Tarzán de los monos: Su propia especie

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Tarzán de los monos
Capitulo XIII: Su propia especie

de Edgar Rice Burroughs



A la mañana siguiente, renqueante y dolorido a cau­sa de las heridas que sufrió en el curso del combate con Terkoz, Tarzán emprendió la marcha rumbo al oeste, donde se encontraba la costa. Avanzaba muy despacio, durmió aquella noche en la selva y llegó a la cabaña al otro día, muy entrada la mañana.

Durante varias jornadas apenas salió de ella, sólo lo imprescindible para recoger frutos con los que satis­facer las exigencias del estómago.

Al cabo de diez días se encontraba de nuevo casi en perfectas condiciones físicas, con la salvedad de una terrible herida a medio cicatrizar, que empeza­ba sobre el ojo izquierdo, se alargaba a través de la parte superior de la cabeza y concluía en la oreja dere­cha. Era la señal que dejó Terkoz cuando le desgarró el cuero cabelludo.

Durante el periodo de convalecencia, Tarzán pro­bó a confeccionarse un manto con la piel de Sabor, que había permanecido en la cabaña todo aquel tiem­po. Pero se encontró con que la piel, al secarse, se había puesto rígida como una tabla y como Tarzán no tenía la más remota idea acerca del arte de cur­tir, se vio obligado a abandonar su querido proyecto.

Luego decidió apoderarse de las prendas que pudie­se quitar a algunos guerreros negros de la aldea de Mbonga, porque Tarzán de los Monos había resuelto establecer la evolución del hombre desde los estadios inferiores, por todos los medios que estuvieran a su alcance, y las ropas y adornos le parecían el mejor distintivo de humanidad.

A tal fin, por consiguiente, reunió los diversos ata­víos ornamentales de brazos y piernas que había tomado de los guerreros negros que sucumbieron a su lazo rápido y silencioso, y se los puso todos, dis­puestos tal como viera que los llevaban sus antiguos dueños.

Se colgó del cuello la cadena de oro con el guar­dapelo de su madre, lady Alice, engarzado en dia­mantes. A la espalda, la aljaba con sus flechas, col­gada de una correa de cuero, otra pieza producto del botín arrebatado a algún negro que sacrificó.

Alrededor de la cintura, una correa de tiras de cue­ro crudo, que él mismo se había hecho para sujetar en ella la tosca funda en que envainaba el cuchillo de monte de su padre. El largo arco que perteneció a Kulonga colgaba ahora de su hombro izquierdo.

El joven lord Greystoke constituía realmente una extraña y bélica figura, con la mata de negro pelo cayéndole por detrás de los hombros y el flequillo sobre la frente, cortado de cualquier manera con el cuchillo para que los cabellos no llegaran a ponérse­le delante de los ojos.

Su figura erguida y perfecta, musculosa como pudiera ser la de los antiguos gladiadores romanos y, no obstante, con las suaves y sinuosas curvas de un dios griego, denotaban ya a primera vista que aquel cuerpo era una espléndida combinación de fuerza poderosa, flexible agilidad y dinámica rapidez.

Tarzán de los Monos era la personificación del hom­bre primitivo, del cazador, del guerrero. Con la enorme elegancia de su hermosa cabeza sobre los amplios hombros y el ígneo resplandor de la vida y la inteligencia en las pupilas de sus ojos cla­ros, muy bien podía encarnar algún semidiós de un pueblo salvaje y guerrero, desaparecido mucho tiem­po atrás, señor de aquella antigua selva virgen.

Pero ni por asomo pensaba Tarzán en tales cosas. Lo que le preocupaba era que carecía de prendas de vestir para anunciar a todos los habitantes de la jun­gla que él era un hombre y no un mono; y a veces le asaltaban serias dudas acerca de si, a pesar de todo, no acabaría convirtiéndose en un simio.

¿No empezaba a salirle pelo en la cara? Todos los monos tenían la cara cubierta de pelo, pero los hom­bres negros eran todos barbilampiños, con escasas excepciones.

