Tarzán de los monos: La llamada de lo primitivo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tarzán de los monos de Edgar Rice Burroughs
Capitulo XIX: La llamada de lo primitivo


Desde que Tarzán abandonó la tribu de gigantescos antropoides entre los que se crió, las discordias y luchas intestinas desgarraban continuamente el clan. Terkoz resultó un soberano caprichoso y despiada­do, así que, uno tras otro, muchos de los monos vie­jos, a los que la edad debilitaba, sobre los cuales el feroz Terkoz se complacía particularmente en desa­hogar sus instintos brutales, optaron por coger a su familia y buscar la tranquilidad de zonas interio­res más seguras, lejos del tirano.

Pero la incesante truculencia de Terkoz llevó a la desesperación a quienes seguían viviendo en el seno de la tribu, hasta que uno de ellos se acordó de la reco­mendación que les hizo Tarzán al partir.

-Si tenéis un jefe cruel, no cometáis el error en que caen los otros monos y no intentéis luchar contra él de uno en uno. Lo que debéis hacer es atacarlo al mismo tiempo dos, tres o cuatro de vosotros. Si obráis así, entonces no habrá jefe que se atreva a extrali­mitarse y abusar de los miembros de la tribu, porque entre cuatro siempre podréis matar a cualquier jefe que se pase de la raya.

El simio que recordó tan sensato consejo lo repitió a varios de sus congéneres, de forma que cuando Terkoz regresó al clan aquel día se encontró con un caluroso comité de recepción. No hubo formulismos protocolarios. En cuanto Terkoz llegó al grupo, cinco enormes cuadrumanos saltaron sobre él.

En el fondo, Terkoz era un tremendo cobarde, como suele ser el caso de los fanfarrones, tanto si se trata de hombres como de simios; así que en vez de plantar cara a sus retadores, dispuesto a luchar y, de ser necesario, morir, se zafó de ellos con toda la rapidez que pudo, emprendió veloz huida y se refugió tras la pantalla protectora del follaje de la selva.

Intentó en dos ocasiones incorporarse a la tribu, pero en ambas se vio atacado y puesto en fuga. Por fin se dio por vencido y, rebosante de odio y furor, se adentró en la jungla.

Anduvo varios días deambulando sin rumbo, des­pechado y cada vez más rabioso, a la caza de algún ser más débil que él sobre el que descargar su colé­rico rencor.

En tal estado de ánimo, aquel bestial antropoide se desplazaba de árbol en árbol cuando, de pronto, avistó a las dos mujeres en la selva.

Se encontraba justamente sobre sus cabezas cuan­do las vio. La primera noticia que tuvo Jane Porter de la presencia de aquel monstruo fue cuando el enor­me cuerpo velludo aterrizó de golpe junto a ella y los ojos de la muchacha, al volver la cabeza, tropeza­ron con aquella espantosa cara y las rugientes fau­ces, abiertas a menos de treinta centímetros de su persona.

Un agudo grito se escapó de los labios de Jane Porter cuando la mano de la fiera le aferró un bra­zo. Después se vio atraída hacia aquellos espeluz­nantes colmillos ávidos de clavarse en su garganta. Pero cuando parecían a punto de llegar a la tersa piel de la joven, el antropoide cambió de idea.

La tribu se le había quedado las hembras. Debía encontrar otras para sustituirlas. Aquella mona blanca sin pelo sería la primera hembra de su nuevo clan. Se la echó rudamente cruzada sobre los peludos y anchos hombros, saltó otra vez a la enramada y se alejó a través de los árboles, cargado con Jane.

El chillido aterrorizado de Esmeralda se mezcló una vez con el de la muchacha y luego, como era su cos­tumbre cuando la situación requería valor y presen­cia de ánimo, Esmeralda se desvaneció. Pero Jane no perdió el conocimiento. Desde luego, aquella cara horrible se oprimía contra la suya y el aliento fétido que la bestia lanzaba sobre sus fosas nasales la paralizaron de miedo, pero su mente se mantenía clara y se daba perfecta cuenta de todo lo que ocurría.

