lí, un leopardo e, incluso, una vez un león.

A Tarzán le producía un inmenso placer, disfruta­ba como nunca cazando para proporcionar carne a aquellos desconocidos. Le parecía que ningún goce de la tierra era comparable al que le procuraba esfor­zarse por el bienestar y la seguridad de aquella pre­ciosa muchacha blanca.

Algún día se aventuraría a entrar en el campa­mento, a pleno sol, para conversar con aquellas per­sonas mediante los pequeños insectos que tan fami­liares les eran a ellos y a Tarzán. Pero le costaba un trabajo ímprobo superar la timi­dez propia de los seres salvajes de la jungla, de for­ma que los días fueron sucediéndose sin que él se decidiera a poner en práctica sus buenas intenciones.

Los miembros de la partida acampada en la zona de la cabaña, con el envalentonamiento fruto de la cos­tumbre, se iban adentrando cada vez más en la selva durante sus expediciones en busca de frutos y bayas.

Casi no pasaba día sin que el profesor Porter, sumi­do en su absorta indiferencia no se acercase teme­rariamente a las fauces de la muerte. El señor don Samuel T. Philander, al que nunca pudo considerar nadie hombre robusto, adelgazó hasta convertirse en sombra de la sombra que siempre fue, por culpa de la continua zozobra e inquietud mental consecuen­cia de sus hercúleos esfuerzos para salvaguardar al profesor.

Transcurrió un mes. Tarzán se había decidido por fin a visitar el campamento a plena luz del día. Fue a primera hora de la tarde. Clayton se había dado un paseo hasta la punta de la bocana del puer­to natural, con la esperanza de ver pasar algún barco. Tenía allí amontonada una buena cantidad de leña, lista para que alguien le prendiese fuego y se convir­tiera en señal que cualquier vapor o velero que apare­ciese en el lejano horizonte pudiera ver sin dificultad.

El profesor Porter caminaba por la playa, al sur del campamento, con el señor Philander pegado a él, sin dejar de apremiarle para que volviera sobre sus pasos antes de que los dos se convirtiesen en el objetivo prioritario de cualquier fiera salvaje.

Ausentes todos los demás, Jane y Esmeralda se adentraron en la jungla para coger frutas y, en su bús­queda, fueron alejándose cada vez más de la cabaña.

Tarzán aguardó en silencio, a la puerta de la caba­ña, a que volvieran.

No podía quitarse de la cabeza la imagen de la her­mosa muchacha blanca.

Siempre estaba pensando en ella. Y aquel momen­to no era la excepción. Se preguntó si le tendría mie­do, ocurrencia que a punto estuvo de inducirle a aban­donar su plan.

Empezó a impacientarse, anhelaba que la joven estuviese ya allí, poder regalarse la vista mirándola, tenerla cerca, acaso tocarla. El hombre-mono no cono­cía ningún dios, pero estaba tan cerca de idolatrar a su divinidad como cualquier hombre devoto de su religión adoraría a la suya.

Mientras esperaba, dedicó su tiempo a rotular un mensaje para la chica; no estaba seguro de si se lo entregaría o no, pero le producía un placer infinito ver expresados sus pensamientos por escrito... labor en la que, después de todo, tampoco estaba tan inci­vilizado. Escribió:

«Soy Tarzán de los Monos. Te quiero. Soy tuyo. Tú eres mía. Viviremos aquí juntos siempre en mi casa. Te traeré las mejores frutas, la carne de ciervo más tier­na, las mejores viandas de la selva. Cazaré para ti. Soy el mejor luchador de la jungla. Lucharé para ti. Soy el más poderoso de los luchadores de la selva. Tú eres Jane Porter, vi tu nombre en la carta. Cuando veas este escrito sabrás que es para ti y que Tarzán de los Monos te quiere».

Mientras permanecía allí, erguido como un muchacho indio, esperando al lado de la puerta, una vez concluida la redacción de la nota, su agudo oído percibió un sonido familiar. Era el rumor que pro­ducía el paso de un mono a través de las ramas bajas de la floresta. Escuchó con atención durante un momento y, entonces, de la selva llegó un angustiado grito feme­nino y Tarzán de los Monos dejó caer en el suelo su primera carta de amor y salió disparado hacia la flo­resta como una pantera.

También Clayton había oído el grito, lo mismo que el profesor Porter y el señor Philander. En cuestión de segundos, los tres llegaron corriendo a la cabaña, al tiempo que se lanzaban recíprocamente una andana­da de preguntas. Una mirada al interior de la cabaña confirmó sus temores más pesimistas.

Jane y Esmeralda no estaban allí.

Automáticamente, Clayton, seguido por los dos hombres de edad, se zambulló en la espesura, al tiem­po que repetía a voz en cuello el nombre de la mucha­cha. Estuvieron media hora dando tumbos por la sel­va, hasta que Clayton, por puro azar, tropezó con el caído cuerpo de Esmeralda.

Se inclinó sobre la mujer, le tomó el pulso y aplicó el oído al pecho de la negra para comprobar si le latía el corazón. Esmeralda vivía. La sacudió por los hombros. -¡Esmeralda! -le chilló al oído-. ¡Esmeralda! Por el amor de Dios, ¿dónde está la señorita Porter? ¿Qué ha ocurrido? ¡Esmeralda! Despacio, muy despacio, Esmeralda abrió los ojos. Vio a Clayton. Y vio jungla rodeándola por todas partes.

-¡El arcángel san Gabriel me valga! -exclamó, y vol­vió a desmayarse.

Para entonces, ya había llegado allí el profesor Porter y el señor Philander.