La verdad es que había visto en los libros imáge­nes de hombres con abundantes masas de pelo sobre el labio, en las mejillas y en el mentón, pero, a pesar de todo, Tarzán no las tenía todas consigo. Casi todos los días se pasaba el filo del cuchillo por el rostro y se rapaba la incipiente barba para erradicar aquel degradante indicio de la condición de simio.

Así aprendió a afeitarse; rústica y dolorosamente, cierto, pero también con eficacia.

Cuando volvió a sentirse fuerte, tras el sangrien­to combate con Terkoz, Tarzán se puso en camino hacia el poblado de Mbonga. Caminaba descuidada­mente por el serpenteante sendero, en vez de des­plazarse a través de los árboles, cuando de súbito se dio de manos a boca con un guerrero negro.

La expresión de sorpresa que decoró el semblante del indígena resultó casi cómica y antes de que Tarzán se descolgara el arco del hombro, el negro había dado media vuelta y huía, a todo correr por el camino, al tiempo que lanzaba gritos de alarma como si tratara de avisar a otros que avanzasen de cara a él.

Tarzán trepó a los árboles para emprender la per­secución y al cabo de un momento divisó a los hom­bres que trataban desesperadamente de escapar.

Eran tres y corrían como posesos, en fila india, entre la exuberante maleza de la selva. Tarzán los adelantó sin dificultad y sin que nin­guno de ellos se percatase de que pasaba por encima de sus cabezas, como tampoco observaron la presen­cia de la figura agazapada en una rama por debajo de la cual se deslizaba el sendero por el que corrían.

Tarzán dejó pasar a los dos primeros y, cuando el tercero llegó al punto adecuado, en la vertical de don­de él se encontraba, el silencioso nudo corredizo des­cendió se ciñó alrededor del cuello del negro. Un seco tirón y la cuerda se puso tensa.

La víctima exhaló un grito angustiado y sus com­pañeros se volvieron para ver el cuerpo que se retorcía mientras se elevaba como por arte de magia y lue­go, despacio, desaparecía engullido por la enramada.

Entre gritos aterrados, los dos negros dieron otra vez media vuelta y reanudaron su esforzada carrera hacia la escapatoria.

Tarzán liquidó rápida y silenciosamente al prisio­nero; le quitó las armas y los adornos y -¡ah, qué alegría más inmensa!- un precioso taparrabos de ante, que inmediatamente transfirió a su propia persona.

Ahora vestía ya como debía de vestir un hom­bre. Nadie podría dudar de su origen. Lo que le hubiera gustado regresar a la tribu y exhibir ante las envidiosas miradas de los monos aquella pren­da de maravilla.

Se echó el cadáver al hombro y se dirigió, ahora más despacio, a través de los árboles hacia la aldea, porque de nuevo necesitaba flechas.

Al acercarse al recinto de la empalizada vio que un grupo de indígenas excitados rodeaba a los dos fugi­tivos, quienes, temblorosos de miedo y agotamiento, apenas tenían resuello para contar los misteriosos detalles de su aventura.

Explicaron que Mirando, que iba a escasa distan­cia, por delante de ellos, volvió informándoles a gri­tos de que un terrible guerrero blanco le perseguía. Los tres emprendieron automáticamente el regreso hacia la aldea a la máxima velocidad que podían lle­varles las piernas.

El alarido de pánico cerval que emitió Mirando les hizo volverse de nuevo y entonces sus ojos contem­plaron una escena de lo más espantoso: el cuerpo de su compañero voló hacia las ramas de los árboles, batiendo el aire con los brazos y las piernas, mien­tras por la boca abierta le salía toda la lengua. Y desa­pareció en el follaje de las alturas. No oyeron ningún otro sonido ni vieron a ser alguno cerca de Mirando.

El estado de pavor que alcanzaron los aldeanos los situó al borde de la desesperación, pero el prudente anciano Mbonga adoptó una actitud escéptica res­pecto a la historia y atribuyó todo aquel relato a la imaginación y al miedo que experimentaron los gue­rreros ante un peligro que no tenía nada de sobre­natural.

-Nos venís con ese cuento tan bonito -dijo- porque no os atrevéis a confesar la verdad. No os atrevéis a reconocer que cuando un león saltó sobre Mirando, le abandonasteis y escapasteis a todo correr. Sois un par de cobardes.