A una velocidad que a Jane le pareció portento­sa, la bestia la llevó a través del arbolado, sin que la joven gritase ni se resistiera. La repentina apa­rición del simio la había dejado confundida hasta tal punto que pensaba que la conducía hacia la playa.

Por tal motivo, Jane decidió reservar sus energías y la voz hasta cerciorarse de que se habían acercado tanto al campamento como para que si pedía soco­rro pudieran oírla. Lo ignoraba entonces, no podía saberlo, pero la ver­dad es que el antropoide la iba adentrando cada vez más en la tupida jungla.

El mismo grito que llevó a Clayton y a los dos ancia­nos a trompicones a través de la maleza selvática, había conducido antes a Tarzán de los Monos directamente al lugar donde yacía Esmeralda, pero el interés de Tarzán no se centraba en la mujer, aunque sí hizo una pausa junto a ella para cerciorarse de que estaba ilesa.

Escrutó momentáneamente el suelo y las ramas de los árboles, hasta que el simio que llevaba dentro, en virtud del ambiente en que se había criado y la for­mación que había recibido, combinado con la inteli­gencia heredada de sus antecesores, transmitieron a su mente la historia completa de lo sucedido, con tan­to detalle y claridad como si lo hubiera visto con sus propios ojos.

Se lanzó inmediatamente a las oscilantes enra­madas y emprendió la persecución por las alturas, siguiendo unos rastros que ningún otro ser huma­no hubiese podido detectar y mucho menos inter­pretar.

En los extremos de las ramas, donde el antropoide toma impulso para arrojarse desde allí a otro árbol, hay más huellas reveladoras del paso de la pieza que se persigue, pero menos señales que indiquen la direc­ción que ha tomado. La presión es allí siempre hacia abajo, hacia la punta de la rama, tanto si el mono sal­ta al árbol como si se impulsa para abandonarlo. En el centro del árbol, donde las señales del paso son más débiles, la dirección se marca con toda claridad.

Allí, en aquella rama, la enorme planta del pie del fugitivo ha aplastado una oruga, y el instinto indica a Tarzán el punto donde el mismo pie se apoyará tras la zancada siguiente. Mira hacia dicho punto y encuentra una diminuta partícula de larva destro­zada, un indicio que no es mayor que una mota de humedad.

Un poco más allá, la uña de una mano ha pues­to hacia arriba un trozo de corteza y el sentido de la grieta indica la dirección en que marcha quien ha arrancado la corteza. Otras veces es en una rama grande o en el mismo tronco del árbol donde el roce ha hecho que se queden allí unas hebras de pelo que, dada la posición en que han quedado atrapa­das debajo de la corteza, comunican a Tarzán que está en el buen camino.

Tampoco necesitaba el hombre mono reducir la marcha para percibir tales aparentemente débiles huellas del paso de la fiera a la que perseguía.

Para Tarzán todas destacaban de modo palmario sobre la minada de desgarrones, trozos de corteza arrancados y demás señales que sembraban aquella frondosa ruta. Pero a lo que más partido sacaba el hom­bre-mono era a su fino olfato. Al avanzar con el vien­to de cara sus fosas nasales, sensibles como las de un sabueso, contaban con gran ventaja.

Hay quien cree que los animales de especies consi­deradas inferiores están especialmente dotadas de un sentido del olfato superior al del hombre, pero en rea­lidad todo es cuestión de adiestramiento y desarrollo.

La supervivencia del hombre depende de la per­fección de los sentidos menos de lo que pudiera creerse. Su capacidad de raciocinio le ha liberado de numerosos esfuerzos y obligaciones, por lo que mu­chas de sus facultades se han anquilosado. Es algo que les ha ocurrido también a diversos músculos que, como los de las orejas y el cuero cabelludo, son inú­tiles por mera falta de uso.

Esos músculos están ahí, en torno a los apéndices auriculares y bajo la cabellera, lo mismo que están los nervios que transmiten las sensaciones al cere­bro, pero todos se encuentran en estado de subde­sarrollo porque no los necesitamos.