-¿Qué vamos a hacer, señor Clayton? -preguntó el anciano profesor-. ¿Por dónde podemos empezar a buscar? Dios no puede ser tan cruel como para arre­batarme ahora a mi niña.

-Lo primero es lograr que Esmeralda vuelva en sí -propuso Clayton-. Ella podrá explicarnos qué ha ocurrido. ¡Esmeralda!

Volvió a gritarle y a sacudir enérgicamente a la mujer por los hombros.

-¡Oh, arcángel san Gabriel! -lloriqueó la pobre negra, pero mantuvo los párpados apretados con fuer­za-. Déjame morir, Señor, no permitas que vea otra vez esa horrible cara.

-Vamos, vamos, Esmeralda -tranquilizó Clayton-. El Señor no está aquí, soy Clayton. Abre los ojos. Esmeralda obedeció.

-¡Oh, bendito arcángel san Gabriel! Gracias a Dios -articuló.

-¿Dónde está la señorita Porter? ¿Qué ha pasado? -quiso saber Clayton.

-¿No está aquí la señorita Jane? -gimió Esmeralda, y se incorporó con una celeridad realmente prodigio­sa para una persona de su volumen-. ¡Oh, Señor! ¡Ahora me acuerdo! Debió de llevársela aquello y la negra esta­lló en un arrebato de sollozos y lamentos gemebundos.

-¿Quién se la llevó? -preguntó el profesor Porter.

-Un enorme gigante con el cuerpo cubierto de pelo.

-¿Un gorila, Esmeralda? -precisó el señor Philander, y ninguno de los tres hombres se atrevió a respirar una vez expresada en palabras aquella terrible sugerencia.

-Creí que era Satanás, pero ahora sospecho que debió de ser uno de esos espantosos gorilefantes. ¡Oh, pobre niña, pobrecita mía!

Y Esmeralda se entregó a otra oleada de sollozos incontrolables.

Clayton empezó de inmediato a buscar huellas, pero no pudo encontrar rastro alguno, aparte el desbara­juste de las hierbas pisoteadas en las inmediaciones. Y sus conocimientos forestales eran excesivamente limi­tados para permitirle sacar conclusiones válidas de lo que se ofrecía a sus ojos. Se pasaron el resto del día explorando la jungla, pero cuando cayó la noche no tuvieron más reme­dio que abandonar la búsqueda, abatidos y deses­peranzados, porque ni siquiera sabían que dirección tomó el simio que había secuestrado a Jane.

Era noche cerrada cuando llegaron de vuelta a la cabaña... Un grupo de personas abatidas y conster­nadas, que se sentaron silenciosamente en el interior de la reducida construcción. El profesor Porter rompió finalmente el silencio. Su tono ya no era el del pedante erudito que teorizaba ace­ra de lo abstracto e ignoto, sino el del hombre de acción, resuelto y decidido. Sin embargo, en la voz se apre­ciaba un indescriptible matiz de desesperación y sufri­miento que repercutió dolorosamente en el corazón de Clayton.

-Iré ahora a acostarme un rato -dijo el anciano-, a ver si consigo dormir. Mañana, en cuanto amanezca, saldré con toda la comida que pueda llevar y no aban­donaré la búsqueda hasta que haya encontrado a Jane. No volveré sin ella.

Ninguno de sus compañeros hizo comentario alguno durante largo rato, inmersos como estaban en la amargura de sus propios pensamientos. Todos y cada uno de ellos sabía, lo mismo que el viejo pro­fesor, lo que significaban las últimas palabras del anciano: el profesor Porter no regresaría nunca de la selva.

Al final, Clayton se puso en pie y apoyó suavemente la mano en el caído hombro del profesor Porter. -Iré con usted, naturalmente -dijo.

-Sabía que iba a ofrecerse a acompañarme..., que también desearía ir, señor Clayton, pero no debe hacerlo. Jane no necesita ya auxilio humano. Pero la que fue mi querida niñita no yacerá sola en esa sel­va horrible y hostil.

»A los dos nos cubrirán las misma ramas y hojas, el mismo follaje, y nos empaparán las mismas lluvias. Y cuando lleguemos ante el alma de su madre, nos encon­trará juntos en la muerte, como siempre nos encontró en la vida.

«No, sólo puedo ir yo, porque era mi hija... y era lo único que me quedaba en este mundo, el único cariño por el que vivir.

-Iré con usted decidió Clayton simplemente.

El anciano alzó la cabeza y observó con intensa atención las enérgicas y agraciadas facciones de William Cecil Clayton. Es posible que leyera en aque­llos rasgos el amor que anidaba en el corazón del joven... el amor que sentía por la muchacha.

Últimamente se había sumergido más de la cuen­ta en sus preocupaciones eruditas y se olvidó de los pequeños sucesos cotidianos, de las palabras que surgían como si nada, de todo lo que a un hombre observador y con más sentido práctico le habría indi­cado que aquellos dos jóvenes se sentían cada vez más atraídos el uno por el otro. Ahora, sin embar­go, tales detalles volvían a su mente, uno tras otro.

-Como quiera -dijo.

-Cuente conmigo también -terció el señor Phi­lander.

-No, mi querido amigo -declinó el profesor Porter-. No podemos ir todos. Sería una crueldad perversa dejar aquí sola a Esmeralda, y tres personas conse­guiríamos exactamente lo mismo que una. «Ya hay bastante muerte en esa floresta inhumana, tal como está. En fin... procuremos dormir un poco.


Tarzán de los monos de Edgar Rice Burroughs

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28