Apenas había terminado Mbonga de hablar cuan­do se oyó un gran chasquido de ramas y los negros alzaron la vista, con renovado terror. Lo que vieron sus ojos hizo que hasta el sensato Mbonga se estre­meciera, porque de las alturas, girando y retorcién­dose, cayó el cuerpo de Mirando, que, con escalo­friante impacto, fue a estrellarse contra el suelo, a los pies de los reunidos. Todos a una, los negros emprendieron rápida hui­da, sin detenerse hasta que el último se hubo perdido entre las tupidas sombras de la jungla circundante.

Una vez más, Tarzán descendió al poblado, reno­vó sus existencias de flechas y comió la ofrenda de alimentos que los salvajes le brindaban para aplacar su ira.

Antes de marcharse trasladó el cadáver de Mirando hasta el portón de la aldea y lo apoyó en la empali­zada de forma que el guerrero negro diera la impre­sión de estar mirando por encima del borde de aquel acceso, como si observase el camino que conducía a la selva.

Luego, Tarzán emprendió el regreso a la cabaña de la playa, siempre cazando por el camino. Los aterrados negros tuvieron que intentarlo tres veces antes de hacer acopio del valor suficiente para pasar junto a la espantosa sonrisa, la horrible mue­ca, que decoraba el semblante de su difunto com­pañero y entrar de nuevo en la aldea... donde se encontraron con que la comida y las flechas habían desaparecido. Lo cual les hizo comprender, aterro­rizados, que Mirando había visto al perverso espíri­tu de la selva.

Les pareció que aquello era la explicación lógica. Sólo molían quienes contemplaban al pavoroso dios de la jungla. Porque, ¿verdad que ningún habitante vivo de la aldea lo había visto? Por lo tanto, aquellos que murie­ron en sus manos debió de ser porque le vieron y ese era un delito que se pagaba con la vida.

En tanto proporcionaran al dios flechas y alimen­to, no les causaría ningún daño, a menos que posa­ran sus ojos sobre él, de modo que Mbonga ordenó que, además de la ofrenda de víveres a aquel Munan­go-Keewati, había que añadir otra de saetas. Y así se hizo a partir de entonces.

Si por casualidad alguna vez pasáis por esa remo­ta aldea de África, observaréis que, delante de una choza pequeña, justo a la salida del poblado, hay un puchero de hierro con cierta cantidad de comida y, junto a él, un carcaj de flechas con la punta impreg­nada de veneno. Cuando Tarzán llegó a la playa donde se alzaba su cabaña, un extraño e insólito espectáculo se ofreció a sus ojos.

En las apacibles aguas del puerto natural flotaba un enorme barco y sobre la arena de la playa había una barca varada.

Pero lo más maravilloso de todo era que entre la bar­ca y la cabaña se movían cierto número de hombres.

Tarzán observó que, en muchos aspectos, aque­llos hombres eran semejantes a los que había visto en los libros ilustrados. Se fue aproximando por los árboles, hasta situarse prácticamente encima de ellos.

Eran diez individuos de piel bronceada, curtida por el sol, y de catadura más bien patibularia. Estaban congregados cerca de la barca y discutían a voces, en tono agrio, al tiempo que gesticulaban y agitaban los puños en plan de amenazadores perdonavidas.

Entonces, uno de ellos, un sujeto escuchimizado de cuerpo, de semblante ruin, cubierto de espesa barba negra y expresión canallesca -rostro que le recordó a Tarzán el de Pampa, la rata- apoyó la mano en el hom­bro del individuo que estaba a su lado y con el que todos los demás habían estado teniéndoselas tiesas.

El hombre tirando a canijo señaló con el índice tie­rra adentro y el gigante se apartó un poco de los otros para mirar en la dirección que se le indicaba. En cuanto el coloso se dio la vuelta, el tipo de rostro ratonil tiró de revólver y le descerrajó un balazo por la espalda.

El gigantón alzó las manos por encima de la cabe­za, se le doblaron las rodillas y, sin el menor ruido, cayó de bruces sobre la arena de la playa, muerto.