No ocurría así con Tarzán de los Monos. Desde la más tierna infancia su supervivencia dependió de la agudeza de su vista, oído, olfato, tacto y gusto mucho más que de la facultad de razonamiento, que desarrolló bastante más despacio. De los cinco sentidos, el menos desarrollado en Tarzán era el del gusto, porque su paladar saborea­ba casi con la misma delectación las exquisitas fru­tas del bosque que la carne cruda que llevase cierto tiempo enterrada, aunque en esto último apenas dife­ría de los más civilizados gastrónomos.

Tarzán se desplazaba casi en absoluto silencio, aunque velozmente, tras las huellas de Terkoz y su presa, pero la bestia fugitiva percibió el acercamien­to de su perseguidor y eso le hizo acelerar la marcha.

Recorrieron cinco kilómetros antes de que Tarzán los alcanzase y entonces, al comprender que era inú­til seguir huyendo, Terkoz descendió a un pequeño claro, donde podría revolverse y combatir para con­servar la presa o, si el que le perseguía era superior a él en tamaño y fuerza, tendría el recurso de inten­tar la huida.

Aún sostenía a Jane con el enorme brazo cuando Tarzán saltó como un leopardo a la palestra que la naturaleza proporcionaba para aquella pelea primitiva.

Cuando Terkoz vio que quien le perseguía era Tarzán, llegó a la conclusión de que aquella era la hembra de su enemigo, puesto que ambos tenían el mismo aspecto -eran blancos y carecían de pelo- y acogió con inmenso regocijo la oportunidad de ven­garse de aquel odiado rival.

Para Jane Porter, la aparición de aquel hombre que parecía un dios fue como un sedante para los nervios.

Por la descripción que le habían hecho su padre, el señor Philander y Clayton, la muchacha comprendió que debía de tratarse de la misma criatura maravi­llosa que los había salvado y vio en él no sólo a un protector sino también a un amigo.

Pero cuando Terkoz la apartó a un lado brusca­mente, para afrontar el ataque de Tarzán, y la mucha­cha observó las gigantescas proporciones del simio, sus poderosos músculos y el filo aterrador de sus col­millos, el ánimo se le vino abajo. ¿Cómo podía ven­cer un hombre a tan imponente adversario? Se acercaron el uno al otro como dos toros que se acometen con furia, como dos lobos que buscan cla­var sus dientes en la garganta del contrario. La del­gada hoja del cuchillo del hombre frente a los lar­gos caninos del simio.

Con el juncal, esbelto y juvenil cuerpo aplastado contra el tronco de un árbol colosal, apretadas las manos sobre el agitado seno, desorbitados los ojos en los que se mezclaba el horror, la fascinación, el miedo y la admiración, Jane Porter contemplaba aquel combate entre un mono primario y un hombre pri­mitivo que luchaban por la posesión de una mujer... que peleaban por ella.

Cuando los formidables músculos de los hombros y de la espalda del hombre se convirtieron en apre­tados nudos bajo la tensión y el esfuerzo, mientras los bíceps y el antebrazo mantenían a raya a los pode­rosos colmillos, la capa formada por siglos de civili­zación y cultura desapareció de la empañada vista de la muchacha de Baltimore.

Cuando el largo cuchillo se hundió profundamen­te una docena de veces y bebió la sangre que fluía por el corazón de Terkoz y cuando el impresionante cuerpo cayó sin vida contra el suelo, fue una mujer primitiva la que se precipitó hacia adelante, con los brazos tendidos, al encuentro del hombre primitivo que había luchado por ella, que la había ganado en feroz lid.

¿Y Tarzán? Hizo lo que cualquier hombre con sangre en las venas hubiera hecho sin necesidad de que le aleccionaran. Acogió a la mujer en sus brazos y colmó de besos los palpitantes labios que se entreabrían para él.

Durante un momento, Jane permaneció allí, con los párpados entrecerrados. Durante un momento -el primero en su joven vida- comprendió el significado del amor.

Pero tan repentinamente como había desapareci­do, la capa de civilización y cultura volvió a ocupar su sitio y los remordimientos de una conciencia ultra­jada extendieron un cendal escarlata sobre el rostro de la muchacha que, mortificada, apartó de sí a Tarzán de los Monos y hundió el semblante entre las manos.