La detonación del revólver, la primera que oía Tarzán, le dejó atónito, pero ni siquiera aquel estruen­do desacostumbrado pudo alterar la calma de sus nervios de acero poniendo en ellos el más leve asomo de temor.

El comportamiento de aquellos blancos descono­cidos le produjo la mayor preocupación. Enarcó las cejas en gesto de profunda reconcentración mental. Pensó que había obrado muy cuerdamente al no ceder a su primer impulso de precipitarse hacia aquellos hombres blancos para darles la bienvenida y aco­gerlos como hermanos.

Saltaba a la vista que no eran muy distintos de los hombres negros, no más civilizados que los monos, ni menos crueles que Sabor.

Durante unos instantes, los recién llegados per­manecieron inmóviles, con la mirada sobre el indi­viduo con cara de roedor y el gigante muerto tendido boca abajo en la playa.

Luego, uno de ellos soltó la carcajada y palmeó en la espalda al hombrecillo del revólver. A continua­ción, volvieron a charlotear y gesticular, pero sin armar gresca.

Entonces botaron la barca al mar, subieron todos a ella y remaron hacia el gran buque, en cuya cubier­ta vio Tarzán que se movían otras figuras.

Cuando todos hubieron subido a bordo de la nave, Tarzán se dejó caer al suelo, por detrás de un árbol, y se deslizó hasta la cabaña, poniendo buen cuidado en que ésta se interpusiera siempre entre él y el barco.

Al franquear la puerta descubrió que lo habían registrado todo. Sus libros y sus lápices aparecían esparcidos por el suelo. Las armas, los escudos y los demás objetos que constituían su pequeño acopio de tesoros estaban diseminados por todas partes.

Una oleada de indignación invadió el ánimo de Tarzán al contemplar el desorden organizado por aquellos individuos, la reciente cicatriz de su frente se convirtió de pronto en un resalto rojo, en una barra carmesí que destacaba sobre la atezada piel.

Se dirigió rápidamente al armario y buscó en el fon­do del cajón inferior. ¡Ah!, exhaló un suspiro de ali­vio al encontrar la cajita metálica y, al abrirla, com­probó que sus tesoros más preciados seguían allí incólumes.

El retrato del sonriente joven de facciones enérgi­cas y el enigmático libro de tapas negras seguían como si nada.

¿Qué ha sido eso?

Su oído rápido y agudo había captado un ruido leve, pero que no le resultaba familiar. Se llegó a la ventana en dos zancadas, miró hacia la bahía y vio que por un costado del buque bajaban una barca, que iba a situarse junto a otra que ya esta­ba en el mar. Observó que, al instante, por los lados del gran buque descendían muchos hombres, que se dejaban caer dentro de las barcas. Volvían con todos sus efectivos.

Tarzán permaneció un momento más observando la operación, mientras los marineros bajaban cajas y bultos a las barcas; luego, cuando éstas se aparta­ron del costado del buque, el hombre mono cogió un trozo de papel y dedicó unos cuantos minutos a tra­zar con un lápiz varias líneas de caracteres de impren­ta casi perfectos, vigorosos y bien escritos.

Clavó el letrero en la puerta, con una pequeña asti­lla de madera. Después recogió la cajita metálica y todas las flechas y venablos que podía llevar, fran­queó precipitadamente la puerta y desapareció en la selva.

Cuando las dos barcas atracaron en la plateada arena de la playa, el grupo de seres humanos que sal­tó a tierra era de lo más heterogéneo.

Unas veinte almas serían, quince de las cuales eran marineros de aire tosco e innoble. Los demás miembros de la partida tenían un aspecto muy distinto. Uno era un hombre entrado en años, de cabellos y gafas de gruesa montura. Sus hombros, ligeramente caídos, se cubrían con una levita de corte deficiente, aunque inmaculada, y la chistera de rutilante seda con que se tocaba, aña­día una nota más a la incongruencia de su atuen­do en una selva africana.

El segundo integrante del grupo que echó pie a tie­rra era un joven alto, con pantalones de dril blanco; le seguía otro hombre de edad, de frente despejada y modales nerviosos y remilgados. Tras ellos se bajó de la barca una negra de enor­mes proporciones, con un vestido de colores chillo­nes. Sus grandes ojos giraban en las órbitas, dan­do muestras inequívocas del terror que embargaba a la mujer, que miró primero hacia la jungla y lue­go a la cuadrilla de marineros, que no cesaban de soltar tacos mientras desembarcaban las cajas y los fardos.

El último miembro de la partida era una mucha­cha de unos diecinueve años, a la que el joven, que se había quedado en la parte de proa de la barca, cogió en peso y la trasladó a tierra sin que se moja­ra. La chica le dirigió una preciosa sonrisa de agra­decimiento, pero no intercambiaron palabra. El grupo echó a andar en silencio hacia la cabaña. No cabía la menor duda de que, cualesquiera que fue­sen sus intenciones, todo lo habían decidido antes de abandonar el buque. Llegaron a la puerta, en pri­mer lugar los marineros cargados con las cajas y los fardos e, inmediatamente después, las cinco perso­nas que, desde luego, pertenecían a una clase social distinta. Los hombres descargaron los bultos y uno de ellos reparó en la nota que Tarzán había clavado en la puerta.

-¡Eh, camaradas! -exclamó-. ¿Qué es eso? Si ese papel estaba ahí hace una hora, me merendaré al cocinero.

Los demás se arremolinaron tras él y estiraron el cuello por encima del hombro de los que estaban delante, pero eran pocos los que sabían leer y, al cabo de un rato de laboriosos esfuerzos, uno de ellos aca­bó por dirigirse al anciano de la levita y la chistera.

-¡Eh, profe! -llamó-. Échese p'aIante y léanos esta puñetera nota.

Ante tal invitación, el aludido se acercó despacio al punto donde se arracimaban los marineros, segui­do por los restantes miembros de la partida. El ancia­no se ajustó las gafas, observó el letrero durante un momento y luego se apartó de allí, mientras mur­muraba para su coleto:

-Extraordinario... de lo más extraordinario!

-¡Eh, viejo fósil! -exigió el individuo que le había pedido ayuda en primer término-. ¿Es que cree que sólo queríamos que leyera esa pajolera nota para usted solo? Vuelva y léala en voz alta, so percebe chocho.

El anciano se detuvo, regresó sobre sus pasos y dijo:

-¡Ah, sí, mi querido señor, le pido mil perdones. Se me fue el santo al cielo, sí... realmente se me fue el santo al cielo. ¡Extraordinario... de lo más extraordi­nario!

Se colocó de nuevo frente al letrero, lo leyó de cabo a rabo y hubiera vuelto a alejarse de allí, sumido en su asombrado desconcierto, de no haberle agarrado el marinero de mala manera por el cuello, para chi­llarle al oído:

-¡Léalo en voz alta, vejestorio imbécil de capirote! Ah, sí, claro, sí, claro -respondió el profesor en voz baja. Volvió a ajustarse las gafas y leyó en voz alta-:


ESTA ES LA CASA DE TARZÁN,

EL QUE HA MATADO FIERAS Y MUCHOS HOMBRES

NEGROS. NO SE OS OCURRA ESTROPEAR

LAS COSAS QUE SON DE TARZÁN.

TARZÁN VIGILA.


TARZÁN DE LOS MONOS


-¿Quién diablos es ese Tarzán? -preguntó el mari­no que había hablado el primero.

-Es evidente que habla inglés -observó el joven.

-¿Pero qué significa «Tarzán de los Monos»? -inte­rrogó la muchacha.

-No tengo ni idea, señorita Porter -respondió el joven-. A no ser que hayamos encontrado un simio huido del Parque Zoológico de Londres y que haya vuelto a su hogar de la selva con una educación europea. -Añadió, dirigiéndose al anciano-: ¿Qué opina, profesor Porter?

-¡Pero, papá! -exclamó la muchacha-. ¡Aún no nos has aclarado nada!

-Bueno, bueno, bueno, pequeña. Vale, vale -repu­so el profesor Porter, en tono amable e indulgente-. No te rompas la preciosa cabecita con problemas más o menos insolubles.