A Tarzán le sorprendió encontrar entre sus brazos a la muchacha a la que había aprendido a amar de una manera ambigua y abstracta. Ella se había deja­do abrazar voluntariamente y ahora le rechazaba. Pero luego la sorpresa se repitió, aunque en sentido contrario. Volvió a acercarse a Jane y le cogió un brazo. La joven se revolvió como una tigresa y sus puños des­cargaron repetidos golpes sobre el amplio pecho del hombre-mono.

Tarzán fue incapaz de entenderlo.

Un momento antes su intención era llevar inme­diatamente a Jane junto a sus allegados, pero ese momento se perdía ya en un pretérito distante y nebu­loso que nunca volvería a repetirse y, con él, la inten­ción se había alejado también hacia el reino de lo imposible.

Tarzán de los Monos había sentido oprimida con­tra su cuerpo la figura cálida y flexible. Había nota­do sobre su mejilla el aliento dulce y tibio. La boca había aventado una nueva llama de vida dentro de su pecho. Unos labios perfectos se habían unido a los suyos en besos ardientes que estamparon una marca profunda en su espíritu, una marca que anun­ciaba el nacimiento de un nuevo Tarzán.

Volvió a posar la mano sobre el brazo de la mucha­cha. Ella volvió a rechazarle. Y Tarzán de los Monos hizo entonces lo mismo que hubiera hecho su primer ascendiente.

Cogió a su mujer en brazos y la llevó consigo al interior de la selva.

A la mañana siguiente, con el alba, el estampido de un cañón despertó a los cuatro ocupantes de la cabaña de las proximidades de la playa. Clayton fue el primero en salir precipitadamente, para encon­trarse con que al otro lado de la boca del puerto natu­ral, bastante mar adentro, habían fondeado dos buques. Uno era el Arrow y el otro un pequeño cru­cero francés. Por la borda de este último toda la tri­pulación miraba hacia tierra y a Clayton le resultó evidente, mientras los demás llegaban junto a él, que el cañonazo que había oído lo dispararon los del cru­cero para llamar su atención, si es que aún estaban en la cabaña.

Ambas naves se encontraban a considerable dis­tancia de la orilla y era problemático que, incluso con catalejo, pudieran divisar los sombreros que en el centro de la playa, entre las dos puntas del golfo, agi­taban los miembros de la partida.

Esmeralda se había quitado el rojo delantal y lo ondeaba frenéticamente por encima de la cabeza, pero Clayton, temeroso de que ni así pudieran ver­los, echó a correr hacia la punta norte donde se hallaba la pira de la señal presta para que la encen­diesen.

Le pareció que transcurría una eternidad, lo mis­mo que a los que se quedaron detrás, conteniendo el aliento, antes de que llegara al montón de maleza y ramas secas.

Cuando salió de la espesura y volvió a ver los buques, la consternación le inundó al comprobar que el Arrow se hacía a la vela y el crucero empezaba tam­bién a navegar.

Se apresuró a prender la hoguera, por una doce­na de puntos, corrió al extremo del promontorio y allí se rasgó la camisa, la ató a una rama que encontró caída y procedió a agitar aquel improvisado estan­darte por encima de su cabeza.

Pero los barcos continuaron su maniobra, dis­puestos a alejarse, y Clayton ya se había despedido de toda esperanza cuando la columna de humo, enor­me por entonces, elevada por encima de la floresta como una gruesa aguja vertical, llamó la atención de un vigía del crucero y, automáticamente, una doce­na de catalejos enfocaron la playa.

Clayton vio entonces que los dos buques viraban de nuevo y, mientras el Arrow se quedaba tranquila­mente al pairo en el océano, el crucero se fue apro­ximando lentamente a la orilla. Se detuvo a cierta distancia y allí arriaron un bote, que se dirigió a la playa. La barca llegó al promontorio y un joven oficial echó pie a tierra.

- ,Monsieur Clayton, presumo? -saludó.

-¡Gracias a Dios que han venido! -respondió Clayton-. Es posible que aún no sea demasiado tarde. -¿Qué quiere decir, monsieur?

Clayton le explicó el secuestro de Jane Porter y lo imprescindible que resultaba disponer de hombres armados que colaborasen en la búsqueda de la joven.

-¡Mon Dieu! -exclamó contrito el oficial-. Ayer habríamos llegado a tiempo. Hoy es posible que, por desgracia, no podamos encontrar ya a esa pobre dama. Es horrible, monsieur. Espantosamente horrible.

Nuevos botes se destacaban ya del crucero y Clayton, tras indicar la entrada de la bahía al oficial, subió con él a la barca y ésta puso proa al interior de la rada. Los demás botes les siguieron.

Toda la partida desembarcaba al cabo de un momento en el lugar donde se encontraban el pro­fesor Porter, el señor Philander y la lloriqueante Esmeralda.

Entre los oficiales del último bote arriado del cru­cero iba el capitán del buque, quien, al tener noti­cia del rapto de Jane, solicitó voluntarios entre sus hombres, en magnánimo gesto, para que acompa­ñasen al profesor Porter y a Clayton en su bús­queda.

Entre aquellos valientes y altruistas franceses no hubo un solo oficial ni un solo marinero que no se brindara al instante para participar en la expedición de rescate.

El capitán eligió a veinte marineros y dos oficiales, los tenientes DArnot y Charpentier. Se envió una bar­ca al crucero con la misión de llevar a tierra víveres, municiones y carabinas; los marineros ya iban arma­dos de revólveres.

Luego, al interrogarle Clayton respecto a las cir­cunstancias por las que fondearon a la vista de tie­rra y dispararon un cañonazo en plan de aviso, el capitán Dufranne explicó que, un mes antes habían avistado al Arrow, que navegaba con rumbo suroes­te casi a todo trapo. Cuando le indicaron que se apro­ximara, el Arrow, en lugar de obedecer, largó todavía más vela.

Lo persiguieron hasta la puesta del sol y le dispara­ron unos cuantos cañonazos, pero a la mañana siguien­te el Arrow no aparecía por parte alguna. Durante varias semanas continuaron la búsqueda a lo largo del lito­ral, en una y otra dirección, y estaban a punto de dar por olvidado el incidente de la persecución cuando una mañana, pocos días antes, el vigía avistó un buque a la deriva, sacudido por el violento oleaje y evidentemente sin nadie que lo gobernara.

Al acercarse al pecio comprobaron con sorpresa que se trataba de la misma nave que había huido de ellos unas semanas atrás. Las velas de trinquete y mesana estaban izadas como si se pretendiera man­tener el buque de proa al viento, pero el huracán había roto las escotas y convertido las velas en jirones.

Dadas las condiciones en que se encontraba el buque, en medio de aquella mar embravecida, resul­taba tan difícil como peligroso abordarlo, y como tam­poco se apreciaba signo alguno de vida en cubierta, se decidió aguardar hasta que la tormenta amainase y las aguas se calmaran. Pero entonces apareció una figura que se aferraba a la barandilla de la borda y les dirigía débiles y desesperadas señales, en petición de socorro.

Arriaron un bote inmediatamente y se ordenó a los tripulantes que se acercaran al Arrow e intentasen subir a bordo.

El espectáculo que se ofreció a los ojos de los fran­ceses no podía ser más dantesco. Una docena de muertos y moribundos rodaban por la cubierta de un lado para otro, impulsados por los vaivenes del barco. Los vivos se entremezclaban con los muertos. Había dos cadáveres que parecían par­cialmente devorados, como si los lobos se hubiesen cebado en ellos.

Los tripulantes de la nave francesa se hicieron de inmediato con el gobierno del Arrow y después con­dujeron a los supervivientes enfermos a sus literas.

Envolvieron a los muertos en lonas embreadas y los dejaron atados en cubierta, a la espera de que sus compañeros los identificasen, antes de arrojarlos al océano.

Cuando los franceses subieron a la cubierta del Arrow, ninguno de los marineros vivos estaba cons­ciente. Incluso el pobre diablo que había atraído su atención con las desesperadas señales se desmayó antes de enterarse si habían atendido su petición de ayuda.