El hombre se alejó de nuevo, en otra dirección, cla­vada la vista en el suelo, entrelazadas las manos a la espalda, por debajo de los ondulantes faldones de la levita.

-Me parece que ese viejo chalado sabe del asunto tanto como nosotros -rezongó el marinero de cara de rata.

-¡Modera tu lenguaje! -advirtió el joven, lívido de cólera el rostro a causa del tono insolente del mari­nero-. Has asesinado a nuestros oficiales y nos has robado. Estamos completamente en tu poder, pero, o tratas al profesor y a la señorita Porter con el debi­do respeto o te romperé el cuello con mis propias manos... lleves o no lleves armas de fuego.

El joven se colocó frente al marinero de semblan­te ratonil, tan ominosamente cerca que, aunque el tipejo llevaba dos revólveres y un cuchillo de aspec­to criminal, retrocedió amilanado. -¡Maldito cobarde! -increpó el mozo-. Nunca te atre­ves a disparar contra un hombre hasta que te da la espalda. Pero a mí no te atreverás a matarme a traición...

El joven dio la espalda ostentosamente al mari­nero y se fue alejando despacio, con despectivo aplo­mo, como si pusiera a prueba al bellaco.

La mano del marinero descendió subrepticiamen­te hacia la empuñadura de uno de los revólveres; en sus malévolos ojillos centelleó un fulgor vengati­vo, mientras el joven inglés se retiraba. La mirada de sus compinches se mantenía fija, expectante, sobre él, pero el ruin marinero titubeaba. En el fondo de su ánimo aquel malandrín era incluso más cobarde de lo que había supuesto el joven caballero William Cecil Clayton.

A través de la enramada de un árbol próximo, dos ojos no se habían perdido de los movimientos de la partida. Tarzán comprobó la sorpresa que produjo su aviso y, si bien no podía entender una palabra del lenguaje oral de aquellas personas desconocidas, los ademanes y las expresiones de sus rostros le expli­caron un montón de cosas.

El homicidio perpetrado por el marinero de cara de rata sobre uno de sus compañeros despertó en Tarzán un sentimiento de profunda animadversión y al ver después que disputaba con aquel joven apuesto y bien parecido, la animosidad del hombre mono hacia el vil sujeto volvió a cobrar vida. Era la primera vez que Tarzán comprobaba los efec­tos de un arma de fuego, aunque algo había apren­dido en los libros sobre el particular y cuando obser­vó que el individuo de rostro ratonil acariciaba la culata del revólver temió ver cómo caía asesinado el joven, igual que lo fuera el marinero corpulento un poco antes, aquel mismo día.

Eso le indujo a colocar una flecha envenenada en el arco y apuntar al sujeto de cara de rata, pero el follaje era tan tupido que en seguida comprendió que las hojas o alguna rama pequeña desviaría la tra­yectoria de la saeta. Así que cambió de idea y, en vez de la flecha, disparó desde su alta atalaya un sólido venablo.

Clayton apenas había dado una docena de pasos. El marinero de cara de roedor tenía el revólver a medio desenfundar; los demás tripulantes del barco con­templaban la escena con hipnotizada atención. El profesor Porter había desaparecido dentro de la jungla, seguido del inquieto Samuel T. Philander, secretario y ayudante suyo.

Esmeralda, la negra, se atareaba tratando de loca­lizar el equipaje de su señora, entre el cúmulo de cajas y bultos amontonados junto a la puerta, y la seño­rita Porter se disponía a ir en pos de Clayton, cuando algo la hizo volver la cabeza para mirar al marinero de cara de rata.

Tres cosas sucedieron entonces casi simultánea­mente. El marinero desenfundó el revólver y dirigió la boca del cañón a la espalda de Clayton; la señori­ta Porter lanzó un grito de advertencia y un largo venablo, con la punta de metal, salió disparado, sur­có el aire como un rayo y atravesó de parte a parte el hombro derecho del hombre de aspecto ratonil.

Tronó el revólver, pero la bala se perdió en el aire. sin alcanzar a nadie, y el marinero soltó un chillido de aterrorizado dolor.