El oficial galo no necesitó mucho tiempo para ave­riguar la causa de aquella terrible catástrofe, porque cuando procedieron a buscar agua y coñac para rea­nimar a los hombres, descubrieron que a bordo no quedaba alimento de ninguna clase.

De inmediato, el oficial indicó a los tripulantes del crucero que enviasen agua, medicinas y víveres. Otra lancha efectuó el peligroso viaje al Arrow.

Cuando se aplicaron los oportunos reconstituyen­tes a los enfermos, éstos recobraron el conocimiento y explicaron lo sucedido. Una historia que conocemos ya hasta la partida del Arrow, tras el asesinato de Snipes y el entierro de su cadáver colocado encima del cofre del tesoro.

Al parecer, cuando el crucero emprendió la per­secución del Arrow, el pánico cundió entre los sedi­ciosos, que continuaron atravesando el Atlántico durante varias singladuras después de despistar al buque galo. Pero al darse cuenta de que el agua y las provisiones empezaban a escasear a bordo, viraron de nuevo hacia el este.

Como quiera que nadie tenía siquiera nociones de navegación, no tardaron en surgir diferencias acer­ca del rumbo y el punto de destino. Al cabo de tres días de navegar con rumbo este sin divisar tierra, des­viaron la nave hacia el norte, al temerse que los vien­tos del norte que habían predominado días atrás los hubieran empujado hacia el sur de África.

Mantuvieron el rumbo nornordeste durante dos singladuras, al cabo de las cuales entraron en un periodo de calma chicha que se prolongó durante cer­ca de ocho días. Se quedaron sin agua y con vitua­llas para una sola jornada.

La situación degeneró rápidamente. Fue de mal en peor. Un hombre se volvió loco y se arrojó por la bor­da. Otro se abrió las venas y se alimentó bebiendo su propia sangre.

Cuando murió lo arrojaron también por la borda, aunque más de uno propuso dejar el cadáver en el barco. El hambre estaba transformando a aquellos hombres en bestias salvajes.

Cuarenta y ocho horas antes de que el crucero los abordara, los marineros del Arrow se encontraban en tal estado de debilidad que no podían manejar el bar­co y, ese mismo día fallecieron tres hombres. A la mañana siguiente uno de los cadáveres apareció par­cialmente devorado. A lo largo de todo el día, los hombres se fulmina­ron con la mirada unos a otros, como animales de presa, y, cuando amaneció de nuevo, la carne de dos de los cadáveres había desaparecido casi por com­pleto.

Aquel macabro alimento no había mejorado la con­dición física de los amotinados y el anhelo de agua representaba la agonía más terrible y desoladora que tenían que afrontar. Y entonces se presentó allí el crucero.

Cuando se recuperaron los que pudieron hacerlo, el comandante tuvo su versión de los sucesos; sin embargo, los marineros eran demasiado ignorantes para poder precisar al capitán del buque francés el punto exacto de la costa en que dejaron abandonados al profesor y a los demás miembros de su grupo. De modo que el crucero navegó a lo largo del litoral, dis­parando de vez en cuando la señal de su cañón y escudriñando con el catalejo hasta el último centí­metro de la costa.

Echaban el ancla al llegar la noche, por lo que no dejaron sin examinar una sola partícula de litoral, y ocurrió que la noche anterior llegaron a la altura de la playa donde estaba el campamento que buscaban.

Los que se encontraban en tierra no habían oído los cañonazos de la tarde anterior, tal vez por hallar­se dentro de la espesura, entregados a la búsqueda de Jane. Posiblemente, el ruido de sus propios pasos a través de los matorrales habría sofocado el sordo estampido de la lejana pieza artillera. Para cuando ambas partes hubieron concluido el relato de sus diversas aventuras, la barca cargada de víveres y armas para la expedición llegó procedente del crucero.

En cuestión de minutos el reducido cuerpo de mari­neros y los dos oficiales franceses, junto con Clayton y el profesor Porter, emprendió la desesperanzada búsqueda por la inextricable jungla.


Tarzán de los monos de Edgar Rice Burroughs

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28