Clayton dio media vuelta y regresó corriendo al punto donde se desarrollaba la escena. Los marineros formaban un grupo asustado, dispuestas las armas, mientras escudriñaban la jungla. El herido se retor­cía en el suelo, sin dejar de emitir gritos quejum­brosos.

Sin que nadie se percatara de ello, Clayton recogió el revólver caído y se lo introdujo bajo la camisa. Después se unió a los marineros en la contemplación desconcertada de la selva. -¿Quién puede haber sido? -murmuró Jane Porter, y el joven volvió la cabeza, para ver junto a él a la muchacha, con los ojos desorbitados por el asombro.

-Me atrevería a decir que, en efecto, Tarzán de los Monos nos está vigilando -repuso el joven con voz dubitativa-. De cualquier modo, me gustaría saber con certeza a quién iba dirigida esa jabalina. Si se la lanzó a Snipes, entonces nuestro mono es un ami­go de verdad.

»¡Por Júpiter! ¿Dónde están su padre y el señor Philander? En esa jungla hay alguien, quienquiera que sea, que va armado.

El joven Clayton llamó a voz en cuello: -¡Eh, profesor! ¡Señor Philander! No hubo respuesta.

-¿Qué vamos a hacer, señorita Porter? -prosiguió el joven, fruncido el ceño por la inquietud y la inde­cisión-. No puedo dejarla aquí sola con esos crimi­nales y, desde luego, tampoco va a aventurarse con­migo por la selva. Sin embargo, alguien ha de ir en busca de su padre. Está perfectamente dotado para vagar por ahí dentro sin rumbo fijo, sin preocuparse del peligro ni de lo que le pueda esperar al final de su marcha a la buena de Dios, y lo mismo cabe decir del señor Philander. Es tan poco práctico como el profe­sor. Perdone mi franqueza, pero es que aquí corre­mos peligro y, en cuanto encontremos a su padre, hemos de hacerle comprender que no puede exponer la vida de todos, incluida la suya y la de usted, con sus despistes y distracciones continuos.

-Estoy de acuerdo -asintió la muchacha- y no me considero ofendida en absoluto. Mi padre sacrifica­ría su vida por mí sin un segundo de vacilación, siem­pre y cuando alguien consiguiera que concentrase su mente durante un segundo completo en tan frívola cuestión. Sólo hay un modo de mantenerlo seguro, sano y salvo: atarlo a un árbol. Tiene tan poco senti­do práctico, el pobre.

-¡Ya lo tengo! -exclamó Clayton de pronto-. Sabe usted manejar el revólver, ¿verdad?

-Sí, ¿por qué?

-Tengo uno. Con él, Esmeralda y usted estarán relativamente a salvo en la cabaña, mientras voy a buscar a su padre y al señor Philander. Venga, llame a Esmeralda y yo saldré corriendo. No pueden haber­se alejado mucho.

Jane hizo lo que Clayton le sugirió y, cuando éste vio la puerta cerrada tras las dos mujeres, se dirigió a la jungla.

Unos marineros retiraban el venablo clavado en el hombro de su compañero herido. Clayton se acercó a ellos y les preguntó si podían dejarle prestado un revólver mientras buscaba al profesor en la selva.

Tras darse cuenta de que no se había muerto, el sujeto de la cara de rata se envalentonó lo suficiente como para escupir una andanada de tacos, en honor de Clayton, y prohibió a sus compañeros que pres­tasen arma de fuego alguna al joven inglés.

Aquel individuo, Snipes, había asumido la jefatu­ra de la cuadrilla, después de haber matado al antiguo capitoste y en el breve espacio de tiempo transcu­rrido desde entonces se había impuesto de tal forma a sus esbirros que nadie se atrevía a discutir su auto­ridad.

Por toda respuesta, Clayton se encogió de hom­bros, pero al alejarse recogió el venablo que había atravesado a Snipes y, armado de forma tan primiti­va, el hijo del entonces lord Greystoke penetró en la espesura de la jungla.

Fue pronunciando a voces, cada dos por tres, el nombre de la pareja perdida. El sonido de aquella voz fue perdiendo volumen, debilitándose paulati­namente en los oídos de las mujeres refugiadas en la cabaña de la playa, hasta que se desvaneció sofo­cado por la multitud de ruidos de aquella floresta primigenia.

Cuando el profesor Archimedes Q. Porter y su ayu­dante, Samuel T. Philander, después de que éste insis­tiera e insistiera, dieron media vuelta para encaminar sus pasos hacia el campamento, resultó que estaban todo lo perdidamente extraviados que dos seres huma­nos podían estar en aquella laberíntica maraña fores­tal, aunque ellos no lo sabían.

Exclusivamente por puro capricho de la fortuna se dirigieron hacia la costa occidental, en vez de hacer­lo hacia Zanzíbar, situado en el lado opuesto del con­tinente negro. Pronto llegaron a la playa, pero allí no había nin­gún campamento y Philander se mostró absoluta­mente convencido de que se encontraban al norte de su destino, cuando en realidad estaban a unos dos­cientos metros al sur del lugar que buscaban.

A ninguno de aquellos dos teóricos, carentes de sentido práctico, se le pasó por la cabeza la funcio­nal idea de lanzar un par de gritos con el sano pro­pósito de llamar la atención de sus amigos. En cam­bio, con toda la confianza que proporciona un razo­namiento deductivo basado en una premisa errónea, el señor Samuel T. Philander asió firmemente por un brazo al profesor Archimedes Q. Porter y tiró del ancia­no caballero, prescindiendo de sus débiles protestas en la dirección de Ciudad del Cabo, situada a unos dos mil cuatrocientos kilómetros, por el sur.

En cuanto Jane y Esmeralda se encontraron a sal­vo detrás de la puerta de la cabaña, lo primero que se le ocurrió a la mujer de color fue montar una barri­cada por la parte de dentro. Con esa idea en la cabe­za, empezó a buscar por la estancia objetos con los que ponerla en práctica; pero lo primero que vio en el interior de la cabaña arrancó un grito de terror a sus labios y, como una niña asustada, la enorme mujerona enterró la cara en el hombro de su señorita.

Al oír el chillido, Jane volvió la cabeza y descubrió la causa de aquella alarma: estaba tendida en el sue­lo, ante ella: el blanqueado esqueleto de un hom­bre. Miró un poco más allá y sus ojos tropezaron con otra osamenta, encima de la cama.

-¿En qué horrible lugar nos hemos metido? -murmuró la asustada Jane Porter. Pero, a pesar del sobresalto, no sentía verdadero pánico.

Logró desprenderse por fin del frenético abrazo de Esmeralda, la cual seguía saturando el aire de agu­dos chillidos, y cruzó el cuarto para echar un vista­zo a la cuna. Sabía lo que iba a encontrar allí inclu­so antes de que el diminuto esqueleto desplegase ante ella toda su fragilidad patética y desoladora.

¡Qué espantosa tragedia proclamaban aquellos pobres huesos mudos! Un escalofrío sacudió el ánimo de Jane Porter al pensar en las nefastas eventuali­dades que podían esperarles en aquella siniestra caba­ña, cuyo ámbito parecía estar colmado de espíritus invisibles, misteriosos y posiblemente hostiles.

El pie menudo de la muchacha repiqueteó en el suelo con impaciente rapidez, acaso para ahuyen­tar aciagos presagios, y Jane Porter se encaró con Esmeralda y le ordenó que dejase de gimotear.

-¡Basta ya, Esmeralda! ¡Cállate de una vez! -le gri­tó-. Lo único que consigues es empeorar las cosas.

Un temblor estremeció sus últimas palabras, por­que pensó simultáneamente en los tres hombres de los que dependía su protección y seguridad, los cua­les andaban en aquel momento errantes por las pro­fundidades de aquella selva aterradora.

La joven descubrió en seguida que la puerta con­taba con una gruesa barra de madera que permitía atrancarla por dentro y, al cabo de varios esforzados intentos, entre las dos mujeres consiguieron enca­jarla en su sitio, por primera vez en veinte años.

Después se sentaron en un banco, abrazadas, y aguardaron.


Tarzán de los monos de Edgar Rice Burroughs

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28